COLEGIO DE BACHILLERES
XOCHIMILCO-TEPEPAN
PLANTEL 13
ALUMNO: ARTURO FLORES VEGA
GRUPO: 206
FECHA: 2 DE JUNIO DEL 2010
1-.Violencia en la escuela
2-.Violencia en la casa
3-.Graficas
4-.Desarrollo
miedo, dolor,
culpa , abuso
fisico y
emocional
El miedo y la culpabilidad son
la mordaza que en muchos
casos evita que las mujeres
denuncien a su agresor
En la mayoría de los casos, la mutilación se realiza sin anestesia, con
tijeras o sencillamente con un trozo de vidrio o una navaja de afeitar.
Por lo menos 130 millones de mujeres de todo el mundo han sido
son sometidas a mutilación genital en los países musulmanes de
África, Medio Oriente y el sur de Asia. En esas naciones están
permitidos los llamados delitos de honor.
Bajo estas leyes una mujer puede morir a manos de su padre, esposo
o hermanos.
Amina Lawal, una mujer nigeriana, fue condenada a morir a
pedradas. Su delito: tener un hijo fuera del matrimonio.
Por esta y otras razones se dice que el enemigo de la sociedad se
oculta en casa.
En la escuela
Se trata de un fenómeno
novedoso, propio de los
tiempos que corren y de la
naturaleza de la juventud
actual.
La violencia en la escuela forma parte de casos aislados
que vendrían a ocurrir “accidentalmente”, y que tan sólo
una minoría de alumnos y profesores está sufriendo
estas situaciones: No podemos aceptar que estemos
hablando de casos aislados y, menos aún, que sean sólo
unos pocos los afectados. Los diferentes estudios
demuestran que el fenómeno tiene la forma de un
auténtico “iceberg”, del cual estas investigaciones sólo
hacían visible una mínima parte.
35
30
25
20
Serie 3
Serie 2
Serie 1
15
10
5
0
violencia en
casa
violencia en la
escuela
golpes en la
escuela
golpes en casa
Se trata de un fenómeno novedoso, propio de los tiempos que corren y de la naturaleza de la juventud actual. Y de la dejadez
y abstención de los padres y profesores: No es una novedad, los fenómenos de violencia escolar se han producido siempre, y
quizás en la misma o mayor intensidad. Ahora son más visibles porque afectan a más personas, y porque los medios de
comunicación, los padres y la sociedad en general, se han hecho más sensibles a todo lo relacionado con la educación.
La violencia en la escuela forma parte de casos aislados que vendrían a ocurrir “accidentalmente”, y que tan sólo una
minoría de alumnos y profesores está sufriendo estas situaciones: No podemos aceptar que estemos hablando de casos
aislados y, menos aún, que sean sólo unos pocos los afectados. Los diferentes estudios demuestran que el fenómeno tiene la
forma de un auténtico “iceberg”, del cual estas investigaciones sólo hacían visible una mínima parte.
Este fenómeno es la amenaza más grave que tiene nuestro sistema escolar, con lo que harían falta medidas urgentes y de
“choque” para atajarlas. Así la única solución sería la “mano dura”, castigos ejemplarizantes, expulsiones y cambios de
centro: Lo cierto es que este fenómeno no puede abordarse sólo por vía represiva, a riesgo de verse multiplicados y hacerse
aún más graves. Es responsabilidad de los centros dar una respuesta esencialmente educativa a estos sucesos. Los docentes
no pueden resignarse a ponerse el uniforme de guarda jurado.
Analicemos ahora quienes y como son los agresores y las víctimas esto nos permitirá identificarlos mejor cuando
sospechemos que existe el problema.
Palabras que no reflejan la tragedia de quienes viven sometidas por la fuerza y la intimidación del agresor.
Y es que tres de cada cuatro mujeres en el mundo sufren algún tipo de violencia doméstica. En el 90% de los casos, el agresor es un hombre. El
75% de los actos de violencia doméstica en el mundo, se dirige contra la mujer.
De acuerdo con los especialistas, la violencia doméstica se puede definir como el abuso físico o emocional por parte de quien proporciona
cuidados, llámese padre, esposo o pareja sexual.
Aunque las cifras no reflejan la realidad.
El miedo y la culpabilidad son la mordaza que en muchos casos evita que las mujeres denuncien a su agresor. El hombre de su vida, el mismo
que ellas creyeron que las protegería y cuidaría.
A pesar de que no todos los maltratos se denuncian, el abuso físico es la mayor causa de lesiones y muerte entre las mujeres.
En Europa, la violencia física causa más muertes y discapacidad entre las mujeres de 15 a 44 años que las enfermedades, los conflictos bélicos o
los accidentes de tránsito. En ese continente, más de 42 millones de féminas sufren agresiones.
La situación en América es preocupante. En esta región del mundo, una de cada cuatro mujeres es maltratada físicamente en su hogar, pero
sólo entre el 5 y el 15% denuncian lo que les ocurre. Sólo un ejemplo: en Caracas cada 12 días un hombre asesina a su pareja.
El 90 % de homicidios de mujeres ocurren en relaciones de pareja.
En Estados Unidos, casi 4 mil mujeres mueren cada año víctimas de la violencia doméstica.
Pero la violencia contra la mujer tiene otra cara, una que marca, que cercena, que amputa el centro del universo femenino. Es la ablación o
mutilación del clítoris y los labios vaginales en la más tierna edad o en la adolescencia.
En la mayoría de los casos, la mutilación se realiza sin anestesia, con tijeras o sencillamente con un trozo de vidrio o una navaja de afeitar. Por
lo menos 130 millones de mujeres de todo el mundo han sido son sometidas a mutilación genital.
Esto ocurre especialmente en los países musulmanes de África, Medio Oriente y el sur de Asia. En esas naciones están permitidos los llamados
delitos de honor.
Bajo estas leyes una mujer puede morir a manos de su padre, esposo o hermanos.
Amina Lawal, una mujer nigeriana, fue condenada a morir a pedradas. Su delito: tener un hijo fuera del matrimonio.
Por esta y otras razones se dice que el enemigo de la sociedad se oculta en casa
Violencia
Descargar

caratula - mysterio08