UNIDAD 4
ULCERAS POR DECÚBITO
Elaborado por:
Caloca Gómez Bárbara Navil
Fernández Hernández Oscar Germán
Rodríguez López Edna Karina
CONTÉNIDO
4.1 Definición.
4.2 Factores de riesgos.
4.3 Clasificación.
4.4 Sitios de presentación mas frecuentes.
4.5. Prevención.
4.6 Intervención de rehabilitación y
DEFINICIÓN
• Necrosis isquémica con úlceras de los tejidos que
revisten las prominencias óseas y han estado
sometidos a una presión prolongada contra un
objeto externo (cama, silla de ruedas, férula).
Las úlceras por presión se producen sobre todo en
los pacientes con alteraciones sensitivas o
debilitados, emaciados, paralizados o encamados
durante mucho tiempo
CAUSAS
• HUMEDAD
•Extrínsecos
factores
• Intrínsecos
FACTORES DE RIESGO
Inmovilidad
Afectación de la sensibilidad.
Deficiencias del estado nutricional.
Alteraciones circulatorias
• Disminución del nivel de conciencia.
• Incontinencia de esfínteres.
• La aparición de úlceras por presión se ve favorecida
por la edad.
PROCESO DE FORMACIÓN
Presión prolongada en una zona corporal
Dificultad circulatoria
Isquemia
Enrojecimiento de la piel y dolor
Ruptura de la piel
Úlcera por decúbito
Destrucción de
los tejidos
Infección
Curación
CLASIFICACIÓN
SITIOS FRECUENTES
Resultan susceptibles los tejidos que cubren el sacro,
los trocánteres mayores, las tuberosidades
isquiáticas, el maléolo externo y los talones, pero se
pueden afectar otras zonas en función de la postura
del paciente. Las úlceras por presión pueden afectar
también al músculo y al hueso.
PROFILAXIS
Protección de prominencias óseas: Ayudan a disminuir la
presión en los puntos de apoyo.
Piel de cordero artificial: disminuye la presión, el rozamiento y la
humedad. Se puede lavar fácilmente.
• Un mando de Stryker facilita el giro de los
pacientes con lesiones medulares.
• Los pacientes que utilizan silla de ruedas
deben ser cambiados de posición cada 10 a 15
min, aunque utilicen un cojín para aliviar la
presión
• Exploración con luz adecuada.
• Cuidado meticuloso( Acostarse sobre una piel
de cordero ayuda a mantener la piel del
paciente en un buen estado y reduce el riesgo
de úlcera de presión).
• Manteniendo la limpieza y la sequedad.
• Cambiar con frecuencia las ropas de vestir y
de cama
• Las sábanas deben ser suaves, limpias y no
tener arrugas ni partículas.
• Limpiar la piel con una esponja en agua
caliente y secarla con cuidado después del
baño.
• Se debe evitar una sedación excesiva,
favoreciendo la actividad. Se puede realizar
fisioterapia, cuando sea posible, con ejercicios
activos y pasivos. La hidroterapia también
resulta útil.
• Una dieta equilibrada rica en proteínas.
Zinc y la vitamina C facilitan la cicatrización.
• Colchones de aire con presión alternante: compuestos por
una serie de cámaras neumáticas que se hinchan y
deshinchan alternativamente por medio de un motor,
modificando de esta manera los puntos de presión contra la
cama.
Protectores locales: hechos con gomaespuma, vendas de
algodón... y útiles para proteger codos y rodillas.
-CUIDADOS DE LA PIEL:
La piel de las personas mayores es extremadamente frágil.
Debe mantenerse limpia, seca e hidratada. Su inspección
cuidadosa es muy importante y debe convertirse en una
rutina diaria.
Por otro lado, la cama y el sillón deben estar limpios, secos y
libres de objetos o arrugas que puedan lesionar la piel del
enfermo.
-NUTRICIÓN ADECUADA:
Una nutrición e hidratación correctas son tan importantes
para la prevención de las úlceras, como para su curación. Es
obligado vigilar especialmente la dieta en ancianos con
depresión, pérdida de apetito o cualquier otro problema que
pueda disminuir la cantidad o calidad de la ingesta.
La dieta debe ser equilibrada, rica en proteinas, vitaminas y
minerales. En algunos casos, se aconsejan utilizar
suplementos proteicos, pues la hipoproteinemia retrasa la
curación de las heridas.
A través de las lesiones se pierde gran cantidad de líquidos. La
hidratación evita que la piel se seque, formando excesivos
pliegues. Deben administrarse frecuentemente líquidos en
forma de agua, leche, zumos, infusiones... cuando el paciente
tenga disfagia, se pueden ofrecer gelatinas o zumos espesos.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Cuidados específicos:
Piel
Examine el estado de la piel al menos una vez al día, teniendo en cuenta especialmente:
Prominencias óseas: sacro, talones, caderas, tobillos, codos.
Zonas expuestas a humedad (por incontinencia, transpiración, estomas, secreciones)
Detectar la presencia de sequedad, excoriaciones, eritema, maceración, fragilidad, temperatura, induración.
Mantenga la piel del paciente en todo momento limpia y seca.
Utilice jabones o sustancias limpiadoras con potencial irritativo bajo.
Lave la piel con agua tibia, aclare y realice un secado meticuloso sin fricción.
No utilice sobre la piel ningún tipo de alcoholes (de romero, tanino, colonias, etc.).
Aplique cremas hidratantes, procurando su completa absorción.
Valore la posibilidad de utilizar productos con ácidos grasos hiperoxigenados en las zonas de riesgo de desarrollo de úlceras por presión cuya piel esté intacta, como por ejemplo, el aceite
de rosa de mosqueta.
Preferentemente se utilizará lencería de tejidos naturales.
No realice masajes directamente sobre prominencias óseas.
Dedique una atención especial a las zonas donde existieron lesiones por presión con anterioridad, al presentar un elevado riesgo de aparición de nuevas lesiones recurrencia.
Exceso de Humedad: Incontinencia, transpiración
Valore y trate los diferentes procesos que puedan originar un exceso de humedad en la piel del paciente: incontinencia, sudoración profusa, drenajes y exudado de heridas.
Para ello puede utilizar productos barrera que no contengan alcohol y que protegen contra exudados y adhesivos.
Manejo de la presión
Para minimizar el efecto de la presión como causa de úlceras por presión habrán de considerarse cuatro elementos: la movilización, los cambios posturales, la utilización de superficies
especiales de apoyo y la protección local ante la presión.
No utilice flotadores.
Superficies especiales de apoyo
Nos referiremos a superficies especiales de apoyo, como aquellas superficies que han sido diseñadas específicamente para el manejo de la presión.
Paciente de riesgo bajo: Preferentemente superficies estáticas colchonetas-cojines estáticos de aire, colchonetas-colchones-cojines de fibras especiales como viscoelástica.
Pacientes de riesgo medio: Preferentemente superficies dinámicas colchonetas alternantes de aire de celdas medias,o superficies estáticas de altas prestaciones (colchones de espuma
especiales, colchones colchonetas viscoelásticos.
Pacientes de riesgo alto: Superficies dinámicas colchones de aire alternante, colchonetas de aire alternante de grandes celdas
Descargar

Ulceras por decubito - coord-5to