LIDERAZGO DE LA MUJER PROFESIONAL EN
AMAZONAS
Dra. FLOR GARCÍA HUAMÁN
Universidad Nacional Toribio Rodríguez de Mendoza de amazonas
La mujer se viene
desempeñando en lo político,
social, educacional, empresarial
y en donde su gestión
proporciona una información
valiosa de cómo se ha integrado
su liderazgo.
Si bien en los últimos 20 años la participación de la mujer
en las actividades económicas ha aumentado en la
mayoría de las regiones del mundo, ellas aún siguen
realizando trabajos de menor nivel, percibiendo salarios
más bajos y teniendo oportunidades de promoción más
escasas.
Además de afrontar los prejuicios de género prevalecientes,
tiene que conciliar su papel de ama de casa con su rol de
agente económico productivo.
Ello con frecuencia condiciona su categoría profesional, la
organización y duración de la jornada laboral y sus niveles de
salario
En la mayoría de las sociedades, las actividades que
emprenden hombres y mujeres difieren en términos de
acceso y control de recursos y en la participación en la
toma de decisiones.
Las diferencias construidas socialmente entre el hombre y
la mujer cambian con el tiempo y representan una gran
variedad dentro y entre las culturas. El género es una
variable socioeconómica con la cual se analizan funciones,
responsabilidades, restricciones y oportunidades de la
gente.
Dra. Flor García Huamán
El enfoque de género o la igualdad entre hombres y mujeres consiste
en la capacidad de que las mujeres y los hombres disfrutemos por
igual de los bienes valorados socialmente, las oportunidades, recursos
y recompensas, la igualdad no significa que un hombre se igual a una
mujer o viceversa, sino mas bien que las oportunidades que tengamos
y los cambios que existan en nuestras vidas no dependan de nuestro
sexo,
sino
del
coeficiente
intelectual.
Tenemos que aprender a valorar por igual y sin distinción de géneros,
tanto las similitudes como las diferencias entre hombres y nosotras las
mujeres y las funciones que desempeñamos.
En todas las sociedades, las mujeres y los
hombres desempeñan ocupaciones diferentes y
asumen diversas responsabilidades en las
actividades del hogar, en el caso de la mujer, el
trabajo y la familia siempre están vinculadas entre
sí y gran parte de sus labores no son retribuidas
monetariamente, aún cuando sean tareas
productivas.
Las diferencias existentes entre mujeres y
hombres en cuanto al acceso a los recursos
económicos, crédito y tierra incluidos, y al ejercicio
del poder y a la participación en las instancias
ejecutivas limitan las posibilidades de autonomía
económica de la mujer, impidiéndole de esta
forma asegurar un mejor nivel de vida.
El liderazgo es una acción que
abarca sentimientos, actitudes,
intereses y valores. Pero
además implica relaciones
humanas, por que para que
una persona sea líder
es
necesario que haya un grupo
de personas que le sigan, que
confíen en él, que se sientan
estimulados,
apoyados
y
entendidos.
El líder por su parte se tiene que
sentir como un miembro del
grupo que consigue que se
produzca
un
cambio.
Aunque el liderazgo implica
poder y autoridad, no significa
que los tres sean términos
sinónimos.
El poder es la capacidad latente para utilizar
la base de todas las relaciones en las
sociedades.
Autoridad es poder pero dentro de una
organización, es el poder que tiene un
puesto y por ello la persona que lo ocupa.
No todas las personas que tienen poder
ejercen liderazgo.
Con todos estos conocimientos, la mujer ha
decidido incursionar como líderes en lo político,
social, cultural, científico, dar a conocer y saber
usar su potencial, y la vemos acompañarse de los
hombres y desempeñar un rol de liderazgo muy
importante.
¿Cuáles son las principales características que
hay que reunir para ejercer liderazgo?
¿Hay alguna poción mágica o clave secreta
que permita a una mujer convertirse en
líder?
Si bien no tienen un cartelito que las identifique, a
las líderes se las reconoce desde lejos. Son las
que siempre están organizando, proponiendo y
haciendo realidad las ideas, son las que
entusiasman y movilizan a los demás. Y cada vez
llaman más la atención en sus trabajos por su
manera particular de liderazgo, porque toman
decisiones con mucho análisis y una pizca de
intuición femenina.
Lo fundamental en una líder es la actitud,
coinciden Silvia de Torres Carbonell, directora del
Centro de Entrepreneurship de la IAE, Business
School y María Gabriela Hoch, presidenta de
Voces Vitales Argentinas, una ONG creada por
Hillary Clinton.
