La península
Ibérica, tres
religiones,
tres culturas
Toledo,
ciudad de las
tres culturas
La historia de la ciudad de Toledo se remonta a la Edad de Bronce, pasando por la conquista
romana, el dominio musulmán y la capitalidad del reino de Castilla. Los primeros que
estudiaron el nacimiento de la localidad, fueron Isidoro de Sevilla o Rodrigo Jiménez de
Rada, creyeron que fue fundada por Roma, mientras otros se inclinaban por la fundación
griega de manos del mitólogico Hércules e incluso por un origen hebraico. Todas estas
teorías están recogidas en el Tratado de las fundaciones de las ciudades y villas principales de
España.
Las fuentes arqueológicas ofrecen más
claridad que las historiográficas. Se crearía
un pequeño poblado en un vado sobre el
curso medio del río Tajo, en un lugar
conocido como el Cerro del Bú. Para el
historiador local Jesús Carrobles, su
posición sería estratégica en su devenir
histórico, convirtiéndose en una fortaleza
carpetana al ser un lugar de paso
obligado.
Durante la Edad Media, a la vez que la guerra y el enfrentamiento, tuvo lugar
la coexistencia y la fusión entre las tres culturas y religiones presentes en la
península: la cristiana, la musulmana y la judía. Convivieron en la Península
Ibérica los musulmanes, venidos de los reinos musulmanes del norte de África;
los judíos, provenientes del Medio Oriente, llegados por Francia y los
cristianos. Los musulmanes y los cristianos vivían, por lo general en dos
territorios separados por fronteras. Los judíos vivían en las ciudades de los
musulmanes y en las de los cristianos. Entre cristianos y musulmanes hubo
durante siglos un estado de guerra casi constante, la llamada Reconquista que
acabó con victoria cristiana. Sin embargo en muchos momentos históricos estas
tres grandes tradiciones culturales se combinaron permitiendo la creación y
desarrollo de una civilización brillante y peculiar, y también a un cierto grado de
convivencia y de tolerancia.
MUSULMANES
Y
CRISTIANOS
En el año 711 los beréberes de Tarik ponen fin al corrompido
reino visigodo de Toledo, perdiendo así su capitalidad
religiosa para acoger una capitalidad militar estratégica en la
península. La ciudad se conquistó sin lucha, en el saqueo se
apoderan de joyas armas y coronas.
A raíz de la caída del califato cuando Toledo adquirió una
mayor importancia como urbe musulmana, constituyéndose
en capital de un reino taifa que abarcó de manera aproximada
las actuales provincias españolas de Toledo, Madrid,
Guadalajara, Cuenca y Ciudad Real. Independizada al
producirse las guerras civiles de comienzos del XI, allí se
adueñaron del poder algunos personajes musulmanes de la
ciudad.
Amansadas las aguas bélicas los cristianos retomarán su
espiritualidad aunque bajo dominio musulmán .Tolerantes,
permiten a los habitantes de Toledo seguir practicando su
religión en seis iglesias. Permaneciendo este grupo cristiano
durante 370 años, totalmente arabizados, es decir hablando
y vistiendo como árabes pero rezando como cristianos,
guardando su liturgia y su legislación(comunidad mozárabe).
Este grupo peculiar de cristianos va a generar una peculiar
cultura que se plasmará tanto en la arquitectura y
decoración como en las costumbres, vocabulario,
literatura,etc.
Durante 370 años los musulmanes estuvieron
dominando la ciudad de Toledo esto hizo que sus
casas, su mercado, sus templos salpiquen hoy
nuestra ciudad, dejando clara patente de su paso
por Toledo.
Un ejemplo calor de este paso es por ejemplo la
mezquita del Cristo de la Luz, sin olvidar
muchísimos restos de torreones, adarves y
almenas que recuerdan aun estas épocas.
JUDIOS
Muchos fueron los judíos que se convirtieron al cristianismo; gran parte de ellos lo hicieron a la fuerza pero
otros se bautizaron voluntariamente antes del decreto de expulsión.
Son conocidos muchos casos de conversos pertenecientes a familias judías poderosas que entroncaron por vía
del matrimonio con la nobleza cristiana.
Los primeros documentos escritos que testimonian la
existencia de judíos en Toledo datan de la época romana
(siglo IV); más, ciertamente arribaron en siglos anteriores,
en los distintos exilios que les sobrevinieron.
