Pr. Juan Pichén Fernández
Introducción a los Libros
Apócrifos
Los libros Apócrifos son libros
gnósticos
Los libros Apócrifos

El término apócrifo (griego: απόκρυφος;
latín: apócryphus; castellano: oculto) ha
sido utilizado a través de los tiempos para
hacer referencia a algunas colecciones de
textos y de escritos religiosos sagrados
surgidos y emanados en contextos judíos o
cristianos, que no han sido incluidos en el
canon del Tanaj judío hebreo-arameo, de
la Biblia israelita Septuaginta griega, así
como tampoco de ninguna de las distintas
Biblias usadas por distintos grupos de
cristianos.

La palabra "apócrifo", en griego, significa "cosas
escondidas". Nadie sabe con certeza por qué
algunos libros judíos fueron designados con ese
título. Quizá se pensó originalmente que
contenían alguna clase de conocimiento
secreto, disponible solo para un grupo en
particular. Los libros apócrifos fueron producidos
entre el siglo III a.C. y el I siglo d.C. La lista de
libros o materiales generalmente incluidos en los
apócrifos son: 1 y 2 Esdras, 1 y 2 Macabeos,
Tobías, Judith, adiciones al libro de Ester y de
Daniel, la Oración de Manasés, Baruc, la Carta
de Jeremías, el Salmo 151, Sirac (Eclesiástico)
y la Sabiduría de Salomón. Muchos de estos
libros fueron incorporados al canon del Antiguo
Testamento de la Iglesia Católica y la Iglesia
Ortodoxa.
Los apócrifos y la versión griega
del Antiguo Testamento.
Se argumenta generalmente que los apócrifos fueron incluidos
originalmente en la versión griega del Antiguo Testamento, y de
allí llegaron a la Biblia cristiana. Pero esto está lejos de ser
cierto.
 La traducción griega del Antiguo Testamento, la Septuaginta
(LXX), comenzó en la primera mitad del tercer siglo a.C. En
aquel tiempo, es casi seguro que fue una traducción de solo los
cinco libros de Moisés (el Pentateuco o Torá). Se sabe poco
acerca del proceso que llevó a la traducción del resto del
Antiguo Testamento al griego, particularmente a la traducción o
la incorporación de los libros que llamamos apócrifos.
 No conocemos los libros exactos que fueron incluidos en la
Septuaginta durante el tiempo de los apóstoles; ni sabemos si
alguna vez hubo una lista oficial de libros apócrifos. Sí sabemos
que los judíos nunca consideraron que estos libros formaran
parte del canon hebreo. Pero también sabemos que los
estimaban y los leían. Manuscritos o fragmentos de algunos de
los libros han sido encontrados entre los rollos del Mar Muerto.

Los apócrifos y la iglesia cristiana
Se creía que los cristianos adoptaron como su Biblia el canon
judío alejandrino más amplio, que incluye a los apócrifos. Esta
idea ha sido totalmente desacreditada. En los primeros siglos de
la era cristiana, hubo algún debate entre los cristianos referente a
estos libros. El caso más famoso es el de Jerónimo (345-420
d.C.). Él decidió traducir el Antiguo Testamento al latín utilizando la
Septuaginta, que ya había incluido muchos de los libros apócrifos;
pero decidió basar su traducción en el texto hebreo del Antiguo
Testamento. Si bien incluyó los apócrifos en su traducción, dejó en
claro que estos libros no deberían ser considerados parte del
canon inspirado y no debían ser usados para establecer creencias
cristianas. Su canon fue el canon breve hebreo. No obstante,
consideró que los apócrifos eran dignos de ser leídos.
 Agustín sostuvo que la traducción latina de la Biblia debía estar
basada en la Septuaginta, para contribuir a la unidad de la iglesia
en el Este, donde se utilizaba el griego, y del Oeste, donde se
utilizaba el latín. Abogó por considerar los apócrifos como
inspirados, y su posición prevaleció. La Biblia latina (la Vulgata) se
convirtió en la Biblia oficial de la iglesia cristiana.

