Ore antes y durante la visita.
La primera visita:
- Debe ser breve.
- Sea cordial, gentil, actúe con serenidad,
tenga tacto, no presione.
- Preséntese como miembro de la
Iglesia Adventista.
Cosas que debe recordar al visitar un
ex-miembro de iglesia:
- No argumente.
- No se defienda, ni defienda a la iglesia, ni
a otras personas.
- No dé un sermón: “Mire a Jesús y no a los
demás.
- Estudie cualquier información que tenga
respecto de la persona, el motivo por el cual
fue excluida de la Iglesia, edad, ocupación
actual, etc.
Para iniciar la conversación, con mucho
tacto, puede preguntar:
- Sus padres ¿son (o fueron) Adventistas del
Séptimo Día?
- ¿Estudió en la escuela Adventista?
– ¿cuántos años?
- Para ayudar a recordar el pasado con alegría
pregunte:
- ¿Quién lo bautizó?
- ¿Cómo se sintió en ese momento?
- ¿Ocupó algún cargo en la iglesia?
- ¿Cuál de ellos le dio mayor satisfacción?
- ¿Le molestaría contarnos cuál fue la causa
de su alejamiento de la iglesia?
Demuestre aprecio por su honestidad, no
contradiga ni argumente.
ESCUCHE. Si él fue tratado indebidamente,
no tome partido. Después que él termine
de hablar, usted puede decir:
Hermano (o hermana), ¡que pena! Siento mucho
oír esto. Supongo que si yo hubiera sido tratado
como me contó, es probable que me sentiría tan
mal como usted.
En nombre de la iglesia, quiero pedirle disculpas.
De una cosa tengo seguridad, y es que Dios
lo (a) ama.
¿Le puedo hacer una pregunta personal?
- ¿Todavía cree que el mensaje que la
iglesia enseña es el mensaje que Dios
tiene para este mundo?
- ¿Ha pensado, últimamente en volver a la
iglesia?
- Invítelo a volver y haga todo lo que pueda
para ayudarlo.
- Llévelo a su clase de escuela sabática.
Invítelo a recibir el sábado con usted.
- Ore con él y por él.
- Si la persona no está en condiciones de
volver, busque un motivo para visitarlo
nuevamente.
- Pida a otros miembros que hayan tenido
experiencias similares, que lo visiten.
Descargar

MII_Como_Visitar_a_un_ex_miembro_de_Iglesia