El órgano de la visión está compuesto por los párpados, los globos oculares, el aparato
lagrimal y los músculos oculares externos. La visión binocular, con la participación de
ambos ojos, permite apreciar las imágenes en tres dimensiones. El globo ocular se
mantiene en su posición gracias a los músculos oculares.
Su anatomía puede dividirse en una pared exterior y un contenido interno.
La pared exterior del ojo en su porción posterior está configurada por la esclerótica, Esta
porción blanca de la pared ocular tiene una función protectora y corresponde a los cinco
sextos de la superficie ocular. La porción anterior de la pared está configurada por la
córnea que es la capa transparente que permite la entrada de los rayos luminosos al
interior del ojo. Por detrás, hay un espacio lleno de un líquido claro (el humor acuoso)
que separa la córnea de la lente del cristalino.
La capa media o úvea tiene a su
vez tres diferentes partes: la
coroides es una capa vascular,
reviste las tres quintas partes
posteriores del globo ocular. Se
continúa hacia delante con el
cuerpo ciliar, y a continuación
queda el iris, que se extiende por
la parte frontal del ojo.
La coroides por ser una capa vascularizada se encarga de dar nutrición a la retina. El cuerpo ciliar se
encarga de producir el líquido que llena la cámara anterior, el humor acuoso. El iris que da el color a los
ojos, además se encarga de regular la cantidad de luz que entra al ojo y así permitir ver bien en
diferentes condiciones de iluminación. La abertura central del iris es la pupila o niña del ojo
La retina es la capa mas interna. Es compleja, compuesta sobre todo por células nerviosas. Las células
receptoras sensibles a la luz se encuentran en su superficie exterior delante de una capa de tejido
pigmentado. Estos fotorreceptores se llaman conos y bastones y son sensibles a diferentes tipos de luz.
La retina en el centro tiene una pequeña mancha amarilla, llamada mácula lútea; dentro de la cual se
encuentra la fóvea, la zona del ojo con mayor agudeza visual. La capa sensorial de la fóvea se compone
sólo de células con forma de conos, mientras que en torno a ella también se encuentran células con
forma de bastones. Según nos alejamos del área sensible, las células con forma de cono se vuelven más
escasas y en los bordes exteriores de la retina sólo existen las células con forma de bastones.
En el interior, detrás del iris está el cristalino. Es un lente con forma de esfera aplanada constituida por
un gran número de fibras transparentes dispuestas en capas. Está ligado al músculo ciliar, que tiene
forma de anillo y lo rodea mediante unos ligamentos. El músculo ciliar y los tejidos circundantes forman
el cuerpo ciliar y esta estructura aplana o redondea el lente, cambiando su capacidad de enfocar objetos
situados a diferentes distancias.
Por detrás del cristalino, el ojo está lleno de una sustancia transparente y gelatinosa llamada cuerpo
vítreo. La presión del vítreo mantiene distendido el globo ocular.
El nervio óptico se encarga a través de las múltiples fibras que lo conforman, de enviar la información
visual desde el ojo hacia el cerebro.
• El ojo recibe los estímulos de los rayos de luz
procedentes del entorno y los transforman en
impulsos nerviosos. Estos impulsos llegan hasta el
centro cerebral de la visión, donde se
descodifican y se convierten en imágenes. La vista
es uno de los cinco sentidos que nos permiten
comprender el mundo que nos rodea y
desenvolvernos en él. La pupila es el diafragma
del ojo. Los músculos del músculo ciliar que
tienen forma circular y de radio, la abren o la
cierran en función de la luminosidad.
Es la parte central del iris. Es una abertura dilatable y contráctil de color negro
con la función de regular la iluminación que le llega a la retina, en la parte
posterior del ojo.
La pupila es el diafragma del ojo. Los músculos del músculo ciliar que tienen
forma circular y de radio, la abren o la cierran en función de la luminosidad.
La córnea es una importante porción anatómica del ojo. Es una
membrana resistente a traves de la cual entra luz al ojo y el
cristalino es un componente del ojo con forma biconvexa;
constituyen el objetivo del ojo. Cuando un rayo de luz pasa de una
sustancia transparente a otra, su trayectoria se desvía: este
fenómeno se conoce con el nombre de refracción. La luz se refracta
en el cristalino y se proyecta sobre la retina. El cristalino regula la
distancia curvándose más o menos. Si el cristalino es opaco, la
retina transmite una imagen borrosa. Esta patología es conocida
como "cataratas".