Los judíos se instalaron principalmente en el barrio de San
Martin formando la Judería. Fue el lugar asignado por los
árabes tras la conquista de Toledo; y en el año 920,
levantaron la muralla de esa parte de la ciudad para la
protección de los judíos.
Las limitaciones de la judería por la parte interior, las
constituyen los distintos adarves que se van erigiendo según
el progresivo crecimiento de la judería. Éstos no cercan de
modo completo la judería, sino que establecen límite y
separación entre ella y el barrio cristiano. Los judíos no
estaban obligados a vivir dentro de la judería; de hecho, los
documentos constatan muchas viviendas y comercios fuera
del arrabal judío, por lo que se pensó primeramente que
cerca de la catedral había otro pequeño barrio judío.
Hay que esperar hasta el año 1480, cuando los Reyes
Católicos, en las Cortes de Toledo, sancionan la separación
del barrio judío. Es la primera vez que esta ley se lleva a
cabo, pues anteriormente no había alcanzada efectividad.
ARQUITECTURA
Mezquita
del Cristo
de la Luz
CONVENTO
DE LAS
CARMELITAS
DESCALZAS
Alcázar
MONASTERIO
DE SAN JUAN
DE LOS REYES
Catedral
Iglesia
de Santo
Tome
Sinagoga
del transito
Cristianos, musulmanes y judíos se respetaron, evidentemente convivían pero también
luchaban por el poder en la Península sin pretender renunciar a sus costumbres o
privilegios para afianzar sus relaciones.
Otra cosa distinta fue la Escuela de Traductores de Toledo que si bien ya existía antes
de Alfonso X fue éste su máximo impulsor. Interesa remarcar que en Toledo había una
auténtica “escuela”, es decir: no sólo se traducía, sino que también se estudiaba, si bien
en sus inicios la enseñanza se realizó a nivel privado. Los maestros eran judíos y
mozárabes y la materia impartida consistía en el conocimiento islámico: básicamente
filosofía, astrología y artes mágicas.
No olvidemos que fueron los árabes
quienes conservaron y transmitieron a
Europa a través de España la tradición del
saber griego y romano. En Toledo se
asentarán las antiguas escuelas y academias
judías de Córdoba y Lucena.
La expulsión de
los judíos y de los
moriscos
La expulsión de los judíos de España fue
ordenada en 1492 por los Reyes
Católicos mediante el Edicto de Granada
con la finalidad, según el decreto, de
impedir que siguieran influyendo en los
cristianos nuevos para que éstos
judaizaran. La decisión de expulsar a los
judíos está relacionada con la
instauración de la Inquisición catorce
años antes en la Corona de Castilla y
nueve en la Corona de Aragón, porque
precisamente fue creada para perseguir
a los judeoconversos que seguían
practicando su antigua fe. Hasta el siglo
XIV los judíos de los reinos cristianos de
la península ibérica habían sido
"tolerados", entendiendo esa palabra, en
sentido negativo, de permitir lo ilícito
porque se obtiene de él alguna utilidad.
Los moriscos eran los descendientes de las
personas que en el pasado de Al-Andalus
profesaron la religión musulmana y fueron
bautizados a comienzos del siglo XVI.
Fueron expulsados en 1609 por el gobierno del
duque de Lerma, valido del rey Felipe III, en un
número aproximado de 300.000 personas.
En aquellos años moraban en España 325.000
moriscos, una cifra nada desdeñable teniendo
en cuenta que en el país había
aproximadamente unos 8 millones de
habitantes
A pesar de los informes positivos, el rey Felipe III sentía temor debido a que su pasado
islámico hiciera que apoyasen al Imperio Otomano ante una invasión militar de España.
Sin embargo, también se piensa que fue debido a la imagen que daba a la corona que los
moriscos permanecieran en España. El 9 de abril de 1609, Felipe III decretó la expulsión
de los moriscos.
Sin embargo, no todo el mundo apoyaba al rey. La nobleza castellana y aragonesa se
opuso, ya que los moriscos estaban centrados en la agricultura, algo básico. La expulsión
comenzó en Aragón ese mismo año, pero no se extendería hasta Castilla hasta cinco años
más tarde, ya que al estar tan dispersos por el territorio no presentaban amenaza alguna.
FIN
LUCIA MARTINEZ BERMEJO
3-B
Descargar

Tres religiones y tres culturas