CONCEPTOS DE PSICOANÁLISIS
PRIMERA TÓPICA
INCONSCIENTE
PRECONSCIENTE
CONSCIENTE
SEGUNDA TÓPICA
SUPERYO
YO
ELLO
EDIPO
MADRE
PADRE
HIJO
El NOMBRE – DEL – PADRE Y LA
METÁFORA PATERNA
 Es un significante, no se trata del padre en cuanto
persona, sino del significante en cuanto otorga a la
función del padre un lugar en la estructura del Edipo
 Es una estructura legal que pre existe al sujeto. Es
legal por cuanto prohíbe algo y por el orden que
impone (distribución de lugares) El NOMBRE –DEL-
PADRE es el fundamento de la ley
PRIMER TIEMPO
 La metáfora paterna actúa por cuanto la
primacía del falo es instaurada en el orden de
la cultura
 La metáfora paterna en la madre condena a
ésta a la metonimia del deseo. En tanto el falo
funciona como la razón del deseo, el hijo
creerá detener la metonimia del deseo
materno, planteándose como la razón: el falo.
 La madre encarna el lugar del Otro, aparece
como no condicionada por ninguna ley
SEGUNDO TIEMPO
 El padre aparece como omnipotente haciendo
tambalear la supuesta omnipotencia materna
del primer tiempo.
 Se trata de la ley del puro capricho, de la ley del
privador. El padre privador se presenta como
falo
 Es la ley para los otros, el padre se excluye
 Ante este imperativo el sujeto no tiene ningún
lugar, ya que quien lo enuncia no está incluido en
lo que dice y es imposible tener un lugar frente a
ningún lugar.
TERCER TIEMPO
 El padre aparece como permisivo y donador. Se trata
del padre castrado, sometido él mismo a la ley que
transmite, puede asegurar un pacto legal en el que la
castración será el castigo del incesto y en el que
también se asegura la castración de la madre.
 Se trata aquí del padre que tiene el pene, como
referencia de la diferencia sexual entre hombres y
mujeres
 Funcionarán como significantes de referencia de la
identificación del ideal del yo aquellas insignias que
permiten al sujeto asumir el tipo ideal de su sexo.
Castración
 Castración de la madre: En el 1º tiempo la madre es
considerada como poseedora del falo. En el tercer tiempo
el padre demuestra ser el poseedor del falo, por lo que se ve
a la madre en falta
 Castración del Sujeto: El $ renuncia a SER el falo de la
madre y opera la falta
Síntoma
 Formación de compromiso entre el ello y el
superyó como satisfacción sustitutiva
GOCE
placer
displacer
Pr.
placer
goce
 Es la satisfacción y sufrimiento al mismo tiempo
la pulsión
 La pulsión es el montaje de cuatro términos:
 Presión (También llamada perentoriedad o esfuerzo)
Es una tendencia a la descarga
 Fuente o zona erógena
Es un borde, no un tracto y su satisfacción está en el
retornar a la fuente, no en la fuente sino en el trayecto de
ida y vuelta.
 Objeto
Algo alrededor de lo cual gira la pulsión
 Fin
Es la descarga de la presión, pero no en el objeto, sino en la
articulación significante
La fórmula $  D : LA
PULSIÓN
 La fórmula de la pulsión es la implicación recíproca
entre la tachadura del sujeto y la insistencia de la
demanda.
 La pulsión es efecto de la demanda del Otro de que el
sujeto demande. La insistencia de estas demandas
(del $ y del Otro) en tanto siempre fallan en el
encuentro con el objeto, es lo que produce la pulsión.
 Las demandas del Otro hieren el cuerpo en sus
agujeros. La insistencia repetitiva tendrá siempre
efectos en los bordes del cuerpo. Es la madre la que
despierta la sexualidad al erogeneizar zonas del
cuerpo.
Objeto de la pulsión
 Sería en un principio, mítico, el objeto de la
necesidad, pero sólo a condición de agregar: en
tanto encuentro fallido del mismo. En este sentido la
pulsión lo “presentifica” lo hace aparecer como
presente aunque esté perdido.
