MARLENE CABALLERO HERNANDEZ
LAURA KARINA REYNOSO CARRASCO
ITANIA CLEARE RAMIREZ ESCOBAR
CRISTOFER CISNEROS MONTOYAPRIN
M. YOLANDA MARTÍNEZ GONZALEZ
EL SENTIDO DEL
TACTO
Tacto:
La piel es el órgano más grande de nuestro organismo y el órgano de
mayor sensibilidad táctil.
El sentido del tacto no solamente se encuentra en las manos, está
presente en toda la piel que cubre nuestro cuerpo.
A través del tacto, el cuerpo percibe el contacto con las
distintas sustancias, objetos, etcétera. Los receptores se
estimulan ante una deformación mecánica de la piel y
transportan las sensaciones hacia el cerebro a través de fibras
nerviosas. Los receptores se encuentran en la epidermis, que
es la capa más externa de la piel, y están distribuidos por todo
el cuerpo de forma variable, por lo que aparecen zonas con
distintos grados de sensibilidad táctil en función del números
de receptores que contengan.

Puede recibir dos
tipos de datos;
temperatura y
presión, porque tiene
termo receptores
mecano receptores.

El tacto es el menos especializado de los cinco sentidos, pero a base
de usarlo se puede aumentar su agudeza; como los ciegos, para leer
las letras del sistema Braille.
Algunos elementos que conforman el sentido del tacto son:
Corpúsculos de Pacini
Están ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos
de las manos y de los pies, pero son poco abundantes
Se tratan de dendritas encapsuladas en clavas (células de la neuroglia)
rodeada de tejido conectivo fibroso.
Detecta presiones y deformaciones de la piel, y sus estímulos duran
poco.
 Corpúsculos de Meissner
Se encuentran en las papilas dérmicas, abundantes en el extremo de los
dedos, los labios, la lengua, etc. Se ubican en la zona superficial de la
piel. Están especializadas en el tacto fino.
 Corpúsculos de Krause
Presentes en la superficie de la dermis y sensibles al frío, se ubican en
especial en la lengua y los órganos sexuales. Son dendritas
ramificadas y encapsuladas.
 Corpúsculos de Rufini
Poco numerosos, alargados y más profundos que los de Krause, sensibles
al calor

Terminaciones nerviosas libres
Están en casi todo el cuerpo, sólo son dendritas que se ramifican entre
las células epiteliales. Se especializan en percibir dolor
Terminaciones nerviosas de los pelos
Sensibles al contacto, como pueden ser los bigotes de un gato (en
realidad sucede con la mayoría de los pelos).
Este sentido es tan extenso y
complejo que el organismo
cuenta con cuatro millones
de receptores para percibir
el dolor, 500 mil para sentir
la presión, 150 mil para la
percepción del frío y 16 mil
para el calor.
Puntos de presión y puntos fríos
Los elementos sensitivos de este sentido se hallan en unos
puntos de la piel especialmente sensibles, denominados
puntos de presión y puntos del frío. Estos puntos se encuentran
repartidos por toda la piel del cuerpo humano, variando su
densidad según las distintas zonas del mismo. Gracias a estos
puntos de presión y fríos es que podemos sentir las
temperaturas altas y las bajas.
Los puntos de presión se hallan dotados de una sensibilidad
extremadamente notable. Gracias a ello, nos es posible notar
una presión hasta de un gramo y cuarto por milímetro
cuadrado. La sensibilidad de estos órganos barestésicos
permite la percepción de cualidades muy diversas; de esta
manera nos es posible averiguar si el cuerpo que ejerce una
presión sobre nuestra piel es plano, liso, puntiagudo, duro,
romo, blando, líquido o gaseoso. Estas distintas percepciones
cualitativas constituyen un amplio medio para orientarnos en
el mundo «corporal» que nos rodea.
Desde la vida intrauterina el feto es capaz de responder a estímulos
táctiles como chuparse el dedo.
El sentido del tacto es sumamente importante para todo ser humano.
El sentido del tacto nos permite disfrutar de una caricia, los cálidos
rayos del sol, el fresco viento, y un sin fin de sensaciones agradables. Y
nos protege contra sensaciones que nos pueden causar daño o
dolor, denominados nociceptores.
El pelo y las uñas
también forman
parte de la piel. El
pelo no tiene
terminaciones
nerviosas, y no
transmiten
impresiones al
cerebro. Cuando
nos cortamos el
pelo o la uñas
porque están muy
largas, no se siente
el dolor. No
obstante, las uñas
y el pelo nos
protegen el
cuerpo.
Descargar

EL SENTIDO DEL TACTO