La Banda Oriental
en el siglo XVIII
Posesiones europeas en América
En el siglo XVIII la
mayor parte del
continente dependía del
Reino de España. El
resto estaba repartido
entre Portugal,
Inglaterra, Francia y
Holanda
Cuando los reyes
españoles de la familia
de los Borbones
llegaron al trono, ya
hacía dos siglos que
España dominaba
América.
Los reyes Borbones
crearon divisiones
territoriales más
pequeñas, para vigilar
más de cerca a los
funcionarios y defender
los territorios
americanos de los
ataques de los países
enemigos de España.
Virreinatos
Hispanoamericanos
De esta manera,
Hispanoamérica, quedó
dividida en cuatro Virreinatos y
cuatro Capitanías. Las
capitanías estaban ubicadas
en zonas de difícil defensa, por
sufrir ataques de los piratas o
de indígenas hostiles.
Para gobernar estas regiones
se prefirió elegir, funcionarios
de origen español en lugar de
criollos*, por ser personas de
confianza al rey.
*Criollos: hijos de padre
y madre españoles
nacidos en América.
Sistema de Flotas y Galeones del
comercio colonial
Las relaciones comerciales entre España y América
también sufrieron modificaciones. El sistema de
flotas y galeones se sustituyó por el de Registro
que consistía en inscribirse en un Registro,
pudiendo elegir la ruta y la fecha de viaje. Se
habilitaron más puertos en España y en América,
entre los puertos americanos habilitados se
encontraban Buenos Aires y Montevideo.
El MONOPOLIO español se mantuvo, España no
permitió el comercio de América con extranjeros,
por lo tanto el contrabando siguió realizándose.
Gráfica sobre la Composición étnica de la sociedad
Hispanoamericana a finales del siglo XVIII.
La sociedad hispanoamericana
continuaba dividida de acuerdo
al color de la piel. En el siglo
XVIII, los blancos eran el grupo
privilegiado. A él pertenecían los
españoles y los criollos, que
eran los blancos, hijos de
españoles, nacidos en América.
La mayoría de la población
estaba integrada por los no
privilegiados: indios, negros y
mestizos. Este sector en el siglo
XVIII, no había mejorado su
situación y los blancos
continuaban despreciándolos.
Por ello, en varias ocasiones
manifestaron su descontento a
través de violentas rebeliones.
Fuente:
http://www.juntadeandalucia.es/averroes/iesalfonso_romero_barcojo/departamentos/sociales/uudd_so
ciales/sigloxix/index_sigloxix.html
Actividad:
•
Enumera los distintos grupos étnicos que
existían en la sociedad hispanoamericana,
definiendo que es un criollo, un mestizo y un
indio, buscando sus definiciones en internet.
•
Relaciona el peso demográfico de cada grupo
con su poder político y económico.
Organización de la sociedad
hispanoamericana en siglo XVIII
Capitales virreinales
Lima, la Capital del Perú en el siglo XVIII.
Las capitales de los Virreinatos
continuaban siendo las ciudades más
importantes: México, Lima, Buenos Aires y
Santa Fé de Bogotá.
El desarrollo del comercio permitió además
el desarrollo de ciudades – puerto, como
Cartagena, Veracruz, Portobelo, Acapulco,
La Habana y Panamá.
Creación del Virreinato del
Río de la Plata en 1776
Virreinato del Perú
Virreinato del Río de la Plata
Los territorios del Río de la Plata eran gobernados desde Lima, capital del Virreinato del Perú,
pero como el Río de la Plata quedaba muy lejos no podía ser bien gobernado. Además, los
ingleses y portugueses, aprovechando la falta de vigilancia, intentaban apoderarse departe de
estos territorios. Por estas razones en el año 1776, los reyes Borbones crearon el Virreinato del
Río de la Plata.
El nuevo virreinato, con capital en Buenos Aires, comprendía los actuales territorios de
Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay, parte de Brasil y parte de Chile.
Economía ganadera
Buenos Aires, la Banda Oriental, Santa
Fe, Corrientes y Entre Ríos, tenían una
economía fundamentalmente
ganadera. El ganado se había
multiplicado notablemente en estas
regiones.
La matanza indiscriminada del ganado
que llevaban a cabo en la vaquerías*
provocaron la disminución de los
animales y debió prohibirse esa
actividad.
Surgió así la estancia, donde el ganado
cimarrón fue reemplazado por ganado
amansado, muchas veces marcado,
propiedad del dueño de la estancia.
*vaquerías: cacería de
ganado
Con la actividad ganadera, fue surgiendo un
típico personaje rioplatense, el GAUCHO,
que desempeñará un importante papel en las
revoluciones de la región.
