SELECTIVIDAD
LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA
2014
La principal función de la inteligencia
humana no es conocer, sino dirigir el
comportamiento. Su culminación no se
alcanza en la ciencia, sino en la ética.
J. Antonio Marina
Departamento de Lengua castellana y Literatura.
IES Carlos Bousoño
Hitos Hurtado
CONSIDERACIONES PREVIAS
EL EXAMEN DE LENGUA CASTELLANA Y LITERATURA
1) Se trata de un examen complejo por la cantidad de materia diferente que
entra en él: teoría, práctica, sintaxis, historia de la literatura, comentarios,
tipología de textos…
2) Sin embargo, se puede asegurar (si se prepara bien), un 50% de la nota.
3) En este examen es fundamental el orden y una correcta presentación del
ejercicio. El alumno debe tener en cuenta que el corrector no sabe nada
de él, sólo conoce lo que tiene delante y la adecuada presentación y la
caligrafía legible predisponen al corrector a favor.
4) Se deben responder las preguntas por el orden que aparecen en la hoja de
cuestiones.
5) Si en el examen hay algo digno de destacar, los cuidadores lo dirán. Se
puede preguntar, pero no hay que abusar. La inseguridad y el preguntar
constantemente sobre lo que está en el papel da muy mala impresión.
6) Lee atentamente las dos opciones del examen y sopesa cuál puedes hacer
mejor. Una vez que has decidido, no te vuelvas atrás, dedica todo tu
esfuerzo a responder.
7) Repasaremos a continuación cada una de las preguntas del examen.
Selectividad 2014
2
Cuestión 1: Preguntas sobre un texto propuesto.(2 puntos)
Esta cuestión tiene tres apartados perfectamente delimitados y en los que se piden respuestas muy concretas:
a) Enuncie el tema (0,5): Se trata de explicar en una frase o dos lo que consideras que es fundamental del
texto. Una vez que lo hayas leído, debes buscar las palabras adecuadas que cumplan los siguientes
requisitos:
a)
b)
c)
Deben ser concretas y precisas.
No deben aludir a aspectos anecdóticos del texto.
Debes huir de las palabras “comodín” y utilizar términos precisos (si los conoces): ‘novelista’ mejor que ‘escritor’.
b)
Detalle las características lingüísticas y estilísticas del texto (1,25): Para hacer esta parte de la cuestión
tienes que utilizar el cuadro que tienes en la página siguiente. No se trata de agotar todas las
posibilidades, sino de elegir tres o cuatro rasgos característicos y comentarlos con ejemplos del texto y,
MUY IMPORTANTE, explicando el efecto expresivo que tienen en el texto.
c)
Indique qué tipo de texto es (0,25): Esta respuesta tiene que ser muy concreta. Se trata de concluir, a la
vista de lo comentado anteriormente, qué tipo de texto es.
Repasa las unidades 6, 7 y 8 del libro de texto. En las diapositivas 5,6 y 7 tienes textos para practicar.
Selectividad 2014
3
Cuestión 1: Preguntas sobre un texto propuesto. Cuadro tipología de textos
TEXTOS LITERARIOS
TEXTOS NO LITERARIOS
1. Localización del texto. Fragmento u obra completa (relato o poema).
Género al que pertenece. Situación en la obra completa, si la conocemos.
Explicar brevemente cuál es el tema.
1. Localización del texto. Género al que pertenece. Lo más probable es
que se trate de un texto periodístico (información u opinión), un ensayo o
un texto técnico-científico. En cualquier caso actuamos de la misma
forma. Seguir las pistas que nos da el pie del texto. Tema.
2. Rasgos lingüísticos:
Empieza siempre explicando la estructura del texto: externa e interna.
a) Función o funciones del lenguaje que predominan en el texto.
b) Predominio de exposición, argumentación, narración o descripción
de acuerdo con el tipo de texto.
c) Peculiaridades del léxico (algunas posibilidades):
- Uso de un léxico específico (textos técnico-científicos y textos
informativos).
- Uso de algunos recursos más propios de la lengua literaria (textos
de opinión. Uso de la ironía.
- Léxico objetivo o aparentemente objetivo (textos informativos)
- Mezcla de términos específicos con léxico de uso más general.
Textos de divulgación científica.
- Comentario de palabras en cursiva o entrecomilladas.
d) Tipos de palabras:
- Predominio de los sustantivos: importancia de los conceptos.
- Predominio de los verbos: importancia de la acción. Tiempos de
los verbos: pasado, narración; presente, realidad; futuro, prescripción.
- Adjetivos: valoración de la calificación. Cierta subjetividad.