¿Una mujer líder nace o se hace?
“El liderazgo parte de una actitud y un
comportamiento y si bien hay características de la
personalidad que influyen en la forma en que se
ejerce el liderazgo, hay capacidades y
competencias que se pueden adquirir”.
¿Cómo se detecta a una líder?
Para Hoch, “te das cuenta cuando, por ejemplo,
en un reunión es la persona que primero saca un
cuaderno para anotar, se hace cargo del tema y
se apropia de las cosas y sale de ahí para
ponerlas en práctica. Cuando tenemos que buscar
líderes
nos
apoyamos
mucho
en
las
recomendaciones de otros. Tal vez no saben bien
por qué es líder pero saben que lo es”.
Hay un momento en que la mujer elige dejar de
ser espectadora y convertirse en protagonista.
Esto comienza en su actitud frente a ella misma, a
su entorno y luego se extiende a todos los
ámbitos en los que le toca actuar.
Esa actitud implica también que ve las situaciones
nuevas como oportunidades y no como
amenazas. Una mujer que logra empatía, sabe
comunicarse y tiene sensibilidad hacia los que la
rodean, tiene un gran paso dado.
¿Cómo se forma?
Educándola,
capacitándola,
contactos, credibilidad y visibilidad.
brindándole
Esto se logra conectándola con personas a las
que no tiene acceso.
Es clave que aprenda a conocerse a sí misma.
Entrenarse en contemplar las nuevas situaciones
como susceptibles de ser ‘controlables’ por uno
mismo, aprender a lograr un equilibrio entre
trabajo, familia y uno mismo, formarse en el arte
de la comunicación y la negociación y entrenarse
en cómo relacionarse con los demás.
¿Qué características debe reunir una mujer para ser
líder?
Lo más importante, es tener integridad moral y
coherencia entre el ser, el decir y el hacer. Tener
valores y transmitirlos. Inspirar confianza y ser
verdaderamente confiable. Sentir pasión por lo
que hace y visión de largo plazo, pero saber
actuar en el corto plazo. Ser sensible a las
necesidades y aspiraciones de las personas.
Saber comunicar y tener un equilibrio entre el
coraje para asumir riesgos y la prudencia. Y
aprender de la adversidad.
“Por lo general en el liderazgo femenino, se
destaca la capacidad de escuchar, la sensibilidad
en las relaciones, la facilidad de la comunicación,
la capacidad intuitiva y nuestra devoción
multitarea. Nuestro liderazgo es contenedor,
centrado en la cooperación, somos flexibles y
tendemos a la participación en equipo”.
¿En qué se diferencia una mujer de un hombre en
la conducción?
Cada vez más se reconoce que el rol materno
innato en toda mujer capacita para la conducción
y requiere de algunas habilidades que son
comunes entre las mujeres como organización,
capacidad de manejo simultáneo de temas,
conciliación de intereses y búsqueda de
consenso.
También sus decisiones intuitivas, la capacidad de
escucha, aprendizaje y enseñanza y su manera
de ejercer una autoridad más emocional que
racional. También la perseverancia y la actitud
conciliadora. En las mujeres el trabajo es parte
integral de la vida privada, la mujer actúa igual en
el trabajo y en el hogar.
¿Existe una preocupación por formar líderes?
Tenemos una base de mil mujeres ejecutivas
interesadas en ver cómo pueden aplicar políticas
en sus empresas para crecer.
¿Existen
líderes
positivas
y
negativas?
Como siempre en el ser humano existe lo bueno y
lo malo. Una mujer que ejerce su liderazgo siendo
agresiva, confrontativa, insensible, soberbia,
autoritaria, poco transparente, sin valores, puede
ser mucho más negativa que un hombre porque
está traicionando el estilo de liderazgo femenino
del que se espera, en general, que agregue paz y
concordia.
Resolución N° 150-2002-CONAFU de 13 de Junio de 2002 declara la vacancia
de la Primera Comisión Organizadora y designan a la segunda conformada
por los siguientes miembros: Ms. Segundo Pascual Camacho, Presidente de
la Comisión Organizadora, Dr. Félix Bocanegra Díaz y como Vicepresidente
Académico, Dr. Walter Arrascue Vargas, Vicepresidente Administrativo
UNA PERSONA FUERTE SABE COMO MANTENER EN ORDEN SU
VIDA. Y AUN CON LAGRIMAS EN LOS OJOS SE LAS ARREGLA PARA
DECIR CON UNA SONRISA “ESTOY BIEN”
GRACIAS
Dra. FLOR GARCÍA HUAMÁN
Descargar

Diapositiva 1