Hijas de la Caridad
2013 – 2015
La audacia de la Caridad
para un nuevo impulso misionero.
Las Asambleas:
Una única motivación:
“… Es decir, no se miraba más que a Dios”.
(cf. san Vicente 27/08/1660)
“… Un tiempo de gracia, para dejarnos transformar por el Espíritu”.
(cf C. 84 y D. I.A)
… ¡confiadas!... porque “El Espiritu viene en ayuda de nuestra flaqueza”…
El, intercede por nosotros con gemidos inefables.
(cf Rom 8, 26)
Con una función bien clara:
Evaluar y promover la filedilidad al carisma propio y la
vitalidad apóstolica. (C. 84)
…-en los signos de vida apóstolica y misionera, “podemos conocer y
reconocer el obrar del Espíritu Santo. (cf: Catecismo de la Iglesia No 68)
Llamadas a:
Vivirlas y celebrarlas en un clima de oración,
reflexión, diálogo y discernimiento.
(cf. Guía V y C)
▪ donde el respeto y la sencillez
▪ la escucha y la humildad
▪ la apertura y la gratuidad… propicien la audacia de la
caridad con los ojos fijos en El, fundamento de nuestra
esperanza.
 Para el diálogo con las Visitadoras.
1. Es necesario orientar a las Hermanas Sirvientes sobre el
método a seguir para las Asambleas domésticas y la manera
de responder a los documentos de trabajo. (que la Hermana
Sirviente sea capaz de animar la Asamblea doméstica). La
Visitadora debe reunirse con ellas y propiciar un espacio de
estudio e intercambio de todo el material.
2. Clarificar muy bien, qué es un Postulado y qué es
una Proposición. (No es obligatorio formularlos).
• Postulado: Su definición la encontramos en el Léxico
del Directorio para la Asamblea doméstica – pág. 9.
• Proposición: También encontramos su definición en
el Léxico para la Asamblea doméstica – pág. 9.
3. Reconsiderar la necesidad de llenar como es debido
los siguientes documentos:
• Modelo de acta de autentificación de los documentos.
(Directorio de la Asamblea doméstica, pág. 8)
• Convocatoria de la Asamblea provincial.
(Directorio para la Asamblea provincial pág. 13)
• Carta de diputación para las delegadas a la Asamblea
general.
(Directorio para la Asamblea provincial. pág. 14)
4. Es necesario estudiar cuidadosamente
con el Consejo el método para la elección
de las delegadas a la Asamblea provincial
y las modalidades según la C. 86d.
• Consultar el Directorio para las Asambleas
domésticas, pág. 6.
5. La fecha de convocación de la Asamblea provincial es un
indicativo a tener en cuenta a la hora de establecer la
lista para las delegadas a la Asamblea provincial.
(Hermanas que en esta fecha tienen la voz pasiva: 5 años
de vocación y haber hecho los votos por primera vez).
• Es importante estar atenta a los cambios de Hermanas
Sirvientes, para que ninguna Hermana pierda su derecho
a participar en la Asamblea provincial. (octubre 2013 –
agosto 2014)
• Tener en cuenta quiénes gozan de la voz pasiva para la
Asamblea general. (Al menos 10 años de vocación) Ver la
C. 86d
6.El recuento (escrutinio) de los votos para la
elección de las delegadas a la Asamblea
provincial, lo hace la Visitadora y su Consejo,
ayudada por la Secretaria provincial. (cf: C. 42b)
• Atención: puede ser que las Hermanas hayan
votado por una Hermana que tiene una prórroga
de renovación, sea pedida o impuesta y como
nadie lo sabe (debe seguir así en total
discreción), sin embargo hay que quitarla
inmediatamente de la lista.
• Para poder ser elegida como delegada a la
Asamblea general, es necesario que la
Hermana tenga la voz pasiva en la fecha de
la elección. (C42b, la 4 estrofa)
• Atención con esto, porque no es en el
momento de la Asamblea general como tal,
sino en el de la elección, que se realiza
durante la Asamblea provincial.