- Uso de los conectores espaciales y temporales.
e) Complejidad o sencillez de la sintaxis. En un texto argumentativo
suelen abundar las oraciones compuestas mientras que en los informativos generalmente se opta por frases más cortas y sencillas.
f) Comentario de cualquier rasgo que llame la atención en el texto: P.e.
- Uso de algún recurso literario o no literario.
- Inclusión de frases hechas, latinismos, extranjerismos, etc.
- Inclusión de imágenes o gráficos como apoyo al texto. ETC.
2. Rasgos lingüísticos de carácter general:
a) Función del lenguaje que predomina en el texto.
b) Nivel de uso de la lengua: culto, coloquial.
c) Predominio de narración, descripción, exposición o argumentación.
3. Rasgos literarios del texto.
En este punto hay que tener en cuenta de qué género se trata. Siempre
podremos comentar los siguientes:
a) En poesía: - El efecto rítmico de la métrica. Hacer un análisis breve
y explicarlo.
- La utilización de recursos expresivos: metáforas, paralelismos, personificaciones, etc.
b) En teatro: - El diálogo como base del texto teatral, excepto en el
caso de los monólogos.
- Señalar el hecho de que el texto teatral no se completa
si no se representa. Con este fin el autor escribe unos
textos complementarios, las acotaciones, que en ocasiones tienen tanto valor literario como el del texto.
- Los signos de puntuación: puntos suspensivos, interrogaciones, exclamaciones... apoyan la intención del
texto.
c) En novela: - El narrador del texto y su presencia en el fragmento.
- El uso de los tiempos verbales para situar la historia en
el tiempo. Uso de conectores temporales: después, al
mismo tiempo, etc.
- Elementos descriptivos que apoyan la narración, si los
hay.
- Posible existencia de recursos expresivos.
MUY IMPORTANTE: No olvides citar durante el comentario las frases del texto a las que te estás refiriendo .
Selectividad 2014
4
TEXTOS PARA PRACTICAR LAS CUESTIONES 1 Y 2
Todos vivimos, una vez al año, un breve y
mágico momento en el que nos entran unas tremendas
ganas de estudiar. Se trata del momento en que, con la lista
en la mano y el dinero contante en el bolsillo, el regreso a la
escuela nos regala la excitación especial que reina en la
papelería-librería, o en el ocasional "departamento de
vuelta al colegio" de los grandes almacenes. Estas secciones
de artículos se convierten en auténticos templos de las
ganas de estudiar. Los verdaderos ministros del culto, más
que los padres y que los vendedores, son las plumas
nuevas, las blancas gomas de borrar, las escuadras, las
cartulinas, los estuches, los cuadernos inmaculados, el
montón de libros de texto, el olor de cuero de las carteras,
el crujido de las mochilas sintéticas. ¡Ah, sí! Te meten en el
cuerpo las ganas de estudiar.
De vuelta a casa, empezamos a hojear los
libros, a mirar las ilustraciones, a forrarlos, a poner
etiquetas. Armoniosamente ordenadas se alinean todas las
municiones para nuestra nueva expedición de caza en tierra
desconocida. Nos acordamos de los antiguos compañeros y
nos imaginamos cómo serán los nuevos, con apellidos
nuevos que, sin embargo, nos parecerá haber oído ya antes.
Quizá este año tendremos en clase al primo de Roberto o a
la hermana de María; lástima que ya no esté Bianchi. Por no
hablar de los profesores nuevos, o que conocemos sólo de
vista. Aquel nuevo de letras, que dicen que es horrible; en
cambio, la de matemáticas parece que es buenísima y
simpática.
Es un momento bendito el del regreso a la
escuela. ¡Ah, ojalá fuera posible prolongar esta excitación y
estas ganas durante todo el año!
Massimo Piatelli: Las ganas de estudiar.
1.a) Enunciado del tema: El tema de este texto es la emoción pasajera que
se experimenta en los primeros días del curso, llenos de buenos propósitos.
1.b) Características lingüísticas del texto:
En cuanto a la estructura, está dividido en tres párrafos (estructura externa)
que se corresponden con una secuencia de ideas que se expresan en cada
uno de ellos. En el primer párrafo se plantea el tema como algo
incontestable: la sensación que describe el autor es algo común. En el
segundo párrafo avala esta sensación con ejemplos concretos de esta
emoción de principios de curso. El tercer párrafo, mucho más breve, cierra la
exposición con un deseo de continuidad de la sensación.
