ARTRITIS
INFECCIOSAS
DRA NUNEZ
El Staphylococcus aureus, Neisseria gonorrhoeae y otras bacterias son los
agentes que más a menudo producen artritis infecciosas, hay también diversas
micobacterias, espiroquetas, hongos y virus que pueden infectar las
articulaciones.
Durante la diseminación hematogena , microorganismos de todo tipo pueden
colonizar las articulaciones. Las estructuras articulares también pueden
infectarse por inoculación directa o por diseminación contigua de una absceso
de partes blandas o de un foco de osteomielitis. La artritis infecciosa es
potencialmente grave porque puede producir la rápida destrucción de la
articulación y deformidades permanentes.
Artritis bacteriana
aguda
Las bacterias llegan a la articulación llevadas por la corriente sanguínea; desde
un foco contiguo de infección situado en el hueso o los tejidos blandos; o por
inoculación directa durante intervención quirúrgica, inyección o traumatismo.
Los factores bacterianos que parecen ser importantes en la patogenia de la
artritis infecciosa son varias adhesinas de superficie elaboradas por S. aureus
que favorecen su adherencia al cartílago, y las endotoxinas que contribuyen a
la destrucción del cartílago mediada por los condrocitos.
La infección hematógena es la vía más frecuente en todos los grupos
de edad y casi cualquier bacteria patógena es capaz de causar
artritis séptica.
En los lactantes, los patógenos habituales son
estreptococos del grupo B, bacilos intestinales
gramnegativos y S. aureus.
En adultos jóvenes y adolescentes, N. gonorrhoeae es
el microorganismo causal más frecuente.
S. aureus es responsable de la mayoría de las
infecciones que sufren los adultos de cualquier edad.
Bacilos gramnegativos, neumococos y estreptococos
hemolíticos beta ,están implicados en los casos
observados en adultos de edad avanzada
Artritis
bacteriana no
gonocócica
La artritis infecciosa, debida casi siempre a S. aureus, alcanza su
máxima incidencia en los pacientes con artritis reumatoide como
resultado de inflamación articular crónica, tratamiento con
glucocorticoides, rotura frecuente de nódulos reumatoides.
Manifestaciones Clinicas
En alrededor de 90% de los
pacientes está afectada una sola
articulación, sobre todo la rodilla,
y con menos frecuencia la cadera,
y todavía menos el hombro, la
muñeca o el codo. Las pequeñas
articulaciones de las manos y los
pies son afectadas más a menudo
después de una mordedura o por
inoculación directa. Las personas
que se inyectan drogas por vía
intravenosa presentan infecciones
de columna.
Las manifestaciones habituales consisten :
Dolor moderado o intenso que es homogéneo alrededor de toda la
articulación
derrame
Espasmo muscular
Limitación de los movimientos
Suele haber fiebre de 38.3 a 38.9°C y a veces más alta
insuficiencia hepática
Insuficiencia renal
Artritis gonocócica
La artritis por N. gonorrhoeae
es el resultado de la
bacteremia por la infección
gonocócica o, con más
frecuencia, de la colonización
gonocócica asintomática de las
mucosas de uretra, cuello
uterino o faringe. Las mujeres
están más expuestas durante
la menstruación o en el
embarazo.
Las manifestaciones más
frecuentes
de
infección
gonocócica diseminada son
fiebre, escalofríos, erupción
cutánea y síntomas articulares.
En el tronco y la superficie de
extensión de la parte distal de
los miembros aparece un
pequeño número de pápulas que
se convierten en pústulas
hemorrágicas. Destaca mucho
una artritis migratoria con
tenosinovitis de rodillas, manos,
muñecas, pies y tobillos.
La enfermedad de
Lyme
Debida a infección por la espiroqueta
Borrelia burgdorferi, produce
artritis hasta en 70% de las
personas no tratadas. Días a
semanas después de la inoculación
de esta espiroqueta por la garrapata
Ixodes aparecen artralgias y
mialgias intermitentes, pero no una
verdadera artritis.
Artritis sifilítica
En la sífilis congénita precoz hay hinchazón
periarticular e inmovilidad de los miembros
afectados (seudoparálisis de Parrot) que
complican la osteocondritis de los huesos largos.
