ORAR
Y
ORQUÍDEAS
Clic para avanzar
Sólo la mirada de Dios puede
curar tus heridas, en el silencio
de la oración.
Si no estás convencido de que la
oración es la solución a todos
los problemas de la vida, es
inútil que te canses en discernir.
Un santo es un pecador
que tiene el corazón quebrantado por el arrepentimiento
Jesús nunca minimiza el
pecado…
Lo perdona siempre.
Ofrece a Dios en la oración lo que Él no
tiene: tu pobreza, tu angustia, tu indigencia
fundamental, tu pecado.
Dios ha sido seducido
por tu miseria, tu
pobreza y tu pequeñez.
Debes buscar, pedir,
llamar y esperar, pues
no está en tus manos
encontrar.
Cada persona representa una imagen que Dios se ha
formado singularmente de sí mismo.
La oración no se
aprende más que en
la oración….
ORA SIN CESAR.
Convéncete de que
Dios trabaja
siempre en el
interior de tus
deseos
Mi Padre trabaja
siempre…y yo
también trabajo.
DEJA QUE DIOS
TRABAJE EN TI.
No tengas miedo de gritar tu sufrimiento a Dios
en la oración. Dios prefiere a los que protestan
por amor que a los que se callan por resignación.
MORAR EN DIOS.
Para Jesús la
oración es siempre
el encuentro con el
Padre.
«Eres hijo/hija de Dios»
¿Lo sabes por otro, o por
haberlo experimentado
en tu persona?
Es de dentro de
donde brotará la
fuente de agua
viva.
Vives tan a nivel de
conceptos que no sientes ya
la vida que respira en ti.
Hay un abismo entre el hecho de saber que
la Trinidad mora en ti y el hecho de
experimentarlo.
Estoy presente al Dios
siempre presente…y
actuante en mí.
Eres un pensamiento de amor de Dios
La realidad fundamental de nuestra fe
es que somos aceptados
incondicionalmente
z.
por Dios.
La oración es
el encuentro
de Jesús con
el Padre.
Aprende a escuchar en el silencio de tu corazón.
¡ Abbá, Padre…
…venga tu Reino !
Disfruta la
belleza.
Ella te llevará a la
BELLEZA
INFINITA.
La oración es la condición necesaria
para que la semilla de la Palabra
germine en ti y sea fecunda.
Tú eres tal como respiras. Y la respiración es el soplo de Dios en ti.
El recuerdo de Dios no
está nunca ocioso en ti.
La recta acción
divina obra
siempre
positivamente
en mí.
Dios sale a
nuestro
encuentro desde
las cosas:
él quiere
inundarnos de
su presencia
ORAR ES ESTAR EN LA PRESENCIA DE DIOS
Existe un espacio de
silencio y quietud, en el
que Dios mismo habita
en nosotros.
Nada te turbe,
Nada te espante.
Quien a Dios tiene
Nada le falta.
SOLO DIOS BASTA.
Existir es estar en
relación con Dios.
Tú que moras en ti, en lo más
profundo de mi ser…Haz que
yo viva en ti en lo más profundo
de mi ser
Tú que moras en ti, en lo más profundo de mi ser…Haz
que resuene tu voz en lo más profundo de mi ser
Busca a Dios en tu
interior…y vivirás.
FIN
Descargar

ORQUÍDEAS - Hermanitas de los ancianos