Como El
Ciervo
Como el ciervo
por agua brama,
Mi alma así te
desea oh Dios.
Solo Tú eres
mi fuerza
Tú eres solo mi hoy, Y sólo a ti
rindo lo que
anhelo y vida,
soy. Tú eres
sólo mi anhelo
Y te adoraré.
y vida; Y te
adoraré a Ti.
Fiel amigo y
hermano eres,
Y aún mi Rey
sobre todo rey.
Solo Tú eres
mi fuerza
Te amo más
hoy, Y sólo a ti
que cualquier
rindo lo que
soy.
Tú
eres
persona, Sobre sólo mi anhelo
y
vida;
Y
te
todo te pondré. adoraré a Ti.
Para mí vales
más que el
oro, Solo Tú
me satisfarás.
Solo Tú eres
Siempre Tú
mi fuerza
traes gozo hoy, Y sólo a ti
rindo
lo
que
a mi alma,
soy. Tú eres
Y conmigo sólo mi anhelo
y vida; Y te
andarás.
adoraré a Ti.
Sobre toda cosa
guardada;
guarda tu
corazón
Las decisiones
basadas en el estado
emocional de un
creyente, pueden
acabar con su propia
vida.
Al dar prioridad a las
emociones en la toma
de sus decisiones, se
olvida consultar en la
Palabra lo que Dios
tiene para nosotros.
Que los creyentes entiendan
que dejarse llevar por las
emociones sin pensar en las
consecuencias, les ocasionan
problemas que retrasan el
plan de Dios para su vida.
La inteligencia emocional
Salovey y Mayer (1990) definieron
inicialmente la Inteligencia Emocional
como "la habilidad para manejar los
sentimientos y emociones propios y de
los demás, de discriminar entre ellos y
utilizar esta información para guiar el
pensamiento y la acción.
La inteligencia emocional
Afirman que del correcto manejo
de las emociones dependerán en
gran medida nuestra salud física y
mental, nuestros afectos y nuestro
exitoso desenvolvimiento a nivel
económico y social.
El corazón del hombre.
Se conoce al corazón como “el
asiento de las emociones del
hombre” La Biblia nos advierte
que el corazón del hombre es
engañoso, que es cambiante, que
confiar en las emociones muchas
dificultades nos acarrea.
El corazón del hombre.
Sansón era una persona en la
que sus cambiantes emociones
lo
metieron
en
muchos
problemas con su gente, y con
los enemigos de Dios.
Nuestra vida debe estar regida por
lo que Dios dice en su Palabra y
nunca en lo que nosotros sintamos
en una determinada situación.
Sansón era una de las personas que
decidía en base a su estado
emocional.
Veamos
algunas
peculiaridades de Sansón
A. Iba a ser nazareo a Dios
desde el nacimiento.
B. No iba a beber vino, ni
sidra, ni comería cosa
inmunda
Sansón tenía una señal
externa de su misión
interna: su cabello sin
cortar. ¿Qué de ti? Qué
señal externa hay de tu
convicción interna?
Desafortunadamente, para
muchos, las señales externas no
significan nada para ellos.
Es por eso que sus acciones en
algunas ocasiones no reflejan lo
que hay dentro de sus
corazones, tal como pasó con
Sansón en su vida, veamos...
A. Irse con una mujer
filistea
1. “vio”
2. “la dejó”
B. Quemar los campos y matar
filisteos
1. Vengándose
2. Cumpliendo su propio plan y
no el de Dios
3. Viviendo en una peña y sin
regir
C. Clamar a Dios solo cuando
tuvo sed
1. Cubrir su propia necesidad
2. Cubrir su propia seguridad
Dios providencialmente siguió Su
plan y permitió que Sansón
juzgara por 20 años. Sin embargo,
el común denominador del período
de los jueces era que “cada quien
hacía lo que bien le parecía... y
Dios los entregó”. Así Dios entregó
a Sansón a los Filisteos.
A. Primero se enamoró
B. Luego fue presionado por
Dalila
C. Se puso a jugar con fuego... y
el que con fuego juega...
D. Le sacaron los ojos y lo ataron
con cadenas para que moliese
Una
vez
capturado,
Sansón no espera ser
liberado, espera seguir
siendo esclavo y no
anhela otra cosa más que
su propia muerte
A. El cabello empieza a
crecer
B. El juguete del enemigo
C. El clamor de venganza
Sansón sin su vista, reflexionó sobre
una vida que había incluido matar
hombres, estar con mujeres, matar
animales y mostrar poco sentido
común en el matrimonio. Había sido
tan fuerte que no necesito ayuda de
nadie. Solo una vez le había pedido
ayuda a Dios, y había sido para
beber.
Siempre creyó que su poder estaba
en su cabello, pero eso era solo un
símbolo. Su fuerza radicaba en su
relación con Dios. Sin sus ojos, ni su
cabello, ni su libertad, tuvo un
reencuentro con Dios a través de la
oración y el perdón.
Buscó a Dios con total dependencia.
Finalmente dejó de pensar en si y se
concentró en la voluntad de Dios. Su
oración final fue poder vengarse por
sus ojos. Ya no podía escapar de si
mismo mirando hacia otro lado, pero
se vio obligado a enfrentarse con su
identidad: él no era Sansón, el Juez;
era un siervo de Dios
“Muera yo con los filisteos”
Esta decisión de Sansón fue
tomada en lugar de Dios, basada
solamente en el estado emocional
de Sansón. Una decisión que Dios
pudo haber cambiado, pero solo
detuvo el plan que Él tenía para
Sansón.
Que sea la palabra de
Dios quien nos guíe a
tomar las decisiones
que glorifiquen Su
nombre
¿Cuántas decisiones ha tomado
emocionado o emocionada?
¿Cuántas ha dejado de tomar
pensando en que tiene que
emocionarse?
¿Se ha dado cuenta que su corazón
lo ha engañado algunas veces?
¿Quisiera en esta mañana decirle a
Dios: “Confío en ti a pesar que
algunas veces mis emociones me
digan lo contrario”?
Quiero comenzar a decidir con base
a tu plan perfecto y quiero confiar
cada vez menos en mis emociones
Descargar

Diapositiva 1