Nos encontramos ante un texto expositivo-divulgativo sobre un tema
general. El carácter expositivo lo podemos ver en el uso del presente
atemporal. El carácter divulgativo del texto y el hecho de que sea un tema
compartido por muchos lectores hace que el autor utilice la primera persona
de plural, integrando así al lector en sus opiniones (Todos vivimos una vez al
año… El mismo carácter divulgativo del texto lleva al autor a utilizar un léxico
común culto salpicado de expresiones coloquiales, tal vez con el ánimo de
atraer, como lectores, a un público joven: Te meten en el cuerpo las ganas…,
aquel nuevo de letras… la de matemáticas… No utiliza demasiados adjetivos
valorativos, lo que produce en el lector un acercamiento al texto, ya que lo
que el autor nos plantea no aparece como una opinión suya, sino como una
sensación compartida. Esto no impide que utilice algunos recursos más
propios de la literatura como las metáforas: compara el principio de curso
con la preparación de las municiones para nuestra expedición de caza; o las
secciones de “vuelta al colegio” con templos de las ganas de estudiar.
1.c) Tipo de texto: Por lo dicho anteriormente, podemos llegar a la
conclusión de que se trata de un ensayo humanístico no especializado,
divulgativo.
Selectividad 2014
5
TEXTOS PARA PRACTICAR LAS CUESTIONES 1 Y 2
La confusión es antigua pero ya constituye plaga en los audiovisuales, que es
donde suenan la frase o el verbo. Y en casa, en la calle, en los ateneos, en las
aulas, en las novenas y, sobre todo, en las discotecas con sus pavorosos
estruendos. «Apague el transistor, que se está acoplando y no se le escucha
bien», dice la gentil animadora de un programa radiofónico nocturno al
oyente que ha llamado para explicar que, siendo novio simultáneo de dos
hemanas, se ha enamorado ahora del hermano. O al que, habiéndole arañado
un gato en la espalda durante el acto amoroso, ya es incapaz de afrontarlo sin
las uñas del gato. O a la casada que está de cuatro meses, la cual, habiendo
yacido con un negro, no sabe si ésa es la causa de la preñez, y teme que
extrañe al marido el color del nasciturus. Son cosas de que me entero por la
radio, auténticas tragedias a veces, durante los feroces insomnios de la
madrugada. Aliviadas con frecuencia por la dulcísima e impasible voz de la
locutora: «Aléjese de su aparato de radio, porque se acopla y no podemos
escucharle».
Un querido colega causó el estupor de un conferenciante que
preguntó al público si se le escuchaba bien desde el fondo del salón: «Por aquí
lo estamos escuchando, pero no lo oímos», fue su respuesta. No cabe más
sucinta y didáctica explicación de lo que impide la sinonimia entre los verbos
oír y escuchar: éste añade al primero la nota de deliberación y de atención
que se pone al oír. La Academia definía así escuchar en 1732: «Oír con
atención y cuidado», y en 1992: «1. Aplicar el oído para oír – 2. Prestar
atención a lo que se oye». Son las acepciones que corresponden
respectivamente a usos como Creo que Rosendo intenta escucharnos y Nunca
me escuchas cuando te hablo. Parece que el Cesid sabe mucho de la primera,
y el Gobierno –los Gobiernos-, muy poco de la segunda. Esa distinción
significativa, que proviene del latín (audire y auscultare), se ha mantenido
hasta ahora en todas las lenguas románicas. Pero la nuestra sufre un violento
ataque confundidor.
Esperaba el tren, como yo. Acongojada,
conversaba por el móvil con el que debía ser su
novio, Intuí por los retazos de la discusión, las
palabras sueltas, que él pedía perdón por algo y
que ella se resistía. Cuando colgó se puso a llorar.
No sollozaba, sólo dejaba resbalar las lágrimas,
que se limpiaba de vez en cuando con las manos.
Volvió a sonarle el móvil. “Silvia, tía, estoy fatal –
dijo- me ha llamado Javi”... Silvia gritó tanto que
hasta yo pude oírla. La novia llorosa le contestaba.
“Ya, ya lo sé, dice que lo confundí, que no fue un
empujón, que se tropezó, que no quería, que le
perdone... ya, ya... no quiero verlo, claro, no sé, tía,
no sé... sí, sí... dice que lo del vestido corto es
mentira, que él no se enfadó, que sólo me dijo que
me quedaba mal... no sé, estoy hecha polvo”...
Colgó. Debía de andar por los 18 años. Tuve ganas
de entrarle y decirle que huyera, que tomara el
tren hacia algún lugar menos turbio, que ese Javi
no podría hacerla feliz, que no la quería, que tras
ese empujón que él negaba, tras esa minifalda que
le molestaba, vendrían, seguro, sonoras bofetadas,
insultos, reproches velados y que todo eso
aniquilaría una parte de ella que aún estaba a
tiempo de salvar. No le dije nada, claro. Mi tren se
anunció. Me levanté, la miré y le sonreí, con la
esperanza de que viera en mis ojos la súplica.
