CRONOLOGIA DEL REINO DIVIDIDO
740 730 720 710 700 690 680 670 660 650 640 630 620 610 600 590 580 570 560 550 54
A S I R I A
B A B I L O N I A
II R e y e s
II C r ó n i c a s
Oseas
S
a Oseas
Peka732722
l
o
m 731 725
otam
ó735Acaz715
n
136 años
Asa
Ezequías
686
697
Josías Joacim
Sedequías
608
Manasés
642
640
Amón
Isaías
Miqueas
609
597
Joacaz
Joaquim
Nahum Sofonías
Habacuc
Daniel
Ezequiel
Jeremías
560 550 54
CRONOLOGIA DEL REINO RESTAURADO
540 530 520 510 500 490 480 470 460 450 440 430 420 410 400 390 380 370 360 350 34
M E D O - P E R S I A
G R E C I A
Ciro
E S D R A S
R O M A
ESTER N E H E M I A S
RETORNOS
538
Zorobabel
70 AÑOS
458
Esdras
444
Nehemías
“LOS 400 AÑOS
DE SILENCIO”
515 ACTemplo
completado
Daniel
536
Hageo
Malaquías
Zacarías
360 350 34
CRONOLOGIA DE RESURRECCIONES
“Primera” Resurrección (para vida)
Santos N.T.
(Iglesia)
Cristo
2da. Resurrección
(para muerte)
Santos del
A.T. y la
Tribulación
Apoc.
20:13-15 Nuevo Cielo y
A.T.
La Iglesia
1 Cor. 15:20
“primicias”
Tribulación
1 Tes. 4:13-18
1 Cor. 15:23
Milenio
Nueva Tierra
Daniel 12:1-2
Apoc. 20:4-6
1era. Muerte
Lago de
Fuego
2da Muerte
Hades
Resurrecciones no especificadas: Los gentiles que se
convierten en la Tribulación y santos que mueren en el Milenio
No-regenerados de
todos los tiempos
194
Resurrecciones “para vida”
Resurrecciones
“para muerte”
Cristo
Santos N.T.
(Iglesia)
Santos de la
Tribulación
Santos del
A.T.
No-regenerados
1 Cor. 15:20-23
1 Tes. 4:13-18
Apoc.
20:4-6; 11-15
Daniel 12:1-2
Isaías 26:19-21;
Eze. 37:12-14
Apocalipsis
20:11-15
Pablo da una
secuencia de
resurrecciones:
1. Cristo, las
“primicias”; 2.
Los que son de
Cristo (la Iglesia)
en su venida
(arrebatamiento)
; 3. En el “fin”, al
final del Milenio,
cuando entregue
el Reino al Padre
(comparar con
Mateo 13:41-43)
Pablo fija en forma
clara el tiempo de
la resurreccion de
los que estan “en
Cristo”, y lo
identifica con el
evento del
arrebatamiento de
la Iglesia. Este
conocimiento debe
ser causa de gozo
para los
Tesalonicenses,
para que no se
entristezcan “como
los que no tienen
esperanza”
Juan claramente
distingue la
resurreccion de
los santos de la
Tribulación (la
“1era
resurreccion”), de
la resurrección
posterior de los
impíos 1000 años
después.
Aunque a Daniel es
dada la revelación
de dos tipos de
resurrección
(justos e impíos),
debemos armonizar
con los otros
pasajes para notar
que hay una
descontinuidad de
tiempo entre
ambas. Ezequiel
conecta la
resurrección de los
santos del A.T. con
el “Nuevo Pacto”.
En base a los
versiculos 11-15,
podemos ver que
estos impíos son de
todas las edades.
Serán resucitados
temporariamente
para comparecer
ante el Trono
Blanco, y después
serán lanzados al
“lago de fuego” en
vida física para la
muerte y juicio
eternos (la
“segunda” muerte).
“EL REINO DE DIOS”
 Es el Reino de Dios lo mismo que “Israel”, “la Iglesia”,
ó ambos?
 Es un reino pasado, presente ó futuro?
 Es un reino “espiritual”, “político”, “religioso” ó que
onda?
 Está en el Cielo, en la Tierra, ó donde?
 Es el “Reino de Dios” en el Antiguo Testamento lo mismo
que el “Reino de Dios” en el Nuevo?
 Cuando empieza y cuando termina?
“EL REINO DE DIOS”
“ El Reino de Dios es la esfera de dominio de
Dios sobre el Universo, la cual es
cambiante, la cual tiene varios aspectos, y
cuya revelación en la Biblia es progresiva. “
EL ASPECTO UNIVERSAL DEL “REINO
DE DIOS”
El dominio general de Dios sobre el Universo.
 La expresión mas amplia del Reino de Dios. I Cron.
29:12
 Ejercido a través de gobernantes humanos. Jer. 25:812; Rom. 13:1
 Se evidencia en manifestaciones sobrenaturales.
Deut. 4:32; Salmo 148:8
 Comienzo:
_________________
eternidad
eternidad
 Fin:
_________________
EL ASPECTO TEOCRATICO DEL
“REINO DE DIOS”
El aspecto socio-político del Reino de Dios.
 Identificado con una nación específica (_Israel_).
 Identificado con una dinastía específica (_David_).
 Y con una cierta area geográfica (_Palestina_).
 Y con un Rey específico (Jesucristo).
 Rechazado en su primera venida (Mateo 21:1-11)
 Aceptado en su segunda venida (Isaías 11 y 12)
 Prometido originalmente a Abraham, establecido
oficialmente por Moises, y ratificado en el pacto con
David. II Sam. 7
Sinaí
Año 586 A.C.
 Comienzo:
_____________
Fin: ______________
2da venida
eternidad
 Reanudación: _____________
Fin: ______________
EL ASPECTO ESPIRITUAL
DEL “REINO DE DIOS”
El reinado individual, interno de Dios en el ser humano.
 En el Antiguo Testamento representado por la persona
con una relación con Dios.
Iglesia
 Hoy en dia representado por la ____________.
 Basado en el llamado “Nuevo Pacto”. Hech. 2:16; Eze.
36:26,27; Jer. 31:31-34
 Jesucristo es el mediador de este pacto. Heb. 8:6
 El Espíritu Santo es el facilitador de este pacto.
Adán
 Comienzo:
________________
eternidad
 Fin:
________________
EL ASPECTO MILENIAL
DEL “REINO DE DIOS”
Reinado fisico de Jesucristo sobre la tierra por 1000
años desde Jerusalen sobre el trono de David.
 Es un aspecto futuro del Reino de Dios (“Mesiánico”).
 Tiempo de paz y prosperidad universal.
 Retorna el reino teocrático y tiene una dimensión
espiritual (cumplimiento final del “Nuevo Pacto”).
2da venida
 Comienzo:
______________
1000 años después
 Fin:
______________
EL ASPECTO ETERNO
DEL “REINO DE DIOS”
Nuevos Cielos y nueva Tierra, para siempre.
Apoc. 21:1-2; Daniel 2:44
 Restaura el Universo a su condición original, consuma el
aspecto Universal del Reino de Dios;
 Cumple la promesa a David que su Reino “no tendria fin”,
y es la culminación del aspecto teocrático del mismo;
 Habitado sólo por seres que conocen a Dios personal y
espiritualmente; es la consumación del aspecto
espiritual.
eternidad
cielos Fin: _____________
 Comienzo:Nuevos
____________
y nueva tierra
El concepto del “Reino de Dios”
Universal
Todos
Todos
Babilonia
Medo-Persia
Grecia
Roma
Israel
Teocrático
(Milenial)
Teocrático
(Inicial)
Exodo 20
Iglesia +
Israel
LOS TIEMPOS DE
LOS GENTILES
586 A.C.
Iglesia
Espiritual
E
T
E
R
N
O
EZEQUIEL
 “Dios fortalecerá” ó “Dios endurecerá”.
 Hijo de Buzi.
 Deportado con Rey Joaquim en 597 A.C.
 Ministerio a los deportados en Babilonia.
 Muchas visiones y ayudas visuales para sus
profecías.
 Pasajes importantes: Caps. 1-3; Caps. 36-37 (Nuevo
Pacto); Caps. 38-39 (Gog y Magog); Caps. 40-48
(Templo Milenial).
 Orden cronológico de sus profecías.
Estructura de Ezequiel
 La preparacón del profeta – Caps. 1-3
 Profecías contra Judá – Caps. 4-24
 Profecías contra otras naciones – Caps. 25-32
 Profecías sobre la restauración futura de la
nación – Caps. 33-48
Pasajes importantes de Ezequiel
 Cap. 2 = Llamamiento de Ezequiel.
 Cap. 4 = Predicción del sitio de Jerusalén.
 Cap. 10 = La shekinah abandona el Templo.
 Cap. 18 = Responsabilidad individual.
 Cap 20 (33-44) = Restauración futura de Israel
 Cap. 24 = Muerte de la esposa de Ezequiel.
 Cap. 25-29 = Profecías sobre otras naciones. (esp. 28:11-19)
 Cap. 33 = Caída de Jerusalén.
 Caps. 36-37 = El Nuevo Pacto.
 Caps. 38-39 = Profecía contra Gog y Magog.
 Caps. 40-46 = El templo milenial.
