El polen apícola
3º ITIA
José Manuel Pérez Fernández
Producción y tecnología de la miel
Índice
1. Introducción
2. El polen apícola
3. Recolección del polen apícola
3.1. Recolección por las abejas
3.2. Recolección por el apicultor
4. Enemigos del polen
5. Conservación y procesado
6. Aspectos importantes del polen
7. Producción y comercialización del polen
8. Las danzas de las abejas y su relación con el polen
9. Aspectos de la vegetación regional a través del análisis del polen
apícola
10. Conclusión
11. Bibliografía
1. Introducción
1. Introducción
Normalmente, se utiliza una única palabra para referirnos al "polen", pero no
todo el polen es igual. El polen se puede nombrar de diferentes maneras
dependiendo de su procedencia, como se explica a continuación.
El polen floral. Hace referencia al que se encuentra en la flor, en estado bruto,
antes de ser recolectado por la abeja.
El polen apícola o corbicular. Este polen, hace referencia al polen una vez
recolectado de las flores por las abejas. Nosotros, si lo cosechamos con el cazapolen
antes de que entre en la colmena, lo consumimos como polen apícola (seco, fresco,
fresco-congelado, liofilizado...). Si no es cosechado y pasa al interior, se almacena
y sufre un proceso de transformación fermentativa convirtiéndose en pan de
abejas, del que se alimentarán las larvas.
2. El polen apícola
2.1. Origen
El polen es el elemento masculino de las flores. Este es
producido por las anteras, situadas en el extremo del
estambre, que es el órgano sexual masculino de las flores.
Cuando las abejas lo recogen, lo mezclan y amasan con sus
excreciones o con miel regurgitada y lo transportan a la
colmena en su tercer par de patas, que está especialmente
adaptado para dar cabida a esas bolitas multicolores.
Una vez que la abeja llega a la colmena, lo mete en una
celdilla de las que rodean el nido de cría y lo recubre de
miel. Así se forma el pan de abeja.
2.2. Composición
El polen está compuesto fundamentalmente de:
 Agua (del 30 al 40 %)
 Proteínas (del 11 al 35 %)
 Glúcidos (del 20 al 40 %)
 Lípidos (de 1 al 20 %)
 Materias minerales (de 1 al 7 %)
 Vitaminas A, B, C, D, E (2%)
Además, también contiene: ácidos orgánicos,
flavonoides, colorantes, enzimas, antibióticos, etc.
2.3. Curiosidades del polen apícola
En el polen se encuentran casi todas las vitaminas.
En cada vuelo, una abeja lleva a la colmena hasta 15 mg de
polen en 2 pelotitas. Para conseguir recolectar 1 kg de polen,
una abeja debe realizar más de 60.000 vuelos.
La única forma conocida de aprovechamiento del polen de las
flores, es por medio de la abeja melífera; todavía no se ha
conseguido recolectarlo de ninguna otra forma.
Las abejas, mediante la recogida de polen, aseguran la
polinización de más del 60% de las flores de diferentes
especies vegetales.
2.4. Aplicaciones del polen
En la colmena
La recolección de polen influye en la productividad
de la colonia. Con él preparan estos insectos una papilla,
en cuya composición entran además de la miel, agua,
néctar y la saliva de las propias abejas. Esta papilla sirve
de alimento a las larvas durante cierto período de su
desarrollo.
El polen, aporta los lípidos, proteínas, minerales y
vitaminas y es fundamental para alimentar a la cría de las
abejas, proporcionar las reservas grasas a las hembras
adultas y para que las abejas nodrizas produzcan una jalea
real de calidad
2.4. Aplicaciones del polen
Fuera de la colmena
El polen tiene un gran poder de crecimiento, de equilibrio y
energía.
Es una sustancia antitóxica, bactericida y antiséptica.
Equilibra el pH de la sangre y el funcionamiento del sistema
nervioso.
Compensa las carencias minerales y electromagnéticas, anima
el metabolismo.
Aumenta la inmunidad del organismo frente a las infecciones,
En el caso de los niños anémicos, el polen provoca una
elevación rápida de la tasa de hemoglobina en la sangre.
