DUELO
DEFINICION
• El duelo es el proceso de adaptación emocional
que sigue a cualquier pérdida (pérdida de un
empleo, pérdida de un ser querido, pérdida de
una relación, etc.).
• Aunque convencionalmente se ha enfocado la
respuesta emocional de la pérdida, el duelo
también tiene una dimensión física, cognitiva,
filosófica y de la conducta que es vital en el
comportamiento humano y que ha sido muy
estudiado a lo largo de la historia.
OTRAS DEFINICIONES
• El duelo es la reacción de la psique ante la pérdida de una
persona, animal, objeto o evento significativo. Se trata de
una reacción
principalmente emocional y comportamental en forma de
sufrimiento y aflicción, cuando el vínculo afectivo se rompe.
• Duelo es el nombre del proceso psicológico, pero hay que
tener en cuenta que este proceso no se limita a tener
componentes emocionales, sino que también los
hay fisiológicos y sociales. La intensidad y la duración de
este proceso y de sus correlatos serán proporcionales a la
dimensión y al significado de la pérdida. Sigmund
Freud definió el duelo como “la reacción frente a la pérdida
de una persona amada o de una abstracción equivalente”.
OTRAS DEFINICIONES
• En el duelo, el sujeto ha experimentado una
pérdida real del objeto, y en el proceso, que se
prolonga un tiempo necesario para la
elaboración de esta pérdida, éste pierde el
interés por el mundo exterior, sustrayendo
la libido de todo objeto que no remita al
objeto perdido.
OTRAS DEFINICIONES
• El concepto psicoanalítico, postulado por Freud (1912),
en que el duelo hace referencia a la “pérdida del objeto
amado”, incluyéndose como pérdidas objetales, tanto
la muerte de un ser querido como la ruptura
sentimental o la pérdida de empleo, estableciendo la
diferencia entre aflicción y melancolía, en que el
afligido cumple el “duelo”, al negociar con la realidad,
admitir la irreversible desaparición del objeto amado y
liberar el deseo para buscar nuevos objetos de amor. El
melancólico rechaza la idea de la pérdida, se identifica
con el objeto y retira su deseo del mundo.
OTRAS DEFINICIONES
• Bourgeois (1996) concibe el duelo como “la pérdida de un
familiar y/o un ser querido con sus consecuencias
psicoafectivas, sus manifestaciones exteriores y rituales y el
proceso psicológico evolutivo consecutivo a la pérdida”,
que denomina trabajo o elaboración del duelo.
• Melanie Klein (1935)refiere que el proceso de duelo
también es aplicable a los procesos psicológicos y
psicosociales que se ponen en marcha ante la pérdida,
frustración proveniente de seres animados o entes
inanimados o abstractos como la pérdida de un ser
querido, ante un fracaso personal, ante la necesidad de
separarse de un lugar de trabajo, de una parte corporal, o
sea, ante la “Pérdida Afectiva”.
EPIDEMIOLOGIA
• Entre 5 a 9% de la población general sufre la pérdida de un
familiar cercano cada año y cerca de un 20 a 25% de las
consultas de Medicina General son personas que han
sufrido una pérdida. Un 85% de personas mayores de 60
años sufren episodios depresivos desencadenados por
acontecimientos vitales
•
• Un tercio de las personas que experimentan un duelo
presentan trastornos en su salud física y/o mental y
alrededor de un 25% de los viudos experimentan depresión
clínica y ansiedad durante el primer año luego de la
pérdida. Esto baja al 17% al final del primer año y sigue
bajando progresivamente
Tipos de pérdidas:
•
• La muerte de un ser querido,
• La pérdida del trabajo, y los fracasos escolares,
• La partida a un lugar lejano de una persona amada,
• Las situaciones de abandono,
• Divorcio o separación,
• Rechazo de los padres,
• Los cambios de domicilio,
• El diagnóstico de una enfermedad crónica, grave o
invalidante,
• Un incendio o accidente.
