¡¡¡Un Amor Correspondido!!!
Hermano: Roberto Ramírez
¨DIOS ES AMOR¨, se trata de una vivencia real…,
actual…, POSIBLE hoy para cada uno que la
busque y la acepte. El Señor ha hecho su
parte…. ha dado su gran amor por cada uno de
nosotros….. Ahora la pregunta es: ¿Cómo ha
sido correspondido ese Amor…?
La esencia y sencillez del Evangelio, es Dios,
¡¡¡DIOS ES AMOR…, DIOS ES EL AMOR!!!. Él
nos ama, pero también quiere que le amemos y
como consecuencia de ese amor inagotable
todo puede ser diferente en nosotros.
LA RELACIÓN
Por un lado Dios ha manifestado SU GRAN
AMOR a través de la obra creadora,
perdonadora,
restauradora,
sanadora
y
salvadora.
Por otro lado, ese Amor debe ser correspondido…,
nuestro corazón tiene la llave de esa respuesta a
Dios.
Fue el Apóstol Juan el que escribió la declaración
más poderosa y completa del amor de Dios;
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que
ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel
que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna” Juan 3:16,
Juan tenía una perspectiva clara del amor de Dios.
La tradición cristiana le llamó: “El discípulo amado”
La declaración más fuerte que Jesús hizo
acerca del amor que sentía por los discípulos,
está
en
Juan
15:9,
al
decirles:
“Como el Padre me ha amado, así también yo
os he amado; permaneced en mi amor”.
¿Por qué Juan habló tanto del amor que Jesús
sentía por él?
Las razones son simples pero a la vez profundas:
a. Juan había experimentado el amor de Dios.
b. Juan entendía el amor de Dios.
c. Juan se sentía seguro en el amor de Dios.
d. Juan se sentía amado por Jesús.
Y ¿qué es AMAR? 1 Corintios 13;4-7
4. El amor es sufrido, es benigno; el amor
no tiene envidia, el amor no es
jactancioso, no se envanece;
5. no hace nada indebido, no busca lo
suyo, no se irrita, no guarda rencor;
6. no se goza de la injusticia, mas se goza
de la verdad.
7. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo
espera, todo lo soporta.
¿Cómo puedes responder hoy al Amor de
Dios…?
A. Con una verdadera actitud de arrepentimiento
B. Con una verdadera actitud de búsqueda
C. “Vestidos de Dios”, y una verdadera decisión
de conocerle cara a cara
Descargar

descargar el archivo completo - Iglesia Cristiana Discipular