Capítulo 1 – Visión Inicial
1 Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando
yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de
Dios. 2 En el quinto año de la deportación del rey Joaquín, a los cinco días del mes,
3 vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los
caldeos, junto al río Quebar; vino allí sobre él la mano de Jehová. 4 Y miré, y he aquí
venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y
alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce
refulgente, 5 y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su
apariencia: había en ellos semejanza de hombre. 6 Cada uno tenía cuatro caras y
cuatro alas. 7 Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta
de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bruñido. 8 Debajo de sus
alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus caras y sus alas por los
cuatro lados. 9 Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban,
sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante. 10 Y el aspecto de sus caras era
cara de hombre, y cara de león al lado derecho de los cuatro, y cara de buey a la
izquierda en los cuatro; asimismo había en los cuatro cara de águila. 11 Así eran sus
caras. Y tenían sus alas extendidas por encima, cada uno dos, las cuales se
juntaban; y las otras dos cubrían sus cuerpos. 12 Y cada uno caminaba derecho hacia
adelante; hacia donde el espíritu les movía que anduviesen, andaban; y cuando
andaban, no se volvían.
Capítulo 1 – Visión Inicial
13 Cuanto
a la semejanza de los seres vivientes, su aspecto era como de carbones de
fuego encendidos, como visión de hachones encendidos que andaba entre los seres
vivientes; y el fuego resplandecía, y del fuego salían relámpagos. 14 Y los seres
vivientes corrían y volvían a semejanza de relámpagos. 15 Mientras yo miraba los
seres vivientes, he aquí una rueda sobre la tierra junto a los seres vivientes, a los
cuatro lados. 16 El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del crisólito.
Y las cuatro tenían una misma semejanza; su apariencia y su obra eran como rueda
en medio de rueda. 17 Cuando andaban, se movían hacia sus cuatro costados; no se
volvían cuando andaban. 18 Y sus aros eran altos y espantosos, y llenos de ojos
alrededor en las cuatro. 19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban
junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se
levantaban. 20 Hacia donde el espíritu les movía que anduviesen, andaban; hacia
donde les movía el espíritu que anduviesen, las ruedas también se levantaban tras
ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. 21 Cuando ellos
andaban, andaban ellas, y cuando ellos se paraban, se paraban ellas; asimismo
cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban tras ellos; porque el
espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas. 22 Y sobre las cabezas de los
seres vivientes aparecía una expansión a manera de cristal maravilloso, extendido
encima sobre sus cabezas. 23 Y debajo de la expansión las alas de ellos estaban
derechas, extendiéndose la una hacia la otra; y cada uno tenía dos alas que cubrían
su cuerpo. hablaba.
Capítulo 1 – Visión Inicial
24 Y
oí el sonido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como
la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como el ruido de un ejército.
Cuando se paraban, bajaban sus alas. 25 Y cuando se paraban y bajaban sus alas, se
oía una voz de arriba de la expansión que había sobre sus cabezas. 26 Y sobre la
expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de
piedra de zafiro; y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de
hombre sentado sobre él. 27 Y vi apariencia como de bronce refulgente, como
apariencia de fuego dentro de ella en derredor, desde el aspecto de sus lomos para
arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que parecía como fuego, y que tenía
resplandor alrededor. 28 Como parece el arco iris que está en las nubes el día que
llueve, así era el parecer del resplandor alrededor.Esta fue la visión de la semejanza
de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de
uno que hablaba.
1
Capítulo 2 – Llamamiento de
Ezequiel
Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo.
2Y
luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y
oí al que me hablaba. 3 Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de
Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se
han rebelado contra mí hasta este mismo día. 4 Yo, pues, te envío a hijos de
duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el
Señor. 5 Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa
rebelde, siempre conocerán que hubo profeta entre ellos. 6 Y tú, hijo de
hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas
entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus
palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde. 7 Les hablarás,
pues, mis palabras, escuchen o dejen de escuchar; porque son muy
rebeldes. 8 Mas tú, hijo de hombre, oye lo que yo te hablo; no seas rebelde
como la casa rebelde; abre tu boca, y come lo que yo te doy. 9 Y miré, y he
aquí una mano extendida hacia mí, y en ella había un rollo de libro. 10 Y lo
extendió delante de mí, y estaba escrito por delante y por detrás; y había
escritas en él endechas y lamentaciones y ayes.
1
Capítulo 3 – Llamamiento de
Ezequiel
Me
dijo: Hijo de hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a
la casa de Israel. 2 Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo. 3 Y me dijo:
Hijo de hombre, alimenta tu vientre, y llena tus entrañas de este rollo que yo
te doy. Y lo comí, y fue en mi boca dulce como miel. 4 Luego me dijo: Hijo de
hombre, ve y entra a la casa de Israel, y habla a ellos con mis palabras.
5 Porque no eres enviado a pueblo de habla profunda ni de lengua difícil, sino
a la casa de Israel. 6 No a muchos pueblos de habla profunda ni de lengua
difícil, cuyas palabras no entiendas; y si a ellos te enviara, ellos te oyeran.
7 Mas la casa de Israel no te querrá oír, porque no me quiere oír a mí; porque
toda la casa de Israel es dura de frente y obstinada de corazón. 8 He aquí yo
he hecho tu rostro fuerte contra los rostros de ellos, y tu frente fuerte contra
sus frentes. 9 Como diamante, más fuerte que pedernal he hecho tu frente;
no los temas, ni tengas miedo delante de ellos, porque son casa rebelde.
10 Y me dijo: Hijo de hombre, toma en tu corazón todas mis palabras que yo
te hablaré, y oye con tus oídos. 11 Y ve y entra a los cautivos, a los hijos de tu
pueblo, y háblales y diles: Así ha dicho Jehová el Señor; escuchen, o dejen
de escuchar. 12 Y me levantó el Espíritu, y oí detrás de mí una voz de gran
estruendo, que decía: Bendita sea la gloria de Jehová desde su lugar.
Capítulo 3 – Llamamiento de
Oí también el sonido de las alas de los seres vivientes que se juntaban la
Ezequiel
una con la otra, y el sonido de las ruedas delante de ellos, y sonido de gran
13
estruendo. 14 Me levantó, pues, el Espíritu, y me tomó; y fui en amargura, en la
indignación de mi espíritu, pero la mano de Jehová era fuerte sobre mí.
15 Y vine a los cautivos en Tel-abib, que moraban junto al río Quebar, y me
senté donde ellos estaban sentados, y allí permanecí siete días atónito entre
ellos. 16 Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová,
diciendo: 17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel;
oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.
18 Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le
hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva,
el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.
19 Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de
su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.
20 Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo
delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y
sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre
demandaré de tu mano.
21
Capítulo 3 – Llamamiento de
Ezequiel
Pero
si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto
vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma.
22 Vino allí la mano de Jehová sobre mí, y me dijo: Levántate, y sal al campo, y
allí hablaré contigo. 23 Y me levanté y salí al campo; y he aquí que allí estaba
la gloria de Jehová, como la gloria que había visto junto al río Quebar; y me
postré sobre mi rostro. 24 Entonces entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre
mis pies, y me habló, y me dijo: Entra, y enciérrate dentro de tu casa.
25 Y tú, oh hijo de hombre, he aquí que pondrán sobre ti cuerdas, y con ellas te
ligarán, y no saldrás entre ellos. 26 Y haré que se pegue tu lengua a tu paladar,
y estarás mudo, y no serás a ellos varón que reprende; porque son casa
rebelde. 27 Mas cuando yo te hubiere hablado, abriré tu boca, y les dirás: Así
ha dicho Jehová el Señor: El que oye, oiga; y el que no quiera oír, no oiga;
porque casa rebelde son.
Cap. 4 – Predicción del sitio de
Jerusalén
Tú, hijo de hombre, tómate un adobe, y ponlo delante de ti, y diseña sobre él
1
la ciudad de Jerusalén. 2 Y pondrás contra ella sitio, y edificarás contra ella
fortaleza, y sacarás contra ella baluarte, y pondrás delante de ella
campamento, y colocarás contra ella arietes alrededor. 3 Tómate también una
plancha de hierro, y ponla en lugar de muro de hierro entre ti y la ciudad;
afirmarás luego tu rostro contra ella, y será en lugar de cerco, y la sitiarás. Es
señal a la casa de Israel. 4 Y tú te acostarás sobre tu lado izquierdo y pondrás
sobre él la maldad de la casa de Israel. El número de los días que duermas
sobre él, llevarás sobre ti la maldad de ellos. 5 Yo te he dado los años de su
maldad por el número de los días, trescientos noventa días; y así llevarás tú la
maldad de la casa de Israel. 6 Cumplidos éstos, te acostarás sobre tu lado
derecho segunda vez, y llevarás la maldad de la casa de Judá cuarenta días;
día por año, día por año te lo he dado. 7 Al asedio de Jerusalén afirmarás tu
rostro, y descubierto tu brazo, profetizarás contra ella. 8 Y he aquí he puesto
sobre ti ataduras, y no te volverás de un lado a otro, hasta que hayas cumplido
los días de tu asedio. 9 Y tú toma para ti trigo, cebada, habas, lentejas, millo y
avena, y ponlos en una vasija, y hazte pan de ellos el número de los días que
te acuestes sobre tu lado; trescientos noventa días comerás de él.
Cap. 4 – Predicción del sitio de
Jerusalén
La comida que comerás será de peso de veinte siclos al día; de tiempo en
10
tiempo la comerás. 11 Y beberás el agua por medida, la sexta parte de un hin;
de tiempo en tiempo la beberás. 12 Y comerás pan de cebada cocido debajo de
la ceniza; y lo cocerás a vista de ellos al fuego de excremento humano.
13 Y dijo Jehová: Así comerán los hijos de Israel su pan inmundo, entre las
naciones a donde los arrojaré yo. 14 Y dije: !!Ah, Señor Jehová! he aquí que mi
alma no es inmunda, ni nunca desde mi juventud hasta este tiempo comí cosa
mortecina ni despedazada, ni nunca en mi boca entró carne inmunda.
