Por: Marisol Virella
Obrar con entrega y lealtad al servicio de una
persona o de una cosa.
Mostrar adoración, obediencia y respeto hacia
Dios.
10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de
ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos
sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios
con todo tu corazón y con toda tu alma;
La mejor manera de servirle a Dios es sirviendo a los
demás
En el mundo de hoy muchas personas desean ser
servidas, tanto en el hogar, en la comunidad, en el
trabajo, como en la iglesia. Hemos olvidado la
recomendación de Cristo del que quiera ser
grande en el reino de Dios debe ser un siervo(a)
de los demás.
(Ex.23:25)
Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y
yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.
La peor condición de un ser humano es estar esperando siempre que le den, que
le ayuden, que lo subestimen. Cada ser humano puede servir para algo y mucho.
No fuiste creado para consumir, respirar y luego morir. Fuiste creado para servir
en tu hogar, país e iglesia. Fuiste creado para servir a Dios, para servir a otros.
Fuiste salvado si ya aceptaste a Cristo en tu vida para servir a Dios aun más
fervientemente. No te salvo para que estuviese quieto y sin hacer nada. Te salvo
para buenas obras. Tu no eres salvo por las buenas obras que haga sino para que
hagas buenas obras después de recibir a Dios en tu vida. Sino sientes esta
inclinación de servir es porque realmente Cristo no ha entrado a tu vida.
Cristo vino para servir y dio como ejemplo el lavar
los pies a los discípulos. El no quiere que le laves
los pies a nadie sino que sirvas a otros en su
nombre.
(Mat. 20:28).
como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para
dar su vida en rescate por muchos.
Este ministerio esta compuesto de hombres y
mujeres con un llamada claro a servir. Asi como el
pueblo de Israel, Dios tuvo cuidado de apartar a
cada uno de nosotros. Porque al servirte a ti le
servimos a El.
Juan 12:26
Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí
también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi
Padre le honrará.
Al servir a Dios, los momentos en el puerto seguro nos
fortalecen para los tiempos en alta mar.
Es aquel que le gusta y realmente sirve a los demás. Ese el
verdadero y fiel cristiano. El que ayuda, colabora y aporta
para todo. No le da pena servir en cualquier lugar o
tiempo. Ese es el cristiano que será recordado y
extrañado siempre.
Romanos 12:7
o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;
La Biblia dice “Dios nos creo para una vida de
buenas obras, las cuales a creado para nosotros”.
Esas “Buenas obras” son tus servicios. Siempre
que sirves a otros de cualquier manera,
verdaderamente estas sirviendo a Dios y
cumpliendo uno de tus propósitos.
Jesús fue claro: “Tu actitud debe ser igual a la mía,
porque yo, el Mesías, no vine a ser servido sino a
servir y a dar mi vida”. Para los cristianos, el
servicio no es opcional, sino algo que debe estar
arraigado en nuestros horarios . Es el corazón de la
vida cristiana. Jesús vino “a servir” y “a dar”, y
esos dos verbos también pueden definir tu vida en
la tierra. Servir y dar, en resumen, es un propósito
de Dios para tu vida.
El servir es dar al necesitado, es llevar palabra de aliento a un preso
para que sea libre en su encierro. Es llevar palabra de aliento a
aquella madre que ha perdido un hijo, es abrazar y dar amor no
importa quien te lo pida. Dios nos a creado a cada uno de nosotros
para servir en espíritu y verdad a toda persona que necesita de El.
Antes de que Dios lo creara, El decidió qué papel quería que jugara
en la tierra. El planeó exactamente cómo quería que usted lo
sirviera y después lo moldeó para esas tareas. Usted es como es
porque fue hecho para un ministerio específico.
Descargar

EL SERVIR