El Gaucho
Este tipo social se relaciona con un medio geográfico y económico
determinado: la pradera, la explotación extensiva del ganado, la falta de
límites sobre la propiedad de la tierra, la libertad del hombre a caballo, el
acceso al alimento y el ingreso a través del contrabando.
Se cree que los primeros gauchos aparecieron en la época de las
vaquerías cuando algunos integrantes de éstas permanecieron en la Banda
Oriental, desvinculándose de sus antiguos patrones. Se dedicaron a faenar
por su cuenta y a vender cueros de contrabando.
A los primeros gauchos, posiblemente santafesinos o bonaerenses, se les
unieron luego los indios tapes fugados de las misiones, o portugueses que
se separaban de las partidas venidas desde el norte a recoger ganado. El
gaucho fue el habitante típico de nuestra campaña. Mezcla de indios,
españoles y portugueses, formó parte de la población errante del medio
rural. Había gauchos blancos, mestizos, indios y negros porque lo que los
distingue es su tipo social, su modo de vida y no la raza.
Sus propiedades eran lo puesto, su caballo, el lazo, el cuchillo, las
boleadoras.
No tenían patrón, ni ocupación estable. Vagaban libremente por el campo,
realizaban tareas ocasionales, dormían cuando llegaba la noche y mataban
alguna res para comer
Para el gaucho no existía la ley y hacía justicia por su propia mano; hacía
alarde de su valor y su principal enemigo fue la autoridad.
Los campos sin fronteras, le permitían cabalgar sin límite, la existencia de
abundante ganado le daba alimento y cueros para intercambiar por otros
productos como caña, tabaco y yerba.
No dependía de un salario para vivir, era de reacciones rápidas y peleador.
No tenía sentido de la propiedad, sus posesiones eran su caballo, su
cuchillo, su lazo y sus boleadoras, también su guitarra.
Los saladeros
Derivada de la
ganadería
surgieron
industrias que
tuvieron
especial
importancia en
la región: la del
charque o
carne salada,
que se
realizaba en los
saladeros y la
del sebo, que
se empleaba
para la
fabricación de
velas y jabón.
El saladero, Buenos Aires, Pellegrini, acuarela c. 1830
La Banda Oriental
La Banda Oriental era una Gobernación, y
comenzaba a adquirir importancia en el
Río de la Plata. Lentamente se fue poblando y
se fundaron pueblos, principalmente en la
frontera, para detener a los portugueses que,
desde Brasil, pretendían apropiarse de estos
territorios.
La población de la Banda Oriental en 1800,
ascendía a 30.000 habitantes, de los cuales
15.000 vivían en Montevideo y alrededores.
En la época colonial se conoció al país como Banda
Oriental, porque era el territorio más al Oriente que
poseían los españoles en América. Hasta hace algunas
décadas, los habitantes del país solían llamarse
familiarmente orientales, aunque el gentilicio correcto y
reconocido en las normas es uruguayos. Orientales como
gentilicio frecuente internamente y en los países vecinos
está cayendo en desuso.
La población era tan escasa que toda junta sólo
hubiera ocupado la mitad del Estadio Centenario
El Uruguay indígena y español
El Uruguay anterior a su descubrimiento por los españoles
en 1516, estaba poblado por unos pocos millares de
indígenas a los que el conquistador europeo llamó
charrúas, minuanes, bohanes, guenoas, yaros, chanaes y
guaraníes; pueblos que también se extendían por los
vecinos Argentina y Brasil.
Los charrúas, eran mayoría, tenía el nivel cultural
de los cazadores superiores; los chanaes
practicaban también una agricultura incipiente; los
guaraníes conocían formas algo más avanzadas
de la agricultura. Pero todos ellos eran
fundamentalmente cazadores, canoeros y
pescadores. Algunos escasos restos arqueológicos
testimonian la práctica de cerámica decorada así
como el tallado de la piedra.
La llegada de los europeos y del ganado vacuno y
caballar que estos abandonaron a comienzos del
siglo XVII en territorio uruguayo, modificaron el
hábitat, la demografía y las costumbres de esos
indígenas. Convertidos en diestros jinetes
cazadores de vacas, terminaron diezmados por la
viruela y la persecución del hombre blanco por
cuanto su cultura los tornó hostiles a las formas de
trabajo que trajo el conquistador español.
Motivos de la colonización
Hernando Arias de Saavedra, Hernandarias
La Banda Oriental, designación que
los españoles dieron al territorio
uruguayo, fue una región de
colonización tardía,
contemporánea sobre todo de la
España de los Borbones en el
siglo XVIII.
