Primera audición de curso para 3º de la E.S.O.
En un momento dado tuvo que existir la necesidad de fijar los sonidos para dejar
por escrito cómo debía cantarse o ejecutarse una canción, para esquivar el olvido,
para evitar que se perdiese una melodía.
La primera partitura que conocemos procede de la Antigua Grecia. Está datada en
algún momento de los primeros 100 años de la historia de occidente y aparece en
una columna funeraria.
Encontrada originalmente al suroeste de Turquía, contiene un
fragmento de texto con notación musical alfabética hallado en una
columna de mármol puesta sobre la tumba que había hecho
construir Seikilos para su mujer. Se le perdió el rastro a principio de
los años 20 del siglo XX, pero fue encontrada en casa de una señora,
que la tenía para sujetar macetas. Actualmente, la piedra se encuentra
ahora en el Museo Nacional de Copenhage.
Ethos es una palabra griega (ἦθος) que significa "costumbre" y, a partir de
ahí, "carácter, personalidad". Es la raíz de términos como ética.
Tanto la música como el texto que acompaña esta breve melodía, tienen
un mismo carácter y es que, aunque se trate de una pieza triste, sin
embargo, no es completamente melancólica. Eso sucede con el texto,
dado que, aunque sea un epitafio, sin embargo, lo que hace es animar a la
vida, empujar a disfrutar del tiempo que se tiene porque eso es algo que se
va y nunca regresa.
Mientras estés vivo, brilla,
no dejes que nada te entristezca,
porque la vida es demasiado corta,
y el tiempo se cobra su derecho
Frases musicales.
Son cuatro, esta es
la primera.
Comienzo similar
en frases 3 y 4
Cuatro notas que
se repiten en forma
de eco
Señal de algunas de las
vocales largas,
acompañada de notas
largas en la melodía
Final de la segunda
frase, que se repite
en la tercera. Como
el tiempo
Notas más grave. La otra
estrella es la más aguda.
El intervalo entre ellas es
de una octava.
Descargar

Epitafio a Seikilos