Hecho:
María
Fernanda
Torres Roldan
 la
responsabilidad es una de las
bases fundamentales en la
realización de todo ser humano, y
es una habilidad que se puede
empezar a transmitir desde edad
muy temprana, desde los dos o tres
años. Si logramos que un pequeño
vaya comprendiendo la importancia
de ser responsable, entonces
habremos sentado una base
primordial en su desarrollo, y
estaremos cooperando a futuro con
un adulto maduro y consciente.
 Si
algo podemos hacer padres, maestros o
adultos con los más pequeños es
ayudarles a convertir sus debilidades en
fuerza. Todos los seres humanos tenemos
debilidades, los niños las tienen, aunque
muchos de ellos vienen dotados de
grandes fortalezas y habilidades únicas,
tienen en su personalidad rasgos menos
brillantes que sin duda vienen a
aprender a fortalecer.
Responsabilidad significa que uno sabe y es
capaz responder a lo que le sucede. Si uno
no sabe responder, entonces uno se hará
irresponsable. La irresponsabilidad no está
mal, simplemente significa que no se sabe
cómo responder ante una determinada
situación. Si un niño no comprende como
responder, entonces evadirá lo que debe
hacer. Y si un niño no comprende el efecto
de lo que hace, y no tiene una consciencia
de hasta donde pueden llevarlo sus
conductas y actitudes, entonces será alguien
que actúe de forma irresponsable.


Enseñarle esto a un niño no requiere gran esfuerzo, ni
gritos ni imposiciones, ni tampoco hay que esperar a que
sea demasiado grande, no, esta cualidad poderosa se
puede aprender desde edad muy temprana, desde los dos
o tres años se le puede enseñar al pequeño lo que significa
ser responsable.
Para enseñar la responsabilidad a un niño, basta con
mostrarle que cada una de las cosas que hace tiene
consecuencias. Por ejemplo: si un pequeño derrama un
vaso de leche mientras desayuna, eso no esta “mal”, ni
siquiera es motivo de regañarlo, castigarlo o reprenderlo,
incluso si esta jugando en la mesa. Esto sólo provocara la
ira del niño y que se sienta culpable y rezagado. Castigar,
regañar y gritar no ayuda a crecer a nadie, y sólo vuelve al
pequeño inseguro y rebelde, y cada vez necesitará que le
griten y castiguen más, porque con el tiempo los niños
suelen rebelarse ante las imposiciones y hacerse hábiles
para salirse con la suya y desapegarse del grito o amenaza.

Así pues, lo mejor en este caso es decirle al
pequeño, con voz firme y calmada (siempre
procurando ser amigable): “Bueno, ahora
tendrás que limpiar la mesa y el suelo.” Y se
debe dejar al niño que vaya y busque el trapo y
lo enjuague, hasta que quede todo limpio. Si hay
que lavar el mantel, entonces tendrá que ocupar
un tiempo extra para remojarlo y lavarlo, no
importa cuan pequeño sea, se debe dejar que lo
haga, aunque a final de cuentas el adulto acabe
haciéndolo. Lo importante aquí es que el
pequeño observe el trabajo y el esfuerzo que
hace, los cuales le estarán enseñando a hacerse
responsable, es decir, a responder a lo que ha
provocado.



Alguna vez alguien me decía que a su hijo le gustaba lavar el
mantel y que hasta disfrutaba la tarea, y si eso le estaría
enseñando algo al pequeño. Por supuesto que si. Incluso si el niño
disfruta con las consecuencias, se le estará enseñando a que
debe de realizarlas de cualquier modo.
Si, por otro lado, el vaso se rompió, quizá valga decirle al niño
también: “Pues creo que tendrás que quedarte esta vez sin
comprar dulces en la tienda porque el vaso cuesta y habrá que
reponerlo.” Y será necesario que el padre cumpla,
amigablemente, lo que dice. Así que si el pequeño llora o se
enfada por que esta vez no le compraran lo que desea en la
tienda, el padre tiene que mostrase firme, pero siempre
amistoso, es decir, decirle sin gritos ni enfados que en esta
ocasión le toca comprar un vaso nuevo en lugar de un dulce.
Todas estas consecuencias le darán una perspectiva al pequeño
de hasta donde pueden llegar sus actitudes, y sin duda, para la
próxima vez, tendrá mucho más cuidado en la mesa, y quizá ya
no jugará, si es que lo hacía.
 Muchos
adultos son irresponsables porque de
pequeños no se les mostró de una forma
amigable y objetiva la consecuencia de lo
que hacían, y se les reprendió con dureza por
lo que hacían. A los jóvenes, todavía se les
suele reprender mucho, en lugar de hacerlos
consientes de lo que hacen y de recibir sus
propias consecuencias no porque sea un
·castigo", sino porque es una acción de
consciencia y de registro de información.
 Un
niño o joven que rompe los límites y
que no “le importa nada”, es un joven que
se rebela contra una autoridad que no ha
sabido como transmitirle la responsabilidad.