Volvió a sonarle el móvil. Por la cara que puso
antes de descolgar deduje que era él. “¿Qué?”, le
dijo como sin querer pero queriendo. Pasé a la sala
de embarque, me giré y vi que sonreía. Y temblé.
Mariola Cubells: ADN 27.11.2008
Fernando Lázaro Carreter: El dardo en la palabra
Selectividad 2014
6
TEXTOS PARA PRACTICAR LAS CUESTIONES 1 Y 2
Estudiar no solamente quiere decir leer y
repetir. Estudiar quiere decir leer y además reflexionar,
relacionar, integrar y detallar, aclarar, absorber, rechazar,
decidir, saber lo que tiene importancia y lo que no la tiene. Es
una operación enormemente compleja y al mismo tiempo
naturalísima. Estudiar es hacer funcionar el espíritu, partiendo
a veces del espíritu mismo o por incitación de las cosas que
provocan una curiosidad: es decir, que gustan positivamente.
Lo que no gusta, lo que no provoca un grado u otro de
fascinación no puede ser objeto de reflexión, de estudio. No
hay atención ni aproximación posibles. Estudiar es una forma
del amor, en definitiva, una forma de la sensualidad: la caricia
mental más fina y delicada que el espíritu puede producir.
Ahora tengo veintidós años cumplidos. Desde la edad de
cuatro o cinco voy al colegio, me dedico a estudiar. En
realidad no debería haber hecho otra cosa.
Me ha permitido no obstante -¡no mucho!pensar en estas cosas. Ante estas conclusiones me pregunto:
¿cómo es posible que una cosa que hubiera tenido que darme
tanto gusto, que me hubiera tenido que agradar tanto, me
haya dado tantas molestias, tantas obsesiones angustiosas,
tantos dolores de cabeza? Para un estudiante auténtico,
estudiar la materia de la propia vocación o de la propia
afinidad electiva es disfrutar -de la misma manera que para
un comerciante, o un industrial, o un payés, o un pescador, u
obrero, ejercer su actividad es disfrutar-. Si las cosas son así,
¡cómo ha sido posible que la vida de estudiante nos haya
producido tan pocos momentos agradables?
Joseph Pla: El cuaderno gris
El problema de comprarte un teléfono móvil es que luego no te llamen.
El otro día me invitó a comer un viejo amigo que nada más sentarse a la mesa
colocó sobre el mantel su teléfono con el gesto con el que un policía habría
colocado su pistola o un matón sus atributos sexuales. Yo me asusté un poco
al principio, aunque no le debía nada: habíamos quedado en aquel
restaurante para recordar viejos tiempos y hacer un repaso amable a
nuestras vidas. Luego, cuando nos sirvieron el vino y los aperitivos, intenté
olvidarme del trasto, aunque no era fácil, pues estaba muy cerca de mi copa
y parecía una cucaracha muerta.
En cualquier caso, quien no podía olvidarse de él era mi amigo, que cuando
llegó el primer plato comenzó a mirarlo con odio, porque no sonaba. A partir
de ahí, la comida se convirtió en una pesadilla, pues la tensión no dejó de
aumentar. Uno no puede colocar un móvil sobre la mesa y que luego no
suene sin sentirse profundamente humillado. El caso es que tengo una
capacidad innata para hacerme cargo de las humillaciones de los otros, así
que comencé a pasarlo peor que él. Cuando nos sirvieron el postre, habría
dado todo lo que tengo porque el teléfono sonara, pero tengo muy pocas
cosas y no sonó. Mi amigo estaba verde. Entonces llegó el café y se me
ocurrió una idea: le agradecí que hubiera desconectado el teléfono para que
pudiéramos hablar con tranquilidad. Aquello no sirvió sino para aumentar su
sensación de fracaso, pues era demasiado evidente que me había invitado a
comer para mostrarme cómo despachaba asuntos urgentes a través de la
cucaracha inalámbrica.
Al despedirnos, se le saltaron dos lágrimas que atribuyó a la emoción de la
despedida, aunque los dos sabíamos que lloraba porque no le habían
llamado. No puedes comprarte un móvil si no tienes garantizado que suene
seis o siete veces durante una comida: es muy humillante. Para solucionarlo,
Telefónica tiene un servicio despertador que puedes programar para recibir
una llamada tras de otra con intervalos mínimos de un cuarto de hora. No
hay más que telefonear al 096 y marcar, con cuatro cifras, la hora a la que
quieres que te avisen. Sale caro, pero es muy eficaz. Tomen nota.
