PENITENCIA, 1
PRIMERA Y SEGUNDA CONVERSIÓN
CCE 1427: “Jesús llama a la conversión (...). El bautismo
es el lugar principal de la conversión primera y fundamental. Por la fe en la Buena Nueva y por el bautismo se renuncia al mal y se alcanza la salvación, es decir, la remisión de
todos los pecados y el don de la vida nueva”.
Lumen gentium 8: “La llamada de Cristo a la conversión
sigue resonando en la vida de los cristianos. Esta segunda
conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia
que recibe en su propio seno a los pecadores y que siendo
santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación”.
PENITENCIA, 2
NATURALEZA DE ESTE SACRAMENTO
1
Es un sacramento instituido por Cristo,
2
a modo de juicio,
3
para perdonar, por medio de la absolución
sacramental,
4
los pecados cometidos después del bautismo,
5
al hombre debidamente arrepentido
6
y que los ha confesado.
PENITENCIA, 3
INSTITUCION
I. Después de la resurrección: Jn 20, 21-23: “a quienes
les perdonéis los pecados, les son perdonados; a quienes
se los retengáis, les son retenidos”.
Instituido a modo de juicio: poder de atar o desatar:
facultad de juzgar y de perdonar o no perdonar.
Por eso, el ministro ha de conocer la causa que
juzga: el penitente le debe dar a conocer sus
pecados y sus disposiciones mediante su confesión.
PENITENCIA, 4
ESTRUCTURA DE ESTE SACRAMENTO, 1
Comprende dos elementos igualmente esenciales:
1. los actos del penitente: contrición, confesión
de los pecados y satisfacción.
Si no hay verdadero arrepentimiento
tampoco existe el sacramento.
Objeto sobre el que versan los actos
del penitente = los pecados cometidos
después del bautismo en cuanto se
detestan o se quieren destruir.
2. la acción de Dios por ministerio de la Iglesia.
PENITENCIA, 5
ESTRUCTURA DE ESTE SACRAMENTO, 2
Confesión de los pecados:
Necesario confesar todos los pecados mortales cometidos
después del bautismo y aún no manifestados en la confesión ni perdonados por la absolución.
Se pueden confesar los pecados veniales cometidos
después del bautismo; y todos los pecados, tanto veniales
como mortales, posteriores al bautismo y ya absueltos.
PENITENCIA, 6
ESTRUCTURA DE ESTE SACRAMENTO, 3
En cuanto al confesor:
Núcleo fundamental de la absolución: “Yo te absuelvo de
tus pecados, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo”.
La absolución debe: 1) ser oral, 2) darse al penitente estando él presente, 3) ser condicionada sólo si hay razones
graves (duda de si penitente vivo o muerto, de si tiene suficiente uso de razón, ...).
PENITENCIA, 7
NECESIDAD, 1
Recibirlo, o al menos la intención eficaz de recibirlo, es tan
necesario para todos los que han cometido un pecado mortal
después del bautismo como el mismo bautismo para los no
bautizados.
Por precepto divino, este sacramento obliga, de por sí, al
pecador en peligro inminente de muerte, y algunas veces
en la vida. Ocasionalmente obliga para recibir un sacramento de vivos.
Por precepto eclesiástico, “todo fiel que haya llegado al
uso de razón está obligado a confesar fielmente sus pecados
graves al menos una vez al año” (CIC 989; CCE 1457).
En sentido estricto, obliga si pecado mortal. Pero...
PENITENCIA, 8
NECESIDAD, 2
“Quien tenga conciencia de hallarse
en pecado grave no celebre la misa ni
comulgue el cuerpo del Señor sin
acudir antes a la confesión sacramental, a no ser que concurra un motivo
grave y no haya posibilidad de
confesarse; y, en este caso, tenga
presente que está obligado a hacer
un acto de contrición perfecta, que
incluye el propósito de confesarse
cuanto antes” (CCE 1457).
PENITENCIA, 9
EFECTOS
1
Puede perdonar todos los pecados, tanto mortales como
veniales.
Los veniales se pueden perdonar también con actos de
arrepentimiento fuera del sacramento + no se perdonan
ni siquiera con el sacramento aquellos de los cuales no
se está arrepentido.
2
Se infunde la gracia santificante, si se había perdido.
Por eso los pecados mortales se perdonan todos o ninguno.
Se perdona la pena eterna, pero no necesariamente toda la
temporal. También reviven los méritos si se habían perdido.
3
Gracia sacramental: ayuda para enfrentarse con éxito a las
tentaciones que versen sobre pecados análogos a los confesados.
PENITENCIA, 10
ACTOS DEL PENITENTE, 1
Sujeto de este sacramento = el
bautizado que después del bautismo ha cometido algún pecado
y que es capaz de arrepentirse.
Los actos del penitente son parte
constituyente del sacramento.
Son tres: 1) arrepentimiento,
2) confesión, 3) satisfacción.
PENITENCIA, 11
ACTOS DEL PENITENTE, 2
ARREPENTIMIENTO, 1
= Dolor del ánimo y detestación del pecado cometido,
junto con el propósito de no pecar más.
Contrición (perfecta): nace de la caridad. Perdona
los pecados veniales, y también los mortales si unida
al deseo eficaz de confesarse.
