Miguel-A.
“¡Joven, rubia, y atractiva!”
No me gustan, y me parecen una
gilipollez, los tópicos que
encasillan a la gente dentro de
unas cualidades, según su lugar
de nacimiento, o sus apariencias
exteriores. Las cualidades
personales no guardan relación
con eso. Aunque la parte
formativa de tales cualidades, sí
pudiera llevar, engañosamente, a
tal deducción.
Como todo joven, también dije
de algunas chicas hermosas:
“Ésa es más TONTA que un
capazo”. Y al decir “TONTA”, me
refería a “engreída”. No era
“tonta”: Simplemente se
permitía seleccionar sus
acompañantes masculinos...
cosa que no hacía la chica con
prejuicios de feucha.
Una linda y joven rubia toma el avión a Nueva York con un pasaje
de clase turista. Cuando llega al avión, busca su asiento, y, de
repente, se encuentra con los asientos de primera clase. Viendo
que parece que éstos son mucho más grandes y confortables,
decide sentarse en el primer asiento vacío de primera clase que
ve libre.
La azafata chequea el
ticket, y le dice a la chica
que su billete es de clase
turista, y aquellos asientos
están reservados.
- ¡Soy joven, rubia y linda, y
voy a sentarme aquí hasta
llegar a Nueva York! responde la rubia.
Frustrada, la azafata va a la
cabina y le informa al
Capitán del problema con la
rubia.
El Capitán va a hablar con la
rubia, y le confirma que le
corresponde asiento de clase
turista.
- ¡Soy joven, rubia y linda, y
voy a sentarme aquí hasta
llegar a Nueva York! responde la rubia.
El Capitán no quiere líos con
los pasajeros, por lo que,
viendo que hay asientos libres
desobra, se retira a la cabina
para comentarle el incidente
al copiloto.
El copiloto le responde que su
novia también es rubia y
bonita, y que él puede hacerse
cargo del asunto.
Así que el copiloto va a ver a la rubia, y le susurra algo al oído.
Ella, inmediatamente, se levanta, y le dice: “Muchísimas gracias”.
Y se va a sentar a su asiento de clase turista.
El Capitán y la azafata, que observaban la escena, corren a
preguntar al copiloto qué había dicho a la chica para convencerla.
- Le he dicho que los asientos de primera clase no van a Nueva
York, sino a otra ciudad distinta -respondió el copiloto.
Descargar

Presentación de PowerPoint