 Por otra parte la pulsión aparece opuesta al placer,
entonces el principio del placer es la cadena
significante que ordena la pulsión.
 La cadena significante tiene lagunas dejadas por el
objeto a.
 La pulsión implica goce y el principio del placer
ordena gozar lo menos posible.
Pulsión sexual como parcial
 En el psiquismo no existe algo que represente la
totalidad de la sexualidad, no existen indicadores que
sitúen al sujeto como hombre o como mujer. Sólo se
representan por su equivalente actividad – pasividad.
 El amor es siempre recíproco y se da en el campo del
narcisismo, mientras que en el campo de la pulsión se
remite a las tres voces gramaticales (activa, refleja,
pasiva)
 La pulsión en tanto parcial y activa no representa la
totalidad de la sexualidad, entonces se sabe qué
hacer como hombre o mujer a partir de l Edipo.
Dos carencias en la sexualidad
 Carencia real en relación a la reproducción sexuada,
marcada por la muerte individual. Uno engendra una
vida, pero no puede evitar su propia muerte.
 Carencia que se articula en función
de la
constitución del sujeto con relación al Otro, carencia
que se determina desde el orden simbólico.
Es por estas dos carencias que hace su entrada, de modo
paradójico, la sexualidad en el campo del sujeto. No hay
un significante hembra, no hay masculino - femenino.
La pulsión presentifica la sexualidad en el inconsciente y
representa fundamentalmente la muerte (eros – tanathos)
FANTASMA
 Se debe diferenciar de fantasía (demasiado
ligada a un producto de la imaginación) y borrar
toda posible metonimia con espectros y
apariciones.
 Las tres voces de la pulsión son activa, refleja y
pasiva. En la pasiva (ej: hacerse pegar) el propio
sujeto se sitúa como determinado, de manera tal
que esta determinación del sujeto es el
fantasma.
 El tercer tiempo de la gramática pulsional sitúa al
sujeto con relación al Otro en una frase, siempre
la misma, y dicha frase es el fantasma.
 La primera posición del sujeto con relación al
Otro es la de objeto, para satisfacer algo que se
supone como deseo del Otro.
 El fantasma es la estrategia para localizar un
objeto apto para el goce, lo cual no quiere decir
que se lo encuentre.
 En los dos primeros tiempos (de la pulsión) no
hay posición del sujeto y no hay interrogación al
Otro. En el tercer tiempo el fantasma actúa
como respuesta a la pregunta ¿Qué me quiere el
Otro? , intentando detener el capricho del deseo
del Otro.
 Ante el capricho, ante lo imposible de descifrar
qué es el deseo del Otro, el fantasma es un
axioma que dice: ES ESTO.
Fórmula del fantasma
 Consta de tres elementos:
 $ Sujeto barrado o dividido, así constituido en función
del inconsciente, dividido entre los significantes.
 ◊ La losange: Es el articulador que define la relación
lógica entre los dos términos. Lo que está en juego es
la implicación recíproca entre la división del sujeto y el
resto
 El objeto a: Objeto perdido, como causa de deseo
El fantasma como ventana
 El fantasma funciona como un marco, como una
ventana.
 Las ventanas enmarcan lo que se da a ver, no
están hechas para pasar de un lugar a Otro, sino
para detener el acceso a un horror fundamental.
 El fantasma es el sostén del deseo. A nivel goce,
del más allá del principio del placer, es una
estrategia para abordarlo desde las condiciones
mismas del principio del placer. Permite cumplir
el mandato de gozar lo menos posible.
El fantasma neurótico
 El neurótico identifica el falo simbólico con la
Demanda del Otro.
 En vez de haber una falta en el Otro, que sería el
objeto a, hay un pedido del Otro, es decir, que la
estrategia del neurótico consiste en sustituir el
objeto a por la demanda, el deseo del Otro por su
demanda.
 El neurótico, entonces, plantea una demanda
como posible de satisfacer. El fracaso de esta
estrategia, la aparición del objeto a, hará perder
al fantasma su función de enmascarar la
angustia.
