MSc. Lexy Medina de Baide
Roland Barthes afirma que:
 “El objetivo de cualquier actividad estructuralista, sea
de carácter reflexivo o poético, consiste en reconstruir
un “objeto” de tal modo en que su reconstrucción
aparezcan las reglas de su funcionamiento”.
Unidades narrativas mínimas
 Funciones cardinales o
nudos
 Catálisis o relleno
 Indicios
 Informantes
Funciones cardinales
 Abre
 Mantiene
 Cierra la acción
 “Entró en la tienda,
preguntó por alguien y
luego salió”
Catálisis
 Entre dos funciones
cardinales existen
informaciones subsidiarias
que se agrupan alrededor
de la una o de la otra y
sirven de “relleno”.
 “El doctor escuchaba
música en su apartamento
cuando, de pronto, escuchó
tres golpes fuertes en la
puerta.
Bajó el volumen de la
grabadora, apagó el
cigarrillo, se bebió el último
trago de whisky, fue a abrir
la puerta e hizo entrar a la
pareja”.
Indicios
 Remiten a un carácter, a
un sentimiento, a una
atmósfera (por ejemplo
de sospecha)
 “Cosa rara. Nunca
padecía de insomnio,
pero esa noche no podía
conciliar el sueño. Se
sentía inquieto y su radio
no funcionaba”.
HISTORIA DEL DISCURSO
 La historia evoca una cierta
 “La discusión duró hasta
“realidad”, porque cuenta
acontecimientos que se
supone que “sucedieron”,
nos presenta personajes a
quienes concedemos una
existencia real.
 Los acontecimientos nos
son contados por un
narrador; él es el
intermediario entre la
ficción y nosotros lectores.
más allá de la medianoche.
 Mouche, de pronto, se
sintió resfriada; me hizo
tocar su frente, que estaba
más bien fresca,
quejándose de escalofríos,
tosió hasta irritarse la
garganta toser de verdad”.
Los pasos perdidos de Alejo Carpentier
LOS ASPECTOS DEL RELATO
 NARRADOR >
PERSONAJE
(visión “por detrás”)
Es el caso del narrador del
relato clásico. El narrador
sabe más que su(s)
personaje: ve lo que ocurre
dentro de las casas, sabe lo
que piensan los personajes
y de lo que éstos serían
capaces; saben el pasado
de cada una de las criaturas
que desfilan en el relato
 “Tres casas más allá, César Montero
soñaba con los elefantes. Los había
visto el domingo en el cine. La lluvia
se había precipitado media hora
antes del final, y ahora la película
continuaba en el sueño.
César Montero volvió todo el peso de
su cuerpo monumental contra la
pared, mientras los indígenas
despavoridos escapaban al tropel de
los elefantes.
Su esposa lo empujó suavemente,
pero ninguno de los dos despertó.
Nos vamos, murmuró él, y recuperó
la posición inicial.
Entonces despertó. En ese momento
soñaba el segundo toque para misa”.
NARRADOR = PERSONAJE
(visión “con”)
 El narrador sabe tanto
 “Los difuntos Torricos
como los personajes; no
puede darnos ninguna
explicación o justificación
de los acontecimientos
antes de que los personajes
o el personaje mismo(s) lo
sepan. El narradorpersonaje o narrador en
primera persona (o
narrador intradiegético) es
un buen ejemplo de visión
“con”
siempre fueron buenos
amigos míos. Tal vez
 en Zapotlán no los
quisieran; pero lo que es de
mí, siempre fueron
 buenos amigos, hasta
tantito antes de morirse.
“La cuesta de las comadres”
Rulfo
NARRADOR – PERSONAJE
(visión desde “afuera”)
 El narrador sabe menos
que cualquiera de los
personajes. Sólo nos
cuenta lo que ve o lo que
oye; pero no nos dice nada
o casi nada de la conciencia
de sus personajes.
 “Los pies del hombre se
hundieron en la arena,
dejando una huella sin
forma, como si fuera la
pezuña de algún animal.
Treparon sobre las piedras,
engruñándose al sentir la
inclinación de la subida,
luego caminaron hacia
arriba, buscando el
horizonte.
Rulfo
LOS MODOS DEL RELATO
 El modo del relato
concierne a la manera en
la que el narrador nos la
expone.
 Estos dos modos se
llaman narración y
representación.
Narración
 “Mientras les deletreaba la letra




del himno nacional y les
tarareaba
una música marcial que a ratos
se le volvía danzón, y ordenaba
media vuelta y compás de dos
por dos, pero unos se les
desbarrancaban
por el zanjón o se le dormitaban
en la retaguardia… los regañaba,
los adulaba, los juntaba
amorosamente como a una
gavilla de pollitos”.