15 Y me respondió: He aquí te permito usar estiércol de bueyes en lugar de
excremento humano para cocer tu pan. 16 Me dijo luego: Hijo de hombre, he
aquí quebrantaré el sustento del pan en Jerusalén; y comerán el pan por peso
y con angustia, y beberán el agua por medida y con espanto, 17 para que al
faltarles el pan y el agua, se miren unos a otros con espanto, y se consuman
en su maldad.
Cap. 10 – La Shekinah abandona el
Templo
1 Miré,
y he aquí en la expansión que había sobre la cabeza de los querubines
como una piedra de zafiro, que parecía como semejanza de un trono que se
mostró sobre ellos. 2 Y habló al varón vestido de lino, y le dijo: Entra en medio
de las ruedas debajo de los querubines, y llena tus manos de carbones
encendidos de entre los querubines, y espárcelos sobre la ciudad. Y entró a
vista mía. 3 Y los querubines estaban a la mano derecha de la casa cuando
este varón entró; y la nube llenaba el atrio de adentro. 4 Entonces la gloria de
Jehová se elevó de encima del querubín al umbral de la puerta; y la casa fue
llena de la nube, y el atrio se llenó del resplandor de la gloria de Jehová.
5 Y el estruendo de las alas de los querubines se oía hasta el atrio de afuera,
como la voz del Dios Omnipotente cuando habla. 6 Aconteció, pues, que al
mandar al varón vestido de lino, diciendo: Toma fuego de entre las ruedas, de
entre los querubines, él entró y se paró entre las ruedas. 7 Y un querubín
extendió su mano de en medio de los querubines al fuego que estaba entre
ellos, y tomó de él y lo puso en las manos del que estaba vestido de lino, el
cual lo tomó y salió. 8 Y apareció en los querubines la figura de una mano de
hombre debajo de sus alas.
Cap. 10 – La Shekinah abandona el
Templo
9Y
miré, y he aquí cuatro ruedas junto a los querubines, junto a cada querubín
una rueda; y el aspecto de las ruedas era como de crisólito. 10 En cuanto a su
apariencia, las cuatro eran de una misma forma, como si estuviera una en
medio de otra. 11 Cuando andaban, hacia los cuatro frentes andaban; no se
volvían cuando andaban, sino que al lugar adonde se volvía la primera, en pos
de ella iban; ni se volvían cuando andaban. 12 Y todo su cuerpo, sus espaldas,
sus manos, sus alas y las ruedas estaban llenos de ojos alrededor en sus
cuatro ruedas. 13 A las ruedas, oyéndolo yo, se les gritaba: !!Rueda! 14 Y cada
uno tenía cuatro caras. La primera era rostro de querubín; la segunda, de
hombre; la tercera, cara de león; la cuarta, cara de águila. 15 Y se levantaron
los querubines; este es el ser viviente que vi en el río Quebar. 16 Y cuando
andaban los querubines, andaban las ruedas junto con ellos; y cuando los
querubines alzaban sus alas para levantarse de la tierra, las ruedas tampoco
se apartaban de ellos. 17 Cuando se paraban ellos, se paraban ellas, y cuando
ellos se alzaban, se alzaban con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes
estaba en ellas.
Cap. 10 – La Shekinah abandona el
Templo
18 Entonces
la gloria de Jehová se elevó de encima del umbral de la casa, y se
puso sobre los querubines. 19 Y alzando los querubines sus alas, se levantaron
de la tierra delante de mis ojos; cuando ellos salieron, también las ruedas se
alzaron al lado de ellos; y se pararon a la entrada de la puerta oriental de la
casa de Jehová, y la gloria del Dios de Israel estaba por encima sobre ellos.
20 Estos eran los mismos seres vivientes que vi debajo del Dios de Israel junto
al río Quebar; y conocí que eran querubines. 21 Cada uno tenía cuatro caras y
cada uno cuatro alas, y figuras de manos de hombre debajo de sus alas.
22 Y la semejanza de sus rostros era la de los rostros que vi junto al río
Quebar, su misma apariencia y su ser; cada uno caminaba derecho hacia
adelante.
Cap. 14 – Noe, Daniel y Job
12 Vino
a mí palabra de Jehová, diciendo: 13 Hijo de hombre, cuando la tierra
pecare contra mí rebelándose pérfidamente, y extendiere yo mi mano sobre
ella, y le quebrantare el sustento del pan, y enviare en ella hambre, y cortare
de ella hombres y bestias, 14 si estuviesen en medio de ella estos tres varones,
Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas,
dice Jehová el Señor. 15 Y si hiciere pasar bestias feroces por la tierra y la
asolaren, y quedare desolada de modo que no haya quien pase a causa de
las fieras, 16 y estos tres varones estuviesen en medio de ella, vivo yo, dice
Jehová el Señor, ni a sus hijos ni a sus hijas librarían; ellos solos serían
librados, y la tierra quedaría desolada. 17 O si yo trajere espada sobre la tierra,
y dijere: Espada, pasa por la tierra; e hiciere cortar de ella hombres y bestias,
18 y estos tres varones estuviesen en medio de ella, vivo yo, dice Jehová el
Señor, no librarían a sus hijos ni a sus hijas; ellos solos serían librados.
19 O si enviare pestilencia sobre esa tierra y derramare mi ira sobre ella en
sangre, para cortar de ella hombres y bestias, 20 y estuviesen en medio de ella
Noé, Daniel y Job, vivo yo, dice Jehová el Señor, no librarían a hijo ni a hija;
ellos por su justicia librarían solamente sus propias vidas.
Cap. 14 – Noe, Daniel y Job
21 Por
lo cual así ha dicho Jehová el Señor: ¿Cuánto más cuando yo enviare
contra Jerusalén mis cuatro juicios terribles, espada, hambre, fieras y
pestilencia, para cortar de ella hombres y bestias?
22 Sin embargo, he aquí quedará en ella un remanente, hijos e hijas, que serán
llevados fuera; he aquí que ellos vendrán a vosotros, y veréis su camino y sus
hechos, y seréis consolados del mal que hice venir sobre Jerusalén, de todas
las cosas que traje sobre ella. 23 Y os consolarán cuando viereis su camino y
sus hechos, y conoceréis que no sin causa hice todo lo que he hecho en ella,
dice Jehová el Señor.
Cap. 18 – Responsabilidad
Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿Qué pensáis vosotros, los que
Individual
usáis este refrán sobre la tierra de Israel, que dice: Los padres comieron las
1
2
uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera? 3 Vivo yo, dice Jehová
el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel. 4 He aquí
que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es
mía; el alma que pecare, esa morirá. 5 Y el hombre que fuere justo, e hiciere
según el derecho y la justicia; 6 que no comiere sobre los montes, ni alzare sus
ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni se
llegare a la mujer menstruosa, 7 ni oprimiere a ninguno; que al deudor
devolviere su prenda, que no cometiere robo, y que diere de su pan al
hambriento y cubriere al desnudo con vestido, 8 que no prestare a interés ni
tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero
entre hombre y hombre, 9 en mis ordenanzas caminare, y guardare mis
decretos para hacer rectamente, éste es justo; éste vivirá, dice Jehová el
Señor. 10 Mas si engendrare hijo ladrón, derramador de sangre, o que haga
alguna cosa de estas, 11 y que no haga las otras, sino que comiere sobre los
montes, o violare la mujer de su prójimo, 12 al pobre y menesteroso oprimiere,
cometiere robos, no devolviere la prenda, o alzare sus ojos a los ídolos e
hiciere abominación,
Cap. 18 – Responsabilidad
Individual
prestare a interés y tomare usura; ¿vivirá éste? No vivirá. Todas estas
13
abominaciones hizo; de cierto morirá, su sangre será sobre él. 14 Pero si éste
engendrare hijo, el cual viere todos los pecados que su padre hizo, y viéndolos
no hiciere según ellos; 15 no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los
ídolos de la casa de Israel; la mujer de su prójimo no violare, 16 ni oprimiere a
nadie, la prenda no retuviere, ni cometiere robos; al hambriento diere de su
pan, y cubriere con vestido al desnudo; 17 apartare su mano del pobre, interés
y usura no recibiere; guardare mis decretos y anduviere en mis ordenanzas;
éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá. 18 Su padre, por
cuanto hizo agravio, despojó violentamente al hermano, e hizo en medio de su
pueblo lo que no es bueno, he aquí que él morirá por su maldad. 19 Y si
dijereis: ¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre? Porque el hijo hizo
según el derecho y la justicia, guardó todos mis estatutos y los cumplió, de
cierto vivirá. 20 El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del
padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y
la impiedad del impío será sobre él.
pues, y viviréis.
Cap. 18 – Responsabilidad
Individual
Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare
21
todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no
morirá. 22 Todas las transgresiones que cometió, no le serán recordadas; en su
justicia que hizo vivirá. 23 ¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el
Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos? 24 Mas si el justo se apartare
de su justicia y cometiere maldad, e hiciere conforme a todas las
abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? Ninguna de las justicias que hizo
le serán tenidas en cuenta; por su rebelión con que prevaricó, y por el pecado
que cometió, por ello morirá. 25 Y si dijereis: No es recto el camino del Señor;
oíd ahora, casa de Israel: ¿No es recto mi camino? ¿no son vuestros caminos
torcidos? 26 Apartándose el justo de su justicia, y haciendo iniquidad, él morirá
por ello; por la iniquidad que hizo, morirá. 27 Y apartándose el impío de su
impiedad que hizo, y haciendo según el derecho y la justicia, hará vivir su
alma. 28 Porque miró y se apartó de todas sus transgresiones que había
cometido, de cierto vivirá; no morirá.
Cap. 18 – Responsabilidad
Individual
Si aún dijere la casa de Israel: No es recto el camino del Señor; ¿no son
29
rectos mis caminos, casa de Israel? Ciertamente, vuestros caminos no son
rectos. 30 Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de
Israel, dice Jehová el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras
transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina. 31 Echad de vosotros
todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón
nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel? 32 Porque no
quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y
viviréis.
