Mi Imaginación acababa de ser nombrada Embajadora en la
República de la Libertad. La Embajada estaba situada en el
lujoso boulevard llamado de Los Transeúntes, referencia
obligada y segura para todos los ciudadanos del Mundo que
deambulan, van y vienen, pero andan medio perdidos,
desorientados. Yo mismo. Un punto de encuentro seguro.
Conocí a mi Imaginación siendo todavía niño. Y lo que suele
pasar, nos hicimos amigos enseguida. Recuerdo aún aquel
día, a la orilla del mar. Veía yo a las pequeñas gaviotas dejar
el nido, y tras pequeños ensayos de anclaje, abandonarlo
definitivamente. Le dije:
—Algunas de esas gaviotas que salen del nido, estoy
seguro que se van a marchar muy lejos. Cruzarán el mar.
—El mar es muy grande para cruzarlo. Sin embargo, sí lo
cruzarán las que vayan escoltando algún barco.
—¿Por qué?
—Porque nacieron para la libertad. Tienen los mismos
ideales que los pasajeros del barco. Cada pasajero es un
idealista. Por eso emprende el viaje.
Por supuesto, la Imaginación era más joven que yo; y más
lista. Le pregunté:
—¿Y tú has atravesado el mar?
—¡Oh, sí, muchas veces! Viajo constantemente.
Yo estaba admirado de las cosas que la Imaginación me
contaba de sus viajes. Me encantaba escucharla.
Me di cuenta de que tenía razón, cuando decía:
—Las gaviotas, al igual que nosotros, también tienen su
corazoncito. Aman, sufren, sueñan.
—Y el mar tiene corazón?
—Por supuesto, el mar tiene corazón.
Nos pusimos a correr por la arena de la playa.
Felices, contentos, hablábamos con las olas, con las
gaviotas que revoloteaban por encima de nosotros.
—Qué vida más ecológica.
—Pues te invito a que hagamos castillos en la arena.
Luego comentó:
—¿Sabes? Hay gente que no tiene ideales, sueños…
—Será que no duermen.
Y como reflexionando, añadí:
—¿Y por qué no duermen?
—No, no. No es que no duerman, es que no me tienen a
mí, que es cosa diferente.
Tardé en entenderle, pero luego caí en la cuenta. Sonreí.
Pasaron los años. Y en esa arraigada costumbre de leer
un rato antes de dormirme, leyendo estaba, como cada
noche, un capítulo del Quijote. Pensé:
—Quién sabe, quizá Don Quijote
estuviera loco, o al menos necesitara
darse una vuelta por el despacho de un
psicólogo. Pero frívolo, nunca lo fue.
Me venció el sueño. Al despertarme por
la mañana, el ejemplar del Quijote
descansaba plácidamente a mi vera.
Pero esa noche, mi Imaginación tenía ideas un tanto
metafísicas. Vi que observaba a Don Quijote. Éste velaba
sus armas, al relente de la luna, dando vueltas por el patio,
que más bien era un corral, como si estuviera haciendo un
viaje circular hacia dentro de sí mismo.
—Seguro que encontrará en sus quijotadas más molinos
de los previstos y menos Dulcineas de las imaginadas.
—Pero nadie podrá
poner en duda que se
trata de un hombre digno.
—Digno y vertical.
Efectivamente, Don Quijote era gótico, ascendente,
vertical, de cuerpo y alma. Al circular alrededor del aljibe
del pequeño patio donde yacían por el suelo su abollada
armadura a los pies de un olivo y junto a su famélico
caballo, su apostura resultaba señorial.
Cuántas veces, caballo y caballero, habían dado y
seguirían dando con sus huesos en tierra. Pero sus
ideales permanecerían en pie, en toda su verticalidad.
Disfrutaba yo discutiendo con mi Imaginación de todo lo
habido y por haber.
Pasó algún tiempo. Había perdido casi por completo la
pista de mi flamante Embajadora en la República de la
Libertad.
Un día que caí por la Embajada me dice:
—De todas las Embajadas, la que más
me gusta es ésta.
Casi orillando sus gustos le pregunté:
—Imaginación, ¿qué es un ideal?