Hay que derribar, como adultos, los prejuicios que se
tienen acerca de que imponiendo y gritando, los niños
responderán mejor. Quizá respondan por un tiempo, pero
lo harán quizá por miedo, no por respeto ni porque hayan
realmente comprendido y hecho consciencia de lo que se
les desea transmitir. Lo mismo sucede con padres
permisivos y consentidores, que permiten que su hijo
haga lo que sea y les evitan el dolor y la frustración de
responder a lo que hicieron, o padres que ponen castigos
muy severos y luego ellos mismos los rompen porque a la
mera hora no son capaces de sostenerlos. Mientras un
niño o joven se sienta castigado, no sabrá lo que es ser
responsable, porque sentirá que hay alguien que dirige su
vida y le impone formas de ser. No se debe enseñar a un
niño con castigos. Se debe enseñar con la ley de causa y
efecto, poner limites a un niño no consiste en decirle que
se quedará sin televisión una semana por haber sacado
malas notas, significa hacer tratos conscientes con ellos,
llegar a acuerdos razonables.

Si se desea hacer responsable a un pequeño en la
escuela, no se debe poner el estudio como una
imposición ni un castigo, y no debe ser un debería. El
estudio debe ser un descubrimiento de nuevas cosas,
sobre todo, un descubrimiento de lo que ellos pueden
hacer y de las habilidades que si tienen.
Si se desea, por otro lado, que un joven sea
responsable en llegar a casa a una hora
determinada, no se le debe castigar cuando no lo
hace. Es necesario hacer acuerdos como “Te espero a
las doce. ” En caso de que llegue después, no es
necesario levantarse y regañarlo o gritarle. No. Lo
más efectivo es la actitud serena y firme. Qué tal:
“Buenas noches, hijo. Siento que hayas decidido no
salir la próxima vez. Mañana podemos hablar.”


Cuando el joven pida permiso para salir nuevamente,
debe explicársele que el mismo rompió la regla y el
acuerdo de llegar a una hora, y que ahora no podrá
salir. El padre debe ser firme y sostener su palabra,
incluso puede ser amigable y decirle: “Pero puedes
leer un libro o ver una buena película esta noche”.
Obviamente si el joven o niño no esta acostumbrado
a este tipo de limites se desconcertará y quizá se
rebelará o se enfadará mucho. Pero si se insiste en la
firmeza y en hacerlos conscientes de lo que hacen, el
joven poco a poco se hará más responsable y tendrá
un carácter más consiente. Y sin duda, aunque no
pueda reconocerlo, nos lo agradecerá, por que le
estaremos formando y fomentando un carácter
consciente y maduro, lo cual le ayudara a ser más
feliz y a tener una mayor realización en su vida.
 Por
Carmen Gómez, Psicología evolutiva
 Actualmente la juventud ha pasado a un
primer plano. Su poder e influencia es mucho
mayor hoy que hace unos años. Los jóvenes
constituyen sin duda un sector sobresaliente
dentro de la comunidad.
 Asistimos a una "juvenilización" de la
sociedad. Los jóvenes imponen sus formas de
hablar, modas, gustos, aficiones... en la
sociedad.
- Uno de ellos, es el poder económico de los
jóvenes. Son los principales consumidores de
ciertos productos. Su poder económico se ha
hecho más manifiesto porque gastan el dinero en
artículos muy llamativos, y su consumo tiende a
concentrarse en determinados sectores del
mercado.
 - Las demandas de los jóvenes se han hecho
importantes dentro de la sociedad y sus
actividades son difundidas por los medios de
comunicación de masas: la prensa, la radio y la
T.V. tienden a crear mitologías de la juventud.
Divulgan la imagen del "joven típico" y los que no
se ajustan a ella empiezan a notar que es como
si les faltase algo.