3. Recolección del polen
apícola
3.1. Recolección por las abejas
Las abejas llevan el polen a su colmena sobre todo a media
mañana, de las nueve a las once. El peso de cada bolita varía
de 4 a 10 mg., la carga (dos pelotitas) de una obrera será de
alrededor de 15 mg, y el tiempo que tarda en llenar una
pecoreadota los dos cestitos de sus patas traseras de polen, es
de aproximadamente quince minutos.
Los factores meteorológicos influyen la colecta de polen por
parte de las abejas. El viento, la lluvia y las bajas temperaturas
(por debajo de 10 ºC las abejas no recogen polen) dificultan y
entorpecen la recogida de polen por las abejas.
La producción media de polen por colmena varia según la
época del año.
3.1. Recolección por las abejas
3.2. Recolección por el apicultor
Las abejas acumulan en su colmena una cantidad de polen
superior a sus necesidades inmediatas, sobre todo en épocas de
grandes floraciones. Es el momento ideal para que el apicultor,
por medio de dispositivos especiales (las trampas de polen),
se apropie de una parte del botín reunido por las pecoreadoras
de polen.
Normalmente las colmenas más aptas para la producción de
polen son también las mejores productoras de miel. Una
recolección nula de polen nos indica que algo esta pasando en
esa colmena y que se debe de inspeccionar.
En muchas ocasiones es difícil detectar los mejores períodos
de recolección de polen, de manera que la experiencia de los
apicultores es la principal base para tomar las decisiones.
3.2. Recolección por el
apicultor
3.2.1. Las trampas de polen
En principio, una trampa está constituida esencialmente por una rejilla llena
de agujeros de 4,5 mm., es decir, suficientemente anchas como para que una obrera
los atraviese y lo bastante estrechos como para desprender las bolitas de polen
colocadas en la cara externa de las patas posteriores.
Bajo la rejilla, un tamiz horizontal con mallas de 3 mm deja pasar el polen a
un cajón que lo recoge. El apicultor recolecta periódicamente el contenido del
cajón.
Si la rejilla retuviera todo el polen, las abejas no podrían alimentar
correctamente la cría, la colonia se debilitaría en poco tiempo. De aquí, que las
rejillas se construyen de forma que solamente una parte del polen sea retenida, para
que las abejas puedan seguir alimentando a las larvas correctamente.
Es importante que las trampas dispongan de dos escapes para los zánganos, al
ser estos más grandes, no caben por los agujeros de la rejilla; con lo que se verían
imposibilitados para entrar o salir de la colmena, causando graves trastornos en la
vida cotidiana de la misma. Generalmente los escapes para los zánganos se
encuentran a los lados de las trampas.
3.2.1. Las trampas de polen
3.2.2. Tipos de trampas cazapolen
Existen muchos tipos de trampas para recoger polen y
todas ellas están formadas por una rejilla y un cajón.
Dentro de los de la rejilla vertical, se distinguen:



Cazapolen colocados con la entrada delante de la piquera
habitual.
Cazapolen bajeras (o inferiores) instalados bajo el cuerpo,
en lugar de la base de la colmena.
Cazapolen encimeras (o superiores) colocadas en lugar del
cubre panales, sobre el cuerpo o sobre el alza.
3.2.3. Colocación y retirada de
trampas
La colocación de las trampas turba el movimiento de las
pecoreadoras. Así, para evitar la deriva de las abejas, de colonias
provistas de trampas, o compensar sus efectos, las trampas serán
colocadas en el mismo día sobre todas las colmenas de un colmenar.
Las obreras se habitúan más fácilmente ala presencia de una trampa
si esta se coloca sin rejilla. Pasados dos días, cuando las
pecoreadoras conocen el trayecto a seguir, se coloca la rejilla y la
trampa empieza a funcionar.
En el litoral mediterráneo, las trampas se instalan a partir del
comienzo de la floración de las jaras, de finales de marzo a
comienzos de abril. Después de un par de meses de uso, cuando los
rendimientos decaen, las trampas serán retiradas simultáneamente,
se limpiaran y se guardarán en condiciones idóneas.