La angustia
 El lugar de la angustia es exactamente el
mismo que del fantasma
 Es esencial la relación de la angustia con el
deseo del Otro.
 El deseo del hombre es el deseo del Otro, y al
hablar del deseo del Otro se menciona su
falta.
 La angustia se refiere a no saber qué espera el
Otro de mí
Relación del fantasma con la
angustia
 El fantasma es una defensa contra la angustia, la
recubre.
 El sujeto se instituye por la falta que lo hace
desear, la angustia no es la señal de una falta, sino
la señal de una carencia de apoyo de la falta.
 La angustia no es sin objeto, pero eso no implica
decir qué objeto es. La angustia es ante algo, ese
algo es del orden de lo irreductible de lo real. Se
devela el objeto a, la imagen i cuya pregnancia se
debía al encubrimiento de la falta, ya no se
sostiene.
 La angustia entonces surge en el sujeto ante la
posibilidad de ser abolido como moi, reducido a
ser un puro a para la falta del Otro.
 Si el sujeto se encontrara enfocado por ese
oscuro deseo del Otro, deseo fuera de toda ley y
de todo límite, estaría reducido a un ser puro a
en tanto real.
 Por eso el fantasma protege de la angustia,
ofreciendo un punto de detención a la
metonimia permanente del deseo del Otro.
ESTRUCTURAS
Presentación
Estructura para Lacan
 Lacan tuvo mucha influencia de la teoría
estructuralista, además de relacionarlo con las
matemáticas diciendo que “una estructura es en
primer lugar un grupo de elementos que forman
un conjunto covariante”
 De modo que los elementos no interactúan
sobre la base de propiedades intrínsecas o
propias, sino en virtud de las posiciones que
ocupan en la estructura.
Las tres estructuras
 Lacan diferencia tres categorías:
 Neurosis
 Psicosis
 Perversión
Su originalidad reside en que él considera que estas
categorías son estructuras, y no sencillamente
colecciones de síntomas.
Las tres estructuras son mutuamente excluyentes;
un sujeto no puede ser, por ejemplo, neurótico y
psicótico al mismo tiempo.
 Estas tres principales estructuras clínicas son
todas las posiciones posibles del sujeto en
relación con el Otro.
 Cada estructura se distingue por una
operación diferente:
 Neurosis: Represión
 Perversión: Renegación
 Psicosis: Forclusión
 Uno de los axiomas
fundamentales del
psicoanálisis es que la estructura clínica del
sujeto queda determinada por sus
experiencias en los primeros años de vida.
 El psicoanálisis
se basa en una hipótesis del
período crítico en el cual se determina su
estructura, son los primeros años de vida.
 Aunque no está claro cuánto dura este período,
se afirma que después de él la estructura clínica
queda fijada para siempre, y resulta imposible
cambiarla.
 Por ejemplo, ni la cura ni ningún otro tipo de
tratamiento puede convertir a un psicótico en un
neurótico.
Posiciones en relación al
deseo del Otro
 Se puede distinguir entre las tres estructuras
clínicas a partir de la relación DM/x, se trata
de las posiciones del sujeto (x) en relación al
deseo del Otro:
 Neurosis: síntoma
 Perversión: falo de la madre
 Psicosis: objeto del fantasma materno
Neurosis
El niño cobra el valor de síntoma : el Nombre del –
Padre se inscribe limitando el goce materno.
El síntoma del niño se encuentra en el lugar desde el
que puede responder a lo que hay de sintomático en
la estructura familiar, puede representar la verdad de
lo que es la pareja en la familia.
La consulta de los padres se produce cuando algo
que sucede en el niño los angustia, pero
frecuentemente encontramos cierta discordancia
entre lo que dicen los padres y la consulta del niño.
 Ej: Un niño lloraba todas las noches. La madre
trae a consulta la historia del padre muerto de
SIDA que murió ocultando su enfermedad, el
secreto es un peso terrible para ella.
El niño también trae su secreto: está enamorado
de una compañera de colegio y no es
correspondido.