Atrición (contrición imperfecta): nace de la consideración de la
fealdad del pecado o del miedo al castigo. Suficiente para perdonar
los pecados mortales sólo si unida a la confesión y absolución.
PENITENCIA, 12
ACTOS DEL PENITENTE, 3
ARREPENTIMIENTO, 2
El arrepentimiento (tanto de contrición como de
atrición) ha de:
- ser interno,
- estar basado en motivos sobrenaturales,
- extenderse a todos los pecados mortales aún no
perdonados,
- ser “máximo” (juzgar el pecado como el peor
mal y estar dispuesto a sufrir lo que haga falta
antes de volver a cometerlo).
PENITENCIA, 13
ACTOS DEL PENITENTE, 4
ARREPENTIMIENTO, 3
Para la validez, se requiere el propósito, al menos implícito, de
no pecar más.
El propósito de no pecar ha de ser:
- firme: no significa que ya no se cometerá nunca más ningún
pecado. Basta que en el momento de la confesión se tenga una
decidida voluntad de luchar para no cometerlo.
- eficaz: estar dispuesto a poner los medios necesarios para no
pecar, evitar las ocasiones, querer reparar el daño posible a otros.
- universal: querer evitar todo pecado mortal. Si se confiesan sólo
pecados mortales ya absueltos o veniales aún no perdonados, se
extiende a los confesados (todo mortal o un venial o tipos de
veniales).
PENITENCIA, 14
ACTOS DEL PENITENTE, 5
CONFESION, 1
= acusación de pecados propios cometidos
después del bautismo, hecha al confesor para
que los perdone.
Necesaria por precepto divino: sacramento instituido por Cristo a manera
de juicio, y no se puede juzgar lo que
se desconoce.
Necesaria por precepto eclesiástico: ya en el concilio IV
de Letrán (1215).
PENITENCIA, 15
ACTOS DEL PENITENTE, 6
CONFESION, 2
La confesión debe ser:
- sencilla (sin explicaciones inútiles) y humilde (para
pedir perdón),
- hecha con intención recta (no para impresionar...),
- hecha para acusarse (no informar),
- veraz (número, especie y circunstancias que mudan
la especie de los pecados),
- hecha con discreción y delicadeza (palabras escandalosas
o revelar los pecados de otros)
- hecha oralmente (no gestos ni por escrito, salvo caso
de necesidad),
- secreta.
PENITENCIA, 16
ACTOS DEL PENITENTE, 7
CONFESION, 3
La confesión ha de ser íntegra = en la medida en que le sea posible,
el penitente ha de confesar todos los pecados mortales cometidos
después del bautismo y aún no confesados.
Integridad material = de hecho todos estos pecados. No es siempre
necesaria.
Integridad formal = todos los pecados mortales que, vistas las circunstancias, el penitente debe confesar aquí y ahora. Es siempre
necesaria.
PENITENCIA, 17
ACTOS DEL PENITENTE, 8
CONFESION, 4
Excusa de la integridad material de la confesión:
1
Imposibilidad física: Ej.: moribundo sin hablar; persona
muda o que ignora el idioma; falta tiempo en peligro de
muerte; ignorancia u olvido invencibles.
2
Imposibilidad moral: Ej.: escrupulosos; si se pudieran
seguir graves inconvenientes para el penitente, el confesor
o un tercero; si se pusiera en peligro la fama del penitente
ante otras personas por causas extrínsecas a la mera confesión (sospechas, no pudiendo evitar que otros oigan, llamando excesivamente la atención); si pudiera peligrar el
sigilo sacramental.
PENITENCIA, 18
1
ACTOS DEL PENITENTE, 9
CONFESION, 5
PECADOS DUDOSOS
Si el penitente duda si ha hecho o no la acción que es pecado:
no obligación de confesarla. Aconsejable que lo haga, diciendo
que no está seguro (consejos para el futuro).
2
Si seguro que pecado, pero no sabe si grave o no:
confesarlo para salir de la duda.
3
Si duda sobre el consentimiento o la advertencia:
confesarlo si con alguna frecuencia y más bien de conciencia
ancha; sino no necesario confesarlo.
4
Si seguro que pecado mortal, pero duda si ya confesado o no:
confesarlo, a no ser que el motivo de la duda fuera muy débil.
PENITENCIA, 19
ACTOS DEL PENITENTE, 10
SATISFACCION
CCE 1459: “El pecado hiere y debilita al pecador mismo, así como
sus relaciones con Dios y con el prójimo. La absolución quita el
pecado, pero no remedia todos los desórdenes que el pecado causó.
Liberado del pecado, el pecador debe todavía recobrar la plena salud
espiritual. Por tanto, debe hacer algo más para reparar sus pecados:
debe ‘satisfacer’ de manera apropiada o ‘expiar’ sus pecados. Esta
satisfacción se llama también ‘penitencia’”.
El confesor tiene que imponer esta penitencia: proporcionada al número y gravedad de los pecados confesados y a
la capacidad del penitente.
Para la validez: el penitente debe aceptar la penitencia y desear cumplirla. Si de hecho no la cumple: válido pero pecado.
Descargar

PENITENCIA, 1 - CAMINANDO CON JESUS