Juan José Millás. “El móvil”
Selectividad 2014
7
Cuestión 2. Resumir el texto (1 punto)
•
•
•
•
•
Resumir no es lo mismo que
extractar, por lo tanto hay que
evitar repetir frases del texto, es
decir, hay que evitar el “recorta y
pega”.
El resumen ha de ser objetivo,
por lo tanto hay que evitar
calificaciones valorativas (p.e. el
autor plantea un tema
interesante…). Por este motivo,
debemos elegir un léxico preciso
y culto y evitar, a partes iguales,
el adorno literario y la lengua
coloquial.
La extensión dependerá del texto
pero no debe exceder, como
norma general, de un cuarto del
texto que se resume.
Podemos utilizar distintas
fórmulas introductorias: El autor
plantea…; El texto presenta…
Siempre de manera sencilla y sin
que la fórmula se repita
constantemente.
Aunque el texto esté dividido en
varios párrafos, el resumen no
tiene que recoger esta división.
Es mejor que se presente en un
único párrafo y que abarque la
totalidad del texto.
El uso del tabaco es perjudicial para la salud, lo advierte la
Administración. También lo advierten muchos no fumadores, a la mínima ocasión que se
les dé. No todos, porque hay no fumadores a quienes e aroma del tabaco encanta. El
humo es otra cosa: tiene peligro. Un fumador que tras aspirar el humo de su cigarro,
llevárselo hasta las entrañas, regurgitarlo y, atubando el morro, lo impulsa a chorro sobre
las narices desapercibidas de quien haya a su vera, es un asesino en potencia. El que de
tan ofensiva manera recibe la humarada, hará bien si la emprende a manguillazos con el
incivil agresor.
Distinto es que los no fumadores estén legitimados para perseguir a los sí
fumadores en cualquier caso. Desde que existen sanciones por fumar, muchos no
fumadores hacen cacería de los sí fumadores allá donde los encuentren, así sea en campos
de fútbol, plazas de toros o playas mediterráneas. Se ha visto a no fumadores furiosos
exigirle a un fumador lejano que apague el puro. Cuando el fumador alega que el humo se
lo lleva el viento, el no fumador replica que es el olor a tabaco lo que le molesta.
Curiosa fijación olfativa, pues entre el gentío hay amplia gama de tufos, y
según le cante el cuerpo a cada cual, hiede a ocena cavernaria, sobaquina cebollona,
bacinete abacalao, calzas jumeando cabrales, husmo de sieso fruncido. Ahora bien, las
pituitarias son múltiples, caprichosas y contradictorias, y algunas provocan vómitos si las
sahúman penetrantes odoríferos.
Con el mismo derecho que los no fumadores, unos pueden abroncar a
quienes se unten franchipán, otros llamar a los guardias para que se lleven a la que le tire
el tirante, y toda concentración humana ha de convertirse en un inmenso auto de fé.
Excelente recurso para satisfacción de frustrados y rápido retorno a la guerra civil. Cierto
que el paisanaje convendría fumara menos y se pasara más unas aguas por el costal de los
pecados. Son virtudes, claro. Pero mayor virtud es la tolerancia y aquí desaparece cada vez
que surge una excusa para amargarle la vida al vecino.
Joaquín Vidal. EL PAIS 23.7.1988
RESUMEN:
El autor recoge la polémica entre fumadores y no fumadores. Critica de la misma manera
la falta de educación de algunos fumadores y la intolerancia de algunos no fumadores que
se sienten agredidos por el humo (lo cual entiende el autor) y, muchas veces, por el olor. A
esto último se acoge el autor para, con un lenguaje coloquial (cercano al argot) e irónico,
quejarse de los muchos olores que cualquier ciudadano tiene que soportar. Termina
haciendo una llamada a la tolerancia y no al enfrentamiento constante.
Selectividad 2014
8
Cuestión 3. Redactar un texto argumentativo (1,5 puntos)
• El texto argumentativo tiene como objetivo defender , probar o rebatir una
opinión mediante razonamientos y pruebas (argumentos).
• Las funciones de la Lengua que deben predominar en este texto son las función
representativa y la función apelativa.
• La argumentación se realiza habitualmente en la lengua oral (uso cotidiano,
tertulias, discursos formales) y en la escrita (ensayos científicos y humanísticos,
textos judiciales, mensajes publicitarios, textos de opinión en general).