• La pérdida de aspectos del si mismo
• La pérdida de algún miembro o capacidad física
ETAPAS DEL DUELO SEGÚN ELISABETH
KÜBLER ROSS
• Negación
«Me siento bien», «esto no me puede estar pasando, no a mí».
La negación es solamente una defensa temporal para el individuo.
Este sentimiento es generalmente reemplazado con una
sensibilidad aumentada de las situaciones e individuos que son
dejados atrás después de la muerte.1
• Ira
«¿Por qué a mí? ¡No es justo!», «¿cómo me puede estar pasando
esto a mí?».
Una vez en la segunda etapa, el individuo reconoce que la negación
no puede continuar. Debido a la ira, esta persona es difícil de ser
cuidada debido a sus sentimientos de ira y envidia. Cualquier
individuo que simboliza vida o energía es sujeto a ser proyectado
resentimiento y envidia.1
•
•
Negociación
«Dios, déjame vivir al menos para ver a mis hijos graduarse», «haré cualquier cosa
por un par de años más»,
La tercer etapa involucra la esperanza de que el individuo puede de alguna manera
posponer o retrasar la muerte. Usualmente, la negociación por una vida extendida
es realizada con un poder superior a cambio de una forma de vida reformada.
Psicológicamente, la persona está diciendo: «Entiendo que voy a morir, pero si
solamente pudiera tener más tiempo...».1
Depresión
«Estoy tan triste, ¿por qué hacer algo?»; «voy a morir, ¿qué sentido tiene?»;
«extraño a mis seres queridos, ¿por qué seguir?»
Durante la cuarta etapa, la persona que está muriendo empieza a entender la
seguridad de la muerte. Debido a esto, el individuo puede volverse silencioso,
rechazar visitas y pasar mucho tiempo llorando y lamentándose. Este proceso
permite a la persona moribunda desconectarse de todo sentimiento de amor y
cariño. No es recomendable intentar alegrar a una persona que está en esta etapa.
Es un momento importante que debe ser procesado.1
• Aceptación
«Esto tiene que pasar, no hay solución, no puedo luchar contra la
realidad,
debería
prepararme
para
esto».
La etapa final llega con la paz y la comprensión de que la muerte
está acercándose. Generalmente, la persona en esta etapa quiere
ser dejada sola. Además, los sentimientos y el dolor físico pueden
desaparecer. Esta etapa también ha sido descrita como el fin de la
lucha contra la muerte.
• Kübler-Ross originalmente aplicó estas etapas a las personas que
sufren enfermedades terminales, y luego a cualquier pérdida
catastrófica (empleo, ingresos, libertad).1 Esto puede incluir eventos
significativos en la vida tales como la muerte de un ser
querido, divorcio, drogodependencia, un diagnóstico de infertilidad,
etc.
• Kübler-Ross afirmó que estas etapas no necesariamente
suceden en el orden descrito arriba, ni todas estas son
experimentadas por todos los pacientes, aunque afirmó
que una persona al menos sufrirá dos de estas etapas. A
menudo, las personas atravesarán varias de estas etapas en
un efecto «montaña rusa», pasando entre dos o más
etapas, y volviendo a hacerlo una o varias veces antes de
finalizar.
• Las personas que estén atravesando estas etapas no deben
forzar el proceso. El proceso de duelo es altamente
personal y no debe ser acelerado, ni alargado, por motivos
de opinión de un individuo. Uno debe ser meramente
consciente de que las etapas van a ser dejadas atrás y que
el estado final de aceptación va a llegar.
• Sin embargo, hay individuos que luchan con la
muerte hasta el final. Algunos psicólogos creen
que cuanto más luche una persona ante la
muerte, más tiempo permanecerá en la etapa de
negación. Si este es el caso, es posible que la
persona enferma tenga más dificultades para
tener una muerte digna. Otros psicólogos afirman
que no confrontar la muerte hasta el final es una
adaptación para algunas personas.1 Aquellos que
experimentan problemas lidiando con las
distintas etapas, deben considerar grupos de
ayuda o tratamiento profesional de duelo.