Se pobló por tres motivos
fundamentales:
1. la calidad de su pradera natural
combinada con la multiplicación
del ganado abandonado por los
españoles en sus llanuras;
2. las ventajas de Montevideo como
único puerto natural del Río de la
Plata;
3. y la condición de territorio
fronterizo en permanente disputa
entre las coronas de España y
Portugal.
Antonio Pena, uruguayo (1894-1947)
Monumento histórico.Bronce y granito gris. Ubicado en Rbla 25 de Agosto de 1825
entre Ituzaingó y Juan Carlos Gómez.
Estatua de pie sobre un basamento que emerge de un estanque. Detrás de ella, una pantalla de
granito con escenas alegóricas grabadas. El personaje viste atuendo militar de época (yelmo,
coraza y espada), con capa en el brazo derecho y la mano izquierda en alto.
Entre 1607 y 1608, habiendo cruzado el río Uruguay al frente de una expedición, recorrió la costa
de ese río hasta llegar al Río de la Plata, y bordeando las costas de este último, alcanzó en
1607, la desembocadura del río que llamó de Santa Lucía.
Pocos años después, Hernandarias volvió a viajar a la “Banda Oriental” transportando una
importante tropa de ganado vacuno, dando origen a lo que constituyó una gran riqueza
ganadera; cuya explotación fue una de las razones determinantes de los importantes procesos
históricos que culminaron en la efectiva colonización del territorio uruguayo, que había quedado
despoblado por parte de los españoles.
La abundancia del ganado vacuno, que se reprodujo ampliamente debido a las condiciones
favorables de las pasturas del territorio, atrajo por el norte las incursiones de los portugueses
desde el Brasil, así como el establecimiento furtivo de campamentos de faeneros, dedicados a
obtener el cuero, que era inicialmente el único producto aprovechado de ese ganado.
También determinó que los portugueses fundaran posteriormente la Colonia del Sacramento, y
que el gobierno español decidiera fundar Montevideo.
Ciudades coloniales
Puerta de entrada a Colonia del Sacramento.
Las ciudades y villas tuvieron a
menudo su origen en la lucha
hispano-portuguesa, por ejemplo
el primer establecimiento europeo
importante, la Colonia del
Sacramento portuguesa en 1680,
o el Montevideo español fundado
entre 1724 y 1730. El carácter de
frontera móvil del territorio influyó
también en su economía facilitando el contrabando y la
burla del monopolio comercial
español - y en la sociedad,
ambientando en sus pobladores la
actividad ecuestre y el oficio de las
armas.
Sus callejuelas
empedradas, los
grandes faroles y
los techos
centenarios...
Montevideo amurallada, vista desde playa Ramírez- 1800
Apostadero Naval,
vista desde Zabala
hacia el puerto - 1800
Saladeros de Montevideo
Hacia 1700-1800 aparecieron los saladeros que convertían a parte de la carne
vacuna de esas estancias en tasajo. Esta era carne salada, dura y magra, por lo
que la consumían al comienzo sólo los esclavos de Cuba y Brasil. Los saladeros
eran una mezcla de estancia e industria asentada en Montevideo.
Saladeros en Montevideo, eran un establecimiento fabril destinado a
producir carne salada y seca, conocida como tasajo, charque o charqui
que proliferaron en los actuales territorios de Argentina y Uruguay entre
mediados del siglo XVIII e inicios del siglo XX. Requería escasa inversión
y era muy poco sofisticado, por lo que fue de las primeras industrias
establecidas en la Banda Oriental.
El tasajo, charque o charqui
Aunque en 1832 incorporaron la máquina
de vapor para producir grasas, la
elaboración del tasajo sólo requería la
habilidad manual del gaucho enlazador
del ganado casi salvaje y la diestra
artesanía de los peones - hasta 1830 casi
todos esclavos negros - cortadores de
carne en finas lonjas que luego se
salaban y apilaban durante dos o tres
días. Luego se practicaba el secado de la
carne salada tendiéndola al sol. Esta
industria eran en suma una manufactura.
El Puerto de Montevideo
Por el puerto de Montevideo se comerciaba
legalmente con España y Buenos Aires (desde
1779), e ilegalmente con el Brasil portugués y
las naves europeas que arribaban
"forzosamente" a sus playas. Esa actividad
generó una renta suficiente para mantener
tanto a la burocracia española que gobernaba
la Banda Oriental, como a los ricos
comerciantes que integraban el cuerpo
municipal llamado Cabildo, única institución de
gobierno que los "criollos" tenían acceso.
