El ciego de
nacimiento
Domingo 4A
Cuaresma
¡Qué alegría cuando me
dijeron: “Vamos a la casa
del Señor”!
Ya están pisando nuestros
pies tus umbrales,
Jerusalén.
Procesión de la Biblia
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
Dichoso el que con vida intachable
camina en la ley del Señor.
Dichoso el que guardando sus
preceptos
lo busca de todo corazón.
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
1 Al pasar, vio a un hombre
ciego de nacimiento.
2 Sus discípulos le
preguntaron: «Maestro,
¿quién ha pecado,
él o sus padres,
para que haya nacido
ciego?».
Los rabinos
enseñaban
que todo
padecimiento
físico o moral
era castigo al
pecado.
Jesús asegura:
«Ni él ni sus
padres han
pecado; nació así
para que se
manifiesten en
él las obras de
Dios”.
Frescos de Sant’ Angelo in Formis
(sXII) ilustran el evangelio de hoy
Para Jesús, el
ciego
manifestará la
obra de Dios.
Para el ciego,
Jesús no
mira el
pecado
“Mientras es de día, tenemos
que hacer las obras del que me
ha enviado; viene la noche, y
nadie podrá hacerlas.
Mientras estoy en el mundo,
soy la luz del mundo."
Jesús es DÍA
sin ocaso
Nosotros somos
noche esperando
el amanecer de la
Pascua.
Para Jesús la
Ley es un
destello que
ilumina
Para los fariseos
la Ley es una
losa que ciega
Dicho esto, escupió
en el suelo, hizo lodo
con la saliva, aplicó
lodo en sus ojos y le
dijo:
Anda, lávate en la
piscina de Siloé.
El ciego no sabe quién
es el que le mancha la
cara con barro.
El rey
Ezequías
hizo(sVIIIaC)
un túnel para llevar el agua de la
Túnel
de Ezequías
fuente de Gihon, hasta Siloé, (dentro de las murallas
de
ciudad), antes del asedio de Senaquerib.
Lala FUENTE
cambia la
vida del ciego
Ahora no da
explicaciones,
sino certezas
TÚNEL DE EZEQUÍAS
El túnel tiene unos
530 metros de largo
(2Re 20:20; 2Cr
32:30; Isa 22:11; Eco
48:19).
Sus aguas no tenían
propiedades
curativas
(Jua 5:2-4).
Jesús, el Enviado, nos manda al Agua
El agua
(Bautismo)
nos
vuelve
hacia el
Enviado,
el Hijo
Piscina de Siloé
En la fiesta de los Tabernáculos, se iba a buscar agua a
Siloé para derramarla en el altar. Aquella agua era símbolo
de las bendiciones mesiánicas. Todo ello evoca que es en
Cristo donde están las bendiciones mesiánicas.
Siloé (Shiloah) significa “el que envía”; Isa 8:6). Aquí Cristo
envía a este ciego a lavarse en Siloé, lo envía, realmente, a
lavarse, cuerpo y alma, en Él, pues lo envía a su poder de Enviado.
El ciego fue, se lavó y,
al regresar, ya veía.
16 Algunos fariseos decían:
«Ese hombre no viene de Dios, porque
no observa el sábado».
Otros replicaban: «¿Cómo un pecador puede hacer semejantes signos?».
Y se produjo una división entre ellos. Juan 9
Los “guías ciegos” provocan miedo
Sólo los lúcidos no ceden
1er interrogatorio:
Y los vecinos y los que antes solían
verlo pedir limosna preguntaban: "¿No
es ése el que se sentaba a pedir?"
Unos decían: "El mismo."
Otros decían: "No es él, pero se le
parece."
Él respondía: "Soy yo."
Siendo él mismo, el ciego es distinto: curado
En vez de
pedir limosna,
se autoafirma
delante de
ellos, con
contundencia:
Estoy curado.
Llevaron ante los
fariseos
al que había sido
ciego.
Era sábado el día en que
Jesús hizo el lodo y le
abrió los ojos.
Y le preguntaban de
nuevo cómo había
comenzado a ver".
Él les respondió:
"Me puso lodo en los ojos, me lavé y veo".
Entonces algunos de los fariseos decían:
"Ese hombre no es de Dios, ya que no guarda el
sábado. Pero otros decían: ¿Cómo puede
un hombre pecador hacer tales prodigios? Y
había división entre ellos".
2º Interrogatorio:
Los fariseos preguntan al ciego: ¿Tú
que dices de él, puesto que te ha abierto los
ojos? Respondió: Que es un profeta".
