RESCATADOS
DEL HORNO DE FUEGO
Porque no nos ha dado Dios el espíritu de temor, sino el de fortaleza,
Y de amor, y de templanza (2timoteo 1:7)
Pon mucha atención a esta presentación
Y aconteció que mandó el rey Nabucodonosor
que hiciesen una estatua de oro cuya altura
era de sesenta codos , y su anchura de seis codos
La levantó en el campo de Dura
En la provincia de Babilonia
Y envió el rey Nabucodonosor a que se reuniese
A todos los magistrados, capitanes, tesoreros, consejeros
Jueces, y todos los gobernadores y personas , que habitaban en
aquella provincia
Para que viniesen y adorasen y se arrodillaran a aquella
Estatua que el rey Nabuconodosor había levantado
Y fueron pues reunidos los magistrados, consejeros,
Tesoreros, jueces y todos los gobernadores y
Oidores de toda aquella provincia,
Y el pregonero anunciaba en muy alta voz
Que se mandase, a todos los pueblos, naciones, y lenguas
Que al oir la voz de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa
Del salterio, y de todo instrumento de música
Que se postraran y adoraran la estatua de oro que
El rey Nabucodonosor había levantado
Y cualquiera que no se postrase y adorase a la estatua de oro
Sería echado inmediatamente dentro del horno de fuego ardiendo
Por lo cual al oir todos los pueblos, lenguas, y naciones, el sonido de la
Bocina, flauta y todo instrumento de música, se postraron y adoraron la
Estatua de oro, que el rey Nabucodonosor había levantado
pero algunos varones caldeos vinieron y acusaron maliciosamente
A los judíos, hablaron y le dijeron al rey Nabucodonosor:
“Tú oh Rey has dado una ley que todo hombre, al oír el sonido de la
bocina y todo instrumento de música se postre y adore la estatua de
Oro .. Y el que no se postre y la adore sea echado al horno de fuego
Ardiendo, pues oh rey.. hay unos varones, los cuales tú pusiste sobre
los negocios de la provincia de Babilonia, que se llaman, Sadrac,
Mesac y Abed-nego que han desobedecido la orden que tú has
“Y estos oh Rey no te han respetado , y no adoran tus dioses ni han
Adorado la estatua de oro que tú has levantado”
Entonces el rey Nabucodonosor se llenó de gran ira
Y pidió que le trajesen , a Sadrac, Mesac, y Abed-nego
Y habló Nabucodonosor y les dijo:
-¿Es verdad Sadrac,Mesac, y abed-nego, que ustedes no honráis a mi
Dios ni adoráis la estatua de oro que he levantado ?
Y ellos le contestaron:
-No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí
nuestro Dios. ( Jehová de los ejércitos) a quien nosotros servimos, nos
puede librar del horno de fuego ardiendo, y si no, sepas oh rey que no
serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que tú has
levantado.
Entonces el rey nabucodonosor, se llenó de ira y se demudó el aspecto
de su rostro contra Sadrac, Mesac, y Abed-nego y ordenó que se
calentase 7 veces más el horno de fuego ardiendo, para que ellos fueran
lanzados
Y mandó a hombres muy fuertes y vigorosos que atasen a
Sadrac,Mesac y Abed-nego, para echarlos al horno de fuego ardiendo
Entonces estos 3 varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus
turbantes, y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego
ardiendo y como la orden del rey era apremiante que lo habían calentado
7 veces más de lo que acostumbraban. Tanto era la llama del fuego que
mató a aquellos hombres vigorosos que habían lanzado a Sadrac, Mesac,
y Abed-nego , y estos 3 varones cayeron atados al horno de fuego
ardiendo
Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se lavantó
apresuradamente, y dijo a los de su consejo:
-¿No echaron a 3 varones atados dentro del fuego?
Ellos respondieron al rey: “Es verdad oh rey”
Y él dijo; “He aquí yo veo 4 varones sueltos, que se pasean en medio
del fuego sin sufrir ningún daño, y el aspecto del cuarto hombre es
semejando a hijo de los dioses”.
Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego
ardiendo y dijo: “Sadrac, Mesac, y Abed-nego ….siervos del Dios
altísimo, salid, y venid. Entonces, Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron
de en medio del fuego
Y se juntaron los los consejeros y gobernadores, y los capitanes del
rey, para mirar a estos 3 varones, como ni aún el horno de fuego había
tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aún sus cabellos, ni sus
cabezas, sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían
Entonces Rey Nabucodonosor Dijo: “Bendito sea el Dios de Sadrac,
Mesac, y Abed-nego que envió a su ángel y libró a sus siervos que
confiaron en El, que prefirieron entregar sus cuerpos antes que adorar a
otros dioses.
Por lo tanto el rey Nabucodonosor decretó que todo pueblo, tribu,
lengua, nación, que dijere blasfemia contra el nombre de Jehová Dios
de los ejércitos, que fuera descuartizado y su casa convertida en muladar
por cuanto no hay Dios que pueda librar como Jehová Dios de los
ejércitos
Entonces el Rey Nabucodonosor engrandeció a Sadrac, Mesac y Abednego…por haber puesto su confianza en el único Dios ( Jehová de los
ejércitos )
En conclusión de esta historia bíblica mi querido amigo
Te voy hacer unas pregúntas:
•¿Qué horno de fuego usted está cruzando ?
•¿Qué imagen está utilizando el enemigo para que adores?
Pues déjame decirte que, sea cual fuera la situación que tú estás
cruzando, crisis matrimonial, escasés, crisis familiar, crisis de desempleo,
crisis financiera, crisis espiritual, crisis sentimental, sea cual sea el
horno de fuego por el que estás pasando,
Yo quiero decirte que existe un verdadero Dios, que puede librarte
de las manos del enemigo si tan sólo te agarras de las poderosas
manos de nuestro Padre celestial y su Hijo Jesucristo
Mi querido amigo,
Quiero que tomes en cuenta que todo lo podemos en nuestro amado
Cristo Jesús y nuestro Padre celestial que nos fortalece y nos fortalecerá
siempre .
El horno de fuego ( prueba ) que tu estás pasando, no es para destruirte,
si no que es para que moldees tu corazón y que aceptes a Jesucristo en
tu corazón para que El te pase a otro nivel, y sea el Señor y Salvador en
tu vida. Cuando tú eres un verdadero hijo de Dios, el enemigo huye y
tiembla
Recuerda que todos tenemos una sola bandera que es la bandera de
Cristo Jesús y Jehová de los ejércitos.
Nuestro Dios quiere que todos nos unamos en un mismo pensar y sentir
Hechos 2
En esto conocerán que somos hijos de Dios en que nos amemos los
unos a los otros. No podemos decir que amamos a nuestro Dios si no
estamos haciendo su voluntad. No podemos decir que somos hijos de
Dios si nos estamos aborreciendo unos a otros.
Apartemos todo lo que esté impidiendo que El sea el Señor de nuestras
vidas.
Nunca es tarde para decirle a ese Dios maravilloso un GRACIAS
No importando los errores que hayamos cometido, las oportunidades que
hemos dejado ir de la mano, no importando la edad, siempre estamos a
tiempo para decirle al enemigo No. Y al Señor Jesucristo un sí.
Así que amigo tenemos que ser valientes asi como Sadrac, Mesac y
Abed-nego y venceremos en el horno de fuego.
Diseñado con mucho amor para ustedes. Atte.Cleopatra Hamann. G.C
Descargar

Un desafio de Dios