Alicia en el país de las maravillas
En la madriguera del
conejo
Alicia estaba con su hermana debajo de un árbol leyendo un libro, el libro no tenia nada
Y ella empezó a pensar, y vio un conejo muy extraño que hablaba, diciendo, voy tarde muy
Tarde. Ella le causo curiosidad y salió detrás de el a ver que pasaba Alicia lo perdió de
Vista y se encontró con una madriguera ella no pensó como se las iba a arreglar para salir
De allí. Alicia vio que el conejo salto al poso y ella fue a ver que pasaba Alicia se inclino
Mucho hacia abajo y callo al poso ella tuvo tiempo de mirar todo lo que había alrededor
Del poso Ella se pregunto que pasaba en ese momento Alicia vio que no había salida por
ningún lado a su paso Cogió un embace que decía mermelada de naranja pero el embace
estaba vacío.
El charco de lagrimas
Alicia al estirarse tanto no podía ver sus pies, pero al ver una llavecita corrió hacia la
puerta Alicia no supo que mas hacer si no echarse a llorar y sentarse al lado dela puerta
y ver el jardín por el huequito de la puerta alicia se dijo a si misma ¡debería darte
vergüenza una niña tan grande y ponerse a llorar de este modo! Pero ella siguió
llorando como si talvez vertiendo litros de lagrimas hasta que se formo un verdadera
charco de lagrimas a su alrededor de unos diez centímetros de profundidad a los pocos
segundo llego el conejo que llego vestido por unos esplendidos guantes blancos, Alicia
estaba desesperada que estaba dispuesta a pedir socorro a cualquiera.
Una carrera loca y una larga
historia
Primero discutieron en como se iban a secar a alicia le parecía normal aparecerse en
aquellas reuniones y hablar familiar mente con los animales como si los conociera de
toda la vida ,incluso tuvo una discusión con el loro por fin el ratón que parecía gozar de
la autoridad dentro del grupo, les grito ¡sentaos todos y escuchadme os aseguro que voy
a dejaros secos en un santiamén! Todos le hicieron caso al ratón, Alicia mantenía
ansiosamente fijos en el por que estaba segura de que se iba a enfermar el raton llamo
la atención.edwindo y morcaro duques de mercia y northumbria ¡uf! Grancio el loro.
La casa del conejo blanco
Alicia supo que tenia que buscar el abanico blanco y el par de guantes blancos
de cabritilla y ella de buena persona se puso a buscar por todos lados pero no
encontró ni rastro de ellos en realidad todo parecía haber cambiado desde que
ella cayo en el charco y el vestíbulo de la mesa de cristal y la puertecilla habían
desaparecido completa mente a los pocos instantes al conejo descubrió la
presencia de alicia que andaba buscando los guantes y el abanico de un lado a
otro, y le grito muy enfadado con mary ann que estas haciendo aquí corre
inmediatamente a casa y tráeme un par de guantes y un abanico aprisa.
Descargar

laura cuervo - WordPress.com