Dijiste que nadie me amaría
jamás como tú…
y no mentías.
Nadie me había amado nunca tanto hasta sacar de mí
todo lo bueno y dejarme vacía.
Nadie había querido pasar tanto tiempo conmigo,
hasta dejarme sin tiempo propio.
Nadie había deseado conocer tanto mis
pensamientos que hubiese terminado prediciéndolos y
controlándolos.
Nadie me había pedido perdón tantas
veces, prometiéndome cambiar, para luego
hacerme sentir culpable otra vez.
Nadie me había abrazado tan fuerte,
que con su fuerza, me hubiese roto hasta
los huesos.
Me has roto
el corazón…
Y las ilusiones que tenía sobre como sería mi vida, mi
futuro, mi familia.
Me has roto la relación con mis hijos e hijas, les has
enseñado un camino de falta de respeto, miedo y sumisión.
Has roto mi relación con la gente que me quería, porque no
entiende que son el miedo y la dependencia lo que aún me ata
a ti.
Has conseguido que mi cuerpo no me guste, que mis ojos
parezcan más viejos, que crea que no valgo nada y que lo hago
todo mal.
Ya no sé quién soy, porque vivo atemorizada de hacer
o decir algo que te moleste, e intento anticiparme a tus
deseos y necesidades para protegerme.
Mi vida y felicidad, mis esperanzas, mi capacidad de
decidir y de afrontar nuevos retos, mis sueños… están rotos.
Me has roto…
CAMPAÑA MUNICIPAL CONTRA
LAVIOLENCIA HACIA LAS MUJERES
AYUNTAMIENTO DE GRANADA
Concejalía de Igualdad de Oportunidades
Centro Municipal de Atención a la Mujer
Descargar

Dijiste que nadie me amaría jamás como tú…