El rey Nabucodonosor
El rey sacó un edicto para que metan al horno
de fuego a todas las personas que no
adoraban a la estatua. Los amigos de Daniel
no hicieron caso a eso y unos caldeos vieron
que ellos no adoraban a la estatua y fueron
denunciados ante el rey.
Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron ante el rey y
le respondieron que ellos no adoraría a otro que
no se su Dios.
Ellos fueron fieles a Dios a
pesar de que le esperaba una
muerte dolorosa en el horno
del fuego. Aún así no adoraron
a la estatua y el rey ordenó que los tiren en el
horno de fuego.
Los amigos de Daniel fueron echados
al horno de fuego y ni siquiera olor
a humo tenían ellos, además el
horno fue calentado 7 veces más de
los normal. Dios estaba protegiendo
a sus hijos.
No debemos tener temor de las
amenazas del enemigo porque
siempre pone cosas para desviarnos
del camino de Dios.
Así como los amigos de Daniel debemos
permanecer firmes a la palabra de
Dios.
Dios nos cuida siempre pase lo que
pase, si somos obedientes y fieles a Él,
siempre nos estará protegiendo de las
trampas que el diablo pone delante de
nosotros.
Descargar

Leccion 11 La Predicacion