3.2.4. Vaciado de cajones
El apicultor vacía el cajón de forma periódica. El tiempo
que tarda en hacerlo depende del modelo de trampa
utilizado y de las condiciones climáticas.
Los cajones se vacían en una caja rígida o en un saco de
plástico, se limpiaran bien y se volverán a colocar en su
sitio. En el momento del vaciado del cajón, se aprovecha
para inspeccionar la colmena y ver si existe alguna
anomalía en su funcionamiento.
El polen recogido de los cajones contiene una cantidad
importante de agua y de impurezas (patas, alas, cadáveres
de abejas y larvas)
3.2.4. Vaciado de cajones
4. Enemigos del polen
4. Enemigos del polen
La presencia de humedad, la cual permite el desarrollo de
enmohecimientos (blancos o verdes) y de agentes de fermentación
sobre el polen, produciendo su inutilización.
Un ácaro conocido como Carpoglyphus lactis, que desmorona y
deshace las bolitas de polen.
Un coleóptero que recibe el nombre de Sylvanus surrinamensis
también ataca el polen.
Y las larvas de la falsa tiña que se desarrollan en los cajones de las
trampas, las cuales mueren con el tratamiento de secado del polen.
En el caso de que las mariposas lograran poner sus larvas en algún
lote de polen que no estuviese bien seco, estas se desarrollarían
alimentándose de las bolitas de polen.
4. Enemigos del polen
4. Enemigos del polen
Para combatir la humedad hay que realizar una
desecación adecuada y guardar el polen en recipientes
herméticos.
Contra los parásitos animales, si se está seguro de
la inexistencia de huevos, larvas y ninfas en el polen,
el uso de recipientes bien cerrados es suficiente.
A veces a modo de prevención, (dentro de los
recipientes) sobre la superficie del polen se coloca
una especie de taza con un antiparasitario volátil
(como el tetracloruro de carbono). Este polen tratado
no adquiere ningún mal olor.
5. Conservación y
procesado
5. Conservación y procesado
El polen fresco contiene del 30 al 40% de agua. A temperatura
ambiente fermenta o se enmohece. Sus proteínas, grasa y
glúcidos se degradan rápidamente. Por lo tanto para poder
conservar el polen hay que enfriarlo, secarlo o mezclarlo con
azúcar.
Una vez recolectadas de las trampas las bolitas de polen se
pueden conservar en un congelador. Esta técnica, normalmente
se utiliza para conservar pequeñas cantidades de polen, y va
precedida de una limpieza para retirar las impurezas (restos de
abejas, patas, larvas, etc.
A continuación se procede a la descripción de tres operaciones
que son necesarias para la conservación de grandes cantidades
de polen. Estas tres operaciones están formadas por el secado,
la limpieza y el almacenado.
5. Conservación y procesado
El secado
El secado del polen al aire y a la sombra o al sol, no es ni bastante rápida ni
bastante constante para impedir el desarrollo de microorganismos y
bacterias.
Debido a estas razones, normalmente se utiliza un método de secado
artificial y rápido. En principio una corriente de aire calido y seco
atravesará las finas capas de polen. Esta corriente de aire, es proporcionada
por un ventilador y se calienta haciéndola pasar sobre una resistencia
térmica para posteriormente pasar a través del polen. El secadero también
contiene un termostato para no sobrepasar una temperatura de 40-45 ºC y
en ciertas ocasiones, un absorbedor de agua.
Los secaderos deben llevar el porcentaje de agua del polen a menos del
10%.
5. Conservación y procesado
La limpieza
En algunas trampas el polen recolectado, está limpio, aunque lo más
frecuente es que esté contaminado por lo que será necesaria su limpieza.
Esta contaminación del polen procede en su mayoría de restos de abejas
(patas, alas y larvas).
La limpieza, en pequeños lotes, se realiza manualmente con un pincel, por
lo que resulta muy lenta y engorrosa. Para acelerar la operación de limpieza
se pueden atraer las impurezas (patas y demás restos quitinizados) mediante
una placa de material plástico electrizado por frotamiento y después
mediante una corriente de aire aspirante o emitida se separan las motas y
despojos de ninfas.
