Pr. Juan Pichén Fernández





El término griego “kanon” es de origen semítico, y su sentido inicial fue el
de “caña”. Posteriormente tomó el significado de “vara larga” o listón
para tomar medidas, utilizado por albañiles, utilizado por albañiles y
carpinteros.
La palabra canon viene del griego, al través del latín, y significa
literalmente una vara recta, de donde viene el sentido de norma, o regla
en sentido figurado.
La palabra canon fue usada por los griegos para designar una regla
investida de autoridad. El apóstol Pablo usa la palabra en ese sentido en
Gál. 6: 16. Desde el siglo II en adelante, continuamente se recurrió a la
regla de las enseñanzas cristianas con frases como "canon de la iglesia",
el "canon de la verdad", o el "canon de la fe" (ver Brooke Foss Westcott,
History of the Canon, 7ª ed., pág. 514).
Orígenes (185-254 DC), uno de los padres de la iglesia, usó por primera
vez la palabra canon para designar la colección de los libros de la Biblia
reconocida como una regla de fe y práctica.
La verdad es que en realidad no se sabe de ningún dictamen de las
autoridades religiosas judías, ya fuera de Palestina, ya de Egipto
(Alejandría), que hubiera fijado y cerrado un canon de escrituras para los
judíos de este último.


El concepto de canonicidad de un escrito religioso
es relativamente tardío, y ha sido diverso, en
mayor o menor grado, en el curso del tiempo y
hasta hoy, según las épocas, las regiones y las
confesiones. En términos muy generales podría
decirse que la canonicidad consiste en las razones
que se dan para justificar la inclusión de un escrito
en el canon. El concepto de canonicidad va
asociado con el de inspiración divina.







La división actual en tres secciones -históricos, poéticos y proféticos- que
contiene 39 libros, se ha originado en las traducciones griegas y latinas de
la Biblia donde se halla tal división. El Antiguo Testamento hebreo
consistía en 24 libros, que eran divididos en las siguientes tres divisiones
principales:
1. La ley (torah) que contiene los cinco libros de Moisés, o Pentateuco.
2. Los profetas (nebi'im) subdivididos en:
(a) Cuatro "anteriores", Josué, Jueces, (1 y 2) Samuel y (1 y 2) Reyes, y
(b) Cuatro "posteriores", Isaías, Jeremías, Ezequiel y los doce
profetas menores en un solo libro.
3. Los escritos (ketubim), constituidos por los once libros restantes, de
los cuales Esdras, Nehemías y 1 y 2 de Crónicas forman cada uno un solo
libro.
La triple división del Antiguo Testamento hebreo en el tiempo de Cristo es
confirmada por sus propias palabras: "Era necesario que se cumpliese todo
lo que está escrito de mí en [1] la ley de Moisés, en [2] los profetas y en [3]
los salmos [el primer libro de la tercera división]" (Luc. 24: 44)

Según el libro Profetas y Reyes, p. 448, Fue
Esdras el que compiló los libros sagrados. “Los
esfuerzos de Esdras para hacer revivir el interés en
el estudio de las Escrituras adquirieron carácter
permanente por la obra esmerada a la cual dedicó
su vida para preservar y multiplicar los Escritos
Sagrados. Recogió todas las copias de la ley que
pudo encontrar, y las hizo transcribir y distribuir.
La Palabra pura, así multiplicada y puesta en las
manos de mucha gente, le comunicó un
conocimiento de valor inestimable”.
La tradición judía indica que Esdras y Nehemías tuvieron una parte evidente en la
colección de los libros sagrados. El apócrifo segundo libro de los Macabeos, escrito
durante los comienzos del siglo I AC, contiene una carta supuestamente escrita por
los judíos palestinos y Judas Macabeo al filósofo, judío Aristóbulo y a otros judíos de
Egipto (2 Mac. 1:10). Esta carta se refiere a "los archivos y ... Memorias del tiempo
de Nehemías" y declara también que Nehemías fundó "una biblioteca" y "reunió los
libros referentes a los reyes y a los profetas, los de David" (2 Mac. 2: 13, traducción
de la BJ).
 El historiador judío Josefo es otro escritor que coloca la terminación del canon del
Antiguo Testamento en el tiempo de Esdras y Nehemías. Poco después de la caída
de Jerusalén, en 70 DC, Josefo hizo la siguiente declaración importante:
 "Desde el imperio de Artajerjes hasta nuestra época, todos los sucesos se han puesto
por escrito; pero no merecen tanta autoridad y fe como los libros mencionados
anteriormente, pues ya no hubo una sucesión exacta de profetas. Esto evidencia por
qué tenemos en tanta veneración a nuestros libros. A pesar de los siglos transcurridos,
nadie se ha atrevido a agregarles nada, o quitarles o cambiarles" (Josefo, Contra
Apión, i. 8 [en Obras Completas de Flavio Josefo, ed. Acervo Cultural, Buenos Aires,
1961, tomo V, pág. 15]).

