INTRODUCCIÓN
Dios creó al hombre con el fin primordial de tener con él una
comunión perdurable e íntima. Para hacerlo no bastó sólo su palabra,
tal como hizo con los demás seres existentes, sino que empleó,
juntamente con los otros dos Personajes de la Trinidad, su intelecto y
sus manos llenos de ternura y amor para tomar un pedazo de la
Tierra: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra
imagen, conforme a nuestra semejanza (Gén. 1.26).
Luego procedió a moldearlo hasta quedar satisfecho con la forma,
para luego desprenderse de una parte intrínsecamente de Él al soplar
en su boca: …sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre
un ser viviente (Gén. 2.7). Ahora tenía ante sí, la cumbre de su
obra, la corona de su creación. Al ente que podía comprenderlo y
entenderlo, su imago dei, es decir su imagen y semejanza: El ser
humano. El que de alguna manera venía a sustituir la gran pérdida
que hubo en el cielo un tiempo antes, cuando el rebelde querubín que
con sus ángeles seguidores se reveló y tuvo que se lanzado a los
abismos.
• Nadie sabe por cuanto tiempo el Creador pudo mantener la
intimidad con su obra cumbre, pero lo que si nos ha llegado por
medio de la Biblia es la triste información de que el ángel caído
pudo hacer rodar al hombre en el mismo hoyo de vanidad del que
él, por sí mismo, fue objeto. Pero también, por la misma Sagrada
Escritura, sabemos cuantas veces Dios en su insondable, e
incomprensible por la lógica humana, amor y misericordia ha puesto
todo de su parte para restablecer la relación pérdida, tal como nos
lo anuncia el escritor de la epístola a los Hebreos: (1.1) “Dios,
habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en
otro tiempo a los padres por los profetas.”
• Al de decir, estas “maneras” y “otros tiempos” se refiere a las
diferentes dispensaciones y los pactos que Dios ha hecho con los
hombres a fin de volver a relacionarle son Él, pero pocos fueron los
que entendieron a estos santos hombres, lo cual no llenó las
expectativas de Dios, quien no quiere que nadie se pierda, tal como
nos lo dice en: El Señor no retardar su promesa, según
algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para
con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que
todos procedan al arrepentimiento (2 P.3.9).
• Por lo que no escatimó en enviar a su propio Hijo para hablarnos
directamente por Él: En estos postreros días nos ha hablado
por el Hijo… (Heb. 1.2). En esta parte de la Escritura nos habla del
Nuevo Pacto dentro de la Dispensación de la Gracia y a través
del cual el amor de Dios se hace mucho más incomprensible para la
mente humana.
• Esas dispensaciones y pactos serán el objeto de estudio de este
manual, esperando que la travesía por cada una de sus páginas nos
haga más accesibles a la comprensión del Amor de Dios y más
obedientes a su Palabra.
• LECCIÓN 1
• DISPENSACIONES y PACTOS
• GENERALIDADES
•
• CONCEPTO DE DISPENSACIÓN: El vocablo dispensación
•
•
•
•
proviene del griego oiconomía cuyo significado es “mayordomía”,
término que a la vez deviene del latín maior que quiere decir “el
mayor” y domus “casa”. De ahí que la palabra significa: “el mayor
de una casa” o “el administrador”.
Las dispensaciones vienen a dar a conocer una manera en que
Dios prueba al hombre, lo cual se muestra en los cambios o
procesos del trato de Dios hacia la humanidad de acuerdo a los
siguientes factores:
El pecado,
La responsabilidad del hombre.
Ef. 1.10: 10De reunir todas las cosas en Cristo, en la
dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que
están en los cielos, como las que están en la tierra.
• Ef. 3.2: Si es que habéis oído de la administración de la
gracia de Dios que me fue dada para con vosotros.
• A través de las dispensaciones estudiaremos la manera en que el
Señor nuestra su autoridad sobre la historia del mundo poniendo de
manifiesto su plan divino sobre todas las generaciones de seres
humanos que han existido y existirán.
•
• Según lo vemos en la Palabra de Dios, las dispensaciones son siete:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
La Inocencia.
La Conciencia.
El Gobierno humano.
La Promesa.
La Ley.
La Gracia, y
El Milenio.
Los pactos y las dispensaciones van directamente relacionados,
tanto en el tiempo, como en las promesas. Algunos ya se
cumplieron en su totalidad según la dispensación, y otros están por
cumplirse.
• PACTO
• CONCEPTO DE PACTO: El diccionario define la palabra pacto de la
siguiente manera: “Acción y efecto de pactar. Convenio, acuerdo
firme entre dos o varias partes”. O sea, un contrato formal,
solemne y obligatorio especialmente para cumplir alguna acción o
transferir bienes, por lo general modificado bajo ciertas condiciones
o cláusulas.
• Las Dispensaciones y los Pactos
• Los pactos que Dios ha hecho con el hombre vienen a ser el centro
de toda las Sagradas Escrituras y estos son ocho:
1. Pacto en el Edén.
2. Pacto con Adán.
3. Pacto con Noé.
4. Pacto con Abrahán.
5. Pacto con Moisés.
6. Pacto Palestino.
7. Pacto con David, y
8. Nuevo Pacto.
• Aunque la palabra pacto no se usa en Gn 1–3 ni aparecen todos los
elementos tradicionales, el Antiguo Testamento se refiere una vez a
la relación establecida entre Dios y Adán como a un pacto, en el
libro del profeta Oseas: 6.7: Mas ellos, cual Adán, traspasaron
el pacto; allí prevaricaron contra mí. 8Galaad, ciudad de
hacedores de iniquidad, manchada de sangre.
• SIGLO O EDAD
• Este es otro factor importante que debemos de considerar. En las
Sagradas Escrituras cada siglo o edad tiene que ver con los cambios
violentos y trascendentales que se producen en el mundo. Estas
etapas envuelven tres grandes acontecimientos:
• Antediluviano.
• Presente.
• Venidero.
• Durante tales períodos los cambios que se dan en la biosfera o
superficie de la Tierra son, como ya apuntamos, violentamente
significativos: Gén. 7.11,23: 11El año seiscientos de la vida de Noé,
en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día fueron
rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los
cielos fueron abiertas. 23Así fue destruido todo ser que vivía sobre
la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles, y las
aves del cielo; y fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé,
y los que con él estaban en el arca.
• Gén. 8.15,17: 15Entonces habló Dios a Noé, diciendo: 16Sal del
arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.
17Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de
bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás
contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y multiplíquense sobre
la tierra.