Cap. 24 – Muerte de la Esposa de
Ezequiel
15 Vino
a mí palabra de Jehová, diciendo: 16 Hijo de hombre, he aquí que yo te
quito de golpe el deleite de tus ojos; no endeches, ni llores, ni corran tus
lágrimas. 17 Reprime el suspirar, no hagas luto de mortuorios; ata tu turbante
sobre ti, y pon tus zapatos en tus pies, y no te cubras con rebozo, ni comas
pan de enlutados. 18 Hablé al pueblo por la mañana, y a la tarde murió mi
mujer; y a la mañana hice como me fue mandado. 19 Y me dijo el pueblo: ¿No
nos enseñarás qué significan para nosotros estas cosas que haces?
20 Y yo les dije: La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: 21 Di a la casa de
Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo profano mi santuario, la gloria
de vuestro poderío, el deseo de vuestros ojos y el deleite de vuestra alma; y
vuestros hijos y vuestras hijas que dejasteis caerán a espada. 22 Y haréis de la
manera que yo hice; no os cubriréis con rebozo, ni comeréis pan de hombres
en luto. 23 Vuestros turbantes estarán sobre vuestras cabezas, y vuestros
zapatos en vuestros pies; no endecharéis ni lloraréis, sino que os consumiréis
a causa de vuestras maldades, y gemiréis unos con otros..
Cap. 24 – Muerte de la Esposa de
Ezequiel
24 Ezequiel,
pues, os será por señal; según todas las cosas que él hizo, haréis;
cuando esto ocurra, entonces sabréis que yo soy Jehová el Señor.
25 Y tú, hijo de hombre, el día que yo arrebate a ellos su fortaleza, el gozo de
su gloria, el deleite de sus ojos y el anhelo de sus almas, y también sus hijos y
sus hijas, 26 ese día vendrá a ti uno que haya escapado para traer las noticias.
27 En aquel día se abrirá tu boca para hablar con el fugitivo, y hablarás, y no
estarás más mudo; y les serás por señal, y sabrán que yo soy Jehová.
Cap. 26 – Profecía contra Tiro
1 Aconteció
en el undécimo año, en el día primero del mes, que vino a mí
palabra de Jehová, diciendo: 2 Hijo de hombre, por cuanto dijo Tiro contra
Jerusalén: Ea, bien; quebrantada está la que era puerta de las naciones; a mí
se volvió; yo seré llena, y ella desierta; 3 por tanto, así ha dicho Jehová el
Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Tiro, y haré subir contra ti muchas
naciones, como el mar hace subir sus olas. 4 Y demolerán los muros de Tiro, y
derribarán sus torres; y barreré de ella hasta su polvo, y la dejaré como una
peña lisa. 5 Tendedero de redes será en medio del mar, porque yo he hablado,
dice Jehová el Señor; y será saqueada por las naciones. 6 Y sus hijas que
están en el campo serán muertas a espada; y sabrán que yo soy Jehová.
7 Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí que del norte traigo yo contra
Tiro a Nabucodonosor rey de Babilonia, rey de reyes, con caballos y carros y
jinetes, y tropas y mucho pueblo. 8 Matará a espada a tus hijas que están en el
campo, y pondrá contra ti torres de sitio, y levantará contra ti baluarte, y
escudo afirmará contra ti. 9 Y pondrá contra ti arietes, contra tus muros, y tus
torres destruirá con hachas. 10 Por la multitud de sus caballos te cubrirá el
polvo de ellos; con el estruendo de su caballería y de las ruedas y de los
carros, temblarán tus muros, cuando entre por tus puertas como por portillos
de ciudad destruida.
Cap. 26 – Profecía contra Tiro
11 Con
los cascos de sus caballos hollará todas tus calles; a tu pueblo matará
a filo de espada, y tus fuertes columnas caerán a tierra. 12 Y robarán tus
riquezas y saquearán tus mercaderías; arruinarán tus muros, y tus casas
preciosas destruirán; y pondrán tus piedras y tu madera y tu polvo en medio
de las aguas. 13 Y haré cesar el estrépito de tus canciones, y no se oirá más el
son de tus cítaras. 14 Y te pondré como una peña lisa; tendedero de redes
serás, y nunca más serás edificada; porque yo Jehová he hablado, dice
Jehová el Señor. 15 Así ha dicho Jehová el Señor a Tiro: ¿No se estremecerán
las costas al estruendo de tu caída, cuando griten los heridos, cuando se haga
la matanza en medio de ti? 16 Entonces todos los príncipes del mar
descenderán de sus tronos, y se quitarán sus mantos, y desnudarán sus ropas
bordadas; de espanto se vestirán, se sentarán sobre la tierra, y temblarán a
cada momento, y estarán atónitos sobre ti. 17 Y levantarán sobre ti endechas, y
te dirán: ¿Cómo pereciste tú, poblada por gente de mar, ciudad que era
alabada, que era fuerte en el mar, ella y sus habitantes, que infundían terror a
todos los que la rodeaban? 18 Ahora se estremecerán las islas en el día de tu
caída; sí, las islas que están en el mar se espantarán a causa de tu fin.
Cap. 26 – Profecía contra Tiro
19 Porque
así ha dicho Jehová el Señor: Yo te convertiré en ciudad asolada,
como las ciudades que no se habitan; haré subir sobre ti el abismo, y las
muchas aguas te cubrirán. 20 Y te haré descender con los que descienden al
sepulcro, con los pueblos de otros siglos, y te pondré en las profundidades de
la tierra, como los desiertos antiguos, con los que descienden al sepulcro,
para que nunca más seas poblada; y daré gloria en la tierra de los vivientes.
21 Te convertiré en espanto, y dejarás de ser; serás buscada, y nunca más
serás hallada, dice Jehová el Señor.
Caída de Tiro Bajo Alejandro
Cap. 28 – Profecía contra el Rey
Vino a
mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, levanta endechas
de
Tiro
sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la
11
12
perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el
huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y
oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en
el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo
monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.
15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta
que se halló en ti maldad. 16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste
lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te
arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu
corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu
esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que
miren en ti. 18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus
contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de
ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos
los que te miran. 19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos se
maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.
Cap. 33 – Caída de Jerusalén
21 Aconteció
en el año duodécimo de nuestro cautiverio, en el mes décimo, a
los cinco días del mes, que vino a mí un fugitivo de Jerusalén, diciendo: La
ciudad ha sido conquistada. 22 Y la mano de Jehová había sido sobre mí la
tarde antes de llegar el fugitivo, y había abierto mi boca, hasta que vino a mí
por la mañana; y abrió mi boca, y ya no más estuve callado. 23 Y vino a mí
palabra de Jehová, diciendo: 24 Hijo de hombre, los que habitan aquellos
lugares asolados en la tierra de Israel hablan diciendo: Abraham era uno, y
poseyó la tierra; pues nosotros somos muchos; a nosotros nos es dada la
tierra en posesión. 25 Por tanto, diles: Así ha dicho Jehová el Señor:
¿Comeréis con sangre, y a vuestros ídolos alzaréis vuestros ojos, y
derramaréis sangre, y poseeréis vosotros la tierra? 26 Estuvisteis sobre
vuestras espadas, hicisteis abominación, y contaminasteis cada cual a la
mujer de su prójimo; ¿y habréis de poseer la tierra? 27 Les dirás así: Así ha
dicho Jehová el Señor: Vivo yo, que los que están en aquellos lugares
asolados caerán a espada, y al que está sobre la faz del campo entregaré a
las fieras para que lo devoren; y los que están en las fortalezas y en las
cuevas, de pestilencia morirán. entre ellos.
Cap. 33 – Caída de Jerusalén
28 Y
convertiré la tierra en desierto y en soledad, y cesará la soberbia de su
poderío; y los montes de Israel serán asolados hasta que no haya quien pase.
29 Y sabrán que yo soy Jehová, cuando convierta la tierra en soledad y
desierto, por todas las abominaciones que han hecho. 30 Y tú, hijo de hombre,
los hijos de tu pueblo se mofan de ti junto a las paredes y a las puertas de las
casas, y habla el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: Venid
ahora, y oíd qué palabra viene de Jehová. 31 Y vendrán a ti como viene el
pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las
pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos
anda en pos de su avaricia. 32 Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de
amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las
pondrán por obra. 33 Pero cuando ello viniere (y viene ya), sabrán que hubo
profeta entre ellos.
Ezequiel 36: 22-28 – El Nuevo Pacto
22 Por
tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: No lo
hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo
nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde
habéis llegado. 23 Y santificaré mi grande nombre, profanado entre las
naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las
naciones que yo soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando sea
santificado en vosotros delante de sus ojos. 24 Y yo os tomaré de las
naciones, y os recogeré de todas las tierras, y os traeré a vuestro país.
25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas
vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 Os
daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y
quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de
carne. 27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en
mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.
28 Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis
por pueblo, y yo seré a vosotros por Dios.
Ezequiel 37 – El Valle de Huesos
1 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de
Secos
Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.
2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que
eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran
manera. 3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije:
Señor Jehová, tú lo sabes. 4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos
huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5 Así ha dicho
Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en
vosotros, y viviréis. 6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir
sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros
espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. 7 Profeticé, pues,
como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he
aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.
8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel
cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. 9 Y me dijo:
Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha
dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla
sobre estos muertos, y vivirán. hablé, y lo hice, dice Jehová.
Ezequiel 37 – El Valle de Huesos
Secos
10
Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y
vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.
11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de
Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció
nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. 12 Por tanto, profetiza,
y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros
sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os
traeré a la tierra de Israel. 13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra
vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.