Una vez alojado este secreto fuera del saber
materno desaparece su angustia.
La indignación frente al secreto de la muerte
permanece del lado de la madre. El niño tiene su
padre: cada noche se dirige a él en sus plegarias
para confiarle sus secretos.
Psicosis
El nombre del padre está forcluido y el niño
queda identificado al objeto de goce del
fantasma materno : $  a
 Ej: Un niño psicótico de 6 años relata el
siguiente sueño: soñé con un objeto que me
miraba y me volví una piedra, no podía hablar
más ni moverme. Soñé que era un objeto en el
castillo de las sombras. Mamá se durmió y en el
sueño de mamá ya no era un niño, me
transformé en un objeto y ya no estaba allí.
 Otro ejemplo de psicosis:
 Un niño desencadena una psicosis a los 3
años, pierde todas sus adquisiciones
evolutivas: no juega, no habla, se vuelve
enurético y se masturba compulsivamente.
No para de comer y beber hasta vomitar. Las
únicas palabras que pronuncia son de un
menú de comida.
 La madre cuenta un sueño repetido que ella
tuvo, en la primera parte compra mucha
comida, en la segunda ve al niño cuidado por
su propio padre, pero teme que le pueda
suceder algo malo.
 Esta mujer incorpora un objeto oral sin
introducir ninguna discontinuidad con lo que
come: es un fantasma de devoración.
 El niño se sitúa frente a este fantasma como
una boca que come, realiza en lo real lo que la
madre sueña angustiada: una boca que
devora
 De allí que las palabras que pronuncia son una
lista de una comida infinita, que sólo puede
detenerse devorándose a sí mismo.
 El niño como condensador de goce hace
presente un real no simbolizable.
Perversión
El niño es identificado por la madre con el
falo, por lo que la falta queda obturada. El
niño se vuelve instrumento de goce del Otro.
Para Lacan todo el problema de las
perversiones consiste en concebir cómo el
niño se identifica con el objeto imaginario de
ese deseo en cuanto que la madre misma lo
simboliza el falo.
 Ej: La madre de André Gide, representante de
la madre ideal que se ocupa con devoción de
su hijo luego de la muerte del marido y
renuncia a su sexualidad, provocó en su niño
una repulsión del deseo que hace que busque
una salida por el lado de sus prácticas
pedófilas.
 Lo que se debe captar no es tanto la relación
del niño con el ideal materno, sino la manera
en que fue objeto para la madre.
NEUROSIS
HISTORIA
 Neurosis fue originalmente un término
psiquiátrico
 En el siglo XIX llegó a designar toda una gama
de desórdenes nerviosos definidos por una
amplia variedad de síntomas
 Freud lo utiliza de diversos modos, a veces
con un carácter general, aplicándolo a todos
los trastornos mentales en sus primeras
obras, y a veces con referencia a tipos
patológicos específicos (en oposición a
psicosis)
 En la obra de Lacan la palabra Neurosis
siempre aparece en oposición a Psicosis y
perversión, y no se refiere a un conjunto de
síntomas, sino a una particular estructura
clínica.
 Este uso del término cuestiona la distinción
de Freud entre neurosis y normalidad. Freud
basa esta distinción sobre factores
exclusivamente
estructurales.
cuantitativos,
no
 La nosología lacaniana
identifica tres
estructuras clínicas (neurosis, psicosis y
perversión) no hay ninguna posición de “salud
mental” que pueda denominarse normal.
 La estructura normal, en el sentido de lo que
se encuentra en la mayoría estadística de la
población es la neurosis y la “salud mental”
constituye un ideal ilusorio de totalidad que
no puede alcanzarse nunca porque el sujeto
está esencialmente escindido (dividido)
 Mientras que Freud ve la neurosis como una
enfermedad que se puede curar, para Lacan
es una estructura de modificación imposible.
 La meta del tratamiento no es la erradicación
de la neurosis sino la modificación de la
posición del sujeto ante la neurosis.
 Según Lacan la estructura de una neurosis es
esencialmente una pregunta. La neurosis es
una pregunta que el ser le formula al sujeto.