Los apócrifos y la Reforma
Los reformadores revieron la cuestión de los apócrifos. En su
traducción de la Biblia al alemán, Martín Lutero incluyó los libros
apócrifos pero, al igual que Jerónimo, no los consideró iguales en
autoridad que las Escrituras, y estableció que no debían ser utilizados
para definir la doctrina cristiana. La tradición de la Reforma excluyó
totalmente los apócrifos del canon, aceptando en su lugar el canon
hebreo más breve.
 Una de las razones para el rechazo de los apócrifos fue que estos
libros apoyaban algunas posiciones erróneas, contrarias a las que la
iglesia sostenía como dogmas cristianos. Por ejemplo, apoyan la idea
de que las obras humanas contribuyen a la salvación (Tob. 4:7-11),
que los santos pueden interceder por otros (2 Mac. 15:13-14) y que la
expiación puede ser hecha en favor de los pecados de los muertos (2
Mac. 12:39-45).
 Hoy, muchas versiones y traducciones de la Biblia incluyen los libros
apócrifos. Si bien no son considerados inspirados por Dios, contienen
información que contribuye a una mejor comprensión del desarrollo
del pensamiento judío durante el período intertestamentario y provee
un útil trasfondo cultural, histórico y religioso para el estudio del
Nuevo Testamento.

Los libros Apócrifos del AT


















Esdras
Tobit, Judit
I Macabeos
II Macabeos
III Macabeos
Sabiduría
Eclesiástico
Libro de Baruc
Epístola de Jeremías
Historia de Susana
Historia de Bel y el Dragón
El pasaje Daniel 3:24-50 (comúnmente llamado la Oración de Azarías)
El pasaje Daniel 3:51-90 (comúnmente llamado el Cántico de los 3 Jóvenes)
El Capítulo 151 del Libro de los Salmos [de David] (comúnmente llamado el Salmo
151)
El Capítulo 12 del Libro de las Odas (comúnmente llamado la Oración de Manasés)
El Epílogo Griego del Libro de Job
El Epígrafe Griego de varios de los Salmos [de David]
El Epígrafe Griego del Capítulo 1 del Libro de las Lamentaciones
Algunos otros libros propios de la Biblia
judía griega alejandrina (Canon Alejandrino,
Códice Alejandrino)





IV Macabeos
Libro de los Salmos de Salomón
El resto de los textos del Libro de las
Odas, aún pueden leerse como apéndices
al texto de las Biblias cristianas ortodoxas
El Libro de Enoc aún es considerado parte
integral del Canon de la Biblia de la Iglesia
Ortodoxa Etíope
Libro de los Jubileos.
Apócrifos del Nuevo Testamento





























Antigua Homilía
Didache Doctrina de los Apostoles
El Evangelio Árabe de la Infancia
El Evangelio de Bernabé
El Evangelio de Judas
El Evangelio de La Natividad De Mar ía
Evangelio De La Verdad
El Evangelio De La Verdad
El Evangelio de la Verdad
El Evangelio de los Egipcios
El Evangelio de María
El Evangelio de Mar ía Magdalena
El Evangelio de Santo Tomás
El Evangelio De Tomás
El Evangelio de Valentino
El Evangelio Del Pseudo Mateo
El Evangelio Segun Felipe
El Libro de Tomás
El Libro de Tomás
El Libro Secreto De Jaime
El Pastor de Hermas
El ProtoEvangelio De Santiago
Epistola a los Corintios
Fragmentos Del Evangelio Seg ún Los Hebreos
Historia De La Infancia De Jesús
Historia Jose El Carpintero
Las Odas De Salomón
Sentencia De Pilatos
Sentencias Atribuidas a Jesús
Los Libros Psuedoepígrafes




Pseudo-epígrafe (pseudo, "falso" ἐπιγραφή ,
epigraphē, "inscripción" epígrafe) son obras
falsamente atribuidas a un autor, obra que "el autor
atribuye a una figura del pasado." Por ejemplo, se
atribuyen como libros Pseudo-epigráficos:
Libro de Henoc supuestamente escrito por Henoc
(antepasado de Noè), un personaje mencionado en
el Génesis capítulo 5.
Segunda Epístola de Pere escrito atribuido
tradicionalmente en Sant Pere. [1]
A la Antigüedad era costumbre aceptada atribuir la
autoría de un libro a una figura venerada. [2] A pesar
de que el valor intrínseco del texto no puede ser
puesto en entredicho, el peso de un autor
reverenciat apostólico le da autoridad a un texto.
Video de Posición Católica
Video de Posición Protestante
Descargar

los libros apócrifos y pseudoepigráficos