14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre
vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.
CAP. 37 – EL VALLE DE LOS HUESOS SECOS
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
Gog es un personaje humano
Magog es un pueblo ó nación
Vienen del lejano norte.
No sabemos la identidad de ellos.
Invaden Israel.
Destruídos por fuerzas naturales.
Sepultados por 7 meses.
Comparar con Apocalipsis 20
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
1
Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 2 Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog
en tierra de Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y profetiza contra él,
3 y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe
soberano de Mesec y Tubal. 4 Y te quebrantaré, y pondré garfios en tus quijadas, y te
sacaré a ti y a todo tu ejército, caballos y jinetes, de todo en todo equipados, gran
multitud con paveses y escudos, teniendo todos ellos espadas; 5 Persia, Cus y Fut
con ellos; todos ellos con escudo y yelmo; 6 Gomer, y todas sus tropas; la casa de
Togarma, de los confines del norte, y todas sus tropas; muchos pueblos contigo.
7 Prepárate y apercíbete, tú y toda tu multitud que se ha reunido a ti, y sé tú su
guarda. 8 De aquí a muchos días serás visitado; al cabo de años vendrás a la tierra
salvada de la espada, recogida de muchos pueblos, a los montes de Israel, que
siempre fueron una desolación; mas fue sacada de las naciones, y todos ellos
morarán confiadamente. 9 Subirás tú, y vendrás como tempestad; como nublado para
cubrir la tierra serás tú y todas tus tropas, y muchos pueblos contigo.
10 Así ha dicho Jehová el Señor: En aquel día subirán palabras en tu corazón, y
concebirás mal pensamiento, 11 y dirás: Subiré contra una tierra indefensa, iré contra
gentes tranquilas que habitan confiadamente; todas ellas habitan sin muros, y no
tienen cerrojos ni puertas; 12 para arrebatar despojos y para tomar botín, para poner
tus manos sobre las tierras desiertas ya pobladas, y sobre el pueblo recogido de
entre las naciones, que se hace de ganado y posesiones, que mora en la parte
central de la tierra.
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
13 Sabá
y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿Has
venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar
plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos?
14 Por tanto, profetiza, hijo de hombre, y di a Gog: Así ha dicho Jehová el Señor: En
aquel tiempo, cuando mi pueblo Israel habite con seguridad, ¿no lo sabrás tú?
15 Vendrás de tu lugar, de las regiones del norte, tú y muchos pueblos contigo, todos
ellos a caballo, gran multitud y poderoso ejército, 16 y subirás contra mi pueblo Israel
como nublado para cubrir la tierra; será al cabo de los días; y te traeré sobre mi tierra,
para que las naciones me conozcan, cuando sea santificado en ti, oh Gog, delante de
sus ojos. 17 Así ha dicho Jehová el Señor: ¿No eres tú aquel de quien hablé yo en
tiempos pasados por mis siervos los profetas de Israel, los cuales profetizaron en
aquellos tiempos que yo te había de traer sobre ellos? 18 En aquel tiempo, cuando
venga Gog contra la tierra de Israel, dijo Jehová el Señor, subirá mi ira y mi enojo.
19 Porque he hablado en mi celo, y en el fuego de mi ira: Que en aquel tiempo habrá
gran temblor sobre la tierra de Israel; 20 que los peces del mar, las aves del cielo, las
bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos los
hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia; y se
desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra.
21 Y en todos mis montes llamaré contra él la espada, dice Jehová el Señor; la espada
de cada cual será contra su hermano.
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
22 Y
yo litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus
tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de
granizo, fuego y azufre. 23 Y seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los
ojos de muchas naciones; y sabrán que yo soy Jehová.
1
Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así ha dicho Jehová el Señor:
He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.
2 Y te quebrantaré, y te conduciré y te haré subir de las partes del norte, y te traeré
sobre los montes de Israel; 3 y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus
saetas de tu mano derecha. 4 Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas,
y los pueblos que fueron contigo; a aves de rapiña de toda especie, y a las fieras del
campo, te he dado por comida. 5 Sobre la faz del campo caerás; porque yo he
hablado, dice Jehová el Señor. 6 Y enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran
con seguridad en las costas; y sabrán que yo soy Jehová. 7 Y haré notorio mi santo
nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre;
y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel. 8 He aquí viene, y se
cumplirá, dice Jehová el Señor; este es el día del cual he hablado. 9 Y los moradores
de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos,
paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por
siete años. 10 No traerán leña del campo, ni cortarán de los bosques, sino quemarán
las armas en el fuego; y despojarán a sus despojadores, y robarán a los que les
robaron, dice Jehová el Señor.
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
11 En
aquel tiempo yo daré a Gog lugar para sepultura allí en Israel, el valle de los que
pasan al oriente del mar; y obstruirá el paso a los transeúntes, pues allí enterrarán a
Gog y a toda su multitud; y lo llamarán el Valle de Hamón-gog. 12 Y la casa de Israel
los estará enterrando por siete meses, para limpiar la tierra. 13 Los enterrará todo el
pueblo de la tierra; y será para ellos célebre el día en que yo sea glorificado, dice
Jehová el Señor. 14 Y tomarán hombres a jornal que vayan por el país con los que
viajen, para enterrar a los que queden sobre la faz de la tierra, a fin de limpiarla; al
cabo de siete meses harán el reconocimiento. 15 Y pasarán los que irán por el país, y
el que vea los huesos de algún hombre pondrá junto a ellos una señal, hasta que los
entierren los sepultureros en el valle de Hamón-gog. 16 Y también el nombre de la
ciudad será Hamona; y limpiarán la tierra. 17 Y tú, hijo de hombre, así ha dicho Jehová
el Señor: Di a las aves de toda especie, y a toda fiera del campo: Juntaos, y venid;
reuníos de todas partes a mi víctima que sacrifico para vosotros, un sacrificio grande
sobre los montes de Israel; y comeréis carne y beberéis sangre. 18 Comeréis carne de
fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de
machos cabríos, de bueyes y de toros, engordados todos en Basán. 19 Comeréis
grosura hasta saciaros, y beberéis hasta embriagaros de sangre de las víctimas que
para vosotros sacrifiqué. 20 Y os saciaréis sobre mi mesa, de caballos y de jinetes
fuertes y de todos los hombres de guerra, dice Jehová el Señor. 21 Y pondré mi gloria
entre las naciones, y todas las naciones verán mi juicio que habré hecho, y mi mano
que sobre ellos puse. 22 Y de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy
Jehová su Dios.
CAPS. 38-39 – GOG Y MAGOG
23 Y
sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su pecado, por
cuanto se rebelaron contra mí, y yo escondí de ellos mi rostro, y los entregué en
manos de sus enemigos, y cayeron todos a espada. 24 Conforme a su inmundicia y
conforme a sus rebeliones hice con ellos, y de ellos escondí mi rostro. 25 Por tanto,
así ha dicho Jehová el Señor: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré
misericordia de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso por mi santo nombre.
26 Y ellos sentirán su verg:uenza, y toda su rebelión con que prevaricaron contra mí,
cuando habiten en su tierra con seguridad, y no haya quien los espante;
27 cuando los saque de entre los pueblos, y los reúna de la tierra de sus enemigos, y
sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones. 28 Y sabrán que yo soy
Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones,
los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos. 29 Ni esconderé más de
ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice
Jehová el Señor.
Apocalipsis 20: 1-10
1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran
cadena en la mano. 2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y
Satanás, y lo ató por mil años; 3 y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello
sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos
mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. 4 Y vi
tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las
almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de
Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la
marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 5
Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta
es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la
primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que
serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. 7 Cuando los mil
años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las
naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de
reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9 Y
subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y
la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10 Y el
diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban
la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los
siglos.
“Gog y Magog” en Ezequiel
38-39 y Apocalipsis 20
Ezequiel 38-39
Apocalipsis 20
Ocurre a la mitad de la Tribulación
Ocurre al fin del Milenio
Gog (príncipe) y Magog (su pueblo) vienen del Gog (príncipes) y Magog (pueblos) vienen de
norte lejano.
todos los rincones de la tierra
Objetivo: tomar presa
Objetivo: Hacer guerra contra los santos y la
ciudad santa.
Son sepultados en Israel (lleva 7 meses)
Destruídos por fuego del cielo.
No menciona a Satanás
Satanás es libertado para liderar la rebelión
final
Destruídos por terremotos, pestes, granizo,
fuego y azufre
Destruídos por fuego
Una señal a Judíos y gentiles de la grandeza
de Dios
No menciona una señal
Seguido por la bendición nacional a Israel
Seguido por cielos nuevos y tierra nueva
La invasión de
Ezequiel 38-39
Armagedón en
Apocalipsis 19
Naciones específicas
Todas las naciones
Gog viene del norte (con aliados del sur)
Los ejércitos vienen de todos los rincones
de la tierra
Gog viene para tomar botín
Los ejércitos vienen a destruir al pueblo
de Dios
La invasión es protestada
No hay protesta hecha
Liderada por Gog
Liderada por la Bestia
Destruída por fuerzas naturales
Destruída por el poder de Cristo
Dispossición en campo abierto
Disposición en el valle de Meguido y
Jerusalén
CAPS. 40-46 – EL TEMPLO MILENIAL
Pared del Atrio Interior
Patio interior
Todas las medidas son
en codos.
Un codo=21 pulgadas
La altura no está dada
Pared del Templo
8 Escalones
Terraza
Cámaras de alrededor
Pared del Santuario
Santuario
Columnas Altar
Columnas
Pilares
Columnas
El “Problema” de Caps. 40-48
 El problema para el Judaísmo
• Grandes diferencias entre el Templo de Ezequiel y
el Templo de Salomón
• Gran diferencia entre sistemas sacrificiales
 El Problema para la Teología del Pacto
• Porqué tanto detalle si es alegórico?