El mercado de Montevideo. Litografía de
A. D’Hastrel. 1840
También tuvo la ciudad de
Montevideo, importancia militar,
España dispuso que sus barcos de
guerra estuvieran anclados en la
bahía para vigilar y defender la
región.
Sociedad jerarquizada
en razas y clases
Montevideo era sede del poder español y de la
sociedad jerarquizada en razas y clases.
Comerciantes, prestamistas, estancieros
ausentistas y altos funcionarios, formaban una
clase alta que todavía olía a los orígenes
humildes de sus antepasados canarios, vascos y
catalanes. Pequeños tenderos, pulperos,
militares y funcionarios de baja graduación, y
artesanos, integraban un esbozo de clase media.
Debajo de todos, el tercio de la población era
negra y esclava.
El medio rural y la ausencia de los
títulos de propiedad
El medio rural, era el mundo donde
todas las distinciones sociales, que
existían tendían a desdibujarse o a
amalgamarse con otros rasgos de la
economía y de la cultura hasta hacerse
muy singulares. Los estancieros
latifundistas habían expulsado a
anteriores ganaderos más pobres y
menos influyentes ante las autoridades
españolas. La mayoría de los grandes
estancieros no poseían su tierra con
títulos de propiedad perfectos.
Juan Manuel Blanes-Los tres chiripaes.
El Gaucho
Abundaba la población errante, a veces mestiza. La
vida era fácil y el alimento casi único y esencial, la
carne era gratuita. Este hecho se explica porque la
producción era infinitamente superior a una
demanda reducida al escaso mercado interno y a
los limitados mercados externos cubano y
brasileño. La Banda Oriental, con tal vez 6 millones
de vacunos y medio millón de yeguarizo, poseía el
mayor número de cabezas vacunas y equinas por
habitante en el mundo. El "proletariado" rural - el
gaucho- era ecuestre (hasta los mendigos andaban
a caballo en Montevideo), y tenían el alimento
siempre asegurado. Preguntado uno de los líderes
de la Revolución de 1811 acerca de sus medios de
vida respondió que "cuando necesitaba una camisa
se “conchavaba" (empleaba), y si no, "paseaba".
Para estos campesinos, el trabajo era una opción,
no una necesidad. Los latifundistas observaban con
fastidio a una mano de obra independiente, que
sólo trabajaba cuando el Estado perseguía de tarde
en tarde a los "vagos".
JUAN MANUEL BLANES - Escuela de
“GAUCHO”
Óleo sobre tabla
17 x 13 cm.
Sin firmar.
El Contrabando
La autoridad española impedía a los estancieros la libre venta de sus cueros a los
comerciantes ingleses y portugueses, y se los amenazaba con cobrarles las tierras
que detentaban. Así lo hizo, por ejemplo en agosto de 1810, meses antes del estallido
de la Revolución por la Independencia en febrero de 1811.
A comerciantes y ganaderos molestaba la sujeción a las autoridades políticas,
judiciales y mercantiles (Virrey, Real Audiencia y Tribunal del Consulado), residentes
en la vecina, competidora y envidiada ciudad de Buenos Aires.
Los gauchos e indios odiaban todas las
medidas que provenían del Cabildo de
Montevideo o de su Gobernador en procura
de la contención del contrabando, la
persecución de los "vagos", o la expulsión
de los pequeños terratenientes de las
grandes estancias. Este último punto había
generado resentimientos fuertes. Los
pioneros ocupaban los campos, sujetaban a
rodeo el ganado abandonado y bravío,
construían ranchos y corrales, combatían
las incursiones de portugueses y la indiada
sobre sus tierras. Y cuando la región se
tornaba habitable, aparecía el favorito de
Gobernadores y Virreyes, o el rico
comerciante bonaerense o montevideano
que había comprado esas tierras y lograba
una orden de expulsión de los pioneros.
Todo el Uruguay se había colonizado así en
cuatro o cinco oleadas sucesivas de
pioneros que luego habían sido declarados
"intrusos" por la autoridad colonial.
Todos estos resentimientos internos y
externos (contra España y Buenos Aires),
estallaron en 1811, cuando se aflojaron los
lazos del control colonial ante la invasión
francesa a la metrópoli.
Tensiones
El Éxodo del pueblo Oriental.
Óleo Guillermo Rodríguez.
Bibliografía
• Ares Pons, R. “España en América” La
casa del estudiante.
• De María, I. “Montevideo Antiguo” Tomos I
y II. Colección de Clásicos Uruguayos.
• Reyes Abadie, W y otros. “Banda Oriental
pradera, frontera y puerto” Ed. EBO
• José Pedro Barrán. “El Uruguay indígena
y español” RAU.
Descargar

El Uruguay indígena y español