Los especialistas emplean una aventadora, aparato destinado en el campo a
la limpieza de los granos.
5. Conservación y procesado
El almacenado
El polen seco y limpio se deposita en recipientes
herméticos como los de la miel, en sacos de plástico o
bidones.
Como almacén está indicado un local seco y frío.
5. Conservación y procesado
6. Aspectos importantes
del polen
6.1. Apreciación del polen
La calidad del polen viene dada, entre otros
factores por:




La sequedad: las bolitas apretadas con la mano no
se deben de aglomerar.
La limpieza: ausencia de cuerpos extraños visibles
a simple vista o incluso con lupa, ausencia de
polvo (al introducir el dedo en la muestra, este no
debe salir empolvado).
El sabor: preferiblemente azucarado, dulce.
Olor agradable.
6.2. Aspectos relacionados con los
consumidores
El polen se consume en estado natural, en bolitas o
pulverizado, solo o mezclado (con mantequilla, confitura,
miel o incluso con azúcar).
La dosis normal para un adulto es de 20 g por día y para u
niño es de 7 g por día. Siendo el momento más favorable
para tomarlo por las mañanas, en ayunas.
El polen seco y congelado da mejor resultado que el
fresco y congelado en la elaboración de jarabes
destinados a servir de complemento alimenticio a las
abejas.
7. Producción y
comercialización
7. Producción y comercialización
El polen español procede mayoritariamente de las jaras de
Sierra Morena, Cáceres, Zamora, Montes de Toledo,
Valero de la Sierra (Salamanca) y las Urdes. En Galicia
también se produce polen, pero en menor medida.
Este se suele recoger, cuando los años son buenos, entre
los meses de abril y junio; y su producción puede llegar
hasta las 900 tn.
El consumo de polen en España es muy reciente y esta
muy poco extendido. Más o menos su consumo en la
actualidad se puede estimar en menos de 200 tn por año.
Este producto se puede adquirir en tiendas de dietética y
en algunos supermercados, ya sea en forma granulada
(mayoritariamente) o en polvo.
7. Producción y comercialización
La mayor parte de la producción de polen de
nuestro país se exporta. El polen se exporta en
forma granulada a granel, en bidones o en cajas de
cartón de 50 kg de peso y es envasado en los países
de destino para su comercialización al por menor.
La mayor parte de las exportaciones van destinadas
a Alemania, Estados Unidos, Francia e Italia.
España compite en el mercado internacional con
países como Australia, Canadá, Hungría, Sureste
europeo, Centroamérica y Filipinas, en lo que se
refiere a la comercialización (exportación) de polen.
8. Las danzas de las abejas
y su relación con el polen
8. Las danzas de las abejas y su
relación con el polen
Las abejas recolectoras de polen, comunican a
las demás que han encontrado polen mediante el
uso de danzas como las realizadas por las abejas
recolectoras de néctar.
Utilizan danzas en circulo para indicar que el
polen está cerca y danzas de coleteo para aquellas
situaciones en que está lejos, siguiendo en ambos
casos las mismas normas que se emplean para
transmitir información sobre el rumbo y la
distancia.
8. Las danzas de las abejas y su
relación con el polen
En estas danzas puede observarse una ligera
diferencia. En el caso de las exploradoras de néctar, la
indicación de la clase de néctar que debe recolectarse, se
lleva a cabo mediante el olor que impregna el cuerpo de
la abeja (que lo recolecta) y el néctar que regurgita del
estómago.
Las recolectoras de polen no acarrean néctar, pero el
polen mismo tiene un olor característico, distinto del de
los pétalos de la misma flor y del polen de otras flores.
Los granos de polen, en este caso, son los mensajeros
(para el delicado olfato de las abejas) que señalan de que
flor se trata.
8. Las danzas de las abejas y su
relación con el polen
9. Aspectos de la vegetación regional
a través del análisis del polen apícola
9. Aspectos de la vegetación regional a
través del análisis del polen apícola
El análisis de polen recogido por las abejas en las
flores y transportado a la colmena en su tercer par de
patas, puede aportar datos sobre la composición de la
vegetación y flora del lugar de ubicación de las
colmenas.
