TRAS HABER ESCUCHADO
DIFERENTES PONENCIAS...
...TRAS HABER CELEBRADO
LA EUCARISTÍA...
...DESPUÉS DE HABER
TENIDO MOMENTOS DE
ORACIÓN Y DE
ADORACIÓN...
...PODEMOS EXPONER LAS
SIGUIENTES
CONCLUSIONES:
La Eucaristía: Don para acoger y
comprender
• La Eucaristía hace perenne el sacrificio
pascual de Jesucristo.
• Abre a los hombres el acceso a la vida sin
fin.
• Es unión íntima con Cristo.
• En la Iglesia Eucaristía y María son
inseparables.
La Eucaristía: Don para acoger y
comprender
• La Eucaristía provoca en el ser humano
gestos de amor y ternura.
• La Eucaristía es el culmen y fuente de la
nueva Evangelización.
La Eucaristía: Don para celebrar
• La Eucaristía hunde sus raíces en el Antiguo
Testamento adoptando una referencia
sacrificial.
• Recuerda las comidas festivas de los judíos,
banquetes sagrados que recuerdan la
comunión de los hombres con Dios y la
comunión de los hombres entre sí.
La Eucaristía: Don para celebrar
• La Eucaristía no puede celebrarse sin un
contexto previo de amor fraterno.
• Se celebra en la espera del Señor: “Marana
tha”, ven Señor Jesús.
• La misa que celebramos se encuentra en la
estructura actual ya en los primeros siglos. (
Didajé, S.Justino, Hipólito...)
La Eucaristía: Don para celebrar
• La Eucaristía se celebra bajo el signo de la
fe, el amor y la unidad.
• En la Eucaristía, Jesús actualiza el sacrificio
redentor dando vida al mundo, acogiendo el
pecado de todos los hombres para que
puedan disfrutar ya de la vida eterna.
La Eucaristía: Don recibido de
María
• María es la mujer eucarística por
antonomasia. En María, la mujer Eucarística,
la Iglesia contempla su modelo más perfecto.
• María nos ofrece el regalo Eucarístico: la
Palabra, el Cuerpo y la Sangre de Jesús.
• A partir de su actitud interior, María nos
enseña a entender la Eucaristía como vida y
no sólo como celebración
La Eucaristía: Don recibido de
María
• Dios Padre nos entrega a su Hijo, Jesucristo,
a través de dos manos: el Espíritu Santo y
María.
• El ABBÁ nunca da la cara, es discreto.
Hace que aparezcan otros. Él no aparece en
el escenario.
• ¿Dónde aparece en la encarnación?
¿Dónde aparece en la Eucaristía?
La Eucaristía: Don recibido de
María
• María es la mujer que acogió, meditó y
creyó en la Palabra. En continuidad con la
fe de la Virgen, en el Misterio Eucarístico se
nos pide creer en la Palabra: “Haced lo que
Él no diga...”.
• María nos muestra y nos da el Cuerpo, el
Pan de Jesús en Nazaret, en Belén y en el
Cenáculo.
La Eucaristía: Don recibido de
María
• ´María en Caná le pide al Hijo el VinoSangre para la celebración de la Alianza,
prefiguración de la eterna alianza sellada en
la cruz
La Eucaristía: Don para la misión
• “Ite missa est” y su significado en nuestro
tiempo.
• Eucarística y misión se relacionan
recíprocamente.
• La Eucaristía es la misión que viene de
Dios: la misión que viene de Dios (el Hijo
enviado) y el envío del Espíritu ( misión del
Espíritu)
La Eucaristía: Don para la misión
• La adoración Eucarística es la rampa de
lanzamiento para la misión:
hombre eucarístico = hombre misionero
• Dios se ha expatriado, se ha hecho hombre
y toda su vida era cumplir la misión. La
misión nace de las entrañas de Dios.
• Toda la vida de Cristo ha sido misión
( Consumatum est )
La Eucaristía: Don para la misión
• El Espíritu Santo es el misionero de Dios.
Estamos en el tiempo del Espíritu.
• En la Eucaristía podemos hacer al Señor
misionero exitoso o fracasado.
• Sentido misionero del “Ite missa est”: envío
para la misión.
• Hay una sóla misión y no una pluralidad de
misiones: la misión de Cristo.
La Eucaristía: Don para adorar
• La adoración es el elemento básico de
nuestra relación con Dios. Debemos
adorarle en espíritu y verdad.
• Es parte integrante y fundamental de toda
oración,descubriendo a Dios como el
fundamento de nuestra vida, como el
Soberano como el Señor.
La Eucaristía: Don para adorar
• El haber descubierto al Dios que nos ama, al
todopoderoso abarca un cierto asombro, una
actitud de adoración.
• Oración y adoración se unen solidariamente.
• Jesús es un maestro de oración. Él es el
modelo de la verdadera oración y adoración
de Dios en Espíritu y verdad.
La Eucaristía: Don para adorar
•
La oración verdadera es la realizada en espíritu y en
verdad, disponiéndose siempre a la voluntad del Padre
como Jesucristo. Este sometimiento es signo de
adoración a Dios Padre ( ¡incluso en el sufrimiento! ).
• Adoración es reconocer la grandeza de Dios y nuestra
pequeñez como criaturas pero... EN UN CLIMA DE
AMOR Y DE CONFIANZA.
• Progresar en el camino de la oración tiene que
llevarnos a llevar una vida de adoración existencial
sometiéndonos a la voluntad y al reconocimiento de
Dios.
La Eucaristía: Don para adorar
• La actitud de adoración es la
actitud más fundamental de la
conversión y de la entrega a Dios.
• La adoración es la raíz primigenia
de una auténtica religiosidad. No
es concebible ser religioso y no
permanecer en actitud de adoración
• En la Eucaristía, la Iglesia adora al
Padre por Cristo y en Cristo.
• El culto eucarístico no se
circunscribe al “tiempo” de la
misa. Se extiende a la adoración
del Señor en las especies
eucarísticas.
Descargar

TRAS HABER ESCUCHADO DIFERENTES PONENCIAS