Érase una vez dos ríos que
decidieron atravesar el único
poblado grande y hermoso situado
en la tierra seca…
La población acogió con regocijo
su llegada y los llamaron Arbas…
Y sembraron vida con sus
lágrimas...
Incluso las grullas se sintieron
atraídas…
Pero los ríos no saben cuanta
agua les está permitido llevar…
Tras una gran tormenta..
Con los aportes de las torrenteras y
escorrentías…
Se derramaron en su destino de
fertilizar las tierras …
Pero no encontraron su
cauce natural…
Las instancias acuíferas decidieron
castigarlos…
Erigiendo la espada de la racionalidad
entre el caos armonioso de la
desenfrenada y pasional naturaleza
Los malvados ríos fueron
dragados….
Sus lodos desplazados y
amontonados…
Sus organismos ahogados,
aplastados…
Enterrados vivos los árboles
acariciados por sus lágrimas
durante siglos…
Los animales resbalan por entre
sus pulidas riberas…
y se preguntan
¿saben estos canales
que son ríos muertos?
La Confederación Hidrográfica del
Ebro está llevando a cabo una
operación de dragado en 150
kilómetros de nuestros ríos en las
Cinco Villas (Zaragoza)
¡ayúdanos a detenerlos!
MANDA ESTE E-MAIL A TUS
CONTACTOS PARA EVITAR
LA DESTRUCCIÓN DE LA
NATURALEZA
GRACIAS DESDE EJEA
Descargar

Diapositiva 1