Para las nuevas Provincias que están constituidas
por varios países.
 Método para la elección de las delegadas a la
Asamblea Provincial.
•
Es necesario pensar en un método a través el cual
las Hermanas puedan votar teniendo las listas
completas de todas las Hermanas de la Provincia que
tienen la voz pasiva.
Provincias
1.América Central.
Miembros de Oficio
Visitadora, Consejo, Ecónoma,
Secretaria, Hermanas Sirvientes,
Responsables de la Formación.
49 Comunidades
Número de
Delegadas
Total de
Hermanas
356
2.Del Caribe.
36 Comunidades
255
3. Cali.
48 +
477
4.La Milagrosa.
42 +
333
5. Nuestra Señora de la Misión.
53
299
6. México.
23 + 1 +
157
7.Ecuador.
50
333
8. Perú.
24 +
145
8. En relación con las suplentes a la Asamblea
general, es necesario destacar que la primera
suplente remplazará a la primera o segunda
delegada en el caso de que se encuentre realmente
imposibilitada de asistir a la Asamblea general. (en
el caso de que haya 2, por el número de Hermanas
de la Provincia) esto a nosotras no nos corresponde
pues actualmente todas nuestras Provincia en A.
latina y el Caribe, (que son 8) tienen menos de 500
Hermanas.
9. Para con las Hermanas que están
autorizadas a vivir fuera de una casa de
la Compañía, seguimos las indicaciones
de la C.42b, párrafo o viñeta No 5.
10. La Visitadora no participa en ninguna
Asamblea doméstica. Las Hermanas de la Curia
provincial pueden participar en la Asamblea de
la Casa provincial, o bien hacer ellas como
Curia su Asamblea doméstica, que será
presidida por la Asistenta provincial o una
Hermana nombrada por la Visitadora.
(no hacerse mucho problema con esto, si la
Curia no está establecida como Comunidad
legítimamente constituida, que participe en la
Asamblea de la Casa provincial).
Situaciones “especiales”.
Para las Asambleas domésticas:
•Los Anexos realizan la Asamblea domésticas con la
Comunidad a la cual pertenecen. (C. 85b.)
•Las Hermanas del Seminario. Hacen su propia Asamblea
como Seminario; o la hacen en las Comunidades donde
harán sus Prácticas Apostólicas. (prever todo esto, por las
situaciones que se pueden presentar) recordar que ellas
necesitan un clima un poco “especial”, sin que sea
ficticio, pero si adaptado a su propio caminar vocacional,
no podemos estar ajenas a esta realidad. (C. 85c.)
• En el caso de la nueva fundación en
Belice (el 27 de noviembre de 2013), las
Hermanas que formarán esa Comunidad
local serán: tres de México y una de
América Central, y participarán en las
Asambleas domésticas de sus actuales
Comunidades.
Comisiones:
• Estas pueden ser una ayuda para la
organización, desarrollo y animación de una
Asamblea provincial, se puede consultar a las
Hermanas de la Provincia; sea para tener idea
de las Comisiones de trabajo que se necesitan, o
para las Hermanas que las puedan componer.
• No se recomienda que la
pertenezca a ninguna Comisión.
Visitadora
La Asamblea provincial, es un buen momento para
tomar “la temperatura de la Provincia”. Presentar un
resumen del caminar de los últimos 6 años. En el caso
de las Provincias recientemente constituidas, pedir
este “informe” a las “antiguas Provincias”, con la idea
de poder ofrecer una visión de conjunto de la nueva
Provincia.
•Invitar a retomar las Orientaciones provinciales.
•Establecer las prioridades misioneras de la Provincia.
Conclusión:
•A partir de tres reflexiones:
La primera, la he tomado de la homilía del Papa
Francisco, el 3 de junio de 2013.