• Para redactar un texto argumentativo hay que tener en cuenta tres criterios
básicos:
• ORDEN. Ten en cuenta que no se va a valorar qué piensas, sino cómo lo
argumentas. Puedes optar por una de estas estructuras:
• Deductiva: la causa lleva a la consecuencia // Planteamos una tesis y
llegamos a unas conclusiones.
• Inductiva: El análisis de las consecuencias nos lleva hasta las causas //
A partir de la realidad elaboramos una tesis.
• CLARIDAD en los recursos argumentativos:
• La comparación. Argumentación analógica.
• La definición. Explicación del sentido.
• La ejemplificación.
• La experiencia.
• La sabiduría popular: refranes, dichos, costumbres, etc.
• La contra-argumentación. Huir de la falacia.
• La cita directa o indirecta. El argumento de autoridad.
• PRECISIÓN en el uso de los recursos lingüísticos:
• Texto subjetivo: adjetivación valorativa.
• Autorreferencia.
• Preguntas retóricas.
• Uso de sinonimia y antonimia.
Selectividad 2014
TEMAS PROPUESTOS HASTA AHORA
(para hacerse una idea)
•
La inmigración en la sociedad
actual.
•
La creencia en los fenómenos
paranormales.
•
Las ilusiones y la realidad.
•
La influencia de la televisión en
la sociedad actual.
•
Los viajes como experiencia
vital.
•
La influencia del ser humano en
la naturaleza.
•
La situación de la mujer en la
sociedad actual.
•
Las relaciones entre padres e
hijos.
•
Las apariencias y la realidad.
9
Cuestiones 4ay 4b. Gramática (2,5 punto)
4 a. (1,5)
4b. (1)
Análisis sintáctico:
 Se valora 0,75 el
reconocimiento de las
estructuras interoracionales.
Es decir, reconocer de qué tipo
son las frases que componen
la oración: subordinadas o
coordinadas, sustantivas,
adjetivas o adverbiales (y de
qué tipo), etc. El otro 0,75 es
para valorar el análisis
intraoracional: reconocer las
funciones de los distintos
sintagmas.
 Cuidado con el orden, la
limpieza y la claridad de
conceptos. Si pones S debajo
de un sintagma, puede ser
ambiguo, mejor poner Suj. O
sujeto (si cabe).
 Aunque lo que pide es el
análisis sintáctico, es bueno
señalar el sintagma y su
función. Ya sabéis:
SAdj/Complemento
predicativo.
 No hay que caracterizar la
frase.
Morfología:
 Esta pregunta puede ser de
morfología o de cultura
lingüística. Es decir, puede
referirse a la formación de
palabras y los distintos
mecanismos que utiliza la
lengua: composición,
derivación; o puede referirse la
pregunta a conocimientos más
teóricos sobre la difusión del
español, el español de
América, etc.
 La respuesta, especialmente si
la pregunta es del primer tipo,
tiene que ser muy concreta,
pero también completa. Por
ejemplo: si te piden que
indiques a qué categoría
gramatical pertenece una
palabra, conviene justificarlo:
Es un sustantivo porque se
refiere a un objeto …
 Muy importante: repasad los
verbos.
Selectividad 2014
Léxico-semántica:
 Para esta pregunta
debes repasar todo lo
que tiene que ver con
sinonimia, antonimia,
cambios semánticos, etc.
 Pueden preguntar sobre
el significado de alguna
palabra que no conozcas.
Lee despacio el texto y ,
por el contexto,
establece un significado
posible razonándolo.
 Como en la pregunta
anterior, procura que tu
respuesta sea concreta,
pero completa.
10
Modelos de frases
El padre de Ena, que había venido a Barcelona por unos días, a la mañana siguiente me vendría a recoger
para que le acompañara en su viaje.
Los hábitos o necesidades de los individuos no determinan en qué dirección se producirán las mutaciones.
Acuérdate de lo que decía la pobre mamá, que en paz descanse.
Como se arranca el hierro de una herida, su amor de las entrañas me arranqué.
El flujo incesante de información que nos proporciona la tecnología nos impide adiestrar la capacidad para
digerirla.
Cuando me veía leer El Quijote, me preguntaba si entendía lo que estaba leyendo.
Si usted lo ignora, señor don Diego, no finja que lo sabe.
No se sorprenderán si les digo que el turismo es una de nuestras primeras industrias.
Un día se le ocurrió a la madre que los retratara yo a los tres, para mandar el retrato a sus parientes de
Inglaterra.
Aunque las migraciones económicas actuales no son totalmente coercitivas, lo cierto es que están
fuertemente condicionadas.
