5º Mandamiento
La vida humana es sagrada, porque desde su
comienzo es fruto y consecuencia de la acción
creadora de Dios.
Nadie puede atribuirse el derecho de matar a un
ser humano, sobre todo si es inocente.
“NO MATARÁS”
Mt 5, 21
La Ley que prohíbe quitar la vida,
posee una validez universal. Obliga
a todos y a cada uno, siempre y en
todas partes.
“No quites la vida del inocente y el
justo”.
Ex 23, 7
“¿Qué has
hecho?
la sangre de
tu hermano
clama a mi
desde la
Tierra…
Maldito seas
por la
sangre de tu
hermano”.
Gen 4,10-11
El aborto voluntario es pecado
gravísimo. El que mata y todos los que
cooperan voluntariamente en la
muerte del niño, cometen un pecado
que clama al cielo.
El niño, desde su concepción, es
persona humana e hijo de Dios
con todos los derechos.
¡¡¡NO AL ABORTO!!!
Es un pecado contra natura por
apropiarse violentamente de
una vida inocente, que no puede
defenderse.
Señores
gobernantes,
doctores,
clínicas
abortivas, si
hubieran hecho
con vosotros lo
que ahora hacéis
con estos
inocentes, no
disfrutaríais del
regalo inmenso
que es la vida.
Yo canto a
la vida,
yo canto al
amor,
yo canto a
Dios …
Defendamos
la vida.
Descargar

Document