Las dos formas de neurosis (histeria y
neurosis obsesiva) se distinguen por el
contenido de la pregunta.
 Pregunta en la histeria.- Se relaciona con el
propio sexo, la identidad sexual:
¿Soy un hombre o una mujer?
¿Qué es ser una mujer?
 Pregunta en la neurosis obsesiva.- Tiene que ver
con la propia existencia:
¿Ser o no ser?
¿Existo o no existo?
Estas preguntas (de la histeria y la neurosis
obsesiva) son las preguntas finales que no tienen
solución en el significante. Esto es lo que les da a
los neuróticos su valor existencial.
HISTERIA
HISTORIA
 Como categoría viene de la antigua medicina
griega que la concebía como una enfermedad
de la mujer provocada por el vagabundeo del
útero en el cuerpo
 En griego HYSTERON significa útero
 El término adquirió un lugar importante en
psiquiatría en el siglo XIX, sobre todo en la
obra de Jean Martin Charcot, maestro de
Freud.
 En el curso del tratamiento de pacientes
histéricas en la década de 1890 fue donde
Freud desarrolló el método psicoanalítico
(asociación libre) y comenzó a dar forma a los
principales conceptos de la teoría
psicoanalítica.
 El primer historial realmente psicoanalítico de
Freud describió el tratamiento de una
histérica conocida como Dora.
Sintomatología
Incluye síntomas físicos tales como parálisis
locales, dolores y anestesias para los cuales
no se encuentra ninguna causa orgánica
Estos síntomas se articulan en torno a una
“anatomía imaginaria” que carece de relación
con la estructura real del sistema nervioso.
La histeria como estructura
 Lacan no define la histeria como un conjunto
de síntomas, sino como una estructura.
 Esto significa que un sujeto puede no
presentar ninguno de los síntomas corporales
típicos de la histeria y no obstante ser
diagnosticado como histérico por un
psicoanalista lacaniano.
 Al igual que Freud, Lacan considera la histeria
como una de las dos principales formas de
neurosis (junto a la neurosis obsesiva)
La pregunta en la Histeria
 Lacan desarrolló la idea de que la neurosis
tiene la estructura de una pregunta, y que lo
que diferencia la histeria de la neurosis
obsesiva es la naturaleza de esa pregunta.
 Mientras que la neurosis obsesiva tiene que
ver con la pregunta por la existencia del
sujeto, en la histeria el sujeto se pregunta por
su posición sexual.
 Esta pregunta puede formularse como:
“¿Soy un hombre o una mujer?”
O más precisamente:
“¿Qué es ser una mujer?”
 Esto vale para los histéricos de ambos sexos
 Lacan reafirma la antigua idea de que existe
una vinculación íntima entre la histeria y la
feminidad.
 La mayoría de los histéricos son mujeres, así
como la mayoría de los neuróticos obsesivos
son hombres.
Estructura del deseo
 La estructura del deseo como deseo del Otro
aparece en la histeria con más claridad que en
cualquier otra estructura clínica; el histérico es
precisamente alguien que se apropia del deseo
del otro identificándose con él. Por ej. Dora se
identifica con el Sr. K al desear a la Sra. K. , toma
como suyo propio el deseo que percibe en él.
 Sin embargo, la histérica sólo sostiene el deseo
del Otro con la condición de no ser ella el objeto
de ese deseo
NEUROSIS OBSESIVA
HISTORIA
 Fue primero aislada como una categoría
diagnóstica específica por Freud. Al hacerlo,
agrupó una serie de síntomas descritos desde
mucho tiempo antes, pero vinculados a una
variedad de categorías diagnósticas diferentes
 Entre tales síntomas se contaban las obsesiones
(ideas recurrentes), los impulsos de realizar
acciones que al propio sujeto le parecían
absurdas, abominables o ambas cosas y los
rituales (acciones repetidas compulsivamente
como lavarse)
 Si bien Lacan considera que esos síntomas
son típicos de la neurosis obsesiva, dice que la
expresión o designa un conjunto de síntomas,
sino una estructura subyacente que puede o
no manifestarse en los síntomas típicamente
asociados con ella.