Entonces se indignan con él como si
fuese un culpable
El ciego adivina la
mano del Profeta
Los “guías
ciegos”
niegan la
evidencia
3er Interrogatorio:
Mandaron llamar a sus
padres; éstos acuden y
después de confirmar que
había nacido ciego prefieren
que le sigan preguntando a
su hijo que ya es mayor.
4º Interrogatorio:
Entonces llamaron, por segunda vez al hombre
que había sido ciego y le dijeron: "Da gloria a Dios;
nosotros sabemos que ese hombre es un pecador".
Pretenden que les dé la
razón pero "él les contestó:
Si es un pecador
yo no lo sé. Sólo se una cosa:
que yo era ciego y ahora veo.
Entonces le dijeron: ¿Qué te
hizo? ¿Cómo te abrió los
ojos?".
Él les respondió: "Ya se lo dije
y ustedes no me han escuchado.
¿Por qué quieren oírlo de nuevo?
¿También ustedes quieren
hacerse discípulos suyos?".
Ellos lo injuriaron y le
dijeron: "¡Tú serás discípulo de
ese hombre; nosotros somos
discípulos de Moisés! Sabemos
que Dios habló a Moisés, pero
no sabemos de dónde es este".
El hombre les respondió:
"Esto es lo asombroso: que
ustedes no sepan de dónde es,
a pesar de que me ha abierto
los ojos.
Sabemos que Dios no escucha
a
los pecadores, pero sí al que lo
honra y cumple su voluntad.
Nunca se oyó decir que
alguien
haya abierto los ojos a un
ciego de nacimiento.
Si este hombre no viniera de
Dios, no podría hacer nada".
La respuesta es aún más violenta,
y le expulsan de la sinagoga,
además acusándole de pecador
por ser ciego.
Jesús se enteró
de que lo habían echado
y, al encontrarlo, le preguntó:
"¿Crees en el Hijo del hombre?".
Él respondió: "¿Quién es, Señor, para que
crea en él?".
Jesús le dijo: "Tú lo has visto: es el que te
está hablando".
Entonces él exclamó: "Creo, Señor", y se postró ante él.
Dijo Jesús: Yo he venido a este mundo para un juicio,
para que los que no ven, vean, y los que ven, se vuelvan ciegos".
Los fariseos que
estaban con él oyeron
esto y le dijeron:
"¿Acaso también
nosotros
somos ciegos?".
Jesús les respondió:
"Si ustedes fueran
ciegos,
no tendrían pecado,
pero como dicen:
'Vemos',
su pecado permanece".
Juan 9, 1-41
Los “guías ciegos” provocan miedo
Sólo los lúcidos no ceden
A los “guías ciegos”, las
razones les privan de ver la Luz
El ciego tiene los argumentos en el corazón
Escalera hacia la fuente de Siloé
A los “guías
ciegos” todo
les hace
bajar hacia
la oscuridad
Al ciego todo le
acerca al Agua
Los “guías ciegos”
son expertos en
condenar
El ciego sabe
arrodillarse
para adorar
Mirar los
pecados
nos hace
ciegos,
mirar la
LUZ nos
refuerza
la vista
No
clic
Hoy el mundo necesita nuestra
luz, por pequeña que sea
Actitudes de los personajes:
-Los vecinos se sorprenden, pero dudan.
- Los padres son débiles ante fariseos.
- Los fariseos se van radicalizando.
- El curado confirma su fe: “Creo, Señor”
¿Qué aprendemos de este milagro?
- Jesús proclama: “Yo soy la luz del
mundo”.
- El milagro se parece al bautismo:
el bautizado se lava y se cura.
- Tenacidad y valentía del curado.
- Ser cristiano no es seguir ritos,
sino tener fe profunda en Jesús.
Oh!...Señor,
qué difícil es el camino hasta ti..
cuando aprendí a escalar... me enseñaste a bajar.
Cuando aprendí a reír... me enseñaste a llorar.
Cuando aprendí a hablar... me enseñaste a
callar.
Si alguna vez odié... me enseñaste a amar.
¿Sabes...? Me cuesta mucho seguirte...
hay veces que mis brazos tienden a bajar
pero Tú, en tu inmensa sabiduría..
me muestras a alguien...
para volver a empezar.
(Anónimo)
Señor,
ilumínanos el corazón,
para que nazcan
esperanzas
de LIBERTAD
Creo en Dios PADRE todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
Padeció bajo el poder de
Poncio Pilato, fue crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó
de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado
a la derecha de Dios Padre
Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.
Créditos:
José Martínez de Toda, S.J.
([email protected])
Román Mendoza
([email protected])
“En todo amar y servir”
Descargar

IV Domingo de Cuaresma, Ciclo A. “Creo, Señor” (Jn 9, 1-41)