LOS ELEMENTOS DEL LENGUAJE
MUSICAL
LA MELODÍA
LA MELODÍA
¿Qué sucede con la música que es como si estuviera siempre
en el ambiente? Algo tiene la música que en muchas
ocasiones no podemos despegarnos de ella, es como si la
tuviésemos tatuada en nuestro cerebro y no nos quedara
otro remedio que silbarla o tararearla.
Eso es porque la melodía, uno de los elementos del lenguaje
musical, “se pega”. El motivo es que la melodía es el
elemento de la música que percibimos con mayor facilidad y
que más sencillo resulta retener en la memoria.
Por eso vamos a ver qué tienen las melodías que tanto nos
atraen.
¿QUÉ ES ESO DE LA MELODÍA?
La melodía es uno de los elementos del lenguaje musical. Es capaz de modificar nuestro estado de
ánimo: alegrarnos, entristecernos, emocionarnos, etc. Por eso la melodía ejerce un atracción muy
fuerte, y de ella depende, en gran parte, el resultado final de la obra musical.
Es muy difícil decir por qué unas melodías tiene más éxito que otras, o por qué a algunas personas
les gustan melodías que a otras no: no hay unas normas estrictas para componer un buena melodía.
De la misma manera que el ritmo hace que nos movamos, una melodía puede cambiar nuestro
estado de ánimo, pero la reacción a cada melodía es completamente personal.
A lo largo de este tema veremos cómo se estructuran las melodías y cuáles son los elementos que la
vertebran. La melodía es la conjunción de un ritmo al que se le añaden una serie de alturas.
Esto que tenemos aquí es un ritmo en el que
hay figuras de negras y corcheas. Podemos decir
que este es el componente horizontal de la
música
Esto otro, son una serie de notas, con altura
definida, pero sin duraciones. Podemos decir
que este es el componente vertical de la música.
Si unimos ambos componente, lo que nos
queda es una sucesión de duraciones y alturas, y
esto es lo que denominamos MELODÍA
Ahora podemos entender el siguiente diagrama:
Como ves, las barras azules van moviéndose
verticalmente para arriba y abajo porque tiene altura.
Pero esas mismas barras no tiene la misma longitud,
porque dependiendo de su duración son más largas o
más cortas.
Por tanto, podemos decir que una MELODÍAS es una sucesión de sonidos de diferentes
alturas, animados por un ritmo y que expresan una idea musical. De esta forma, el
discurso musical queda articulado según diferentes melodías que se van sucediendo y que
pueden surgir según una idea trabajada y preconcebida que es compuesta, o ser fruto de la
momento, lo que da lugar a la improvisación del intérprete.
Los elementos que constituyen las melodías son, en primer
lugar, los intervalos, y en segundo lugar, la escala, que es
la organización de las alturas dentro de un determinado
sistema y nos dirá qué notas emplear para hacer dichas
melodías.
LOS INTERVALOS. CLASIFICACIÓN
Un intervalo es la distancia en altura que hay entre dos notas. Para poder
medir la distancia, tenemos que saber cómo se miden. La altura se mide en
tonos y semitonos, teniendo en cuenta la distancia entre cada una de las
notas.
Los intervalos se clasifican de la siguiente manera:
1. SEGÚN LA DISTANCIA: Para clasificar y determinar correctamente cómo es un intervalo
debemos medir la distancia que hay entre las diferentes notas, contándolas todas ellas (incluyendo
tanto la primera como la última) y posteriormente contar la distancia de tonos y semitonos que hay
entre ellas.
2. SEGÚN LA DIRECCIÓN: Los intervalos
pueden ser ascendentes o descendentes,
dependiendo de si la primera nota es más grave
o más aguda que la segunda. Si la primera nota
es más grave, el intervalo será ascendente, y si
es más aguda, será descendente.
• SEGÚN LA DISPOSICIÓN: Los intervalos pueden ser melódicos o armónicos. Si las
notas que forman el intervalo se tocan sucesivamente, es decir, una después de la otra,
estamos ante un intervalo melódico, y la sucesión de varios de ellos dará lugar a un
melodía. Si las notas que forman el intervalo se tocan simultáneamente, es decir, a la vez,
estamos ante un intervalo armónico.
• SEGÚN LA SEPARACIÓN: Los intervalos
pueden ser conjuntos o disjuntos. Si las
notas que forman el intervalo están seguidas,
entonces estamos ante un intervalo
EL UNÍSONO: El término unísono
conjunto. Cuando una melodía se forma a
significa “un sonido” y se denomina
través de estos intervalos, se dice que es una
unísono a la sucesión o simultaneidad de
melodía formada por grados conjuntos. Si
la misma nota.
por el contrario, las notas que forman el
intervalo están separadas, hay una nota que
se han saltado, entonces estamos ante un
intervalo disjunto.
TIPOS DE MELODÍAS SEGÚN SU PERFIL MELÓDICO
Existen muchos tipos diferentes de melodías, dependiendo de su diseño o perfil, es decir, de la
línea que tracen las notas que forman parte de dicha melodía. Los tipos de melodías son los
siguientes: ascendente, descendente, ondulada, lineal y quebrada.
Si trazamos líneas sobre las cabezas de las notas,
podremos identificar perfectamente a qué tipo de
melodía pertenece cada una de ellas
TIPOS DE MELODÍAS SEGÚN SUS INTERVALOS
Dependiendo del tipo de intervalos melódicos que compongan las melodía podemos tener dos tipos:
1. Las melodías por saltos, en las que los intervalos que forman la melodía son disjuntos, es decir, se
saltan al menos una nota. Mira este ejemplo:
2. Melodías por grados conjuntos, en las que los
intervalos que forma la melodía son en su mayoría
intervalos conjuntos, es decir, pasan de una nota a
otra sin saltarse ninguna. Mita este ejemplo
TIPOS DE FRASES MUSICALES
La melodías se estructuran en frases musicales, de forma parecida a lo que ocurren en el lenguaje hablado o
escrito. Al igual que en un texto podemos encontrar distintos tipos de oraciones (enunciativas, interrogativas,
exclamativas, exhortativas), una melodía puede tener dos tipos de frases. Estas frases suelen ir separadas por
cadencias o reposos, que es el equivalente a un signo de puntuación en lenguaje escrito. Las frases musicales
son:
FRASES CONCLUSIVAS: Estas son las que
provocan la sensación de reposo, de relajación,
de que la idea musical ha terminado. Esto se
consigue cerrando la melodía en el primer
grado de la escala o tónica. En lenguaje escrito
equivaldría la punto.
FRASES SUSPENSIVAS: Estas son las que
provocan la sensación de falta algo que todavía
no ha terminado. Para lograr este efecto la
frase tiene que terminar en otro grado que no
sea la tónica, como por ejemplo en el II, V o
VIII. En lenguaje escrito equivaldría la coma.
Descargar

LOS ELEMENTOS DEL LENGUAJE MUSICAL