 El problema para el Dispensacionalismo
• El rol del Templo Milenial y los sacrificios
Posturas acerca de Caps. 40-48
 Solo un memorial del Templo de Salomón
 Un croquis, plano, del Segundo Templo
 Símbolicamente hablando de la presencia de
Dios, tercer cielo.
 Simbólicamente, hablando de la Iglesia.
 Simbólicamente, hablando de adoración a Dios
 Templo literal en el Milenio
Argumentos a favor de una
Interpretación Literal
 Requerido por una hermenéutica normal.
 Ezequiel describe el Templo de Salomón en caps.
8-11 como un templo literal.
 Otros profetas hablan de un templo Milenial (por
ejemplo Isaias. 2:3; Joel 3:18).
 Otros profetas hablan de sacrificios en el Milenio.
(por ejemplo Isa. 56:6-7; Jer. 33:18; Zac. 14:16-21)
 La enormidad de detalles en cuanto a este Templo.
El Propósito de los Sacrificios
 Un memorial de la muerte del Mesías.
 La forma de restaurar la comunión con Dios
para el santo del Milenio.
 Purificación ritual en caso de contaminación
ritual.
 La forma universal de adoración y bendición a
los santos del Milenio, Judíos y no-Judíos.
Los “Templos de Dios” en la Historia
LOS TEMPLOS JUDIOS EN LA HISTORIA
 El Tabernáculo del Desierto (Pentateuco)
 Guardado en el Primer Templo (I Reyes 8:4; II Crónicas 5:5)
 Primer Templo (Salomón) – II Crónicas 7
 Destruído por Nabucodonosor en el 586 A.C.
 El Segundo Templo (Zorobabel) – terminado en el 515-516 A.C.
 Desecrado por Antíoco Epifanes IV en el 167 A.C.
 El Templo de Herodes (remodelación del 2do Templo)
 Destruído por el General Romano Tito en el 70 D.C.
 Israel no ha tenido Templo desde entonces, hasta hoy.
 El “Templo de Dios” en esta época es la Iglesia.
 El templo de la Gran Tribulación (se ofrecen sacrificios)
 Será desecrado por el Anticristo, Daniel 9:27
 El Templo del Milenio (Ezequiel 40-46)
 Habrá sacrificios y será restaurado el culto a Jehová
 Sin necesidad de Templo en la eternidad (Apocalipsis 21:22)
Orden de resurrecciones, aspectos del “Reino de Dos”, y templos Judíos en la historia
Aspecto “Universal” del “Reino de Dios”
Aspecto “Milenial” del RDD
Aspecto “Teocrático” del RDD
Aspecto “Espiritual” del RDD
1er Templo (Salomón)
2do Templo
(Zorobabel)
Templo
de
Herodes
Cristo
Aspecto “Eterno”
Templo
Templo
de la
Tribulacion Milenial
Muertos
en Cristo
Santos
Trib. y
A.T.
Impíos de
todas las
edades
Templo
actual
HAGEO
 Primer profeta post-exílico.
 Segundo libro más corto del Antiguo Testamento
 Significa “festival”, mencionado en Esdras 5:1.
 Parte del grupo de 50,000 judíos que vuelve a la tierra





con Zorobabel en el 538 A.C.
Ministró desde Agosto 29 a Diciembre 18, 520 A.C.
Hageo anima al pueblo y a Zorobabel a completar la
construcción del Templo.
Templo terminado en 516 A.C.
4 Discursos
Tiene profecía mesiánica.
Versículo Clave y Propósito
Hageo 1:14
14 Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo
de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de
Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el
espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y
trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su
Dios,
Propósito: animar al remanente de re-edificar el
Templo y reinstituir el sistema de adoración
correcto a Jehová
Estructura de Hageo
 Primer mensaje - 1:1-15
Reconstruyamos el templo!
 Segundo mensaje - 2:1-9
El futuro Templo Mesiánico
 Tercer mensaje - 2:10-19
El pecado del pueblo
 Cuarto mensaje - 2:20-23
La futura conquista de de las naciones gentiles por el
Reino Davídico restaurado
CRONOLOGIA DEL REINO RESTAURADO
540 530 520 510 500 490 480 470 460 450 440 430 420 410 400 390 380 370 360 350 34
M E D O - P E R S I A
G R E C I A
Ciro
E S D R A S
R O M A
ESTER N E H E M I A S
RETORNOS
538
Zorobabel
70 AÑOS
458
Esdras
444
Nehemías
“LOS 400 AÑOS
DE SILENCIO”
515 ACTemplo
completado
Daniel
536
Hageo
Malaquías
Zacarías
360 350 34
ESDRAS
 Sacerdote y escriba de la Ley (7:1).
 Contemporáneo de Nehemías.
 Probable autor/compilador de I/II Crónicas.
 El libro cubre dos períodos distintos:
 Caps. 1-6: los 23 años desde edicto de Ciro hasta la
terminación del Templo (538 – 516)
 Caps. 7-10: Después del retorno de Esdras.
 Propósito: recordar a los judíos acerca del culto a
Dios y provocar un avivamiento espiritual en el
pueblo.
ESDRAS CAP. 1 – El Primer Retorno con Zorobabel
1 1 En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová
por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo
pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo: 2 Así ha dicho
Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra,
y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá. 3 Quien haya
entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y
edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén. 4 Y a
todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su
lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de
Dios, la cual está en Jerusalén. 5 Entonces se levantaron los jefes de las casas
paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu
despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalén. 6 Y
todos los que estaban en sus alrededores les ayudaron con plata y oro, con bienes y
ganado, y con cosas preciosas, además de todo lo que se ofreció voluntariamente. 7 Y
el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había sacado
de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses. 8 Los sacó, pues, Ciro rey de
Persia, por mano de Mitrídates tesorero, el cual los dio por cuenta a Sesbasar príncipe
de Judá. 9 Y esta es la cuenta de ellos: treinta tazones de oro, mil tazones de plata,
veintinueve cuchillos, 10 treinta tazas de oro, otras cuatrocientas diez tazas de plata, y
otros mil utensilios. 11 Todos los utensilios de oro y de plata eran cinco mil
cuatrocientos. Todos los hizo llevar Sesbasar con los que subieron del cautiverio de
Babilonia a Jerusalén.
CAP. 3 – Construcción del Altar y Cimientos del Templo
3 1 Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos en las ciudades, se juntó
el pueblo como un solo hombre en Jerusalén. 2 Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac y sus
hermanos los sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de
Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la ley de Moisés varón de Dios. 3 Y
colocaron el altar sobre su base, porque tenían miedo de los pueblos de las tierras, y ofrecieron sobre él
holocaustos a Jehová, holocaustos por la mañana y por la tarde. 4 Celebraron asimismo la fiesta
solemne de los tabernáculos, como está escrito, y holocaustos cada día por orden conforme al rito, cada
cosa en su día; 5 además de esto, el holocausto continuo, las nuevas lunas, y todas las fiestas solemnes
de Jehová, y todo sacrificio espontáneo, toda ofrenda voluntaria a Jehová. 6 Desde el primer día del mes
séptimo comenzaron a ofrecer holocaustos a Jehová; pero los cimientos del templo de Jehová no se
habían echado todavía. 7 Y dieron dinero a los albañiles y carpinteros; asimismo comida, bebida y aceite
a los sidonios y tirios para que trajesen madera de cedro desde el Líbano por mar a Jope, conforme a la
voluntad de Ciro rey de Persia acerca de esto. 8 En el año segundo de su venida a la casa de Dios en
Jerusalén, en el mes segundo, comenzaron Zorobabel hijo de Salatiel, Jesúa hijo de Josadac y los otros
sus hermanos, los sacerdotes y los levitas, y todos los que habían venido de la cautividad a Jerusalén; y
pusieron a los levitas de veinte años arriba para que activasen la obra de la casa de Jehová. 9 Jesúa
también, sus hijos y sus hermanos, Cadmiel y sus hijos, hijos de Judá, como un solo hombre asistían
para activar a los que hacían la obra en la casa de Dios, junto con los hijos de Henadad, sus hijos y sus
hermanos, levitas. 10 Y cuando los albañiles del templo de Jehová echaban los cimientos, pusieron a los
sacerdotes vestidos de sus ropas y con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para que
alabasen a Jehová, según la ordenanza de David rey de Israel. 11 Y cantaban, alabando y dando gracias
a Jehová, y diciendo: Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel. Y todo el
pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los cimientos de la casa de
Jehová. 12 Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que
habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras
muchos otros daban grandes gritos de alegría. 13 Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos
de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos.
