El monte Tabor. Arriba, donde se
transfiguró Jesús, hay una iglesia
Interior de la
Iglesia
Altar lateral de
La Iglesia de la
Transfiguración
Jesús llamó a Pedro, Juan y Santiago, y
subió con ellos al monte Tabor a orar.
Salida del sol subiendo al Tabor
¿Para qué los lleva al Tabor? Jesús quiso
dar una lección a sus Apóstoles.
Curva del
camino
subiendo
al Tabor
Había dos interpretaciones de lo que
debía ser el Mesías:
- El Mesías político y militar del
poder, para poner a los judíos a la
cabeza del mundo (así creía la
mayoría).
- El Mesías sufrido y muerto por
predicar el AMOR y la JUSTICIA.
(Esta es la interpretación de Jesús).
El mismo Pedro quiso disuadir a Jesús
de esta interpretación del Mesías-Amor.
Jesús quiere convencer a sus
discípulos de que su interpretación
de Mesías-Amor es la correcta,
y que tenía el respaldo de los
profetas.
Para ello se transforma en forma
gloriosa.
Mientras
oraba, Jesús
se transfigura
y se manifiesta
glorioso a los
apóstoles.
Y les da un anticipo,
un pregustar de lo
que Él es: DIOS.
Les da un
anticipo
de su
esplendor.
Y se aparece
con los dos
máximos
exponentes de
la Ley y de los
Profetas
Moisés, que
nos dió los 10
Mandamientos
y liberó a los
judíos.
Elías, el mejor
exponente de
los profetas,
muy cercano a
Dios, a quien
oraba con
frecuencia..
Altar central
Y hablan de
la muerte
de Jesús
Jesús va a la Transfiguración por la
A sus pies
están Pedro
(el líder)
y Juan y
Santiago (los
dos discípulos
más
ambiciosos).
Dios revela el misterio de su Hijo a
aquellos apóstoles escogidos, y les deja
entrever su gloria divina, escondida en la
humilde condición humana.
Pedro dijo a Jesús:
“Maestro, qué bien se está aquí.
Haremos tres tiendas:
una para ti ,
otra para Moisés
y otra para Elías”.
La Basílica
del Tabor
recuerda
las tres
tiendas.
Por grande
que sea, en
ella tenemos
un lugar
reservado.
Las
tres torres
simbolizan las tres
tiendas
La arquitectura de la iglesia
recuerda las tres “tiendas”
En el interior
de la Basílica
está Jesús en
el Sagrario.
Por grande
que sea la
iglesia, en
ella
tenemos
un lugar
reservado
con Jesús.
Mientras estaba hablando, vino una
nube, y de la nube salió una voz que
decía:
– Este es mi Hijo elegido; escúchenlo.
(Lo más importante del evangelio de
hoy)
Para Dios, Jesús,
y también
nosotros, somos
el HIJO AMADO
¡ Este es MI HIJO AMADO!
¡Escúchenlo!
Vivimos esta
elección, cuando
entramos en
la “nube”
No clic
“Nube” para los pueblos del
desierto significa sombra, lluvia,
vida, alegría, bendición...
Siempre está relacionada con la
proximidad del Dios maternal.
Hoy nos rodean muchas VOCES, que
prometen riqueza, felicidad…
pero son falsas, poco confiables,
que no cumplen sus promesas.
Jesús es la
PALABRA
VERDADERA
Les invito
a admirar,
valorar y
respetar
a Jesús.
Les invito
a
escucharlo,
a amarlo y
a seguirlo
como guía.
Él nos
habla
de su
Pasión.
Muere
porque
nos
ama.
El rostro del pobre
es el de Jesús
El ideal
cristiano
La voz del pobre es
la voz de Jesús.
Y también
nos habla de
resurrección,
de gloria, de
esperanza,
que comparte
con
nosotros.
[email protected]
Bajando del Tabor, nos
acompaña Jesús.
Quiere que
todos seamos
transfigurados
a pesar de
nuestra
desfiguración.
Señor, ayúdame a esparcir tu fragancia
allí donde vaya.
Resplandece a través de mí…
para que todas las almas que me rocen
sientan tu presencia en mi alma.
Deja que alcen la mirada
y ya no me vean a mí, sino a ti, Señor.
Quédate conmigo y empezaré a brillar
como Tú brillas…,
Serás Tú, iluminando a los demás a
través de mí.... Deja que predique…a
través de mi ejemplo…, la patente
plenitud que el amor de mi corazón te
profesa.
J.H.Newman
Cuando te has olvidado de ti mismo,
cuando te has agotado en el servicio a los últimos,
cuando has aceptado el sufrimiento como compañero,
cuando has sabido perder,
cuando ya no pretendes ganar,
cuando has compartido lo que tú necesitabas,
cuando te has arriesgado por el pobre,
cuando has enjugado las lágrimas del inocente,
cuando has rescatado a alguien de su infierno,
cuando te has introducido en el corazón del mundo,
cuando has puesto tu voluntad en las manos de Dios,
cuando te has purificado de tu orgullo,
cuando te has vaciado de tanto acopio superfluo,
cuando te sientes herido...
brilla en ti, gratis, la luz de Dios,
sientes su presencia irradiando frescura primave
y su perfume te envuelve y reanima.
Ya no necesitas otros tesoros.
Dios te acompaña, te habla, te protege.
Te sientes esponjado en un mar de dicha...
Y no estás en las nubes.
Es un Tabor que se te ofrece gratis,
para que disfrutes ya lo presente
y camines firme y sin temores.
Ulibarri Fl.
Señor, nosotros te queremos
reconocer en cada
circunstancia
por desfigurada que sea;
hasta el día en que vengas
para TRANSFIGURARNOS
definitivamente.
Señor,
haz que sepamos
TRANSFORMAR
cada situación, por
desfigurada que esté.
Créditos:
José Martínez de Toda, S.J.
([email protected])
Román Mendoza
([email protected])
Descargar

II Domingo de Cuaresma, Ciclo A. San Mateo 17, 1