*El oído conforma los órganos de equilibrio y audición. También se le denomina órgano vestibulococlear dentro del estudio de la medicina.
Es un órgano que se encuentra muy desarrollado, principalmente en mamíferos inferiores terrestres y acuáticos, tal es el caso de los félidos y los
grandes cetáceos en donde, gracias a su evolución fisioanatómica, se han hiperdesarrollado mecanorreceptocitos especializados en destacar el sentido
de equilibrio y audición en perfecta armonía. En el caso del ser humano esta evolución no está tan desarrollada.
*EL OÍDO EXTERNO
El pabellón auricular o sea, la oreja es una prominencia en forma de embudo aplanado, con una superficie algo irregular,
*EL OÍDO MEDIO
La caja del tímpano es una pequeña cavidad excavada en el hueso temporal. La pared lateral está en gran parte constituida por la membrana timpánica,
la pared media corresponde al oído interno, la pared superior corresponde a la fosa craneal media y la pared inferior corresponde al seno de la vena
yugular interna.
*EL OÍDO INTERNO
El oído interno llamado también laberinto por su forma, está formado por una serie de cavidades excavadas en el laberinto óseo; en el interior de estas
cavidades existe una serie de formaciones epiteliales conjuntivas y nerviosas que constituyen el laberinto membranoso.
Embriológicamente el pabellón de la oreja y la capa media del tímpano derivan del mesodermo, del primer y segundo arco branquial; el conducto auditivo
externo y la capa externa del tímpano del ectodermo superficial, de la primera hendidura braquial; y la capa media del tímpano del endodermo, de la
primera bolsa faríngea.
El oído esta situado en el hueso temporal del cráneo.
Está diseñado estructuralmente para, durante el proceso de audición, recoger las ondas sonoras y dirigirlas hacia el interior.
El oído externo consta de:
*El pabellón auricular, un cartílago plano elástico que tiene forma del extremo de una trompeta y esta cubierto por piel gruesa: Compuesto por hélix o
borde exterior replegado, anti hélix o eminencia central del pabellón que termina en una elevación llamada antitrago, concha o parte centrar y lóbulo, que
es la parte inferior.
*El canal auditivo externo, un conducto curvo de aproximadamente 2.5 cm de longitud que se encuentra en el hueso temporal. Además posee folículos
pilosos, glándulas sebáceas y glándulas de ovillo que son las glándulas que dan color a la cera.
*La membrana timpánica, también denominada tímpano, que es una porción fina de tejido conectivo fibroso, semitransparente, que se encuentra entre el
conducto auditivo externo y el oído medio.
El oído externo, es el responsable de conducir el sonido hasta del medio y el medio al interno; que a través del nervio auditivo transmite la información al
cerebro.
En algunas medicinas tradicionales se considera al pabellón auricular como un microsistema en el cual están representadas diferentes partes y órganos
del cuerpo.
La caja del tímpano es una pequeña cavidad excavada en el hueso temporal. La pared lateral está en gran parte constituida por la membrana
timpánica, la pared media corresponde al oído interno, la pared superior corresponde a la fosa craneal media y la pared inferior
corresponde al seno de la vena yugular interna.
En el tímpano están contenidos los tres huesecillos del oído -martillo, yunque y estribo-, con sus músculos- tensor del tímpano y del estriboy unos ligamentos unidos entre si para formar una cadena: la cadena de los huesecillos que van de la membrana timpánica a la ventana oval.
La trompa de Eustaquio es un conducto en parte óseo y en parte fibrocartilaginoso revestido de tejido mucoso, que pone en contacto el
tímpano con la pared lateral de la rinofaringe, y asegura la aireación de la caja; tiene una longitud de 3 a 5 centímetros y un diámetro que
varía de 2 a 8 milímetros.
Las celdas mastoideas son una serie de cavidades excavadas en el espesor de la apófisis mastoides del hueso temporal, revestidas de tejido
mucoso y que contienen aire; todas las celdas se comunican entre sí y en especial con la más voluminosa y central, llamada antro, que a su
vez está en comunicación con la caja del tímpano mediante un corto canal óseo aditus ad antrum.
El oído interno llamado también laberinto por su forma, está formado por una serie de cavidades excavadas en el laberinto óseo; en el interior de estas cavidades
existe una serie de formaciones epiteliales conjuntivas y nerviosas que constituyen el laberinto membranoso. Se distinguen un laberinto anterior, o coclear,
constituido por la cóclea o caracol, y un laberinto posterior o vesicular, constituido por el utrículo, el sáculo y los canales semicirculares.
El laberinto óseo está separado del membranoso por el espacio peri linfático, que contiene la peri linfa. La peri linfa es un líquido de composición semejante al líquido
cefalorraquídeo del interior del cráneo. En el caracol membranoso, o conducto coclear, está contenido el órgano de Corti.
El órgano de Corti está recorrido por una cavidad longitudinal, la llamada galería de Corti, que se extiende por toda la longitud de la cóclea. En la cóclea se encuentran
dos tipos de células capilares o acústicas: las células acústicas internas y externas. Las primeras están dispuestas en una única fila en toda la longitud de la cóclea, y
las segundas en tres o cuatro filas exteriores.
Las células acústicas externas, las más típicas, presentan la superficie superior elevada, con numerosas prolongaciones o micro vellosidades, constituyen los pelos
acústicos. Estos pelos están apoyados en la membrana tectoria.
En su base las células acústicas reciben una gran cantidad de terminaciones nerviosas, constituidas por fibras en parte eferentes y en parte aferentes, van dirigidas
esencialmente hacia el ganglio espiral de Corti. Las células acústicas constituyen los receptores del sonido, es decir, los elementos donde se convierten las ondas
sonoras en impulsos eléctricos que llegan al cerebro.
Una onda sonora es una onda longitudinal por donde viaja el sonido. Si se propaga en un medio elástico y continuo genera una variación local
de presión o densidad, que se transmite en forma de onda esférica periódica o cuasi periódica.
Las variaciones de presión, humedad o temperatura del medio, producen el desplazamiento de las moléculas que lo forman. Cada molécula
transmite la vibración a la de su vecina, provocando un movimiento en cadena. Esos movimientos coordinados de millones de moléculas
producen las denominadas ondas sonoras, que producen en el oído humano una sensación descrita como sonido.
Modo de propagación
El sonido (las ondas sonoras) son ondas mecánicas elásticas longitudinales u ondas de compresión. Eso significa que:
Para propagarse precisan de un medio (aire, agua, cuerpo sólido) que transmita la perturbación (viaja más rápido en los sólidos, luego en los
líquidos, aún más lento en el aire, y en el vacío no se propaga). Es el propio medio el que produce y propicia la propagación de estas ondas con
su compresión y expansión. Para que pueda comprimirse y expandirse es imprescindible que éste sea un medio elástico, ya que un cuerpo
totalmente rígido no permite que las vibraciones se transmitan. Así pues, sin medio elástico no habría sonido, ya que las ondas sonoras no se
propagan en el vacío.
Además, los fluidos sólo pueden transmitir movimientos ondulatorios en que la vibración de las partículas se da en dirección paralela a la
velocidad de propagación o lo largo de la dirección de propagación. Así los gradientes de presión que acompañan a la propagación de una onda
sonora se producen en la misma dirección de propagación de la onda, siendo por tanto éstas un tipo de ondas longitudinales (en los sólidos
también pueden propagarse ondas elásticas transversales).
http://www.logopediaescuela.net/el%20oido%20y%20sus%2
0partes.htm#su
 http://es.wikipedia.org/wiki/Onda_sonora

Descargar

El Oído Humano Tic III