"Jesús nos dice que la manera de encontrarle es
encontrando sus llagas, y las llagas de Jesús las
encuentras con las obras de misericordia, dando al
cuerpo y al alma, sobre todo al cuerpo de tu
hermano llagado, porque tiene hambre, porque
tiene sed, porque está desnudo, porque está
humillado, porque es un esclavo, porque está en la
cárcel, porque está en el hospital.
Esas son las llagas de Jesús hoy".
La segunda, tomada de la
Intervención de S. Evelyne,
en la apertura de la Asamblea
general del 2009.
Se trata de renovar el ardor misionero…, la pasión por Dios,
la pasión por los pobres. Toda nuestra vida es misión y para la
misión, cualesquiera que sea nuestra edad, nuestra función,
nuestro servicio; todas somos responsables de contribuir con
todas nuestras fuerzas a la misión de la Compañía (cf. C.35a)
La tercera, decidí compartir con ustedes algunos puntos, que he
entresacado de una conferencia del P. Santiago Azcarate. c. m
•La caridad lleva a la misión y la misión se nutre de la caridad.
• Los pobres están en el centro, tanto de la caridad, como de la
evangelización. Es a ellos a quienes hemos de amar y es a ellos a
quienes hemos de anunciar el Evangelio. Por eso es en ellos en
quienes hemos de evaluar nuestro compromiso. ¿Son los pobres
quienes determinan nuestros ministerios? ¿Son los pobres
quienes conforman nuestra mentalidad y nuestros criterios?
¿Están adecuadas nuestras estructuras al servicio de los pobres?
¿Nos apremia de verdad el amor de Cristo y nos acercamos a los
pobres desde ese amor? Allí donde estamos, ¿son evangelizados
realmente los pobres?
• No le van a faltar a nuestra comunidad en esta sociedad
continuas solicitudes para ponerse desde la caridad, al servicio del
sistema: pero es preciso que sepamos darnos cuenta de que nuestra
fidelidad es para Cristo y nuestro servicios para los pobres; y que
nuestra caridad, por tanto, ha de ser lúcida, crítica, comprometida
y transformadora de estructuras y personas. Sólo desde ese
testimonio comunitario y consciente de la caridad , será posible
una evangelización en profundidad que regenere las personas,
ponga los cimientos del Reino y haga nueva todas las cosas.
“Evangelizar por tanto es cuestión de caridad”
Algunas llamadas
Jesús manda a los suyos sin “talega, ni alforja, ni sandalias” (Lc 10,4). La difusión
del Evangelio no está asegurada ni por el número de personas, ni por el prestigio
de la institución, ni por la cantidad de recursos disponibles. Lo que cuenta es
estar imbuidos del amor de Cristo, dejarse conducir por el Espíritu Santo, e
injertar la propia vida en el árbol de la vida, que es la Cruz del Señor.
Papa Francisco
“¿Dónde está tu hermano?”, la voz de
su sangre grita hasta mí, dice Dios. Ésta
no es una pregunta dirigida a otros, es
una pregunta dirigida a mí, a ti, a cada
uno de nosotros. Esos hermanos y
hermanas nuestras intentaban salir de
situaciones difíciles para encontrar un
poco de serenidad y de paz; buscaban
un puesto mejor para ellos y para sus
familias, pero han encontrado la
muerte. ¡Cuántas veces quienes buscan
estas cosas no encuentran comprensión,
no encuentran acogida, no encuentran
solidaridad! ¡Y sus voces llegan hasta
Dios!
Papa Francisco, Lampedusa, 8 de julio
2013
Es la caridad, en cuanto virtud y fuerza
de cada miembro de la Comunidad, la
que logra que se dinamicen mutuamente.
“Renovad el espíritu de unión y de
cordialidad que deben tener las Hijas de
la Caridad por medio de la caridad”.
SLM 309, 345
“La caridad de Cristo crucificado
nos urge”
Así sea.
Descargar

Daughters of Charity Assemblies 2013 * 2015