Alcalá de Henares lloró la muerte de sus vecinos. Casi mil personas asistieron al funeral celebrado por las víctimas alcalaínas en el pabellón polideportivo El Juncal de la ciudad
complutense. (Diego Sinova)
C
uando la voz se quiebre en tu garganta
y fuerza no tengas para gritar
cuando sientas tuya la sangre
que unos cobardes acaban de derramar
cuando agotes todas tus lágrimas
y dejes de llorar
cuando esas noches eternas
las dediques a recordar
cierra los ojos y sueña, que eres uno entre los demás
pasajero del fatídico tren, que espera para arrancar
cortando la cobardía
del asesino sin más
para dejar vidas rotas
sueños truncar
deshacer ilusiones
sembrar dolor
y cubrirnos de crespones negros en el corazón
sentirás rabia, ahogo, desazón
brotarán tus lágrimas por todos aquellos que no volverán
por lo que pudieron ser, por lo que nunca serán
sus nombres escritos quedarán al viento
como suaves lamentos de un amanecer
te seguirás preguntando por qué,
pero creo que nadie te sabrá responder.
E.A.R
H
oy el viento ha llorado sangre
hoy sólo hay calles silenciadas
por los muertos de una masacre.
Corren ríos rojos por las calles
corren ríos de lágrimas por mi rostro
sus cauces vacíos de esperanza
secos de vida, llenos de matanza.
¿Por qué no explotan flores?
Que sangren su perfume
que lloren pétalos de colores
para que la esperanza no se derrumbe.
Libertad, amor, fraternidad
palabras que nunca morirán
¡Y nuestra libertad de expresión!
¡Con eso nunca acabarán!
VICTOR M.ROSA. Con todos los afectados por la barbarie.
M
ucho dolor, lágrimas y flores para todos aquellos que han muerto por la culpa de otros: españoles, polacos, rumanos, franceses, búlgaros, sudamericanos, árabes, etc. Y para
todos aquellos que mueren cada día en Irak sin tener alguna culpa. Dolor, lágrimas y flores también, y para ellos todos, el petróleo se puede comprar con dinero, no con
sangre, vidas humanas y guerras. Para tener que trabajar, no abusar, robar y conquistar a los demás. Algunos no lo creen, pero Dios es grande.
ANÓNIMO.
A
vosotros.
Una lágrima,
recorre mi corazón,
un sentimiento,
resbala por mi mente,
un dolor,
me marca mi alma.
Tu todo por un mal día
por un destino,
que no debiera haber sido.
Siento de corazón,
cada una de esas vidas,
siento de corazón,
por cada ser perdido,
siento de corazón,
que el destino se vista de luto.
Pero el cielo se rasga,
y empieza a llorar,
el sol no brilla.
Os brindo un recuerdo,
os envío un gran beso,
y no os olvido.
JOAN JESS
V
osotros, fríos reflejos de lo que ahora somos,
nos dejáis solos con vuestra ausencia;
vidas que podían ser las nuestras,
sesgadas para siempre en nombre de una idea que ahora ya no importa.
Sabed que, además de vivir eternamente en nuestros corazones,
seréis como las estrellas...
nunca os alcanzaremos,
pero iluminaréis nuestro camino.
Un anónimo ciudadano.
V
olverá a tomar el tren. Ayer saliste de casa como cada mañana, con una sonrisa en los labios y las manos llenas de sueños. Ayer te fuiste sin saberlo para no volver, ayer un
pedazo de hierro interrumpió tu viaje, una mano inhumana cegó tu vida, un corazón de hielo detuvo el tuyo.
Hoy he guardado silencio por ti, por todos, junto a mí, corazones latentes, lágrimas enjuagadas, manos humanas solidarias, vidas. Mañana saldré de casa como lo hacías tú,
para continuar tu viaje, para demostrarles que no conseguirán lo que quieren, que no estás solo, que no estamos solos, trataré de sonreír, trabajaré para reconstruir vidas y
cómo no, volverá tomar el tren.
Descargar

Presentación de PowerPoint