Estas frases han salido en exámenes de Selectividad de años anteriores
Selectividad 2014
11
Cuestión 5a. Teoría de Literatura (2 puntos)

Lo que se pide en esta pregunta es que el alumno elabore
un texto respondiendo al epígrafe correspondiente. Por lo
tanto, no se trata de:




Sino que se trata de:



Hacer una lista de nombres y obras.
Escribir una serie de frases aisladas sobre el epígrafe en
cuestión.
Decir “cosas”.
Escribir un texto coherente de principio a fin en el que se
expliquen los rasgos característicos del movimiento o la época
que se pregunta, sus etapas, sus peculiaridades literarias y los
autores y obras más representativos.
Hay que huir de la simple nómina de autores y obras y sí hay
que procurar citarlos al hilo de la explicación de las
características. Por ejemplo: En este grupo poético ejerce una
influencia importante el Surrealismo, tal como podemos ver en
obras de Lorca (Poeta en Nueva York) o de Alberti (Sobre los
ángeles)…
Recuerda que tienes que escribir un texto culto expositivo y
no un texto literario:



No repitas ideas.
El esquema de lo que tienes que decir debe estar en tu cabeza,
sobre el papel te piden un texto coherente. Utiliza conectores
que relacionen las partes de tu explicación: En cuanto a … Por
otra parte…
No dejes el texto “colgado”. Cierra siempre con una frase final
que haga ver al corrector que das por terminada la explicación,
no que se te han acabado las ideas.
Selectividad 2014
EPÍGRAFES DE LAS PREGUNTAS DE
LITERATURA:
 Literatura del siglo XVIII. Ensayo y teatro
 El romanticismo literario del siglo XIX.
 La novela realista y naturalista del siglo
XIX.
 El Modernismo y la generación del 98.
 El Novecentismo y las Vanguardias.
 La poesía de la generación de 1927.
 El teatro anterior a 1939. Tendencias,
autores y obras principales.
 El teatro desde 1939 al 2000.
Tendencias, autores y obras principales.
 La novela desde 1939 a 1975.
Tendencias, autores y obras principales.
 La novela desde 1975 al 2000.
Tendencias, autores y obras principales.
 La poesía desde 1939 al 2000.
Tendencias, autores y obras principales.
 La novela y el cuento hispanoamericano
de la 2ª mitad del siglo XX.
Los epígrafes pueden variar ligeramente en su
formulación, no en el contenido.
12
5b. Comentario crítico (1 punto)
1ª Parte: Situar la obra en su contexto histórico y literario.
•
•
Relación con las características del autor.
Relación con las características del movimiento al que
pertenece el autor.
• Relación con la literatura de la época en la que se
escribe.
2ª Parte: Explicar los aspectos que más hayan llamado tu
atención. Parte muy breve, no es lo más importante.
Recuerda:
 Se trata de ofrecer un comentario tras la lectura personal de una obra,
no de repetir una ficha aprendida.
 Se valora que, al hilo de la explicación, cites pasajes de la obra que
ejemplifiquen lo que dices.
 Empléate a fondo en la segunda parte. No la despaches con
comentarios simples: Me ha gustado… Me ha resultado difícil…
Recuerda que estás haciendo un comentario en un nivel culto medio y
están fuera de lugar apreciaciones sin justificar.
Selectividad 2014
Pueden preguntarte una de
estas cuatro opciones:
1)
2)
3)
4)
Obra del siglo XVIII.
Obra del siglo XIX.
Obra de la primera
mitad del siglo XX.
Obra de la segunda
mitad del siglo XX.
(Ya sabes que se considera que la mitad
del siglo está en la Guerra Civil)
13
LA ORTOGRAFÍA
En el marco de los criterios establecidos con carácter general por la
Comisión Interuniversitaria para todas las materias, se reitera de la
importancia de la corrección de la expresión escrita en esta
materia, además de calificar la prueba de acuerdo con el contenido.
Así, se valorará la capacidad de redacción, manifestada en la
exposición ordenada de las ideas, el correcto engarce sintáctico, la
riqueza léxica y la matización expresiva. La ortografía será juzgada
en su totalidad –letras, tildes y signos de puntuación- y valorada
dentro de la capacidad de expresión del alumno. Hechas estas
consideraciones generales, se establecen las normas siguientes:
Por cada falta de ortografía se deducirá medio punto de la
calificación del ejercicio. Cuando se repita la misma falta de
ortografía, se contará como una sola. Por la reiteración de errores
de puntuación y faltas de acentuación se podrán deducir hasta dos
puntos de la calificación del ejercicio, según la apreciación del
corrector.
Reproducción textual de las normas de corrección oficiales.
