LA LEYENDA DE
“CHUCHO EL ROTO”
• Jesús Arriaga, joven de 20 años de edad y de
complexión robusta y muy fuerte, fue un buen estudiante
muy querido por sus compañeros, tras la muerte de su
padre, se vio obligado a buscar trabajo para mantener a
su madre y hermana, con los conocimientos de dibujo
que tenia y que adquirió en los años que estuvo en el
colegio pronto hizo progresos envidiables en una
carpintería y al cabo de dos años no sólo llegó a
sobrepasar a sus compañeros sino que aún aventajó a
sus maestros.
•
Un día llegó a la puerta del taller un caballero
solicitando los servicios de un ebanista, se le
encomendó a Jesús que fuera a la avenida Bucareli
para que examinara una sillería de talla italiana que
pertenecía a dos señoritas de la alta alcurnia.
Ahí conoció y se enamoró de Matilde, una señorita
soltera y rica sin más parientes que su tía Carolina y su
tío Don Diego de Frizac. Ella queda embarazada pero
no se casaron ya que ella se avergonzaba de él por ser
tan pobre provenir de una familia muy humilde.
Cuando su tío Don Diego se entera del estado de su
sobrina hacen planes para abandonar la hacienda, al
mismo tiempo notifican a sus amistades que se van de
vacaciones a Europa.
Dos años después regresan a México con una
hermosa y bella niña de nombre Dolores que según
ellos habían adoptado en Francia, él en un descuido de
su madre la secuestra y la lleva a casa de su hernama,
pero fue seguido por la policía y tuvo que huir dejando a
su madre que estaba en agonía y a su hermana.
Pasó el tiempo y las hazañas de chucho
el roto llenaban las columnas de los
periódicos en las que se describía de los
robos con habilidad y con valor de este
famoso bandido, la fama de “chucho el
roto” volaba por toda la república, robaba
a los hacendados, ricos políticos y
agiotistas para repartir gran parte con la
gente necesitada.
Las autoridades federales tomaron cartas en el
asunto cuando comprendieron que era un peligro para
la paz de la república.
Es capturado por primera vez en una cabaña cerca
de Texcoco y llevado a la cárcel de Belén, es juzgado en
Pachuca y enviado a San Juan De Úlúa, el tan famoso
presidio donde nadie volvía, debido a las condiciones
antihigiénicas abundaban plagas como la fiebre amarilla
y viruela negra.
Chucho el Roto se escapa dos veces de la cárcel de
San Juan de Ulúa, pero en su tercer escape es
descubierto y perseguido en una lancha, fue detenido
mal herido de una pierna y remitido a la sala de
tormentos donde fue azotado 300 veces, desmayado
fue llevado a la enfermería.
La hernama de Jesús recibe la noticia de
que esta agonizando, ella avisa a Lolita y a
Matilde y se trasladan a verlo.
Cuando Matilde estuvo frente a Jesús con
humildad dio un beso en la frente a aquel
hombre que había amado con todo su corazón,
él le responde con voz entrecortada que la
perdonaba y extendiéndole su mano, y murió.
Todos quedaron muy asombrados cuando
vieron su alma salir del cuerpo y subir al cielo.
En el malecón desembarcaron la caja con el
cadáver entregándoselo a Matilde.
• Hasta la fecha nadie sabe donde quedó
sepultado el cadáver. Dicen que se lo
llevaron a México y otros, que fue
sepultado en el antiguo cementerio que se
encontraba donde hoy yace el parque
ecológico, de él sólo queda la leyenda del
bandido generoso: Jesús Arriaga alias
“CHUCHO EL ROTO.”
Descargar

LA LEYENDA DE “CHUCHO EL ROTO”