Los castillos
El principio de los castillos
•
•
•
Los siglos VIII y XV, su origen es más antiguo y tienen precedentes en la arquitectura
militar de la Grecia clásica. En la Alta Edad Media se utilizaba como cerco defensivo
una mera empalizada de madera, pero la evolución del armamento y de las técnicas
militares hicieron inservible este procedimiento; más adelante, se confió en la solidez
de las construcciones en piedra y en la altura de los muros que con este material
podía alcanzarse.
Aunque los castillos proliferaron durante la Edad Media, el castillo no sólo cumplía
funciones puramente castrenses, sino que servía también de residencia a los
señores de la nobleza y a los propios reyes, llegando con el tiempo a ser un
auténtico palacio fortificado. Si bien podía estar enclavado en los núcleos urbanos, lo
común es que se situase en lugares estratégicos, normalmente en puntos elevados y
próximos a un curso de agua para su abastecimiento, desde donde pudiera
organizarse la propia defensa y la de las villas que de él dependían.
A partir del siglo XVI, con el ocaso del feudalismo y la consolidación de las
monarquías absolutistas, la nobleza propietaria de los castillos los fue abandonando
a cambio de mansiones palaciegas en la corte. Por este motivo, y porque quedaron
obsoletos en su función militar, los castillos perdieron todo interés y decayeron hasta
la actual ruina de la mayor parte de todos ellos.
Los castillos
• Partes de los castillos
Los castillos
•
La cerca
Todo el recinto va cercado de una alta y gruesa muralla, generalmente
transitable por el adarve, un camino que la recorre en su parte superior. De
trecho en trecho, se intercalan en la muralla cubos o torreones que
permiten diversificar los ángulos de tiro y defender mejor las cortinas. Todos
los lienzos suelen estar rematados por almenas para la protección de los
defensores. También es habitual disponer de matacanes y garitas voladas
para mejorar las condiciones de tiro sobre los asaltantes. Al pie de la
muralla y rodeándola por el exterior se abre a veces un foso para impedir la
aproximación del enemigo; se salva con puentes levadizos. Puede haber
más de un anillo defensivo amurallado.
•
la torre del homenaje
Es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las
funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias principales
y, en ocasiones, los almacenes de víveres. Se encuentra en la posición
más abrigada en relación con un posible ataque exterior, de forma que si
sucumbiese el resto de las defensas, esta torre proporcionase un último
refugio.
Generalmente es más alta que el resto del conjunto, sus dimensiones
pueden ser de hasta 40 metros. La torre del homenaje más alta en España
es la del Castillo de los Sotomayor Zúñiga en Belalcázar (Córdoba).
Los castillos
•
•
•
•
•
El patio de armas
Constituye un espacio central que en algunos casos recuerda
los claustros monásticos. En torno al patio se distribuyen determinadas
estancias, como la capilla (cuando la hay), la sala de recepciones, las
naves para acuartelamiento de la tropa, la armería, etc. La entrada al
castillo se produce a través del patio de armas; desde él se accede al resto
de las dependencias como pasillos de acceso a las mazmorras o incluso a
pasadizos secretos de huida, que suelen estar reservados al señor.
otros ementos:
Barbacana
Así se llama a una fortificación de defensa adicional, en el lado más
avanzado del foso. Protegía puertas, cabezas de puente o cualquier otro
lugar que fuese punto débil. Se le llama también revellín.
Liza
El espacio más o menos ancho que uno encuentra nada más atravesar el
puente levadizo, a derecha e izquierda, entre la muralla que rodea el
castillo y el edificio. Está a ras del suelo, mientras que el adarve está en
altura.
Aljibe o Pozo
Se trata del depósito para almacenar el agua casi siempre obtenida con
aportaciones de acarreo; a veces el sistema permitía almacenar también el
agua de lluvia. Generalmente estaba construido bajo tierra.
Los castillos
•
Almena
La almena, también llamada merlón, es un elemento arquitectónico típico de
la arquitectura militar medieval. Aquí se guardaban las armas y demás
instrumentos de guerra.
•
Ladroneras
Los hombres que luchan desde la parte más alta de los abruptos muros del
castillo no pueden disparar o atacar de ningún otro modo a los enemigos
situados en la base del muro, sin exponerse a las flechas. Los castillos se
mejoraron con ladroneras que eran fortificaciones y almenas que
sobresalían en la parte superior de los muros y protegían a los defensores.
Así, estaban más protegidos al atacar a los hombres que se encontraban
debajo o escalaban el muro. Las ladroneras dificultaban la toma del castillo.
•
Matacanes
En la parte inferior de las ladroneras se situaban trampillas denominadas
matacanes. Se podían abrir y los defensores podían lanzar flechas y tirar
piedras, agua hirviendo o arena muy caliente.
¿Quién
vivía
en
los
Castillos?
¿Quién vivía en los castillos?
•
•
•
•
•
El rey: En la época feudal aún en algunas naciones monárquicas actuales, suelen
atribuirse al monarca poderes divinos, por lo cual es considerado el elegido o
enviado de Dios para gobernar. En la Europa occidental, los reyes han habitado
siempre grandes y lujosas construcciones, principalmente palacios y castillos, donde
gozaron de privilegios materiales.
Barón: Los barones eran los nobles más poderosos. Obtuvieron sus feudos
directamente del monarca (rey), A cambio de estas importantes haciendas, cada
barón debía proveer varios miles de hombres para que pelearan en defensa del rey.
De otro modo, debían pagar un tributo.
Señor: Los señores, o caballeros (Sir) obtenían feudos de los barones a cambio de
servicios militares. A diferencia de los extensos feudos de los barones, la hacienda
de un señor podía ser pequeña, a menudo tan solo una aldea, con su castillo o
mansión fortificada.
Campesinos: A los campesinos medievales se les asignaban pequeños terrenos,
parte del feudo del señor local, que ellos podían cultivar. debían entregar parte de
sus productos al señor, dueño de todas las herramientas que ellos empleaban en su
trabajo.
Funcionarios: El senescal era uno de los funcionarios más importantes del señor, el
se encargaba de llevar las cuentas y organizaba el trabajo de la mansión. El alguacil
asignaba trabajos a los campesinos y el magistrado principal supervisaba el trabajo
en el campo.
¿Quién vivía en los castillos?
• Mujeres y niños: La mayoría de las mujeres medievales pasaba
sus días en casa, cuidando del hogar y los niños. Hacían muchas
cosas, desde hilar y tejer hasta llevar cuentas. Todo cuanto poseía
la mujer, pasaba a manos de un esposo cuando se casaba.
• La dama: La esposa de un caballero supervisaba la cocina, llevaba
las cuentas de la casa, criaba a los niños y entretenía a las visitas.
También colaboraba en la administración de la hacienda cuando su
marido estaba ausente. La mayoría de las mujeres usaba ropa de
lana o de lino, pero las nobles se vestían más a la moda, con
festones de piel y tocados elaborados.
• El paje: Era un niño de familia acomodada, que era enviado a casa
de un señor importante para aprender acerca de la vida en la corte,
incluidos el comportamiento cortesano y como servir a un caballero.
Descargar

Los castillos