 De modo que el sujeto bien puede no
presentar ninguno de los síntomas obsesivos
típicos, y no obstante ser diagnosticado como
neurótico obsesivo por un analista lacaniano.
 Siguiendo a Freud, Lacan clasifica la neurosis
obsesiva como una de las principales formas
de neurosis.
La pregunta
 Tiene que ver con la contingencia de
la
propia existencia; es la pregunta sobre la
muerte , que puede formularse como:
¿Ser o no ser?
¿Estoy muerto o vivo?
¿Por qué existo?
 La respuesta del obsesivo es trabajar
febrilmente para justificar su existencia (lo
que también da testimonio de la especial
carga de culpa que el obsesivo experimenta)
 El obsesivo realiza algunos rituales
compulsivos porque piensa que le permitirán
huir de la falta en el Otro, de la castración del
Otro, que en el fantasma suele representarse
como un desastre terrible.
 Por ej. En el caso del hombre de las ratas el
paciente
había
desarrollado
rituales
compulsivos que ponía en obra para rechazar
el miedo a que se infligiera un castigo terrible
a su padre o su amada
 Lacan llama también la atención sobre el
modo en que la pregunta del neurótico
obsesivo acerca de la existencia y la muerte
tiene consecuencias en su actitud respecto
del tiempo. Esta actitud puede ser de
perpetua vacilación y posposición mientras
aguarda la muerte o considerarse inmortal
porque uno ya está muerto.
 Otros rasgos de la neurosis obsesiva que
Lacan comenta son el sentimiento de culpa y
la estrecha vinculación al erotismo anal.
PERVERSIÓN
Definición según Freud
 Para Freud perversión
toda forma de
conducta sexual que se desviaba de la norma
de cópula genital heterosexual
 Sin
embargo,
esta
definición
es
problematizada por las propias ideas de
Freud sobre la perversión polimorfa de toda
la sexualidad humana, que se caracteriza por
la ausencia de un orden natural dado de
antemano.
La perversión para Lacan
 Lacan supera el impasse de la teoría freudiana al
definir la perversión no como una forma de
conducta, sino como una estructura.
 La distinción entre actos perversos y estructura
perversa implica que, si bien hay ciertos actos
sexuales
estrechamente
asociados
con
estructuras perversas, es también posible que
tales actos sean realizados por sujetos no
perversos y que un sujeto perverso nunca realice
tales actos en la realidad.
Estructura perversa
 Una
estructura perversa sigue siendo
perversa incluso cuando los actos asociados
con ella sean socialmente aprobados. Ej. Un
homosexual perverso en la antigua Grecia
seguía
siendo
perverso
aunque
la
homosexualidad haya sido ampliamente
aceptada.
 Lacan caracteriza la estructura perversa de
dos modos principales:
 El falo y la Renegación
 La pulsión
El falo y la Renegación
 La perversión se distingue de las otras
estructuras clínicas por la operación de la
Renegación.
 El perverso reniega de la castración; percibe
que la madre carece de falo, y al mismo
tiempo se niega a aceptar la realidad de esa
percepción traumática. Esto es más evidente
en el fetichismo, en el que el fetiche es un
sustituto simbólico del falo faltante en la
madre.
 La relación problemática con el falo no es
exclusiva del fetichismo, sino que se extiende
a todas las perversiones.
 Todo el problema de las perversiones consiste
en concebir de qué modo el niño, en su
relación con la madre se identifica con el
objeto imaginario del deseo de ella, es decir
el falo. A esto se debe que el triángulo
imaginario pre - edípico desempeñe un papel
tan importante en la estructura perversa.
La pulsión
 La perversión es también un modo particular
que tiene el sujeto de situarse en relación con
la pulsión.
 En la perversión el sujeto se sitúa como
objeto de la pulsión, como el medio para el
goce del otro.
