La Unción de
los Enfermos,
como es un
sacramento,
sólo se puede
recibir con fe.
LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS ES:
* Un Sacramento en el que la comunidad cristiana
reza por el enfermo y el sacerdote le unge con el aceite
sagrado.
* Un
Sacramento para
ayudar a los enfermos a vivir
cristianamente su
enfermedad, ancianidad o
minusvalía.
*Una oración que anima
a creer que la vida vale la
pena ser vivida.
* Una acción de Cristo y
de la Iglesia por el ministerio
del sacerdote.
* Cristo se acerca al enfermo que expresa su fe en Él.
* Uniéndose a Cristo en su dolor, el enfermo
participa en su gloriosa RESURRECCIÓN.
La Unción de los enfermos NO es:
Un Sacramento para el último
momento de la vida.
*
Para una persona ya fallecida.
*
Algo mágico para recobrar la salud.
*
Un rito para no morirse.
*
•La enfermedad, la
etapa de la
jubilación, y la
vejez son
momentos
importantes en los
que necesitamos
que Jesús esté
junto a nosotros.
¿QUIÉNES HAN DE RECIBIRLA, Y CUÁNDO?
e
Los enfermos graves y delicados.
e
Quienes van a ser sometidos a una operación grave.
e Aquellos ancianos que presentan limitaciones físicas
severas o bien las manifestaciones de un envejecimiento
patológico o acelerado.
e Los enfermos graves que han perdido el
conocimiento, y de quienes puede suponerse que pediría
el sacramento si pudieran.
e Los niños enfermos graves si comprenden la
significación de este sacramento.
e Los mayores de 65 años que así lo deseen.
EFECTOS QUE PRODUCE:
La UNCIÓN DE LOS ENFERMOS da al enfermo la
gracia del Espíritu Santo para:
+ Ayudarle en su salud interior.
+ Confortarle en la confianza en Dios.
+ Robustecerle contra las tentaciones y la
angustia de la muerte, de tal modo que pueda
soportar sus males con fortaleza y paciencia.
+ Dar la salud del cuerpo si conviene para su
salvación.
+ Darle el perdón de los pecados.
FORMULA DEL SACRAMENTO
" Por esta Santa Unción y por su
bondadosa misericordia te ayude
el Señor con la gracia del
Espíritu Santo. Amén.
Para que libre de tus pecados,
te conceda la salvación y te
conforte en tu enfermedad.
Amén. "
CUANDO A UNO LE LLEGA LA
ENFERMEDAD
Cuánto cuesta Señor tener que dejar
el ritmo de vida, al que estoy
acostumbrado.
Pero a ti se te ha ocurrido ahora que
esté enfermo. Sí, ya sé que tú no
quieres la enfermedad.
Pero si siempre estoy contigo,
permíteme echarte las culpas.
Ni siquiera sé si es que en el fondo
necesito a alguien más íntimo que yo
mismo con quien hablar.
Ahora tengo que cambiar el ritmo de
todo y me duele no poder llegar.
Pues con culpa o sin ella, Señor,
a quién si no a ti voy a contar lo que
me pasa.
Descargar

Diapositiva 1