Antes de leer
¿Cómo crees que se ofrecían los productos antiguamente?
¿Qué diferencia existe entre un oficio y una profesión?
¿Qué oficios conoces? Explica de qué se tratan.
Para saber…
-¡Mamá, ahí viene el falte!
-¡Hijo, ve a comprarme agujas e hilo blanco!
El falte era uno de tantos personajes que antiguamente pasaban
por las calles de las ciudades y pueblos vendiendo. Él tenía todo
lo que se pudiera necesitar para la costura: botones, géneros,
agujas, dedales, etc. Lo acompañaba un joven que llevaba
la
mercancía sobre su cabeza y también colgando de los hombros.
Otro personaje infaltable era el aguatero, que llevaba el
agua para hogares en unos barriles que montaba sobre
un caballo o un burro.
Por las tardes aparecía el farolero, que iluminaba las
calles prendiendo los faroles de aceite ya que la energía
eléctrica no existía. Mientras los niños se preparaban
para acostarse a la luz de la vela, escuchaban una voz
que pregonaba “Ave María Purísima, las nueve han
dando y nublado”. Era el sereno que anunciaba la hora y el
estado del tiempo.
Se escuchaba más el silencio en esas noches. Nada de
autos, ni bocinas, solamente el río, los grillos, los
perros y el galopar de algún caballo.
En. De Norte a Sur con Mazapán.
Editorial Universitaria. 1988
Descargar

Diapositiva 1