(Julio Escoto, “Bajo el
almendro, junto al volcán”).
Representación
“- ¿Es usted, doña Eduviges? –
pregunté - ¿Qué es lo que está
sucediendo? ¿Tuvo usted
miedo?
- No me llamo Eduviges. Soy
Damiana. Supe que estaban
aquí y vine a verte. Quiero
invitarte a dormir a mi casa.
Allí tendrás donde descansar.
- ¿Damiana Cisneros? ¿No es
usted de las que vivieron en la
Media Luna?
- Allá vivo. Por eso he tardado en
venir.
Pedro Páramo “Rulfo”
EL ORDEN DEL RELATO
 Muestra el tiempo en
 Todorov lo llama
que se supone que
sucedieron los
acontecimientos y el
tiempo de la
enunciación.
 Un “antes” y con un
“después” en relación
con la enunciación
retrospección y al
segundo, prospección.
 Gerard Genette:
analepsis y prolepsis
Analepsis
 “Las lenguas viperinas
descendían en voraces y
sucesivas oleadas sobre la
ciudad sórdida, cuando las
gentes habían apaciguado
sus ánimos y el sol rojo de
las ardientes tardes de
verano ya se encontraba
oculto tras los restos
humeantes de quemas
inclementes”.
(Roberto Castillo, “Figuras de
agradable demencia”)
Prolepsis
 “El Padre Rentaría se
acordaría muchos años
después de la noche en
que la dureza de su cama lo
tuvo despierto y después lo
obligó a salir”.
Pedro Páramo “Rulfo”
La duración del relato
 Supone una
comparación entre
el tiempo que se
supone que duran
los acontecimientos
con el tiempo que se
necesita para leer el
discurso que los
evoca
 Escena
“¿Por qué huyó de Verdolaga?
- Eso es otra cosa.
- ¿Y por qué se alejó de mí?
- ¿A dónde va usted con sus preguntas?
- A demostrarle que sí hay algo que le
interesa.
- Es trabajo perdido.
- No lo es. Estaba usted triste y no la vi
contenta sino hasta que se
- Reunió con Joaquín.
- Y eso ¿qué prueba?
- Que se fija en las personas que le agradan y
se siente satisfecha
- Estando con ellas.”
Blanca Olmedo (Lucila Gamero de Medina)
Pausa
Cuando el transcurso de
la acción y del tiempo
se suspende, da lugar a
la pausa.
El narrador nos cuenta
algo y de repente se
detiene para librarnos
una descripción o para
formular reflexiones
generales.
“Entró el alcalde. Acomodado en un rincón
de la platea, fumó dos cigarrillos antes de
que empezara la película. La encía estaba
completamente desinflamada, pero el
cuerpo padecía aún la memoria de las
noches pasadas y los estragos de los
analgésicos y los cigarrillos le produjeron
nauseas
El salón de cine era un patio cercado con un
muro de cemento, techado con láminas
de zinc hasta la mitad de la platea y con
una hierba que parecía revivir cada
mañana, abonada con chicle y colillas de
cigarrillos. Por un momento, el alcalde
vio flotando las bancas de madera sin
cepillar, la reja de hierro que separaba las
lunetas de la galería”
(Gabriel García Márquez, “La mala hora”)
Frecuencia del relato
 Podemos establecer una
última relación entre el
tiempo y la historia y el
del discurso, en lo que
Todorov llama
frecuencia y se refiere al
número de veces que un
hecho ocurre en la
historia y a la cantidad
de veces que es evocado
en el discurso.
Se nos presentan tres
posibilidades:
 Relato singulativo,
 Relato iterativo
 Relato repetitivo.
Relato singulativo,
 Un hecho de la historia
es evocado una sola vez
en el discurso
 Vine, vi y vencí”, “la
señora cenó, vio
televisión y se acostó
temprano”.
Relato Iterativo
 Un hecho sucede varia
veces en la historia, pero
es evocado una sola vez
en el discurso.
 “a las cinco de la tarde
iba al bar de la esquina,
se tomaba un par de
tragos, salía y caminaba
hasta su casa”
Relato repetitivo
 Evoca varias veces en el
discurso lo que sucedió
una sola vez en la
historia
 Supongamos que una
niña es violada a los diez
años, en una novela que
estamos leyendo. Mas
tarde, esta niña cada vez
que ve un hombre revive
la escena de la violación.
Resumen
“El catorce de enero de 1922, Emma
Zunz, al volver de la fábrica
de tejidos Tarbuch y Loewenthal,
halló en el fondo del saquán una
carta, fechada en Brasil, por la que
supo que su padre había muerto.
La engañaron, a primera vista, el
sello y el sobre; luego, la inquietó
la letra desconocida”.
(Jorge Luis Borges, “Emma Zunz”)
Elpisis: Se omite lo que ocurre en todo un período.
“Pasados seis años, los
últimos días de un lujoso
agosto me recibieron al
llegar al nativo valle”
(Jorge Isaacs, “María”)
Descargar

EL ANALISIS ESTRUCTURAL DEL RELATO LITERARIO