LA DISFEMIA
Cristina Martínez De los santos.
2º Magisterio Audición y lenguaje.
¿Qué es la disfemia?
Es una perturbación de la fluidez de la
expresión
verbal
caracterizada
por
repeticiones o prolongaciones involuntarias
audibles o silenciosas, durante la emisión
de cortas unidades de habla, es decir, de los
sonidos, las sílabas o las palabras
monosílabas.
Algunos indicadores
característicos de disfemia









Repetición de sonidos, de sílabas y palabras de una sola sílaba.
Repetición de frases (yo quiero yo quiero yo quiero).
Pausas inapropiadas.
Retraimiento y logofobia (miedo a hablar)
Alteración fonorespiratoria funcional.
Reacciones de angustia y ansiedad a la hora de comunicarse.
Reacciones anormales e inmadurez afectiva.
Presencia de tensión muscular y movimientos asociados.
Que estas características se produzcan más de 14 meses seguidos.
Caso práctico
Sara es una niña de 6 años y 7 meses.
A los 4 años sus padres empezaron a notar que a
veces se bloqueaba al hablar, que repetía de
forma continua las sílabas (ma ma mamá) y
palabras al empezar o continuar una oración y
que hacia prolongaciones de sonidos vocálicos
(aaaantes) y consonánticos (mmmamá).
A medida que fue creciendo aparecieron más
síntomas característicos de la disfemia.
INTERVENCIÓN
INTERVENCIÓN INDIRECTA
El papel del adulto (padres, familiares, profesores etc.) es de suma
importancia, tanto en lo referente a la actitud a mantener ante el
niño que tartamudea, como a la colaboración para su
rehabilitación.
¿Qué debemos hacer?
 No reaccionar negativamente ante las dificultades del niño.
 Evitar las correcciones continuas exigiendo la repetición de las
palabras o frases problemáticas.
 Se le dará el tiempo que necesite para expresarse.
 Deberemos escuchar con atención lo que el niño dice y responder
a eso, no a su tartamudez.
 Se procurará evitar las situaciones o personas que al niño le
produzcan tensión.
 Es importante hablar al niño despacio, con tranquilidad,
pronunciando claramente y formulando frases sencillas.
INTERVENCIÓN INDIRECTA
Además de las consideraciones anteriores, nosotros como futuros maestros
de Audición y lenguaje, ¿qué debemos hacer si contamos con un niño
disfémico en clase?

Animar al niño para que participe en clase tomándose su tiempo porque
nos interesa sus opiniones y su colaboración.

Hacerle saber que conocemos su problema pero que nos interesa más lo
que tiene que decir que cómo lo dice.

Cuando intervenga toda la clase se puede pedir al niño que hable de los
primeros ya que la larga espera al turno puede ser angustiosa y perjudicar
la fluencia.

No castigar a ningún niño, ni individualmente ni de forma colectiva, por
haber insultado al chico que tartamudea. Esto puede volverse en su contra.

También podemos realizar talleres de expresión corporal y dramática de
manera que el niño imite otras voces “la tortuga”, “el capitán”....
INTERVENCIÓN DIRECTA
Las distintas teorías existentes sobre la tartamudez han dado
lugar al desarrollo de diversas técnicas de tratamiento:

TÉCNICA DE SEGUIMIENTO, HABLA EN SOMBRA
O ECO.

TÉCNICA DE ENCUBRIMIENTO O
ENMASCARAMIENTO.

EL HABLA RÍTMICA, SILABEO O METRÓNOMO.

RETROALIMENTACIÓN AUDITIVA DEMORADA (RAD)
O HABLA RETARDADA.

REFUERZO POSITIVO A RESPUESTAS ALTERNATIVAS A
LA TARTAMUDEZ.


TIEMPO FUERA.
CONTRACONDICIONAMIENTO.

DESENSIBILIZACIÓN SISTEMÁTICA.

ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES.

CONTROL DE LA RESPIRACIÓN.

RELAJACIÓN.
A Sara le aplicaremos las siguientes técnicas:
TÉCNICA DE ENCUBRIMIENTO O ENMASCARAMIENTO
Se somete Sara a un ruido blanco (ruido con una amplia gama de tonos)
mediante unos auriculares al tiempo que lee o habla, por lo que no
puede oírse a sí misma. De esta forma se consigue eliminar la
retroalimentación auditiva y ósea y, en consecuencia el desfase entre
ambas.
EL HABLA RÍTMICA, SILABEO O METRÓNOMO
Lo que se pretende es enseñar a hablar a Sara con un ritmo determinado,
generalmente más lento que el suyo habitual, que se le va marcando.
La introducción de un ritmo en el habla reduce en gran medida las
dificultades de la tartamudez, este ritmo se puede producir mediante
un metrónomo, balanceo rítmico de los brazos (como un juego),
palmadas...El ritmo permite la distracción del niño, y éste deja de
atender a su propio tartamudeo.
TÉCNICA DE SEGUIMIENTO, HABLA EN SOMBRA O ECO.
El propósito es que Sara repita las palabras dichas por el logopeda mientras
habla o lee un texto. Lo que se pretende es conseguir que ella atienda
prioritariamente a la información que le llega por el canal auditivo de lo
que esta leyendo o diciendo el modelo.
DESENSIBILIZACIÓN SISTEMÁTICA.
Consiste en descubrir en Sara, durante las sesiones de tratamiento, las
situaciones que le producen mayor ansiedad y por lo tanto mayor número
de disfluencias, simulando y analizando cada situación. De esta forma, le
facilitaremos las reacciones de competencia que debe utilizar cuando se
encuentre en dichas circunstancias.
ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES.
Supone el entrenamiento en técnicas de relación social y asertividad que le
van a servir como recursos específicos para desenvolverse en aquellas
situaciones que más tensión le provocan.
RELAJACIÓN.
El tartamudeo se suele producir cuando uno está nervioso, reducir el
nerviosismo ayudará a reducirlo.
Sara deberá practicar una respiración lenta y profunda en todas las
oportunidades posibles, utilizando toda ocasión potencial para
hablar como un motivo para respirar lenta y regularmente incluso
en las ocasiones en las que el nerviosismo sea ligero.
Por tanto, Sara deberá aprender algún método de relajación. Algunos
ejercicios significativos en el entrenamiento en relajación, entre
otros, son: el bostezo, bostezo con la boca cerrada, relajación del
cuello, relajación de la cara, relajaciones breves, secuencias de
relajación semilargas, etc.
CONTROL DE LA RESPIRACIÓN.
El tratamiento pretende que el niño aprenda a controlar la
respiración mientras habla o lee.
Ejercicio : El objetivo es que el aire inspirado se dirija a la parte
inferior de los pulmones: Tumbado, colocar una mano sobre
el vientre (por debajo del ombligo) y la otra sobre el
estómago. En cada inspiración, se ha de intentar dirigir el aire
a llenar la parte inferior de los pulmones, lo que debe hacer
que se mueva la mano colocada sobre el vientre pero no la
colocada sobre el estómago, ni el pecho.
El objetivo de la realización de los ejercicios es generalizar la
respiración completa a las condiciones habituales. Repetir los
ejercicios en distintas posiciones y situaciones,
incrementando gradualmente el nivel de dificultad. (sentado,
de pie, con ruido, etc.)
GRACIAS POR VUESTRA
ATENCIÓN
Descargar

Document