Los adultos pueden reaccionar ante esto con una
mezcla de aturdimiento, desdén o envidia.
 - Otro de los motivos de este auge se debe a la
aceleración del desarrollo psicofísico. Las niñas
se hacen mujeres antes, los chicos alcanzan la
madurez física antes. Los problemas sexuales,
religiosos, políticos, sociales, familiares..., etc.,
aparecen también antes que en eras históricas
anteriores.
 - Los jóvenes se encuentran cada vez más
capacitados para adaptarse al mundo en que
viven, hoy se lee más, se estudia más que en los
tiempos de nuestros padres. Resulta evidente el
número de jóvenes que frecuenta las escuelas,
colegios, institutos, escuelas técnicas, centros
de artes y oficios, universidades... etc. Se crea
un gran sentido comunitario y una sensibilidad
nueva para sentir la injusticia social.




- Los jóvenes se hallan en condiciones más ventajosas
que el hombre maduro o anciano que tienen ya hechas
sus vidas. El cambio rápido, el progreso y las novedades
son asimiladas más pronto por los jóvenes.
- El mismo incremento de la población juvenil -en
nuestro país existen 13 millones de personas menores
de 25 años, o sea casi el 45% de la población totalacarrea problemas de falta de puestos de trabajo, falta
de espacio en escuelas y universidades y ello crea a
veces problemas y actitudes agresivas.
- Junto a ello, hay que destacar el importante papel
que va teniendo la mujer en la vida social y cultural.
De ser solamente novia, esposa, ha pasado a ser
compañera, amiga y miembro del mismo equipo de
trabajo o estudio. En las escuelas, fábricas, oficinas,
comercios, universidades... la mujer está muchas veces
luchando por equipararse al hombre, teniendo el mismo
papel, similares necesidades y las mismas metas que el
hombre.
 Hay
una mayor relación entre chicos y
chicas, y esto hace que esas relaciones se
produzcan en un clima de mayor naturalidad
y exento de los prejuicios y tabúes de otras
épocas.
 Todos estos factores y muchos otros han de
tenerse en cuenta para conocer y
comprender a los jóvenes. De ahí que
solamente un enfoque pluridimensional sea
válido para un conocimiento más exacto de
cómo son los jóvenes actuales
 Los
jóvenes con toda su viva imaginación, su
capacidad creadora, su rapidez de reflejos,
fácil memoria y su propensión al entusiasmo
viven en un mundo rígido, llevado por los
mayores, a los cuales se enfrentan.
 Los jóvenes acusan a los mayores de un
excesivo amor por el dinero y el bienestar, de
una explotación de la gente, de
deshonestidad en los negocios, corrupción en
la política y un acusado conservadurismo e
hipocresía. Atacan el "buen aparentar" ante
la sociedad.
Rechazan la sociedad establecida y dentro de
ella, sus lacras y, en muchas ocasiones, también
sus logros. Por eso se marginan a veces,
entendiendo de modo diametralmente opuesto a
los adultos las grandes cuestiones de la vida:
amor, trabajo, religión. En esta oposición son tan
dogmáticos como los adultos en su seguridad
instalada.
 Los adultos, por su parte, acusan a los jóvenes
de irresponsabilidad e incongruencia, de su afán
destructor sin ofrecer un programa constructivo
a cambio, de una visión del presente que ignora
el pasado y de un idealismo utópico que no
conduce a nada práctico.

 Los
jóvenes, dicen los adultos, desafían las
normas y la autoridad que las mantiene,
adoptan modos y atuendos excéntricos, no se
ajustan a los patrones convencionales de la
convivencia entre los sexos, protestan
demasiado en sus canciones, violencias,
manifestaciones... "En mis tiempos..." es su
frase favorita.
 En síntesis, los jóvenes se quejan de falta de
libertad -la opresión de la sociedad de
consumo- y los adultos les acusan de falta de
responsabilidad.