 Esto implica invertir la estructura del
fantasma, razón por la cual la fórmula del
fantasma en la perversión aparece como:
a $
 El perverso asume la posición del objeto –
instrumento de una voluntad – de – goce que
no es suya propia, sino del gran Otro.
 El perverso no realiza su actividad para su
propio placer, sino para el goce del gran Otro.
Encuentra goce precisamente en esta
instrumentación, en trabajar para el goce del
Otro.
 Ej.
 En el exhibicionismo y voyeurismo, el perverso se
ubica como el objeto de la pulsión escópica
 En el sadismo y masoquismo el sujeto se sitúa
como objeto de la pulsión invocatoria.
 El perverso es la persona en quien la
estructura de la pulsión se revela con mayor
claridad y también la persona que lleva al
límite el intento de ir más allá del principio del
placer. Va tan lejos como puede en la senda
del goce.
 Desde el punto de vista del desarrollo
genético, la perversión está en el mismo nivel
que la neurosis; ambas han alcanzado el
tercer tiempo del complejo de Edipo. Por lo
tanto tienen la misma riqueza dimensional.
 Mientras que la neurosis se caracteriza por
una pregunta, la característica de la
perversión es la falta de pregunta; el perverso
no duda de que sus actos sirven al goce del
Otro.
 Por ello es extremadamente raro que un
sujeto perverso pida análisis, y en los pocos
casos en que lo hace, no se debe a que trate
de cambiar su modo de goce.
 El perverso no puede asumir la posición de
alguien que no sabe, frente a un Sujeto
supuesto saber
 Sin embargo, ha habido casos donde se ha
dado la transferencia en sujetos perversos.
 De modo que a juicio de Lacan los sujetos
perversos pueden tratarse en el mismo nivel
que los neuróticos, aunque, desde luego,
habrá diferentes problemas en la dirección de
la cura.
 Una consecuencia importante es que la cura
de un sujeto perverso no establece como su
objetivo la eliminación de la conducta
perversa.
PSICOSIS
HISTORIA
 El término psicosis surgió en psiquiatría en el
siglo XIX como designación de la enfermedad
mental en general.
 Durante la vida de Freud llegó a aceptarse
globalmente una distinción básica entre la
neurosis y la psicosis; la psicosis designaba las
formas extremas de enfermedad mental y la
neurosis los trastornos menos graves.
 El interés de Lacan por la psicosis es anterior
a su interés por el psicoanálisis.
La psicosis como estructura
 La psicosis es definida como una de las tres
Estructuras clínicas, caracterizada por la
operación de la forclusión.
 En la forclusión el Nombre-del-Padre no es
integrado en el universo simbólico del psicótico,
con el resultado de que en el orden simbólico
queda un agujero.
 La estructura psicótica resulta de una cierta
disfunción del Complejo de Edipo, una falta en la
función paterna, más específicamente, en la
psicosis la función paterna se reduce a la imagen
del padre (lo simbólico es reducido a lo
imaginario)
 En el psicoanálisis lacaniano es importante
distinguir entre psicosis, que es una estructura
clínica y fenómenos psicóticos tales como el
delirio y la alucinación.
 Para que aparezca un fenómeno psicótico se
requieren dos condiciones:
 El sujeto debe tener una estructura psicótica
 El Nombre – del – Padre tiene que ser llamado en
oposición simbólica al sujeto
 Es entonces posible que un sujeto tenga
estructura psicótica y sin embargo nunca
desarrolle delirios ni experimente alucinaciones.
 Cuando se cumplen ambas condiciones la
psicosis se desencadena y se manifiesta en
alucinaciones, delirios, etc.
 Los fenómenos del lenguaje más notables en
la psicosis son los trastornos del lenguaje y
Lacan dice que su presencia es una condición
necesaria para cualquier diagnóstico de
psicosis.
 Entre los trastornos del lenguaje sobre los
que Lacan llama la atención se encuentran las
holofrases y el empleo profundo de
neologismos, que pueden ser palabras
totalmente nuevas acuñadas por el psicótico
o palabras ya existentes que el psicótico
redefine.
Descargar

File - La magia de Aprender