Pacto de verosimilitud
La regla fundamental para para abordar el texto
narrativo es que el receptor acepte, tácitamente,
un pacto ficcional con el autor. El lector tiene que
saber que lo que se le cuenta es una historia
imaginaria, sin por ello pensar que el autor está
mintiendo.
Mundos literarios
Es posible conceptualizar un
mundo como un cierto lugar,
habitado por distintos seres y
ocupado por distintos objetos,
que puede entenderse como
una totalidad organizada
Toda obra literaria narrativa se construye
en función de un tipo de mundo ficticio
creado por el lenguaje, pero que tiene
como referencia las leyes del mundo real.
En él, los personajes participan del
acontecer que ocurre en un espacio y un
tiempo, además de un sinnúmero de
características que hacen creíble la
historia relatada por el narrador.
Un mundo literario es la representación de
una realidad autónoma e imaginaria.
Tipos de
Mundos
Realista
Es la representación literaria que construye un
mundo narrativo en el que los elementos que
lo componen son tomados de la realidad
humana tal cual es. Los personajes están
inmersos en un contexto social, cultural e
histórico reconocible sin dificultades para el
lector, porque sus referentes responden a un
tiempo y a un espacio coherentes con las
leyes de causa y efecto. Es la recreación
detallada de la realidad que alcanza mayor
grado de verosimilitud si se identifica con la
experiencia vital del lector.
Cotidiano
Recrea fielmente los usos y costumbres propios de un
personaje o de una comunidad que habita en una
localidad, en una región de un país y en una época
determinada.
Los relatos cotidianos construyen el mundo narrativo a
través de detalles que enriquecen y reproducen la vida
diaria de personajes que, a su vez, protagonizan
conflictos personales o sociales en ambientes rurales,
costeros, desérticos, citadinos, suburbanos, etc. La
configuración se produce al reproducir dichas realidades
de modo fidedigno.
Una noche hacia las once los despertó el
ruido de un caballo que se paró justo en la
misma puerta. La muchacha abrió la
claraboya del desván y habló un rato con
un hombre que estaba en la calle. Venía
en busca del médico; traía una carta.
Anastasia bajó las escaleras tiritando y fue
a abrir la cerradura y los cerrojos uno tras
otro. El hombre dejó su caballo y entró
inmediatamente detrás de ella. Sacó de su
gorro de lana con borlas una carta
envuelta en un trapo y se la presentó
cuidadosamente a Carlos, quien se apoyó
sobre la almohada para leerla. Anastasia,
cerca de la cama, sostenía la luz. La
señora, por pudor, permanecía vuelta
hacia la pared dando la espalda.
Gustave Flaubert, Madame Bovary
Hasta que la primavera limpiaba de nubes el
horizonte y una bandada de cachañas pasaba
gritando su alegría de sol. Entonces había que
rehacer la huella que iba al pueblito, ir a vender
las mantas y los capachos, comprar “las faltas”.
-¿Onde`stá tu taita? – preguntó la mujer.
-Mi taita no; su marío. Ta allá, en el bajo- indicó la
muchacha con un gesto.
- ¿Nunca vai a entender icirle taita?
-Nunca. Mi taita murió. Este es su marío.
-Gueno…- y la mujer se la quedó mirando,
apesadumbrada, sin fuerzas para luchar con esa
tozudez.
Marta Brunet, Aguas abajo
Mítico
Los mitos son narraciones orales que explicaron el
origen de la humanidad y de la creación del
mundo, además de los fenómenos naturales y
todo aquello que no tenía una razón de ser hasta
ese momento desde una perspectiva científica y
objetiva. Es así como la literatura constata dicho
imaginario, legado desde la Antigüedad por
medio de la configuración de un tipo de mundo
en donde conviven héroes míticos, dioses y
semidioses, seres mitológicos, hazañas heroicas
con historias de ficción que ofrecieron una verdad
posible. Existen mitos que pueden explicar el
origen del día o la noche e incluso dar respuesta al
origen del hombre.
Mito de Osiris
Cuenta le leyenda que Nut (Diosa del Cielo), hija del Dios Ra, el
Dios Sol, se enamoró perdidamente del dios Geb (Dios de la
Tierra). Cuando Ra se enteró de esta relación, en medio de su
furia, prohibió a Nut que en el término de un año de 360 días,
tuviera hijos. Nut llamó a su amigo Thoth, para solicitarle ayuda.
El deseo de Ra debía cumplirse, pero Thoth tuvo una idea: se
casó con la diosa de la Luna, Selene. La luz de Selene fue rival
de la luz de Ra. Thoth se sintió triunfante y fue recompensado
con la séptima luz de Selene. Esa es la razón por la cual la luna
desaparece todos los meses.
Fantástico
Se define como un tipo de mundo en el que
transcurre una realidad cotidiana, acorde con
una lógica de normalidad, pero que luego es
interrumpida por un hecho sobrenatural que le
imprime a la narración una atmósfera
misteriosa en la que es difícil distinguir un plano
real de otro que no lo es. El carácter fantástico
se evidencia en la trama cuando lo real y lo
anormal se entremezclan y confunden.
Gregorio se acercó lentamente a la puerta
con la ayuda de la silla, allí la soltó, se arrojó
contra la puerta, se mantuvo erguido sobre
ella -las callosidades de sus patitas estaban
provistas de una sustancia pegajosa- y
descansó allí durante un momento del
esfuerzo realizado. A continuación comenzó a
girar con la boca la llave, que estaba dentro
de la cerradura. Por desgracia, no parecía
tener dientes propiamente dichos -¿con qué
iba a agarrar la llave?-, pero, por el contrario,
las mandíbulas eran, desde luego, muy
poderosas. Con su ayuda puso la llave,
efectivamente, en movimiento, y no se daba
cuenta de que, sin duda, se estaba causando
algún daño, porque un líquido parduzco le
salía de la boca, chorreaba por la llave y
goteaba hasta el suelo.
Franz Kafka, La metamorfosis
Descargar

Mundos posibles en la literatura