—Si te doy una definición, igual no lo comprendes. Pero
para que me entiendas: el ideal es algo muy importante;
es como el oxígeno para vivir.
Me quedé como estaba. Salté a otro tema.
—Imaginación, ¿y si a mí me nombraran Embajador?
Respondió sin titubear:
—No te veo capacitado. Además, ahora el mundo no tiene
fronteras y ya no se necesitan pasaportes ni visados; ha
disminuido mucho el trabajo. Las cosas han cambiado.
Esa noche me acosté en cuanto
subí a la habitación de mi hotel.
Estaba rendido y me dormí
enseguida.
Soñé que nos encontrábamos mi
Imaginación y yo en la cima,
enhiesta y majestuosa,
del Volcán de Agua, en Guatemala.
A más de tres mil metros de altitud, la mañana era radiante.
El cielo azul, intensamente limpio. Y por encima del Volcán,
el universo infinito. Ladera abajo, entre el verde tupido y
denso de la selva y los cafetales, pequeñas poblaciones
indígenas.
—Mira, aquel pueblo es San Juan del Obispo. Aquel otro,
Santa María. Y esa hermosa y colonial ciudad, La Antigua.
La Ciudad de Antigua, la Ciudad Colonial de las Américas
por excelencia, se estiraba como una alfombra de colores.
Llamaba la atención el trazado de sus calles. Simétricas.
Parecían hechas a cordel, y donde, si uno aplicaba el oído
sobre el empedrado antiguo, aún podía oír el resonar de
los cascos de los caballos de Don Pedro de Alvarado y
sus huestes.
Qué mirador de excepción habíamos elegido.
—Te habrás dado cuenta de que La Antigua es apta sólo
para poetas. Ya ves, cada piedra, cada monumento, cada
rincón cubierto de buganvillas es un poema.
—Yo diría un mojón clavado en el tiempo. Un indicador de
mensajes.
—¿Qué mensajes?
—Mensajes de sus dioses Mayas.
El ir y venir de los indígenas, con sus trajes multicolores,
era como si de pronto, el alma de esta raza noble y
ancestral, aparentemente anclada en el paisaje sin par de
la Ciudad llamada de la Eterna Primavera, se hubiera
vestido de fiesta.
—El indígena lleva la fiesta en su alma. Para el indígena no
existe el tiempo. Existe la vida.
—Y la vida se hermana con el paisaje.
—Y con la Madre tierra, con los árboles, con las quebradas,
con los duendes y leyendas, con la Siguanaba y con los
antepasados.
Mientras la Imaginación hablaba,
yo estaba emocionado. Insistí:
—¿Con los antepasados has dicho?
—Sí. Los indígenas se comunican
constantemente con sus antepasados.
—Será con Dios.
—También.
Acurrucados en lo más alto del Volcán, la Imaginación y yo
observábamos, fascinados, cuanto sucedía cerca o lejos, y
en nuestro propio entorno.
—Imaginación, ¿de no haber sido por el terremoto de 1773
que convirtió a la Antigua en la más emblemática y bella
ciudad de América por sus ruinas, sería en la actualidad
tan bonita como es?
—A buen seguro que no. Esta es una ciudad con alma.
El alma de un pueblo es
también su fe. Los mayas
plasmaron su fe y sabiduría
en pirámides de piedra.
—Una cultura ancestral con
personalidad.
—La técnica despersonaliza.
Cultura y dignidad se construyen
desde la humildad.
En este sentido, este es un pueblo humilde, sufrido,
laborioso, tesonero. Admirable, en verdad. El alma de esta
gente es exquisita, como sus paisajes paradisíacos…
La vida y los días iban pasando, como en espiral, lenta y
tranquilamente. No existía la prisa. Cada cosa, todo tenía
sentido. Era la lógica de un mundo en movimiento, pero sin
prisas. Desde ese mirador de excepción podía contemplar
a mis anchas largos trozos de historia, emanados como de
un pergamino que se desenrolla y estira.
Ante mis ojos, la rueda de la historia
giraba con suave lentitud.
—¿Sabías, que esta ciudad está
declarada Patrimonio de la Humanidad,
por la Unesco?
—Por la Unesco y por méritos propios.
