Selene de la Fuente






Alicia, cada minuto que estaba allí se volvía mucho más loca.
Al final del relato sobre el baile de la langosta pensó que no podría
haber nada más raro en el mundo, y se preguntaba que cuando
terminaría esa pesadilla; Mientras tanto, el grifo y la tortuga no
paraban de cantar una canción tan absurda, que a la mitad se
pusieron a discutir:
Tortuga: vas mal, nos llegamos por la quinta estrofa, que no te
enteras…
Grifo: Mentira, eres tu el que va mal, tortuga, que nos llegamos
por la octava…
Y no paraban de discutir, pero como Alicia no prestaba atención y
seguía sumergida en sus pensamientos, no se entero.
Ella estaba aprovechando a pensar como diantres habría acabado
allí, y también se preguntaba cuando aparecería ese gato tan
misterioso que ella conocía, cuando de repente oyó un grito.











Grifo: Tu niña, a que yo soy el que tengo razón.
Tortuga: No niña, dile tu a el que soy yo el que tiene razón.
Grifo: Mentira, soy yo…
Tortuga: No, que va, la canción no es como tu dices…
Alicia: Basta ya de una maldita vez, no soy una niña pequeña, y
tengo nombre, me llamo Alicia, y si no me tenéis ni siquiera algo
de respeto me voy.
Tortuga: Pues lo siento mucho Alicia, no te quería hacer enfadar…
Grifo: Yo lo siento mucho más Alicia, créeme…
Tortuga: No, yo lo siento más.
Grifo: No, lo siento más yo.
Alicia: Vale, me habéis demostrado que solo queréis discutir, así
que, ¡ ADIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS !
Y luego se pelearon por quién había tenido la culpa de todo eso.





Mientras Alicia se marchaba, vio la sonrisa del gato loco, que la
esperaba impaciente, sentado en la rama más alta del árbol, y la
dijo:
Gato:¿ Te han sacado ya de quicio?
Alicia: Si, ya no lo soporto más, son tontos, no me entienden.
Gato: Pues el sombrerero loco no paraba de buscarte, y decía algo
así como que era la hora del te.
Alicia: yo no puedo aguantar más, me voy de una vez por todas de
este sitio tan extraño.
Descargar

Alicia_en_el_país_de_las_maravillas