CAP. 4 – Suspensión de la Obra
4 1 Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los venidos de la cautividad edificaban el
templo de Jehová Dios de Israel, 2 vinieron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les
dijeron: Edificaremos con vosotros, porque como vosotros buscamos a vuestro Dios, y a él
ofrecemos sacrificios desde los días de Esar-hadón rey de Asiria, que nos hizo venir aquí. 3
Zorobabel, Jesúa, y los demás jefes de casas paternas de Israel dijeron: No nos conviene edificar
con vosotros casa a nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos a Jehová Dios de Israel,
como nos mandó el rey Ciro, rey de Persia. 4 Pero el pueblo de la tierra intimidó al pueblo de Judá,
y lo atemorizó para que no edificara. 5 Sobornaron además contra ellos a los consejeros para
frustrar sus propósitos, todo el tiempo de Ciro rey de Persia y hasta el reinado de Darío rey de
Persia. 6 Y en el reinado de Asuero, en el principio de su reinado, escribieron acusaciones contra
los habitantes de Judá y de Jerusalén. 7 También en días de Artajerjes escribieron Bislam,
Mitrídates, Tabeel y los demás compañeros suyos, a Artajerjes rey de Persia; y la escritura y el
lenguaje de la carta eran en arameo. 8 Rehum canciller y Simsai secretario escribieron una carta
contra Jerusalén al rey Artajerjes….. 17 El rey envió esta respuesta: A Rehum canciller, a Simsai
secretario, a los demás compañeros suyos que habitan en Samaria, y a los demás del otro lado del
río: Salud y paz. 18 La carta que nos enviasteis fue leída claramente delante de mí. 19 Y por mí
fue dada orden y buscaron; y hallaron que aquella ciudad de tiempo antiguo se levanta contra los
reyes y se rebela, y se forma en ella sedición; 20 y que hubo en Jerusalén reyes fuertes que
dominaron en todo lo que hay más allá del río, y que se les pagaba tributo, impuesto y rentas. 21
Ahora, pues, dad orden que cesen aquellos hombres, y no sea esa ciudad reedificada hasta que
por mí sea dada nueva orden. 22 Y mirad que no seáis negligentes en esto; ¿por qué habrá de
crecer el daño en perjuicio de los reyes? 23 Entonces, cuando la copia de la carta del rey Artajerjes
fue leída delante de Rehum, y de Simsai secretario y sus compañeros, fueron apresuradamente a
Jerusalén a los judíos, y les hicieron cesar con poder y violencia. 24 Entonces cesó la obra de la
casa de Dios que estaba en Jerusalén, y quedó suspendida hasta el año segundo del reinado de
Darío rey de Persia.
ESDRAS CAP. 5 – Reeinicio de la Obra
5 1 Profetizaron Hageo y Zacarías hijo de Iddo, ambos profetas, a los judíos que
estaban en Judá y en Jerusalén en el nombre del Dios de Israel quien estaba sobre
ellos. 2 Entonces se levantaron Zorobabel hijo de Salatiel y Jesúa hijo de Josadac, y
comenzaron a reedificar la casa de Dios que estaba en Jerusalén; y con ellos los
profetas de Dios que les ayudaban….
HAGEO CAP. 1 – Exhortación a Reiniciar la Obra
1 1 En el año segundo del rey Darío, en el mes sexto, en el primer día del mes, vino palabra
de Jehová por medio del profeta Hageo a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y a
Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, diciendo: 2 Así ha hablado Jehová de los ejércitos,
diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová
sea reedificada. 3 Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: 4
¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta
casa está desierta? 5 Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros
caminos. 6 Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis
satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco
roto. 7 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. 8 Subid al
monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado,
ha dicho Jehová. 9 Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un
soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno
de vosotros corre a su propia casa. 10 Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la
lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. 11 Y llamé la sequía sobre esta tierra, y sobre los montes,
sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, sobre todo lo que la tierra produce, sobre los
hombres y sobre las bestias, y sobre todo trabajo de manos. 12 Y oyó Zorobabel hijo de
Salatiel, y Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y todo el resto del pueblo, la voz de
Jehová su Dios, y las palabras del profeta Hageo, como le había enviado Jehová su Dios; y
temió el pueblo delante de Jehová. 13 Entonces Hageo, enviado de Jehová, habló por
mandato de Jehová al pueblo, diciendo: Yo estoy con vosotros, dice Jehová. 14 Y despertó
Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué
hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y
trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios, 15 en el día veinticuatro del mes
sexto, en el segundo año del rey Darío.
HAGEO 2: 1- 9 – la Gloria del Futuro Templo
2 1 En el mes séptimo, a los veintiún días del mes, vino palabra de Jehová por
medio del profeta Hageo, diciendo: 2 Habla ahora a Zorobabel hijo de Salatiel,
gobernador de Judá, y a Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y al resto del
pueblo, diciendo: 3 ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa
en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de
vuestros ojos? 4 Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate
también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo
de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová
de los ejércitos. 5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de
Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. 6 Porque así
dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la
tierra, el mar y la tierra seca; 7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el
Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová
de los ejércitos. 8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová
de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.
HAGEO 2: 10-19 – El Pecado del Pueblo
10 A los veinticuatro días del noveno mes, en el segundo año de Darío, vino
palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: 11 Así ha dicho
Jehová de los ejércitos: Pre-gunta ahora a los sacerdotes acerca de la ley,
diciendo: 12 Si alguno llevare carne santifi-cada en la falda de su ropa, y con el
vuelo de ella tocare pan, o vianda, o vino, o aceite, o cualquier otra comida,
¿será santificada? Y respondieron los sacerdotes y dijeron: No. 13 Y dijo
Hageo: Si un inmundo a causa de cuerpo muerto tocare alguna cosa de estas,
¿será inmunda? Y respondieron los sacerdotes, y dijeron: Inmunda será. 14 Y
respondió Hageo y dijo: Así es este pueblo y esta gente delante de mí, dice
Jehová; y asimismo toda obra de sus manos; y todo lo que aquí ofrecen es
inmundo. 15 Ahora, pues, meditad en vuestro corazón desde este día en
adelante, antes que pongan piedra sobre piedra en el templo de Jehová. 16
Antes que sucediesen estas cosas, venían al montón de veinte efas, y había
diez; venían al lagar para sacar cincuenta cántaros, y había veinte. 17 Os herí
con viento solano, con tizoncillo y con granizo en toda obra de vuestras manos;
mas no os convertisteis a mí, dice Jehová. 18 Meditad, pues, en vuestro
corazón, desde este día en adelante, desde el día veinticuatro del noveno mes,
desde el día que se echó el cimiento del templo de Jehová; meditad, pues, en
vuestro corazón. 19 ¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la
higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo ha florecido todavía; mas desde este
día os bendeciré.
HAGEO 2: 20-23 – Dios vs. las Naciones
20 Vino por segunda vez palabra de Jehová a Hageo, a los veinticuatro días
del mismo mes, diciendo: 21 Habla a Zorobabel gobernador de Judá, diciendo:
Yo haré temblar los cielos y la tierra; 22 y trastornaré el trono de los reinos, y
destruiré la fuerza de los reinos de las naciones; trastornaré los carros y los
que en ellos suben, y vendrán abajo los caballos y sus jinetes, cada cual por la
espada de su hermano. 23 En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te
tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré
como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos.
Introducción a Zacarías
 Es el libro más largo de los Profetas Menores.
 Hijo de Berequías, nieto de Iddo.
 Levita nacido en Babilonia, profeta y sacerdote
(Nehemías 12:1, 16).
 Zacarías ministró desde Octubre/Noviembre, 520 A.C.
hasta por lo menos Deciembre 7, 518 A.C.
 Contemporáneo de Hageo.
 Zacarías significa “Yahweh se acuerda”.
 Zacarías profetiza de la restauración futura de Israel y
juicio de las naciones.
 Tiene profecía mesiánica (3:8-10; 6:12-15; 9:9;11:12-13;
12:10; 13:7;14:4).
Bosquejo del Libro
 Introducción - 1:1-6
 Ocho visiones simbólicas - 1:7-6:15
 Cuatro mensajes explicativos - 7:1-8:23
 Dos oráculos revelatorios - 9:1-14:21
Las 8 Visiones









Caballos
Cuernos y carpinteros
Cordel de medir
Vestiduras de Josué
Candelabro y olivos
El rollo volador
Mujer en el efa
Cuatro carros
Coronación de Josué.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
Zacarías 3:1-10
Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de
Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. 2 Y dijo Jehová a
Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén
te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio? 3 Y Josué estaba
vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. 4 Y habló el ángel, y
mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras
viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de
ropas de gala. 5 Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron
una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová
estaba en pie. 6 Y el ángel de Jehová amonestó a Josué, diciendo: 7 Así dice
Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi
ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y
entre éstos que aquí están te daré lugar. 8 Escucha pues, ahora, Josué sumo
sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, porque son varones
simbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo. 9 Porque he aquí aquella
piedra que puse delante de Josué; sobre esta única piedra hay siete ojos; he
aquí yo grabaré su escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado
de la tierra en un día. 10 En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, cada uno de
vosotros convidará a su compañero, debajo de su vid y debajo de su higuera.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
Zacarías 6:12-15
12 Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo:
He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y
edificará el templo de Jehová. 13 El edificará el templo de Jehová, y él llevará
gloria, y se sentará y dominará en su trono, y habrá sacerdote a su lado; y
consejo de paz habrá entre ambos.
14 Las coronas servirán a Helem, a Tobías, a Jedaías y a Hen hijo de
Sofonías, como memoria en el templo de Jehová.
15 Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo de Jehová, y
conoceréis que Jehová de los ejércitos me ha enviado a vosotros. Y esto
sucederá si oyereis obedientes la voz de Jehová vuestro Dios.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
9:9 - Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he
aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno,
sobre un pollino hijo de asna.
Mateo 21: 1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte
de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que está
enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella;
desatadla, y traédmelos. 3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los
necesita; y luego los enviará. 4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo
dicho por el profeta, cuando dijo: 5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey
viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal
de carga.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
11: 10 - Tomé luego mi cayado Gracia, y lo quebré, para romper mi pacto que concerté
con todos los pueblos. 11 Y fue deshecho en ese día, y así conocieron los pobres del
rebaño que miraban a mí, que era palabra de Jehová. 12 Y les dije: Si os parece bien,
dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. 13 Y
me dijo Jehová: Echalo al tesoro; ¡hermoso precio con que me han apreciado! Y tomé
las treinta piezas de plata, y las eché en la casa de Jehová al tesoro.