PERIODO
INTERTESTAMENTARIO
NO HUBO REVELACIÓN.
El pueblo judío tenía más de 1000
años de revelación de parte de Dios
continuamente.
El pueblo judío tenía que estudiar,
meditar y sobre todo descifrar las
profecías.
A su debido tiempo aparecería el
canon del NT.
Pero lo prioritario era prepararse
para la Primera Venida de
Jesucristo.
No quiere decir que no hubo
producción de literatura. Sino
veamos los libros apócrifos de
aquella época intertestamentaria.
Apócrifo significa secreto, oculto, de
origen desconocido.
Pseudoepígrafes, significa falsas
escrituras. No son reconocidos ni
por los protestantes ni católicos.
Protocanónicos, significa Primero o
principal canon.
Deuterocanónicos, significa
Segundo Canon para la iglesia
católica.
Canon
del NT
(50
años)
MUERTE DE
JESÚS
MOISÉS
1500 A.C.
400 años sin revelación ni
escrituras.
MALAQUÍAS
400 A.C.










TOBÍAS (Tobit) Arameo III-II A.C.
JUDIT , Hebreo o Arameo III- II
A.C.
SABIDURÍA, griego, II- I A.C.
ECLESIÁSTICO, hebreo, 180- s.
II A. C.
BARUC, Hebreo, 200- II A. C.
I MACABEOS, hebreo, 100- I
A.C.
II MACABEOS, griego, 160- II
A.C.
Adiciones o Añadiduras:
Esther (griego) 180- II A.C.
Capítulo 10 (10 versículos) y
Capítulos 11- 16.
Daniel (griego) 80- I A.C.
Capítulo 3: 24-90 y Capítulo 13 y
14.


La traducción de la Septuaginta fue preparada
por los judíos de habla griega de Egipto, pero
pronto alcanzó una circulación considerable
entre los judíos que estaban ampliamente
dispersos. Las fuentes para conocer su origen
están en la reputada Carta de Aristeas, escrita
posiblemente entre 96 y 63 AC; una declaración
de Filón, filósofo judío alejandrino del tiempo de
Cristo (Filón, Vida de Moisés II. 5-7), y los libros de
Josefo, escritos poco después (Antigüedades xii.
2; Contra Apión II. 4). En estas obras se narra un
relato legendario en cuanto a la traducción del
Pentateuco por 72 eruditos judíos, en 72 días,
durante el reinado del rey Tolomeo II de Egipto
(285-247 AC).
El relato nos dice que esos hombres trabajaron
independientemente, pero produjeron 72
ejemplares de una traducción en la cual
concordaba cada palabra, lo que mostraba que
su traducción había sido realizada bajo la
inspiración del Espíritu Santo. Aunque este
relato fue urdido con el propósito de conseguir
una pronta aceptación de la traducción griega
entre los judíos y de colocarla en pie de igualdad
con el texto hebreo, fuera de duda contiene
algunos hechos históricos. Uno de ellos es que la
traducción comenzó con el Pentateuco y que se
llevó a cabo bajo Tolomeo II.


