Casa Muelle
Relación climática y vernacular
Profesora: Manon Pommiez
Ayudante: Sebastián Fierro
Alumno: Gerardo Lara
Vista fachada principal, orientada al norte y elevada por estos pilares de ciprés característicos de la zona.
Casa Muelle – Arquitectura chilota
• Autor: Jonás Retamal T. Arquitecto UCH
Asesores Técnicos: Hernán Elgueta Constructor Civil PUC
Localizacion: Huenuco, Castro, Chiloé
Superficie Terreno: 6000 m2
Superficie Construida: 290 m2
Año De Proyecto: 2006
Año De Construcción: 2006-2007
Materiales Predominantes: Maderas nativas de Canelo, Hulmo, Tineo, Cipres, Coigue y Alerce.
Ubicada en la isla grande de
Chiloé, contemplando la
entrada del fiordo de Castro y
la ciudad del mismo nombre.
Se emplaza en una ladera de
la península de Rilan con una
pendiente que cae hacia el
mar, entre arrayanes y
Canelos, permitiendo acceder
a la vivienda desde el
territorio o el maritorio.
El proyecto fue planteado como un conjunto rural que permitiera estar
resguardado junto al fuego, de las inclemencias del clima húmedo y frío del Sur,
contemplando el espectacular y cambiante paisaje de Chiloé.
• El conjunto esta compuesto por 3 volúmenes palafiticos conectados por pasarelas,
orientados al norte para capturar el sol en su interior y modelados por el fuerte viento
predominante.
• El primer Volumen es de servicios y quincho, el segundo de los padres y el tercero los
dormitorios de 6 hijos en 2 niveles.
• Los volúmenes principales, están
conectados en 2 niveles por el
volumen del encuentro, que
contiene la cocina, el comedor, un
estar en desnivel, a modo de
fogón como punto de reunión en
torno al fuego y una gran terraza
que se trasforma en el mirador de
este gran muelle en tierra, que
sitúa al habitante a una gran altura
sobre el nivel del mar, en
expectación frente a una gran y
conmovedora escala de paisaje.
Programa interior
Análisis climático: Castro, Chiloé
Hay alrededor de precipitaciones de 2039 mm.
Es una zona muy húmeda producto de las constantes
precipitaciones, que si bien se acentúan en época de invierno,
no dejan de ser altas en verano.
La generación de espacios confortables en interiores y vías
intermedias con algún techado por ejemplo son necesarias para
la movilidad en invierno donde no la lluvia opaca las
actividades en el exterior.
El mes más caluroso del año con un promedio de 14.5 °C es enero.
El mes más frío del año con 7.8 °C es julio.
Una temperatura templada caracteriza el clima de la zona. La libertad de moverse en espacios
abiertos se limita mayormente en invierno donde la lluvia es factor predominante, más que el
frío, el cual es posible contrarrestar con estrategias térmicas en materialidad.
• Humedad relativa del aire y vientos
Observaciones: La humedad de lugar es alta debido a la ubicación costera, las
constantes lluvias y las temperaturas que si bien no son de las más frías del país
no sobrepasan fácilmente los 13 grados.
El emplazamiento cercano al mar y lo cambiante del clima, suponen una brisa de
fuertes vientos en invierno y un grado menor en verano, manteniéndose de igual
forma la climatología invernal de la zona.
• Condiciones vernáculas de la obra
La relación con su entorno se presenta en forma y en materialidad. La casa simula la posición de una vivienda
costera, emplazándose en el terreno sobre esta estructura palafitica, que la protege de la humedad del suelo,
las inundaciones frecuentes de la región y también la guardan como un amistoso gesto con la naturaleza del
lugar, al utilizar materiales de éste para la mayor parte de la construcción.
La forma de muelle genera un contacto con la comunidad pesquera y es un aporte al disfrute de este hermoso
paisaje.
La textura tejada de la madera es
un dialogo con la arquitectura
vernácula de la zona.
La materialidad está
funcionalmente dirigida a
soportar las lluvias y la humedad,
para lograr un manejo de la
temperatura y una larga
conservación de la obra a lo largo
del tiempo.
La altura es otro
factor común con lo
vernáculo, siendo
formulado así para la
confortabilidad
interior, equilibrando
los índices de
humedad y evitando el
paso de agua.
La interacción de espacios
abiertos y cerrados, están
vinculados por espacios
intermedios o techados, que
dan la posibilidad de circular
libremente ya sea en verano o
en invierno, teniendo las dos
posibilidades.
Los espacios interiores son
muy confortables debido a la
aislación térmica trabajada en
la obra por la materialidad,
para ocupar menor energía y
lograr una sensación de
temperatura calida en épocas
de invierno y lluvia, donde la
actividad se centra en el
interior.
CONCLUSIÓN
• Las condiciones vernáculas de la obra están dadas en dos aspectos fundamentales, en
forma, por su innegable similitud a la arquitectura existente y vernácula de la zona,
que aprovecha métodos en altura para convivir y a la vez protegerse de la humedad,
los vientos y de las aguas, ya sea el mar o también las reiteradas inundaciones debido
a las fuertes precipitaciones. Como también en materialidad, donde el trabajo en
madera ahorra un gasto energético enorme y más aún si se trata de maderas nativas
que nacen y mueren en el lugar, por lo cual son materiales acostumbrados a los
cambios climáticos de la región y soportan de mejor manera el clima y el paso de los
años.
• La dinámica exterior si bien está dada por el paisaje imponente y hermoso del lugar,
el fuerte de este tipo de construcciones se enfoca en el refugio y confort del interior,
en términos de temperatura y embestiduras del clima.
• Los colores, las texturas y el gesto incluyen a esta obra en un homenaje a la
arquitectura vernácula del lugar.
Descargar

Casa Muelle Relación climática y vernacular