Mateo 27:3 - Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado,
devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los
ancianos, 4 diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron:
¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! 5 Y arrojando las piezas de plata en el templo,
salió, y fue y se ahorcó. 6 Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata,
dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. 7
Y después de consultar, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de
los extranjeros. 8 Por lo cual aquel campo se llama hasta el día de hoy: Campo de
sangre. 9 Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las
treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel;
10 y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
12: 8 - En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere
débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel
de Jehová delante de ellos. 9 Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones
que vinieren contra Jerusalén. 10 Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los
moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien
traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien
se aflige por el primogénito.
Juan 19:37
37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.
Apocalipsis 1:7
7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos
los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
13: 4 - Y sucederá en aquel tiempo, que todos los profetas se avergonzarán de su visión
cuando profetizaren; ni nunca más vestirán el manto velloso para mentir. 5 Y dirá: No
soy profeta; labrador soy de la tierra, pues he estado en el campo desde mi juventud. 6
Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui
herido en casa de mis amigos. 7 Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el
hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán
dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos. 8 Y acontecerá en
toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se
perderán; mas la tercera quedará en ella. 9 Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los
fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi
nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.
Mateo 26:31
31 Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche;
porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas.
PROFECIAS MESIANICAS EN ZACARIAS
14: 1 He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. 2 Porque yo
reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán
saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto
del pueblo no será cortado de la ciudad. 3 Después saldrá Jehová y peleará con aquellas
naciones, como peleó en el día de la batalla. 4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte
de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en
medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se
apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. 5 Y huiréis al valle de los montes, porque el
valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto
en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos. 6 Y
acontecerá que en ese día no habrá luz clara, ni oscura. 7 Será un día, el cual es conocido de
Jehová, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz. 8 Acontecerá
también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental,
y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano y en invierno. 9 Y Jehová será rey sobre toda la
tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre………. 16 Y todos los que sobrevivieren de
las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de
los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. 17 Y acontecerá que los de las familias de
la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, Jehová de los ejércitos, no vendrá sobre
ellos lluvia. 18 Y si la familia de Egipto no subiere y no viniere, sobre ellos no habrá lluvia; vendrá la
plaga con que Jehová herirá las naciones que no subieren a celebrar la fiesta de los tabernáculos.
19 Esta será la pena del pecado de Egipto, y del pecado de todas las naciones que no subieren
para celebrar la fiesta de los tabernáculos.
MALAQUIAS
• Ultimo profeta post-exílico.
• Nombre significa “Mi mensajero”.
• Ministerio en al año 420 A.C.
• Tema: exhortación al pueblo y a los líderes religiosos a no
apartarse de Dios.
• Profecía mesiánica: Elías – Juan el Bautista (3:1; 4:5)
Estructura del Libro
 Primer Oráculo : 1:1-5
El amor de Dios por Israel
 Segundo Oráculo: 1:6-2:9
Condenación de los sacerdotes infieles
 Tercer Oráculo: 2:10-16
Condenación de los matrimonios infieles
Estructura del Libro
 Cuarto Oráculo: 2:17-3:6
Condenación del escepticismo
 Quinto Oráculo: 3:7-12
Condenación de la desobediencia
 Sexto Oráculo: 3:13-4:3
Condenación de las quejas
 Conclusión - 4:4-6
La venida de Elías
LOS NOMBRES DE DIOS EN MALAQUIAS
 JEHOVA (1:1)
Yahweh – nombre personal de Dios
 JEHOVA DE LOS EJERCITOS (1:4)
Yahweh Tsaba – Comandante de huestes celestiales
 PADRE (1:6)
Ab – En arameo es Abba (ver Marcos 14:36)
 SEÑOR (1:6); SEÑOR (con S mayúscula) (3:1)
Adon – Frecuentemente ocurre como Adonai (ver
Salmo 110:1), significa “Mi Señor.”
LOS NOMBRES DE DIOS EN MALAQUIAS
 DIOS (1:9)
El – Nombre genérico para Dios.
 GRAN REY (1:14)
Gadol Melek – “Rey” es superior a “príncipe” en el v. 1:8
 ESPIRITU (2:15)
Ruah – Término típico usado para el Espíritu Santo en el
Antiguo Testamento (ver Génesis 1:2)
 JEHOVA DIOS DE ISRAEL (2:16)
Yahweh, Elohim de Israel – Elohim es plural; Yahweh es el
Dios “patrón” de Israel.
LOS NOMBRES DE DIOS EN MALAQUIAS
 DIOS DE JUSTICIA (2:17)
Elohim Mishpat – El Dios que juzga
 ANGEL DEL PACTO (3:1)
Malak Berit – Malak es parte del nombre de Malaquías;
Berit es usado del Pacto Levítico (2:4); del Pacto
Mosaico (2:10); del matrimonio (2:14); y aquí se refiere
al Nuevo Pacto.
 SOL DE JUSTICIA (4:2)
Shemesh Tsedaqah – Se refiere al sol de 1:11; la Justicia
va a caracterizar el Reino Mesiánico (ver Daniel 9:24);
este aquí no es un título.
1 1 Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías. 2 Yo os he amado,
dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y
amé a Jacob, 3 y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad
para los chacales del desierto. 4 Cuando Edom dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos
a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les
llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre. 5 Y
vuestros ojos lo verán, y diréis: Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel. 6 El hijo
honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy
señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que
menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? 7 En que ofrecéis
sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la
mesa de Jehová es despreciable. 8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es
malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu
príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. 9 Ahora, pues,
orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si
hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos. 10 ¿Quién también hay de vosotros que cierre
las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los
ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda. 11 Porque desde donde el sol nace hasta donde se
pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y
ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. 12 Y
vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su
alimento es despreciable. 13 Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto! y me despreciáis,
dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda.
¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? dice Jehová. 14 Maldito el que engaña, el que teniendo
machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice
Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.
2 1 Ahora, pues, oh sacerdotes, para vosotros es este mandamiento. 2 Si no oyereis, y si no decidís de
corazón dar gloria a mi nombre, ha dicho Jehová de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y
maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido, porque no os habéis decidido de corazón. 3 He
aquí, yo os dañaré la sementera, y os echaré al rostro el estiércol, el estiércol de vuestros animales
sacrificados, y seréis arrojados juntamente con él. 4 Y sabréis que yo os envié este mandamiento, para
que fuese mi pacto con Leví, ha dicho Jehová de los ejércitos. 5 Mi pacto con él fue de vida y de paz, las
cuales cosas yo le di para que me temiera; y tuvo temor de mí, y delante de mi nombre estuvo humillado.
6 La ley de verdad estuvo en su boca, e iniquidad no fue hallada en sus labios; en paz y en justicia
anduvo conmigo, y a muchos hizo apartar de la iniquidad. 7 Porque los labios del sacerdote han de
guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Jehová de los
ejércitos. 8 Mas vosotros os habéis apartado del camino; habéis hecho tropezar a muchos en la ley;
habéis corrompido el pacto de Leví, dice Jehová de los ejércitos. 9 Por tanto, yo también os he hecho
viles y bajos ante todo el pueblo, así como vosotros no habéis guardado mis caminos, y en la ley hacéis
acepción de personas. 10 ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?
¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno contra el otro, profanando el pacto de nuestros
padres? 11 Prevaricó Judá, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido abominación; porque Judá ha
profanado el santuario de Jehová que él amó, y se casó con hija de dios extraño. 12 Jehová cortará de
las tiendas de Jacob al hombre que hiciere esto, al que vela y al que responde, y al que ofrece ofrenda a
Jehová de los ejércitos. 13 Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de
clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. 14 Mas diréis:
¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido
desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia
de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro
espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. 16 Porque Jehová Dios de Israel ha
dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos.
Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales. 17 Habéis hecho cansar a Jehová con
vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada
a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia?
3 1 He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá
súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis
vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. 2 ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su
venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y
como jabón de lavadores. 3 Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de
Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. 4 Y será grata a
Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos. 5 Y
vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que
juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen
injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos. 6 Porque yo Jehová no
cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. 7 Desde los días de vuestros padres os
habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho
Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? 8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues
vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9
Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los
diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si
no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.
11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en
el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados;
porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos. 13 Vuestras palabras contra mí han sido
violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? 14 Habéis dicho: Por demás es servir
a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los
ejércitos? 15 Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no
sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon. 16 Entonces los que temían a Jehová
hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de
él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. 17 Y serán para mí especial
tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que
perdona a su hijo que le sirve. 18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el
malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.
4 1 Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos
los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho
Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. 2 Mas a vosotros los que teméis
mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y
saltaréis como becerros de la manada. 3 Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza
bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los
ejércitos. 4 Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb
ordenanzas y leyes para todo Israel. 5 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes
que venga el día de Jehová, grande y terrible. 6 El hará volver el corazón de los
padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga
y hiera la tierra con maldición.
CONCLUSION DEL CURSO
Cuando va Dios a restaurar todas las cosas a su
estado original?
Cuando va Dios a enviar por segunda vez a ese
Mesías prometido y vislumbrado por los Profetas?
Cuando va Dios a restablecer la Dinastía Davídica
de acuerdo a su promesa, y poner fin a los
“Tiempos de los Gentiles”?
Cuando va Dios a traer el “Dia de Jehová”
escatológico, tanto sobre Israel como sobre las
Naciones?
Cuando va a cumplirse finalmente ese “Nuevo
Pacto” que Dios promete que va a establecer con
su pueblo?
Cuando va a ocurrir la “Reconquista Final del
Reino”, y la exaltación nacional de Israel como fue
prometido a Abraham?
Cristo vuelve!!
… TO BE CONTINUED …. STAY TUNED!
Descargar

Archivo Powerpoint - Ministerios EN PROFUNDIDAD