• RETINA
Es una capa compleja compuesta sobre todo por células
nerviosas. Las células receptoras sensibles a la luz se
encuentran en su superficie exterior detrás de una capa de
tejido pigmentado. Estas células tienen la forma de conos y
bastones y están ordenadas como los fósforos de una caja.
Situada detrás de la pupila, la retina tiene una pequeña
mancha de color amarillo, llamada mácula lútea. La capa
sensorial de la fóvea se compone sólo de células con forma de
conos, mientras que en torno a ella también se encuentran
células con forma de bastones. Según nos alejamos del área
sensible, las células con forma de cono se vuelven más
escasas y en los bordes exteriores de la retina sólo existen las
células con forma de bastones.
• CONOS Y BASTONES
•
Las células sensoriales de la retina reaccionan de forma distinta a la luz y
los colores. Los bastones se activan en la oscuridad, y sólo permiten
distinguir el negro, el blanco y los distintos grises. Los conos, en cambio
funcionan de día y en ambientes iluminados, por lo que hacen posible la
visión en los colores. En realidad hay tres tipos de conos, adaptados a cada
uno a los colores azul, rojo y verde; los cuales interaccionan mezclándose
para formar el espectro completo de luz visible. El pigmento de los conos
es una sustancia coloreada del retinol. Los conos están concentrados en el
centro de la retina mientras que la frecuencia de los bastones aumenta a
medida que nos alejamos de la mácula lútea hacia la periferia.
• La miopía generalmente congénita, es la dificultad para ver de lejos,
generalmente se debe a una refracción demasiado fuerte de la
córnea. En todos los casos, las imágenes se proyectan por encima
de la retina y se transmiten de forma borrosa. Miopía es la
condición del ojo estático (sin acción de la acomodación) en donde
los rayos provenientes del infinito o infinito óptico convergen antes
de llegar a la retina. La miopía puede ser debida a un aumento en el
diámetro del globo ocular (es la causa más frecuente), a un
aumento de la capacidad de refracción de alguna de las capas del
ojo: la córnea, el cristalino o el humor acuoso, o también puede
estar originada por un aumento en la curvatura de la córnea o del
cristalino.
• HIPERMETROPIA
• La Hipermetropía generalmente congénita, en la que las
imágenes se proyectan por detrás de la retina. No esta
relacionada con la lejanía o cercanía del objeto
observado. Los niños hipermétropes intentan ver mejor
entornando los ojos con lo que sobrecargan los músculos
que controlan la forma del cristalino. Por eso suelen
tener la vista cansada, dolores de cabeza y dificultades
para concentrarse.
• DALTONISMO
• El daltonismo consiste en una dificultad para distinguir el
rojo y el verde aunque hay casos en que también es difícil
diferenciar los demás colores. El daltonismo, mucho más
corriente en el hombre que en la mujer puede ser
hereditario. No suele causar otros trastornos, aunque
puede constituir un problema en algunas profesiones que
exigen una correcta visión de los colores.
Es un estado ocular que generalmente proviene de un problema en la
curvatura de la córnea, lo que impide el enfoque claro de los objetos
tanto lejos como cerca. La córnea, que es una superficie esférica, sufre
un achatamiento en sus polos, lo cual produce distintos radios de
curvatura en el eje del ojo, por ende cuando la luz llega al ojo,
específicamente en la córnea, la imagen que se obtiene es poco nítida
y distorsionada.
Los rayos luminosos provenientes de los objetos observados atraviesan la
córnea, el humor acuoso y por la pupila llegan al cristalino que se
comporta como una lente convergente; cuando los rayos salen del
cristalino pasan por el humor vítreo e inciden en la retina, estructura
complicada que se comporta como pantalla para los rayos luminosos. Allí
se forma una imagen real, menor e invertida. La capa pigmentada de la
coroides, próxima a la retina, absorbe los rayos luminosos impidiendo de
esta forma la retro-reflexión de los mismos a través de la retina.
Tal reflexión producirá imágenes borrosas. La retina está compuesta por
receptores nerviosos que se comunican con el nervio óptico. La energía
del espectro visible se convierte en potenciales de acción en el nervio
óptico por el medio del cual estos impulsos que se han iniciado en la
retina son conducidos a la corteza cerebral donde se produce la sensación
visual (lóbulo occipital del cerebro).
La cantidad de luz que penetra en el ojo es regulada por el iris que se
comporta como esfínter, contrayendo y dilatando la pupila de acuerdo con
la cantidad de luz que incide sobre el ojo. La visión normal depende de la
capacidad del ojo para refractar la luz.
Descargar

EL OJO HUMANO