SAN VICENTE PAUL
San Vicente de Paúl nació en Dax (Francia), cerca de los Pirineos. Sus padres
eran labriegos y pasaban apuros para alimentar a sus seis hijos. Vicente
colaboró en la economía familiar, cuidando un pequeño rebaño de ovejas.
Lo pusieron a estudiar con los franciscanos. Un señor de la tierra, al ver sus
buenas cualidades, lo tuvo como preceptor de sus hijos y lo mandó a estudiar a
Zaragoza y a Toulouse. A los 19 años recibió el sacerdocio.
En París continúa las
prodigiosas obras de caridad
que empezó en Chatillon.
Organiza cofradías, atiende y
defiende a los condenados a
las galeras. Conoce su vida
lastimosa: expuestos a toda
inclemencia, reciben azotes e
insultos, sin esperanza alguna.
Un día, reemplaza a un pobre
remero para conocer así su
amarga vida. Recorrió galeras
y cárceles. Así consiguió
cambiar la legislación y un
trato más humano para ellos.
Su celo apostólico lo lanza a todas partes. Funda la
Congregación de los Sacerdotes de la Misión, para reformar
el clero, dirigir seminarios y dar misiones. El centro es San
Lázaro, por lo que se llaman Lazaristas.
Fundada en Francia, en el Siglo XVII, por la vocación apostólica de San
Vicente de Paúl y cinco sacerdotes franceses más. Se convirtió en orden
por una Bula Papal de 1626. En la actualidad está compuesta por
Sacerdotes y Hermanos. En enero de 2008 la Congregación tenía 3.346
miembros incorporados: 2 Cardenales, 30 Obispos, 3.042 Sacerdotes, 62
Diáconos, 161 Hermanos y 43 Estudiantes con votos y 596 miembros
admitidos y 685 aspirantes.
San Vicente de Paúl fundó la congregación de las Hijas de
las Caridad, junto con Santa Luisa de MarillacFunda las Hijas
de la Caridad con Luisa de Marillac en París, en 1633. "Por
monasterio, les dice, tendréis las salas de los enfermos, por
clausura, las calles de la ciudad, por rejas el temor de Dios y
por velo la santa modestia".
Su trato con Luis XIII y con la regente Ana de Austria le será muy útil
para sus obras de caridad. Reúne damas y caballeros, forma
asociaciones para atender a tantas necesidades creadas por la
guerra: pobres, hambrientos, golfillos, enfermos. Donde hay una
necesidad, allí esta Vicente.
"No es lícito perderse en teorías, escribía, mientras muy
cerca hay niños que necesitan para subsistir un vaso de
leche. Los pobres serán nuestros jueces. Solo podremos
entrar en el cielo sobre los hombros de los pobres".
San Vicente de Paúl es una de las figuras más representativas
del catolicismo en la Francia del siglo XVII.
Murió en el
año 1660.
El Santo Padre León XIII
lo proclamó Patrono de
todas las asociaciones
católicas de caridad.
Su fiesta se celebra el 27
de Septiembre
Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, también
conocidas como Hermanitas de la Caridad, son una
congregación religiosa católica femenina fundada el 29 de
noviembre de 1633 y dedicada al servicio corporal y espiritual
de los pobres enfermos.
La congregación fue fundada por San Vicente de Paúl, un
párroco francés y Luisa de Marillac con el nombre de Hijas de
la Caridad, sirvientes de los enfermos pobres, y posteriormente
se le agregó el nombre de su fundador para distinguir esta
congregación de las distintas comunidades de caridad que,
animadas de un espíritu similar, se desarrollaron
posteriormente por toda Francia.
Luisa dio el gran paso hacia el matrimonio en 1613, la pareja
tuvo su único niño en el primer año de matrimonio. Aunque
consagrada a su familia, Luisa seguía todavía anhelando una
vida de servicio a Dios y cumplir su voto privado de dedicación
total a Él. Poco después del nacimiento de su hijo, su marido,
Antonio, contrajo una enfermedad crónica y finalmente cayó
postrado en cama.
En 1623 escribió: «En la fiesta del Pentecostés, durante la
Santa Misa cuando yo estaba haciendo oración en la iglesia,
mi mente fue completamente liberada de toda duda. Me
aconsejaron que debía permanecer con mi marido y que
llegaría un tiempo en que estaría en posición de hacer votos
Dos años después falleció su marido y Luisa libre para
cumplir su deseo de consagrarse a la religión. Escribió sus
propias «Reglas de Vida en el Mundo»
PARA OBTENER LA
CURACIÓN DE UN
ENFERMO
¡Oh Madre piadosa, a
quien la Iglesia llama
confiada ¡Salud de los
enfermos! Aquí me tenéis
implorando vuestro favor.
Lo que tantos afligidos
obtenían por la palabra
de vuestro Hijo Jesús,
obténgalo este querido
enfermo, que os
recomiendo, mediante la
aplicación de vuestra
Medalla.
Descargar

San vicente paul - Pagina Web de la Parroquia de San