¿Qué subyace bajo este conflicto?
Se trata, sin duda, de un conflicto de valores muy
complejo, inherente a la sociedad industrial
contemporánea. Muchos de los principios básicos del
comportamiento humano, indiscutidos durante siglos,
han sido sustituidos por valores cambiantes que se
apoyan en argumentos de modernidad, ligados al
desarrollo científico y técnico y a los cambios
sociales. De ellos se deriva un enfrentamiento entre
estos modos de actuar más propicios de los jóvenes y
lo que ellos mismos peyorativamente consideran
tradiciones superadas.
Estas conductas no pueden entenderse como
problemas meramente individuales sino que tienen su
origen en los conflictos de nuestra sociedad.
 SI
CAES ES PARA
LEVANTARTE, SI TE
LEVANTAS ES PARA
SEGUIR, SI SIGUES ES
PARA LLEGAR A DONDE
QUIERES IR Y SI LLEGAS
ES PARA SABER QUE LO
MEJOR ESTA POR VENIR...
 Es
evidente que muchos de los problemas en
relación con la consecución de la autonomía,
entendida como la capacidad de vivir de
forma independiente,
están relacionados con las dificultades de
transición del sistema educativo al mundo
laboral y, en particular, con el hallazgo de un
empleo estable.
Es en este periodo de la vida cuando los
jóvenes corren mayor riesgo de exclusión
social.
El
largo periodo de tiempo
empleado por los jóvenes en
su educación contribuye
significativamente a retardar
su capacidad de convertirse
en autónomos. La capacidad
de los jóvenes para ser
autónomos varía
significativamente.

En aquellos países en los que existe un
alto porcentaje de jóvenes desempleados, las
dificultades son particularmente evidentes, de lo
que se deriva que dichos jóvenes no se
independizan hasta haber alcanzado la mayoría
de edad ya sea a los veinte años o
incluso a los treinta años de edad. La carencia
de vivienda es
especialmente severa, lo que conlleva que los
jóvenes continúen viviendo con sus padres
incluso
después de casados. En general, el elevado coste
de la vivienda, especialmente en grandes
ciudades, hace prohibitiva la vida independiente
de los jóvenes.
 La
honestidad ha logrado colocarse como uno
de los valores de los jóvenes mexicanos, ya
que el 82% considera que comprar un título o
certificados de estudio es un delito grave,
frente al 65% que pensaba lo mismo en 2005,
de acuerdo con la encuesta conocida como
Honestó metro, que elabora De la Riva
Group.
Hubo una vez un emperador que convoco a todos los
solteros del reino pues
era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los
jóvenes asistieron y el rey
les dijo: "Os voy a dar una semilla diferente a cada
uno de vosotros, al
cabo de 6 meses deberán traerme en una maceta la
planta que haya crecido, y
la planta mas bella ganará la mano de mi hija, y por
ende el reino".
Así se hizo, pero había un joven que plantó su semilla
pero no germinaba,
mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no
paraban de hablar y
mostrar las hermosas plantas y flores que habían
sembrado en sus macetas.

Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban
hacia el castillo con
hermosas y bellas plantas. El joven estaba demasiado
triste pues su semilla
nunca germinó, ni siquiera quería ir al palacio, pero
su madre insistía en
que debía ir pues era un participante y debía estar
allí. Con la cabeza baja
y muy avergonzado, desfiló al último hacia el palacio
con su maceta vacía.
Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a
nuestro amigo soltaron
en risa y burla, en ese momento el alboroto fue
interrumpido por el ingreso
del rey, todos hicieron su respectiva reverencia
mientras el rey se paseaba
entre todas las macetas admirando las plantas.

Finalizada la inspección hizo
llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que
llevó su maceta vacía,
atónitos, todos esperaban la explicación de aquélla
acción. El rey dijo
entonces: "Este es el nuevo heredero del trono y se
casará con mi hija, pues
a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos
trataron de
engañarme plantando otras plantas, pero este joven
tuvo el valor de
presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo
sincero, real y valiente
cualidades que un futuro rey debe tener y que mi
hija merece". Moraleja: "La
honestidad, será por siempre una virtud"
Descargar

(( MARIA FERNANDA TORRES)) LO MEJORSITHO