No se sabe cuándo se completó la traducción
de todo el Antiguo Testamento. Esto puede
haber sucedido en el siglo III AC o a comienzos
del siglo II. Sin embargo, la Septuaginta
completa es mencionada por el traductor del
Eclesiástico de Jesús Ben Sirá, en el prólogo
que añadió a este libro apócrifo. El prólogo fue
escrito por el año 132 AC, y se refiere a la Biblia
griega como algo que ya existía.
Los escritos que no aparecen en el canon
hebreo y que figuran en la LXX, según las
copias cristianas que han llegado hasta
nosotros, recibieron en un principio y
conservaron hasta nuestros días el designado
de apócrifos. El término les fue aplicado
primeramente por Cirilo de Jerusalén (siglo 4
A.D.) y San Jerónimo (siglo 5 A.D.). Lo usaron, sin
embargo, no en el sentido que la palabra tiene
hoy en el lenguaje común y corriente, o sea, el de
“falso” o “espurio”, sino en su sentido propio
original de “oculto” o “secreto” (del verbo griego
apocripto, “ocultar”).
Flavio Josefo (38- 100
DC) Presentó el canon
A.T., Biblia Hebrea 22
libros.
 Melitón de Sardis (177
d.C.). Era una
autoridad eclesiástica.
 Orígenes de Alejandría
(230 D.C.), fecha en
que escribió estos
catálogos.









Atanasio
(326 DC)
Cirilo
(348 DC)
Hilario de Portiers
(358 DC)
Epifanio
(368 DC)
Gregorio Naciaceno (370 DC)
Anfiloquio
(380 DC)
Rufino
(395 DC)
Jerónimo (Vulgata Latina) (395 DC).
Concilio de Jannia (Judíos) en el año
70 DC. Desaprobaron los libros
apócrifos y reconocieron el Canon del
A.T.
 Concilio de Laodicea (Cristianos) en
el año 363 DC. Desaprobó los
apócrifos y los prohibió.
 Concilio de Hipona (cristianos) en el
año 393 DC. Desaprobó los apócrifos.





-
-
Concilio de Cartago (cristianos) en el año 397 DC. Por la
influencia de San Agustín, después de una larga discusión,
admiten a los apócrifos como parte del Canon.
Concilio de Florencia (cristianos) en el año 1439. Admiten
los libros apócrifos.
En 1517, Martín Lutero traduce la Biblia al alemán,
considerando a los libros inspirados y a los libros apócrifos.
Concilio de Trento (católicos) en 1546. Llamado “el Concilio
de la Contrareforma”. Por el papa Paulo III.
Canonizan a los libros apócrifos.
Los libros apócrifos son obligatorios para los católicos
romanos.
La Versión Vulgata es considerada como la edición
auténtica de la Biblia para uso teológico, incluyendo los
apócrifos.
CATÓLICOS:
1° Argumento: Los libros
deuterocanónicos fueron
considerados como parte
del canon y citados por los
padres de la iglesia.
2° Argumento: Los libros
deuterocanónicos se
encuentran en las
versiones antiguas (LXX).
3° Argumento: Los
deuterocanónicos fueron
incluidos en el canon por
los concilios de Cartago y
Florencia.





RESPUESTAS:
1° ¿Por qué no
consideraron también a los
libros Pseudoepígrafes?
2° Pero las versiones
antiguas como la Siriaca y
la Armenia Contemporánea
no contienen los libros
apócrifos.
3° Hubo concilios más
antiguos como el de
Laodicea que desaprobó a
los apócrifos.

1.
2.
3.
4.
ARGUMENTOS PROTESTANTES:
Los libros apócrifos nunca fueron considerados por
los judíos como parte del canon (Rom 3:2).
Los libros apócrifos no son citados con la autoridad
sagrada en el N.T. ni por el Señor Jesús ni por los
apóstoles.
Los libros apócrifos no están incluidos en la lista o
catálogos de los Padres de la Iglesia, hasta Jerónimo
inclusive.
Los libros apócrifos contienen errores, ridiculeces y
relatos falsos que contradicen lso hechos históricos y
las enseñanzas de los libros canónicos.
Ejemplo:
Tobías 5:13 “El Arcángel Rafael dijo una mentira a
Tobías”.
Tobías 6:5, “El arcángel Rafael afirma que el corazón,
la hiel y el hígado de pescado sirven para espantar a
los demonios”.
Judit 1:5 “Nabucodonosor reinó en Nínive”. Es falso
reinó en Babilonia.
Descargar

la formación del canon del antiguo testamento