Entre los ocho y 15 años de edad aparece la
articulación de Clutton, una manifestación tardía
de la sífilis congénita que consiste en sinovitis
crónica indolora con derrames en las
articulaciones grandes, especialmente las
rodillas y los codos. La sífilis secundaria puede
asociarse con artralgias, con artritis simétrica
de rodillas y tobillos y en ocasiones de hombros y
muñecas, y con sacroileítis.
Artritis por micobacterias
La
artritis
tuberculosa
(representa
aproximadamente 1% de todos los casos de
tuberculosis y 10% de las formas extrapulmonares
de esta enfermedad. La manifestación más
frecuente es una monoartritis granulomatosa
crónica. La enfermedad de Poncet es un cuadro
bastante raro de poliartritis reactiva simétrica que
afecta a los pacientes con formas viscerales o
diseminadas de la tuberculosis. En las
articulaciones no se encuentran micobacterias y
los síntomas desaparecen con los fármacos
antituberculosos.
La osteomielitis tuberculosa, que suele
afectar las columnas dorsal y lumbar (50%
de los casos), la artritis tuberculosa ataca
principalmente articulaciones grandes que
soportan peso, sobre todo caderas, rodillas y
tobillos, y sólo de cuando en cuando
articulaciones pequeñas que no soportan
cargas.
Artritis micótica
Raras veces, los hongos producen una artritis
monoarticular crónica. Los hongos dimórficos
endémicos Coccidioides immitis, Blastomyces
dermatitidis e Histoplasma capsulatum (menos
a menudo) producen una infección articular
granulomatosa secundaria a siembra
hematógena o a propagación directa desde las
lesiones óseas que presentan las personas
con formas diseminadas de la enfermedad.
Las infecciones por Candida que
afectan una sola articulación, en
especial rodilla, cadera u hombro, son
secundarias
a
intervenciones
quirúrgicas,
inyecciones
intraarticulares o a diseminación
hematógena. En quienes usan drogas
por vía intravenosa, las infecciones por
Candida suelen afectar columna
vertebral, articulaciones sacroilíacas u
otras
articulaciones
fibrocartilaginosas.
Artritis vírica
Los virus producen artritis al infectar
el tejido sinovial en el curso de la
infección generalizada o provocan
una reacción inmunitaria que ataca
las articulaciones .
Es raro que los episodios de
inflamación simétrica de dedos de las
manos, muñecas y rodillas
reaparezcan tras un período superior
a un año, pero existe un síndrome de
fatiga crónica, febrícula, cefaleas y
mialgias que puede persistir durante
meses o años.
Virus que causan ARTRITIS
• Alrededor de 10% de los niños y 60% de
las mujeres presentan artritis después de
la infección por el parvovirus B19.
• Virus chikunguña, O'nyong-nyong, Ross
River, Mayaro y Barmah Forest.
• Los pacientes infectados por enterovirus
se quejan con frecuencia de artralgias
• En las mujeres infectadas por el virus
linfotrópico de células T humanas de tipo I
ocurre oligoartritis crónica.
• Virus de la Hepatitis B
Artritis parasitaria
Las artritis debidas a infección parasitaria
son raras. El gusano Dracunculus
medinensis puede provocar lesiones
articulares destructivas en los miembros
inferiores cuando las hembras grávidas de
esta filaria emigran e invaden las
articulaciones o causan úlceras en los
tejidos blandos adyacentes que se infectan
secundariamente.
Se han descrito casos de artritis reactiva
atribuidos a la infección por uncinarias,
Strongyloides, Cryptosporidium y Giardia,
pero es necesario confirmar esta
asociación.
Artropatía de Charcot
A. PIOGENA DEL
PULGAR DERECHO
A. SEPTICA
DE CODO
ARTRITIS
SEPTICA
ARTRITIS
psoriacica
Sindrome de
reiter
BIBLIOGRAFIA
• Harrison. principios de Medicina Interna. 16 edición. McGraw Hill México 2006
•Kumar v., Abbas A.K.,Fausto n. Robbins y Cotran. Patologia Estructural y
Funcional.7ma edicion,elsedier-saunder Mexico 2003, Pag 1313-1314
Descargar

ARTRITIS INFECCIOSAS