Selectividad 2014
14
DE CÓMO ENFRENTARSE CON EL TRAGO DE LA SELECTIVIDAD CON ÉXITO O RECOMENDACIONES
DE ÚLTIMA HORA PARA NO METER DEMASIADO LA PATA.
Antes de ir al examen:
1) Organízate desde ahora para estudiar de forma
ordenada. Merece la pena hacer el esfuerzo final, ya que has
llegado hasta aquí.
2) No estudies la tarde anterior al examen. Tienes
que llevar la cabeza despejada y tranquila. Puedes dedicar la tarde
a explorar el sitio en el que te examinas. Te dará tranquilidad saber
cómo tienes que llegar hasta allí. También puedes emplear la tarde
en preparar los bártulos para el día siguiente:
a) Carnet de identidad.
b) Bolígrafos que escriban bien. Es mejor bolígrafo
que pluma porque te puedes encontrar que el papel es demasiado
poroso y la tinta no hace el trazo nítido. No olvides el resto de
material que necesites (utensilios de dibujo, diccionarios,
calculadora...)
c) Ropa cómoda (a la par que elegante). Puede
suceder que te toque en un aula en la que dé un sol de justicia y
entonces... Lo mismo si ese día hace «fresco». Tienes que tener en
cuenta que tienes que controlar todos los factores que influyan en
tu rendimiento y se piensa mal con frío y con calor.
d) Debes llevarte un zumo o una botellita de agua
por si necesitas beber durante el examen. No confíes en comprar
algo allí durante los descansos porque no siempre es fácil acercarse
a los mostradores.
3) La mañana del examen levántate con tiempo
suficiente para desayunar bien; tienes por delante una mañana
muy dura y la glucosa juega a veces malas pasadas. Los que
cuidamos exámenes de selectividad hemos visto más de un mareo
por no tener en cuenta esta norma fundamental.
4) Acude con tiempo al lugar de examen. Si
puedes, ve en transporte público porque los atascos son
monumentales.
5) Protégete de los «agonías» que preguntan a
última hora si recuerdas la clasificación de las novelas de Baroja o
si la obra que Juan Ramón Jiménez... Ni caso. Si has estudiado y
estás despejado, te acordarás de todo lo que te pregunten cuando
tengas el papel delante.
En el examen:
1) Atiende a las normas que den los profesores
responsables del aula que te toque. No son enemigos, son profesores
que tienen experiencia y saben que estáis un poco nerviosos, pero
también suponen que sois ya mayorcitos. PREGUNTAR
CONSTANTEMENTE ES SEÑAL DE INSEGURIDAD… MALO, MALO…
2) Cuando os den la hoja de las preguntas, leedlas
despacio sin escribir nada. Sopesad las ventajas e inconvenientes de
elegir una u otra opción. Cuando tengas claro qué quieres elegir,
céntrate en ello. Asegúrate que entiendes lo que te preguntan, sólo
entonces debes empezar a escribir.
3) Aquí tienes que tener en cuenta que el profesor que
corrige no te conoce, no sabe ni siquiera tu nombre y lo único que tiene
delante es el examen que tú vas a escribir. Hay una primera impresión
formal: letra clara, márgenes, limpieza, líneas rectas, etc. Por eso es
mejor que te hagas un breve esquema antes de ponerte a escribir. Si lo
quieres hacer en sucio puedes utilizar la hoja de las preguntas ya que te
vas a quedar con ella después.
4) No te líes, responde por orden a lo que te preguntan
y sólo a lo que te preguntan. Los profesores que corrigen se ponen de
mal humor cuando leen cosas que no tienen que ver con lo que se
pregunta.
5) No dejes ninguna pregunta en blanco. Si no tienes ni
idea, agárrate a algún aspecto de la pregunta que no te sea desconocido
y escribe algo sobre ello. Pero tenlo bien presente, esto es excepcional,
no lo debes hacer como norma.
6) Antes de entregar el examen vuelve a leerlo como si
no lo hubieras escrito tú. ¿Lo entiendes? Entonces está bien. Repasa las
faltas de ortografía (incluidos acentos). Si tienes dudas, cambia la
palabra.
Después del examen:
Vuelve a defenderte de los «agonías» que quieren
saber exactamente cómo has hecho tú esto o aquello. Has hecho lo que
tenías que hacer y ya no tienes control sobre ello. Tu cabeza debe estar
preparada para el siguiente examen.
Has terminado los exámenes, descansa. Si has llegado hasta aquí es porque has hecho un esfuerzo durante todo el año. Enhorabuena.
Selectividad 2014
15
Descargar

selectividad lengua castellana y literatura 2010