DUELO PATOLOGICO
• es una reacción más extrema que el proceso normal de
luto. Cuando una persona sufre de duelo patológico,
está controlada por un sentimiento poderoso y
duradero de tristeza que no muestra señales de
terminar. Esta forma extrema de duelo causa un
sufrimiento doloroso a largo plazo que puede tener un
gran impacto en su vida.
• El que sufre de duelo patológico no logra alcanzar la
aceptación de una pérdida y es incapaz de seguir
adelante con su vida sin un tratamiento médico.
La Clínica Mayo enumera las siguientes señales y
síntomas posibles del duelo patológico:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Concentración extrema en la pérdida y en los recuerdos del ser querido.
Añoranza o dolor intensos por la persona fallecida.
Problemas para aceptar la muerte del ser querido.
Insensibilidad o indiferencia
Preocupación por la tristeza propia: no poder pensar en otras cosas
Amargura sobre la pérdida.
Inhabilidad de disfrutar la vida.
Depresión o tristeza profunda.
Dificultad para continuar la vida.
Problemas para llevar a cabo la rutina normal.
Alejarse de las actividades sociales.
Sentir que la vida no significa nada o no tiene sentido.
Irritabilidad o agitación
Desconfianza en los demás.
PAUTAS DIAGNOSTICAS DEL DUELO
PATOLOGICO
• La descripción más precisa de lo que constituye una
definición de duelo, se encuentra en la obra de Freud
(1917) llamada Duelo y melancolía".
• Aunque nosotros no compartimos su interpretación del
duelo, si creemos que su descripción clínica es muy precisa.
Freud, destaca como las características propias del duelo:
• Reacción a la pérdida de un ser amado o de una
abstracción equivalente (la patria, la libertad, el ideal, etc.)
• El duelo es un afecto normal paralelo a la melancolía
(depresión); excepto en una característica: en el duelo no
está afectado el "amor propio" (autoestima).
• Conlleva la convicción del sujeto de ser castigado por una
culpa cometida por él.
• Sin embargo, lo anterior constituiría las características de
un duelo normal. El duelo patológico, además, tendría las
siguientes características:
• Estado de estrés y depresión que persiste tras un año de la
pérdida (la mayoría de las veces referidas a un ser querido).
Tras un año de la pérdida el sujeto manifestaría (Ramsay,
1977):
– Estado de ánimo depresivo.
– Recuerdos intrusivos referentes a las circunstancias de la
pérdida, o sueños recurrentes respecto a la persona perdida.
– Reacciones de estrés (insomnio, ansiedad, etc.).