La presencia de combinaciones especificas de
pólenes, propias de una determinada región, y el
porcentaje relativo de polen, de unidades sistemáticas
concretas, determinan el origen geográfico del
producto.
9. Aspectos de la vegetación regional a
través del análisis del polen apícola
En Galicia, situada en el noroeste de la península ibérica tiene
lugar la confluencia de dos regiones biogeográficas, la
Eurosiberiana y la Mediterránea. Estas regiones se diferencian
fundamentalmente en el tipo de vegetación y especies que albergan,
cuyas características determinan la composición del polen apícola.
Esto nos permite decir, que el polen es un producto de origen floral,
que va a ser diferente al de otros lugares, debido a la vegetación
característica de la zona. Por otra parte, el análisis del polen (análisis
polínico) podría representar un importante método para conocer las
características biogeográficas de una determinada región o lugar.
Un estudio ha demostrado, que debido a las características de la
vegetación de Galicia, la composición floral del polen apícola
regional resultó ser diferente a la de otros lugares de procedencia,
incluso de los relativamente próximos.
9. Aspectos de la vegetación regional a
través del análisis del polen apícola
Las familias más representadas en el polen apícola regional
son: crucíferas, fagáceas, ericáceas, rosáceas, myrtáceas,
cistáceas y fabáceas. Dentro de ellas cabe destacar las fabáceas
de matorral, Adenocarpus, Cytisus, Genista y Ulex, entre otras;
que por su amplia y continuada floración, caracterizan el polen de
Galicia. El genero Eucalyptus, abundante en zonas costeras y en
ciertas comarcas del interior de Galicia, constituye un género de
alto valor polinífero en la región gallega.
En general, el análisis palinológico del polen corbicular
producido en colmenares gallegos, da como resultado la
presencia de: Cistus psilosepalus; Sedum acre; Halimium
alyssoides; Rubus; T. Heracleum sphondilium; Lotus
corniculatus; Eucalyptus; Calluna vulgaris; Erica arborea;
Echium vulgar y Carum verticillatum.
10. Conclusión
10. Conclusión
Podemos decir, que el polen apícola es un
producto muy importante, tanto para la colmena
como para el ser humano, por sus propiedades
beneficiosas.
Por otra parte, se trata de un producto bastante
perecedero, por lo que para su correcta conservación
es necesario realizar unas buenas operaciones de
secado, limpieza y almacenamiento.
11. Bibliografía
LIBROS CONSULTADOS
Jean-Prost (1985). Apicultura. Ed. Mundiprensa.3ª Edición.
Sepúlveda Gil, J. M. (1980). Apicultura. Ed. Aedos. Barcelona.
WEBS CONSULTADAS
http://apiculturabiológica.blogspot.com.es/2010/01/polencontaminación-y-consecuencias.html
http://www.fapas.es/proyectos/apis/polen_0607.htm"
http://www.mundoapicola.com/PDF/tecnologia/producciondelpolen.pdf
http://www.infoagro.com
http://www.youtube.com/watch?v=c6ieDOj5Ld8
11. Bibliografía
ARTÍCULOS CIENTÍFICOS
Aspectos de la vegetación regional a través del análisis del polen
apícola. Año: 2003. Editado por: Departamento de Biología Vexetal (Área
de Botánica). Autores: E. Díaz Losada; A. V. González Porto y M. Pilar. de
Saa Otero.
Initial data on de specific heterogeneity found in the bee pollen loads
produced in the Pontevedra region (north-west Spain). Año: 2007.
Editorial: Taylor & Francis. Autores: M. Pilar. de Saa Otero; Sandra
Armesto Baztán y Emilia Díaz Losada.
Botanical nature of apicultural pollen in northwest Spain. Año: 1996.
Departament of Natural Resources and Natural Medicine. Faculty of
Ciencias de Ourense, Spain. Autores: E. Díaz Losada; A. V. González
Porto y M. Pilar. de Saa Otero.
Descargar

El polen apícola