Los turistas iban archivando con fruición
en sus cámaras fotográficas, cada rincón,
cada monumento.
—Son las ruinas con más vida que jamás había visto.
A la policromía de las buganvillas se unía la de los trajes
multicolores de los indígenas, ellos y ellas. Cada
estampado estaba lleno de simbología.
—¿Te gustan los colores, eh?
—A los turistas también. Mira
cuántas fotos están sacando.
—Las fotos son iconos del pasado.
Archivadores para cuando aparezca
la nostalgia.
La Antigua, constituida Capitanía General para todo
Centroamérica por Don Pedro de Alvarado, era también
una ciudad símbolo.
Junto a edificios tan emblemáticos como la Municipalidad,
la Catedral y el Palacio de los Capitanes, veíamos pasar a
los indígenas, enjutos de carnes, morenos de sol,
coleccionistas de muchas lunas, pero con un porte tan
señorial que acreditaba, sin más documentación, su
hidalguía de raza y de sangre.
—Cada rostro es como para una acuarela.
La belleza radiante y juvenil
de sus “patojas”, como
llaman a sus muchachas,
es como de gracia llena,
como noche de plenilunio.
Como “la luna gardenia de
plata”, la evocadora luna
de Xelajú.
—El pueblo indígena es un pueblo con alma florecida de
lunas llenas.
—Y de eterna primavera.
Veíamos a los indígenas adorar, alabar y dar gracias a Dios.
Entraban a la Catedral, se arrodillaban, prendían velas a
sus imágenes y santos.
—El indígena, más allá de la estructura endeble de las
cosas, transciende la materia, y con su alma limpia sabe
llegar hasta Dios.
Cómo nos subyugaba La Antigua.
Hacia cualquier parte que uno dirija la
vista, todo resulta maravilloso, como si
el tiempo se hubiera detenido
extasiado: conventos, edificios civiles,
universidad…, todo es indicador de un pasado glorioso y
de singular belleza.
—Que lo digan, si no, los conventos de La Merced,
Capuchinas, Santa Teresa, San Agustín, Santa Catalina,
San Francisco…
—San Francisco, ahí reposan los restos del Hermano
Pedro Betancourt, beatificado y santificado por los
indígenas mucho antes de que lo hiciera la Iglesia.
Me sentía como en el país de las maravillas. Llevaba en la
mano un ejemplar del Popol Vuh. Al verlo, la Imaginación
me preguntó:
—¿Ya lo has leído? Seguro que te ha gustado.
—Sí. Escucha. Te voy a leer un pasaje.
Y comencé a leer:
—“Esta es la relación de cómo todo estaba
en suspenso, todo en calma, en silencio; todo
inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo.
Esta es la primera relación, el primer discurso.
No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces,
cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hierba ni
bosques: sólo el cielo existía”.
Hice una pausa y proseguí:
—“No había nada dotado de existencia. Solamente había
inmovilidad y silencio en la oscuridad, en la noche. Sólo el
Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores,
estaban en el agua rodeados de claridad”.
Popol Vuh, el libro de las Antiguas
Historias del Quiché. Claro que lo había
leído y releído, y me había gustado.
Era de lectura obligada.
Un quetzal cruzó en ese momento
la enramada umbrosa de la selva.
—Es el Ave Símbolo de este país único
y singular. Simboliza la Libertad.
Quetzal y Libertad.
Símbolo y metáfora a la vez.
—Dos hermosos símbolos, expresados ambos en el
lenguaje sublime de un poema a colores.
—El alma del indígena es también un poema a colores.
Los indígenas
seguían yendo
y viniendo,
con el mecapal en la frente, esa faja de cuero que sirve
para llevar la carga a cuestas. Con sus atuendos
pintorescos y elegantes.
Daban la impresión de estar anclados más allá de los
días; de haber hundido sus raíces en los tiempos
remotísimos de la historia, de haber detenido el tiempo.
Según los veía pasar portando sobre sus espaldas
pesadas cargas que sujetaban a la cabeza con el mecapal,
me dije:
—Es como si llevaran a cuestas un trozo largo de historia
inacabada hacia la Embajada inexistente de la República
de la Libertad.
Descargar

República de la Libertad