16Seis
cosas aborrece Jehová, Y aun siete
abomina su alma: 17Los ojos altivos, la
lengua mentirosa, Las manos derramadoras
de sangre inocente,18 El corazón que
maquina pensamientos inicuos, Los pies
presurosos para correr al mal, 19El testigo
falso que habla mentiras, Y el que siembra
discordia entre hermanos.
4Altivez
de ojos, y orgullo de corazón,
Y pensamiento de impíos, son
pecado.
11La
altivez de los ojos del hombre será
abatida, y la soberbia de los hombres será
humillada; y Jehová solo será exaltado en
aquel día. 12Porque día de Jehová de los
ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo,
sobre todo enaltecido, y será abatido;
4porque
las armas de nuestra milicia no son
carnales, sino poderosas en Dios para la
destrucción de fortalezas, 5derribando
argumentos y toda altivez que se levanta
contra el conocimiento de Dios, y llevando
cautivo todo pensamiento a la obediencia a
Cristo,
19El
labio veraz permanecerá para siempre;
Mas la lengua mentirosa sólo por un
momento. 20Engaño hay en el corazón de los
que piensan el mal; Pero alegría en el de los
que piensan el bien.
22Los
labios mentirosos son abominación a
Jehová; Pero los que hacen verdad son su
contentamiento.
6Amontonar
tesoros con lengua mentirosa.
Es aliento fugaz de aquellos que buscan la
muerte.
15Todo
aquel que aborrece a su hermano es
homicida; y sabéis que ningún homicida tiene
vida eterna permanente en él. 16En esto
hemos conocido el amor, en que él puso su
vida por nosotros; también nosotros debemos
poner nuestras vidas por los hermanos.
36Y
me dijo Jehová: Hijo de hombre, ¿no
juzgarás tú a Ahola y a Aholiba, y les
denunciarás sus abominaciones? 37Porque
han adulterado, y hay sangre en sus manos, y
han fornicado con sus ídolos; y aun a sus
hijos que habían dado a luz para mí, hicieron
pasar por el fuego, quemándolos. 38Aun esto
más me hicieron: contaminaron mi santuario
en aquel día, y profanaron mis días de
reposo.
2El
bueno alcanzará favor de Jehová; Mas él
condenará
al
hombre
de
malos
pensamientos. 3El hombre no se afirmará por
medio de la impiedad; Mas la raíz de los
justos no será removida.
26Abominación
son
a
Jehová
los
pensamientos del malo; Mas las expresiones
de los limpios son limpias.
8Al
que piensa hacer el mal, Le llamarán
hombre de malos pensamientos. 9El
pensamiento del necio es pecado, Y
abominación a los hombres el escarnecedor.
15Hijo
mío, no andes en camino con ellos.
Aparta tu pie de sus veredas, 16Porque sus
pies corren hacia el mal, Y van presurosos a
derramar sangre.
101De
todo mal camino contuve mis pies,
Para guardar tu palabra. 102No me aparté de
tus juicios, Porque tú me enseñaste.
5El
testigo falso no quedará sin castigo, Y el
que habla mentiras no escapará.
9El
testigo falso no quedará sin castigo, Y el
que habla mentiras perecerá.
12El
hombre
malo,
el
hombre
depravado, Es el que anda en
perversidad de boca
2 Te
has enlazado con las palabras de tu boca, Y
has quedado preso en los dichos de tus labios. 3
Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has
caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y
asegúrate de tu amigo.
14
El que comienza la discordia es como
quien suelta las aguas; Deja, pues, la
contienda, antes que se enrede.
14Perversidades
hay en su corazón; anda
pensando el mal en todo tiempo; Siembra
las discordias. 15Por tanto, su calamidad
vendrá de repente; Súbitamente será
quebrantado, y no habrá remedio.
10Ciertamente
la soberbia concebirá
contienda; Mas con los avisados está la
sabiduría.
28
El hombre perverso levanta contienda, Y
el chismoso aparta a los mejores amigos.
9Perezoso,
¿hasta cuándo has de dormir?
¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un
poco de sueño, un poco de dormitar, Y
cruzar por un poco las manos para reposo;
11Así vendrá tu necesidad como caminante,
Y tu pobreza como hombre armado
Descargar

Diapositiva 1