EL MODELO COGNITIVO DEL DUELO
PATOLÓGICO: EL MODELO DE
BOWLBY (1980)
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
MODELO COGNITIVO DEL DUELO PATOLÓGICO
EXPERIENCIAS TEMPRANAS CON LAS---------------------- VULNERABILIDAD PERSONAL GENERAL/
FIGURAS DE APEGO (1) RELACIONES AFECTIVAS CON EL DIFUNTO DE TIPO PATOLÓGICO (2)
.Amenazas parentales de abandono o suicidio
.Predisposición al apego ansioso y ambivalente
.Amenazas de retirada de afecto si no se cumplen las exigencias parentales
.Predisposición a prodigar cuidados compulsivos autosuficiencia e independencia
.Predisposición a afirmar compulsivamente
.Quejas parentales de sufrimiento que genera el hijo y el sacrificio por este .Inducción parental a que el hijo
cuide de la enfermedad del padre/madre o sea responsable de esta
.Ridiculización, castigo, y desaprobación de las muestras de afecto y peticiones afectivas del hijo
ESQUEMAS COGNITIVOS TÁCITOS (3)
.Disociación entre lo descrito de la relación (idealizada) y la relación real recordada con dificultad
.Significados referentes a la responsabilidad personal de haber sentido, realizado, o no haber realizado, ciertas
acciones y emociones hacia el difunto
DISTORSIONES COGNITIVAS Y PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS (4 )
.Minimización de recuerdos negativos, o al contrario, idealización de la relación (maximización)
.Minimización de recuerdos positivos o negativos
.Culpa
.Visión catastrófica respecto a revisar la relación con el difunto ("trabajo de elaboración del duelo")
EVENTO (5) ------------------------------------- CIRCULO INTERACTIVO RESULTANTE (6)
.Pérdida del difunto
DIFERENCIAS ENTRE DUELO Y
DEPRESION
DUELO
• Identificación normal con el
difunto, poca ambivalencia
• Ideación suicida rara
• Autoculpabilidad en relación a
cómo trató al difunto, sin sentirse
una mala persona
• Síntomas disminuyen con el
tiempo, autolimitados
• Evoca empatía y simpatía
• Responde a refuerzo positivo y
contacto social
• Síntomas de duelo no responden
a fármacos AD
DEPRESION
• Sobreidentificación con el
difunto, ambivalencia
aumentada
• Ideación suicida frecuente
• Autoculpabilidad global, la
persona se siente mala
• Síntomas no disminuyen y
pueden empeorar
• Evoca fastidio o irritabilidad
• No responde. Aislamiento
• Síntomas depresivos
responden a fármacos AD
SUICIDIO
• El riesgo de suicidio se incrementa con la edad. Los
ancianos son el grupo de edad con mayor tasa de suicidios
consumados por intentos de suicidio, especialmente entre
los varones. Entre los factores sociales relacionados con el
suicidio, el matrimonio aparece como un factor protector,
mientras que la separación y la viudez son predisponentes.
El estatus socioeconómico correlaciona inversamente con
la tasa de suicidios consumados. El aislamiento es el factor
sociodemográfico que con mayor frecuencia se asocia al
suicidio, aunque la calidad de las relaciones del anciano es
un factor pronóstico más preciso que el hecho de vivir solo.
• El 20 por ciento de los ancianos que cometen
suicidio o intento de suicidio presentan consumo
abusivo de alcohol y el 10 por ciento problemas
de alcoholismo crónico. La dependencia, la
pérdida de capacidad para adaptarse a los
cambios, el sistema de valores del paciente y el
sentimiento de desesperanza, son también
indicadores de riesgo suicida en los ancianos.
Algunos ancianos consultan por primera vez con
los especialistas tras un intento de suicidio.
• Diagnóstico de trastorno depresivo mayor en el duelo
•
• La culpa por las cosas más que por las acciones, recibidas o
no recibidas por el superviviente en el momento de morir
la persona querida.
• Pensamientos de muerte más que voluntad de vivir, con el
sentimiento de que el superviviente debería haber muerto
con la persona fallecida.
• Preocupación mórbida con sentimiento de inutilidad.
• Retardación psicomotor acusado.
• Deterioro funcional intenso y prolongado.
• Experiencias alucinatorias complejas y persistentes.
Tratamiento psicofarmacológico
• El empleo de fármacos estará dirigido al tratamiento de los
problemas asociados, como la ansiedad e insomnio, procurando no
interferir el desarrollo del duelo normal, mediante una sedación ansiolisis excesiva.
• La prescripción de un antidepresivo, deberá retrasarse un período
de tres meses siendo exigible que el cuadro clínico cumpla criterios
de episodio depresivo mayor.
• Como antidepresivo de primera elección se recomienda los I.S.R.S.
y entre ellos la Paroxetina por su mayor efecto secundario de
ansiolisis, pese a su menor vida media en relación a la Sertralina. Y
si ha de utilizarse benzodiazepinas, en especial, las de vida media
larga.
Descargar

DUELO